Jump to content
Sign in to follow this  
Stendhal

Sobre poesía y otras divagaciones...

Recommended Posts

Guest Manuel García

Respuesta: Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Gracias, muchas gracias, prometo no decirle nada a Stendhal que le escarbás en su arcón. Te mando un mensaje a tu correo con alguna data.

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Elisa

Respuesta: Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Gracias, muchas gracias, prometo no decirle nada a Stendhal que le escarbás en su arcón. Te mando un mensaje a tu correo con alguna data.

 

No te preocupés, no creo que se haya enterado (además, solo fueron algunas cosas...).

 

Me alegro que te hayan gustado los poemas, a mí me pareció muy bien hecho el video.

Edited by Elisa

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Manuel García

Respuesta: Sobre poesía y otras divagaciones...

 

No te preocupés, no creo que se haya enterado (además, solo fueron algunas cosas...).

 

Me alegro que te hayan gustado los poemas, a mí me pareció muy bien hecho el video.

 

¿Cuál de los videos?

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Manuel García

Respuesta: Sobre poesía y otras divagaciones...

 

(creo que recita el propio Neruda, pero no estoy segura porque no conozco bien su voz)

 

Es Neruda quien recita.

 

Es tan fuerte la letra de los dos poemas que me recopilaste que los dos videos palidecen. Neruda recitando me hace acordar a los discursos de María Estela Martínez de Perón. :005: :005: :005:

Share this post


Link to post
Share on other sites

Respuesta: Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Yo no entiendo nada de arte. Sinceramente. No sé un catzo de poesía, música barroca, pintura, escultura, etc. etc. etc.

Para mí el arte se resume en una pisada, un caño, un sombrero, un tiro libre al ángulo, etc. etc.

Por ej. esto es lo que yo definiría como una obra maestra:

 

 

 

Pero para no seguir off topic de acuerdo al tema del thread, me postearon esto en mi muro de Face. No tengo idea de su autor, si es correcta la rima o la musicalidad. Pero me gustó y lo comparto...

Si para recobrar lo recobrado

debi perder primero lo perdido

si para conseguir lo conseguido

tuve que soportar lo soportado

si para estar ahora enamorado

fue menester haber estado herido

tengo por bien sufrido lo sufrido

tengo por bien llorado lo llorado

porque despues de todo he comprobado

que no se goza bien de lo gozado

sino despues de haberlo padecido

porque despues de todo he comprendido

que lo que el arbol tiene de florido

vive de lo que tiene sepultado.

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Manuel García

Respuesta: Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Estimado Ciber:

 

Creo que ninguno sabemos de arte. Yo personalmente solamente puedo decir "me gusta o no me gusta" y un músico amigo me dijo que "el gusto es el último escalón del juicio estético" con lo que me dejó más aplastado que feta de jamón cocido.

 

Estoy convencido de que un tipo transpirado, extenuado, golpeado que intenta superar a otro en el dominio de una esfera de cuero o simil cuero y que se olvida que tiene su vida, la de sus hijos y nietos definitivamente asegurada porque lo único que le interesa en ese momento es ganar, ganar, ganar; y que por ahí se inspira y hace la difícil de un caño, una rabona, un taco,.... ese tipo está haciendo ARTE. Un arte que se desvanece en un instante y entonces será irrepetible salvo en nuestra memoria o en algún video que nos quede a mano.

 

Ah! Creo que tu poema es de Neruda pero que alguno que sepa lo confirme.

 

Bienvenido por estos barrios y no tengas miedo de perderte.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sobre poesía y otras divagaciones...

 

(...)

 

Pero cuidado, mis amigos, con envolveros en la seda de la

poesía

igual que en un capullo...

No olvidéis que la poesía,

si la pura sensitiva o la ineludible sensitiva,

es asimismo, o acaso sobre todo, la intemperie sin fin,

cruzada o crucificada, si queréis, por los llamados sin fin

y tendida humildemente, humildemente, para el invento del

amor...

 

 

AH, MIS AMIGOS, HABLÁIS DE RIMAS

Juan L

 

 

Stendhal

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Alicia Eguren

cookeeguren.jpg

Buenas noches, mi tierra, por ti he andado

sobre la blanca curva de la siega

final, y desde allí sólo me llega

la dicha del silencio innominado.

 

En marchitas gavillas cae el juego

desalentado de la sucesión

humana, y con inagotable son

difúndese la permanencia luego.

 

¡Ay, qué sabor, mi Dios! ¡Ay Dios, qué clima!

