Jump to content

Gimena masajes y algo más

Valorar esta discusión


francescoli

Publicaciones recomendadas

  • Miembro

Los que siguen mis relatos sabrán que rara vez visito masajistas, pero dadas las gratas sorpresas que tuve las últimas veces decidí volver a probar. Para los que no les gusta leer los detalles les adelanto que esta morocha es divina...

 

http://pkadoras.com/escorts/gimena/

En realidad la contacté como Escorts, pero salió el tema y me dijo que ella hacía muy buenos masajes sensuales, así que me convenció.

 

Acudo a su recinto cito en la zona de microcentro. Ella con un vestidito onda los de las fotos. Cinturita y piernas que hipnotizan y muy linda de cara.

Le pregunté si tenía las botas de las fotos... se rió y fue a buscarlas, volvió y me tuve que contener para no arrinconarla contra la pared. Preferí esperar y probar esos masajes.

 

Arranca a masajear mi espalda mientras seguíamos hablando. La mina es MUY piola y sentía que estaba con una “amiga” de toda la vida. Sabe amoldarse a cualquier tipo de charla. De hecho pensé que me iba a costar generar un clima caliente... pero no bien le dije tímidamente que me encantaban sus piernas la muy turra levanta el muslo a la altura de mi cara (yo acostado boca abajo) y me dice “ay gracias!”. Empiezo a lamérselas y al toque me la saca y me dice “mmmm paciencia”... mi cabeza explotaba. Siguen los masajes, yo no veía la hora de que me haga dar vuelta, pero ya era un jueguito en donde ella sabía muy bien cómo manejar mi calentura... una genia.

 

Por fin me hace dar vuelta, le pido que se me suba arriba, lo hace, vestida y con botas... empieza a masajear mi pija mirándome a los ojos... se me acerca y me pasa la lengua por la mejilla, se volvía a erguir y me frotaba con su pelvis uffffff. De vuelta se acercaba hasta tener su boca a milímetros de la mía y me susurraba “me querés comer la boca no?”... yo obviamente le decía que sí... y ella se hacía desear más.

 

Le subo el vestidito un poco... terribles piernas y cola, no paraba de acariciárselas. Ahí ya no aguanté más, me levanté, la ayudé a apoyarse con los codos en la camilla y le pregunté sutilmente si podía darle... su respuesta mirando hacia atrás por encima de su hombro y con carita de pícara fue “damela ya!” ayyyyy... terrible.

 

A partir de ahí no me guardé nada y ella la verdad que no me escatimó ni besos ni buena predisposición.

 

En definitiva, buena masajista erotica y mejor turra.

El gift fue de 1200 la hora, en principio iban a ser 700 por los masajes, pero era cantado que no me iba a conformar con eso.

 

Saludos.

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Guest
Esta discusión está cerrada a nuevas respuestas.
×
×
  • Crear nuevo...