Jump to content

Fer555

Miembro
  • Posts

    1
  • Joined

  • Last visited

About Fer555

Recent Profile Visitors

233 profile views
  1. Volvió una noche, no la esperaba… Sobre la distinguida Las Heras, quién iba a decir que iba a volver a ser feliz en este nuevo año. Fuck you, pandemia. Estamos en un rincón de Recoleta. Seré simple y contundente: los que no la conocen, tienen que ir; los que la conocen… bueno… ya empezaron a “discar” el número para pactar su encuentro. Sí, gente. Antovip (ahora Reyna) ha vuelto y, creo, es el pase del año. ¿El pase a dónde? El pase al paraíso… y al infierno al mismo tiempo… Concreté para las 10. Lo de “concreté” es una forma de decir ya que, cuando estaba a un par de cuadras, me dice “pero amor, no “concretamos”. Volví a releer los mensajes… y sí, tenía razón, mala mía, yo le dije que iba pero ella nunca me dio el ok. Pero como es taaaaaaaan copada (y coqueta) se alistó para mí y sólo me hizo esperar unos minutos. El edificio es moderno y la zona es discretísima. Cuando bajó… Cuando la vi salir del ascensor, tuve dos pensamientos: “Hasta la última gota no paro” y “La parto en 28”. Vestida de largo, ajustadísima, que le quedaba para que uno tuviera un paro ahí nomás (respiratorio, y de la pija, los dos a la vez). Sonriente, feliz, sentí que ella era el reflejo de mirada. Ella es una chica de 28 años, muy bonita de cara, con una risa muy contagiosa y bueno, dos atributos, que a nosotros los caballeros es imposible de esquivar: una cola de campeonato y un par de tetas también increíbles. Sé que muchos se mueren por su cola, pero no entiendo cómo puede ser que no vean o valoren el par de cabezas de enanos que tiene! En fin, más allá de lo escultural de su cuerpo, su simpatía también es lo que hipnotiza. Me abraza muy cariñosamente y, ya dentro del ascensor, vuelve a abrazarme apretándome bien fuerte. Anto es una bomba de sexo y lujuria, pero incluso de ternura. Ya en el depto, que está nueeeevo e impecable, me notó algo nervioso. Por lo que me hizo sentar en la cama, y relajarme. Me trajo Coca, bajó la cortina y no quiso de ninguna manera que le pagara antes. De verdad: hace 13 años que frecuento el rubro y es difícil de conseguir un trato como el de ella. Pone música, me levanto y me empieza a bailar muuuy sexy. Me apoya la terrible cola que tiene y yo ya estaba que estallaba… vieron esa sensación cuando te apoya y vos querés romper el pantalón y cogerla ahí nomás? Bueno, así estaba yo! Jjaja… Cuestión que en dos segundos se sacó la ropa, yo estaba sólo con el jean, y me dice “ay, amor, estás muy vestido”. Entonces, viene otro momento que pone loco: cuando empieza a desabrocharte el cinturón y vos ya sabés que está muy cerca el instante en que empieza a chupártela… Bueno, esta vez fue mejor. Se agacha y no tardó nada en metérsela en la boca y empezar a devorármela. Así estuvo un buen rato hasta que se levanta, me pone la cara a dos milímetros de la mía, después la mueve apenas para morderme apenas la oreja, lamerla suavemente y decirme “me encanta tu pija”. Uf. Nos acostamos y siguió chupándomela. La agarraba, y otra cualidad que me calienta mal, se la pegaba contra la cara. Pensé que le iba a dejar un moretón! Todo era desesperación en mí ya que no veía la hora de cogérmela. Entonces se sube hasta mi cara y lanza su habitual “hola” antes de empezar una cabalgata furibunda. Ver esas tetas rebotar, y más cómo venía, no hizo que durara mucho, la mina sintió que venía y me preguntó “ya estás, amor?”, yo le dije “sí, sí”, entonces se salió y, cuando explotaba, no paró de lengüeteármela mientras me miraba con cara de felina salvaje y mientras se llenaba el preservativo. “Mmm, qué calentita que está…”, me dijo, y yo no paraba de agradecer a vaya uno saber quién por semejante encuentro de peli porno. En el intervalo, hablamos de todo. Ella está con muchos proyectos, es súper interesante habar con esta morochaza tan simpática. Encima vino el postre. Sentí su caliente humedad sobre mi pija y te fulmina con la miraba. Me recorría de a besos la pija, de a “sorbos” la pija, casi como si la tomara. Entonces