¡Ah, camoatí inicial del paraíso!

¿Por qué, mi Dios, por qué luego la grima

 

de la caída y su quebrada flecha?

¿Si cuando el alma palpo y analizo

más desolada la hallo y más deshecha?

 

Por sobre el maizal, un viento rubio,

con hálito repleto de cosecha

me augura que, para próxima fecha,

la buena gente ha de unirse en connubio.

 

Un incontable olor en la garganta

marca el sonoro tiempo de la entrega,

y el sibilante anuncio de la siega

crece en el pecho del varón que canta.

 

Ya veo el mazorcal volcando en tierra

su rebosante germen... ya el eterno

círculo en el pobre suelo cierra.

 

¿Ah, soledad de Dios!... sobre este enjambre

dámete de tal modo que el infierno de tu ausencia

cese, y se calmen mi sed y mi hambre.

 

Alicia Eguren (Buenos Aires, Argentina, 1924 – desaparecida en 1977). Poeta, escritora, periodista.

Egresada de la Facultad Letras (UBA). Ejerció la docencia entre 1946 y 1951. Publicó cinco libros de

poemas: Dios y el mundo, El canto de la tierra inicial, Poemas del siglo XX, Aquí, entre magias y espigas,

El talud descuajado. Colaboró en el periódico Con Todo, dirigió la revista Nuevo Hombre y editó la

revista cultural Sexto Continente. Militante peronista, entre 1955 y 1957 estuvo presa en el penal de

mujeres de Olmos. Fue la esposa de John William Cooke. Junto a su marido fundó la corriente Acción

Revolucionaria Peronista. Fue detenida por “la patota” de la ESMA en 1977 y permanece desaparecida

hasta el presente.

 

Fuente: http://blogdelamasijo.blogspot.com/

 

Stendhal

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Un 14 de Agosto moría Raúl González Tuñón...

 

tunon.2.jpg

 

ECHE VEINTE CENTAVOS EN LA RANURA

 

A pesar de la sala sucia y oscura

de gentes y de lámparas luminosa

si quiere ver la vida color de rosa

eche veinte centavos en la ranura.

Y no ponga los ojos en esa hermosa

que frunce de promesas la boca impura.

Eche veinte centavos en la ranura

si quiere ver la vida color de rosa.

El dolor mata, amigo, la vida es dura,

eche veinte centavos en la ranura

si quiere ver la vida color de rosa.

II

 

Lamparillas de la Kermesse,

títeres y titiriteros,

volver a ser niño otra vez

y andar entre los marineros

de Liverpool o de Suez.

III

Teatrillos de utilería.

Detrás de esos turbios cristales

hay una sala sombría.

Paraísos artificiales.

IV

Cien lucecitas. Maravilla

de reflejos funambulescos.

¡Aquí hay mujer y manzanilla!

Aquí hay olvido, aquí hay refrescos.

Pero sobre todo mujeres

para hombres de los puertos

que prenden como alfileres

sus ojos en los ojos muertos.

 

No debe tener esqueleto

el enano de Sarrasani,

que bien parece un amuleto

de la joyería Escasany.

Salta la cuerda, sáltala,

ojos de rata, cara de clown

y el trala-trala-trálala

ritma en tu viejo corazón.

 

Estampas, luces, musiquillas,

misterios de los reservados

donde entrarán a hurtadillas

los marinos alucinados.

Y fiesta, fiesta casi idiota

y tragicómica y grotesca.

Pero otra esperanza remota

De vida miliunanochesca…

V

¡Qué lindo es ir a ver

la mujer

la mujer más gorda del mundo!

Entrar con un miedo profundo

pensando en la giganta de Baudelaire…

Nos engañaremos, no hay duda,

si desnuda nunca muy desnuda,

si barbuda nunca muy barbuda

será la mujer.

Pero ese momento de miedo profundo…

¡Qué lindo es ir a ver

la mujer

la mujer más gorda del mundo!

VI

Y no se inmute, amigo, la vida es dura,

con la filosofía poco se goza.

Eche veinte centavos en la ranura

si quiere ver la vida color de rosa.

 

 

LA LIBERTARIA

 

A la memoria de Aída Lafuente,

muerta en la cuenca minera de

Asturias, Madrid, 1935

 

Estaba toda manchada de sangre,

estaba toda matando a los guardias,

estaba toda manchada de barro,

estaba toda manchada de cielo,

Estaba toda manchada de España.

Ven, catalán jornalero, a su entierro,

ven, campesino andaluz, a su entierro,

ven a su entierro, yuntero extremeño,

ven a su entierro, pescador gallego,

ven, leñador vizcaíno, a su entierro,

ven, labrador castellano a su entierro,

no dejéis solo al minero asturiano.

Ven, porque estaba manchada de España,

ven, porque era la novia de Octubre,

ven, porque era la rosa de Octubre,

ven, porque era la novia de España.

No dejéis sola su tumba del campo

donde se mezclan el carbón y la sangre,

florezca siempre la flor de su sangre

sobre su cuerpo vestido de rojo,

no dejéis sola su tumba del aire.

Cuando desfilan los guardias de asalto,

cuando el obispo revista las tropas,

cuando el verdugo tortura al minero,

Ella, agitando su túnica roja,

quiere salir de la tumba del viento,

quiere salir y llamaros hermanos

y renovaros valor y esperanza

y recordaros la fecha de Octubre

cuando caían las frutas de acero

y estaba toda manchada de España

y estaba toda la novia de Octubre

y estaba toda la rosa de Octubre

y estaba toda la madrede España.

 

Stendhal

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Elisa

Respuesta: Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Las Brigadas de Choque

 

(Versión completa)

 

(1933)

 

 

por Raúl González Tuñón

 

 

 

..."por el aniquilamiento total de esta burguesía".

Aragón

 

 

I

 

Primero fue la toma de la tierra

Por la hembra y por el varón.

Después vino la tristeza

De la civilización.

Primero fue el campo libre, el cielo libre,

El mar libre, la libre unión.

Después las malas leyes del Hombre

Que hicieron las malas leyes de Dios.

Hoy, como el cura loco de Kent

Me pregunto yo:

“Cuando Eva hilaba y Adán araba

¿QUIÉN HACIA EL SEÑOR?

 

II

 

No pretendo realizar únicamente el poema político.

No pretendo que mis camaradas poetas

Sigan por este camino.

Que cada uno cultive en su intimidad el Dios que quiera.

Pero reclamo de cada uno la actitud revolucionaria

Frente a la vida.

Pero reclamo el puño cerrado

Frente a la burguesía.

¡He reconquistado el fervor y tengo algo que decir!

Se llama “brigadas de choque” a las vanguardias

De los obreros especializados.

En la URSS nombre caro a nuestro espíritu.

Formemos nosotros, cerca ya del alba molinera,

Las brigadas de choque de la Poesía.

Demos a la dialéctica materialista el vuelo lírico

De nuestra fantasía.

¡Especialicémonos en el romanticismo de la revolución!

 

III

 

Mi voz para cantar y para ladrar, mi voz

Para degollarse en las veletas enloquecidas,

Mi voz para gritar, aullar, mi voz para subir

Única digna enredadera-

Y asustar a los burgueses desprevenidos por la boca

De los albañales.

Mi voz para decir el antipoema.

En la esquina de las fábricas,

A la salida de las costureras,

En las puertas falsas de los teatros,

En los fondos de los talleres,

En las poternas de la civilización burguesa

-al gran castillo vacilante.

Los Movietones ahogan también ladridos, rugidos, aullidos

-ocultan las manifestaciones apaleadas

-los nazis violando a las hijas de los judios

-los policemen atajando la marcha de los tejedores

-la “generalidad” cargando sobre los sindicalistas

-la gendarmería rodeando los cinturones del fuego

A los socios del John Reed Club

-los gases lacrimógenos de la policía de Buenos Aires

Disolviendo mítines en los portones

De los frigoríficos extranjeros

Y Nicolás Repetto –Bueno, gracias

Y José Nicolás Matienzo cuidando la Constitución

Como si la Constitución fuera una hembra

-sí, la constitución es una hembra en estado de descomposición

Y nosotros, únicamente nosotros los comunistas, auténtica,

Legítimamente, nos reímos de esa constitución burguesa

Y de la democracia burguesa

Pero no de la democracia que proclamamos

Porque nosotros queremos la dictadura

Pero la dictadura que asegurará la verdadera libertad

De mañana.

Nosotros contra la democracia burguesa

Contra

Contra

Contra la demagogia burguesa,

Contra la pedagogía burguesa,

Contra la academia burguesa.

Contra

Contra

Contra el fascismo super expresión del capitalismo desesperado.

Contra la masturbación poética,

Contra los famosos salvadores de América

-Palacios, Vasconcelos, Haya de la Torre-

Contra

Contra

Contra las ligas patrióticas y las inútiles

Sociedades de autores, escritores, envenenadores.