me daba besos calientes y pequeños que rápidamente hicieron efecto. La chupó de nuevo un buen rato, siempre al ritmo de “qué buena y rica pija tenés”. Yo le acariciaba el pelo y a veces le agarraba la cabeza y le hacía la “pelotita de básquet”, o la guiaba para que se la meta hasta el fondo de la garganta y ella… acataba… Cuando frenó y se subió hasta mi cara, le empecé a chupar las tetas con una voracidad casi animal. Se las fagocitaba, me pegaba con ellas y le hundía la cabeza en el medio (que me encanta). “Qué lindas tetotas que tenés”, le dije. “Te gustan?”, me seguía el juego de ese calentamiento que me volvía loco. Luego de fagocitarle las tetas, llegó el momento “altruista”. Le dije “pajeémonos”. A mí me encanta que me lo hagan. Entonces le metí los dedos con mucha delicadeza (guarda, muchachos) y ella me pajeaba acompasadamente. “Te la puedo chupar?”, le pregunté respetuoso. “Hacéme lo que quieras” (frase que nos dijimos varias veces en esa hora, ja). Le chupé la concha y ella gemía a morir. Se ve que le gusta… Después volvió a subírseme arriba y los besos… esta chica te viola con la lengua, es terrible… no sé si se suelta tanto con los besos con todos, eso me lo aclaró (les comento para que después no me insulten) pero todo lo que sea “genital”, no tiene drama. “Cómo me vas a coger ahora, no?”, soltó… y no pude menos que obedecerla. Me puso el culo ese hermoso que tiene y yo no lo podía creer. El tamaño de esa retaguardia, burra. Ese ojete, orto increíble. Le di, le di, le di, hasta que, en un momento, el comandante pidió relevo… y bueno… ella se dio vuelta como si nada y, entre paja y chupada, me dice “sabés qué? Ya fue… te puedo tragar toda esa lechita que me espera?”. No me dio tiempo a dar el sí (seguramente vio en mi rostro la alegría y felicidad de esa proposición), y me sacó el forró. Siguió “pajeáte vos que yo te la saco enseguida”. Empecé con una manuela fuerte para endurecer el asunto… y resultó. De mientras, me cuidaba de no pegarle en la boca con mi mano. ¿Qué hacía ella? Me daba lamidas cortas, largas, pequeñas, grandes, y de todas las formas que ustedes se me puedan imaginar. Se detuvo un momento y yo dije “chau, se arrepintió”. Pero me miró con esa cara, no la de dulce y copada que tiene fuera del departamento, sino esa que hace pucherito con esos labios carnosos (me olvidé de decirles ese detalle: esos labios te la chuparían una hora si hubiere la posibilidad), y con voz bien de puta (a veces pone vos de chica de 19 años caprichosa que vuela la cabeza), pero habitualmente saca a relucir un registro de putona maravilloso: “Si me la das toda… me dejás que me la tome y me la trague?”. No sé si llegó a terminar “tra…” que yo sucumbí ante ese monumento al sexo. Esperó, miró hacia arriba y, buscándome con la mirada, me sacó la lengua y dejo en evidencia su boca libre. Eso no es todo: quiso invitarme a comer, pero los dos vimos que ya era tardísimo y ya no podía pedirse a ningún lado. En resumen: Anto es una fiesta. Se adapta a lo que quieras vos. Yo ya la conozco... entonces... me encanta cómo se da… como que ella te corta la respiración y uno casi deja de pensar, como irracional, o moviéndose sólo por eso instinto. Es un rato donde querés cogértela bien, darle mucho placer y hacer de todo. Yo la conozco desde su nidito de Santos Dumont. Es difícil decir que es “la mejor”, pero reúne condiciones que, al menos yo, es lo que busco en una escort: físico impresionante, una bestia en la cama, que le gusta y que, por si fuera poco, tiene una onda que no se encuentra. Incluso, detrás de esa comehombres, hasta se la adivina e intuye buena gente. (Tranquilos, no me enamoré, pero el relajo que me dio y con la sonrisa que me fui… no se me borra en 15 días…). Lo último: no relojea. Salí a la calle y el viento me pegó fuerte. Eran casi la 1. Nadie había en la calle. Como a las 2 llegué mi casa (usé colectivo). Terminó? No… unos minutos más tarde, vi su mensaje. “Llegaste, bebé? A ver si te pasa algo a esta hora, amor…” No más palabras, señor juez. Júzguenla ustedes. 100 usd https://argentinaxp.com/reyna/
×
×
  • Create New...