Contra los que pintan, ¡todavía! Cuadros para los burgueses,

Contra los que escriben, ¡todavía! Libros para los burgueses.

Contra

Contra

Contra las putas espías de Orden Político.

Contra los social fascistas tipo Federico Pinedo.

Contra el radicalismo embaucador de masas

-fuente de fascismo-

Dopado con el incienso de vagas palabras

-sufragio libre, democracia, libertad-

Ellos, los masacradotes de la Semana de Enero,

Ellos, los metralleros de Santa Cruz.

Contra

Contra

-nosotros contra la moral tipo “La Prensa”

“y el elefante enfermo de la Avenida de Mayo”

-y el largo bostezo de sus editoriales-

Contra las famosas mujeres de América,

Contra las sedicentes obras de tesis,

Contra la teosofía onanismo del espíritu,

Contra el anarquismo sentimental y claudicador.

Contra

Contra

Contra el criollismo inexistente y sin matices

Contra el folklore pueril y falso,

Contra el francesismo servil

Contra las visitas tipo Keyserling, Morand, Tagore,

Contra

Contra

Contra los becados,

Contra los niños prodigio del confusionismo canalla

De South América.

 

¡Contemos a los niños la historia de Lenin!

¡Contra la vedette!

Contra los mesías

Y los héroes

-agiotistas,

Rentistas

Invertidos

Especuladores

Caudillos

Musicantes

Saineteros

Plumíferos

Gendarmes

Jueces

Abogados

Intelectuales.

 

La muerte del obrero Hevia pasó desapercibida para vosotros, canallas.

Ni siquiera entregasteis el cadáver mutilado a la familia.

Un centenar de policías siguió el coche que llevaba la caja

De pino.

¡Os entregamos ese cadáver!

¡Os ofrecemos nuestros cadáveres!

Sobre nuestros cadáveres los camaradas de mañana

Construirán la nueva Argentina en el alba motinera

De obreros, soldados, campesinos y artistas.

¡Os regalamos todo!

¡No leáis nuestros libros!

¡No nos enviéis a Europa!

¡No nos brindéis la limosna de los premios municipales!

¡Al carajo con vuestra comprensión y vuestra

Generosidad!

Nosotros estamos de vuelta al pueblo,

Hartos de la cultura burguesa,

Ávidos de la dialéctica materialista.

Sólo en una sociedad sin clases será posible el sueño,

Lo abstracto, la intimidad con lo inverosímil y lo inventado,

Con Dios y con los otros mundos.

Nosotros estamos de vuelta al pueblo

Y ya oímos las detonaciones que mañana os coserán

Contra las paredes

¡Guerra a la clase dominante!

¡Dictadura para asegurarnos la libertad!

-la higiene

La comodidad

El club

La libre unión de los enamorados

El trabajo liberador

La máquina redimida

El arte puro de una sociedad sin clases.

 

IV

 

Otros amigos tomaron otros rumbos.

El tiempo espera.

Todo yo soy actitudes pero ningún orgullo me maltrata.

Tengo algo de muchedumbre

Cuando grito y cuando canto.

Voy a meterme en las grandes mareas de los cines

Las fábricas y los subterráneos.

Lamento no haber sido lo que se dice un “subversivo auténtico”

Lamento haber perdido tantos bríos

En los periódicos

Aunque les agradezco los aviones y los trenes y los barcos

Que me dieron.

Vuelvo a la vida que me reconoce

El hambre y el sueño son mis viejos amigos.

A devorar los libros afiebrados en las vigilas

Del invierno.

Y por las mañanas

A recorrer los parques y las plazas

Y contar las chimeneas.

 

Una columna de pueblo viene hacia mí.

Llevan carteles alusivos y cantan

“La Internacional”…

… Arriba los pobres del mundo

De pie los esclavos sin pan…

¡El viejo canto me reconoce!

Yo me voy con mis hermanos

Son las tres de la tarde un Primero de Mayo.

Hace más de medio siglo

Colgaron a unos camaradas.

Nosotros nunca los olvidaremos.

Ah, hoy el Primero de Mayo.

Hoy cumple años nuestro antiguo dolor

No, hoy no es un día de fiesta.

Pero hemos aprendido a cantar

Y después de los cantos vendrán las balas.

 

 

V

 

Esta es la canción del Plan de los Cinco Años.

Lenin lo dejó trazado junto a su gorra oscura.

El lienzo rojo de la memoria

Una de las cosas en que consiste el Plan de los Cinco Años

Es el sistema colectivista de la industria

Desde Octubre de 1928 comenzó a extenderse a las campañas

En la inmensa Rusa,

Saliendo de las grandes ciudades donde ya existía

Un nivel de dolor y de cultura.

Expropiando las posesiones de los ricos agricultores,

Repartiendo entre todos la veterana tierra generosa,

Recogiendo los frutos para todos

Será el primer gran paso hacia la conquista

Del comunismo de Lenín

Después nos ocuparemos de Dios

Ahora nos interesa combatir la política.

(Esto no es un poema, es casi una “experiencia”).

Las colonias agrícolas comunistas reemplazan a los grandes

Y a los pequeños feudos burgueses.

Ya no hay que levantar catedrales, mucho fervor gastado.

Ahora que hay que levantar usinas, mucho fervor por gastar.

¡Abajo la inteligencia burguesa!

Es tiempo de ocuparse del hombre.

 

Nicolás Lenin ha muerto y su herencia es el Volga,

El Kara

El Duma

El Onega

El Péchora

El Vistula

El Ural

El Don,

Una herencia de ríos.

Nicolás Lenin ha muerto y su herencia es el Caúcaso,

Los Urales

Las mesetas del Valda

Las colinas del Volga

Una herencia de una montaña de cobre

Nicolás Lenin ha muerto,

El hierro

La hulla

El petróleo

El oro.

Pero sobre todo su herencia es la tierra,

Humana, tierna, fecunda,

Nuestro nacimiento, nuestra vida, nuestra sepultura,

Nuestra resurrección.

He aquí la canción del Plan de Cinco Años.

 

VI

 

Devoraba las noticias del día con el sándwich de milanesa.

Las consecuencias del temblor que duró treinta segundos

Son funestas para una vasta región.

Durante la noche permaneció estacionario el nivel de las aguas del Sena.

400 obreros sepultados en un túnel.

Las viudas lloran en la boca del día…

Casas, puentes y vías férreas desaparecieron a causa del

Terremoto.

Se asegura que Blucher es un genio militar y organizador de gran estilo.

¡Marchan sobre el mundo los soldados rojos!

¡Queremos la repartición de la tierra!

Desconocemos la propiedad privada y la ley de herencia

Y desde esta hora todo aquel que no trabaje no comerá.

 

Los agentes secretos de seis potencias burguesas

Se han arrojado al río Moscowa.

Un día existieron Cartago y Babilonia

Y un día fue poderoso el Egipto.

Los mercaderes venecianos llegaban hasta Persia

Y los persas atravesaban canales.

Los fenicios navegaban trocando estatuillas de barro

Por montones de trigo.

(Los desacreditados fenicios que llevaron a Grecia

La preocupación por el arte).

Catón repitió veinte veces por Roma: “Tenemos que destruir a Cartago”.

¡Tenemos que destruir!, el gripo se repite en la historia.

Pero los camaradas de Moscú han abierto otro camino

Y la historia se desvía.

Les habían prohibido el aceite y la lámpara, la tinta y la palabra

Y ellos vencieron.

Sólo es bello el horizonte cuando recorta miles de camisas obreras.

Existen Buenos Aires y San Pablo pero sus hombres comienzan a ver.

Yo presiento la marcha sobre Europa de un ejército rojo.

Para sobre el teatro de marionetas de Ginebra, sobre París

Que engorda y envilece.

 

Horcas afiladas están meditando junto a un horizonte de humo y de sangre

Cristo signa en la estridencia de las usinas

La última cruz, final e inexorable.

 

VII

 

No importa que yo ame los puertos y los circos

Y la dorada y alevosa flor de aventura

Y el vino y la guerra.

Como Ernesto Psichart yo amo la guerra

Pero cuando la guerra trae la revolución.

¿Sabes que los cuervos vuelan sobre los valles

Anunciando la peste?

Yo había visto algunos dibujados en los afiches de las ciudades.

Era un niño olfateando la sangre de la guerra,

De la guerra que trajo la revolución.

“Pour les français Dans les territoires ocupées”,

-colocados especialmente por la Legación-

Los cuervos eran los alemanes.

 

Oh, amigos y cómo es de tranquilo el vuelo de los cuervos.

Qué serenidad bajo la campana del cielo.

Pero cuando se acercan sus picos son horribles,

Sus ojos asquerosos y sus garras tremendas.

Los social-demócratas, los católicos y los nacionalistas,

Tienen también el vuelo de los cuervos.

Cerca de ellos hay que destrozarlos con un tiro de escopeta,

Porque ellos anuncian y provocan la peste en la tierra.

 

VIII

 

Hablemos de esta ciudad sucia como su río.

Aquí todo está prohibido.

Y a la vuelta de cada esquina nos deja solos

y en su cuadrilátero estúpido y aburrido

prevalece la absurda confitura del Pasaje Barolo

y la mentalidad seminarista de José Luis Cantilo.

Buenos Aires no vale la pena de que le cante

ni siquiera con versos airados.

Siempre se quedará con los Echagüe,

los Capdevila y los Obligado.

Esta ciudad me ha llamado canillita y vicioso

porque quise darle color,

porque anduve por ahí desparramando mi indudable fervor,

porque bajé la lune hasta sus calles monótonas

para alumbrarlas mejor,

porque a la compañía de los horteras,

preferí la de los vagos y bandidos,

porque a veces anduve con un traje rotoso

y estragué mi estómago en el sórdido Puchero Misterioso.

Esta ciudad de ¡siempre alegria! en el lánguido carnaval,

esta ciudad fustigada en sus flancos

por la Legión Cívica y el Klan Radical

Esta ciudad de Irigoyen y Uriburu

super calamidad de la semicolonia South America

que nunca ha dado un bandido perfecto

ni un gran poeta.

Esta ciudad cuyos cines apestan

a escribanos públicos, a prostitutas viejas,

y a mujeres que ni tienen capacidad de pecado.

Esta ciudad que todavía respeta un título de abogado.

 

Ciudad de bebedores de agua,

de donde Barret emigró por asco,

en donde Eugenio O´Neil trabajó de peón,

en donde Güiraldes fue encarnecido,

en donde Calou murió malogrado

y Carriego empequeñecido.

Y en cuya Universidad

esquina pedagógica de la vulgaridad

se gesta la turba de rastas y logreros

patota miserable y grandilocuente

que después va a llenar la pampa

de alambrados y alcahuetes.

 

No tenemos nada, no hemos creado no hemos construido

nada fue posible en este campamento podrido.

Hemos quedado solos con un montón de versos,

angustiosos y perversos

porque la leche de Buenos Aires fue así de mala.

Sucia como su río,

agria como su alma.

 

El tango es una cobardía.

Sombrío, ronco y gangoso,

“oliendo a china en zapatillas y a macho perezoso”.

Es un ángel oscuro que pudo haber volado.

Es la otra luna de la literatura,

Es pesimista, compasivo y trágico.

 

IX

 

De aquí a Francia te extiendo mi mano Aragón.

De aquí a Chile te extiendo mi mano Huidobro.

De aquí a Nueva York, John Dos Passos, te extiendo mi mano.

Esperemos al poeta que sea “la garganta del siglo”

Y sepa también “de su cólera y de su destino”.

 

¡Preparémonos para tirar!

Contra los museos, las universidades,

La prensa paquidermo,

La radiotelefonía,

La academia, el teatro y el deporte burgués.

¡Preparémonos para tirar

Y acertar esta vez!

 

Contra en la casa

Contra en el mar

Contra en la calle

Contra en el bar

Contra en el campo

Contra en la montaña

… Para abatir al imperialismo.

….Por una conciencia revolucionaria

-y aquí nosotros contra la histeria fascista,

Contra la confusión radical,

Contra el socialismo tibio.

Contra

Contra

Estar contra

Sistemáticamente contra

Contra

Yo arrojo este poema violento y quebrado

Contra el rostro de la burguesía.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Elisa

Milonga de Manuel Flores

 

Fragmento de la película Invasión de 1969 dirigida por Hugo Santiago Muchnik, con argumento de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares.

 

Milonga de Manuel Flores

 

 

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Elisa

Milonga de dos hermanos

 

Milonga de dos hermanos

 

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Elisa

Fernando Pessoa, Tabaquería

 

TABAQUERIA

 

Alvaro de Campos (Fernando Pessoa)

 

 

 

No soy nada.

Nunca seré nada.

No puedo querer ser nada.

Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

 

Ventanas de mi cuarto,

Cuarto de uno de los millones en el mundo que nadie sabe quién son

(Y si lo supiesen, ¿qué sabrían?)

Ventanas que dan al misterio de una calle cruzada constantemente por la gente,

Calle inaccesible a todos los pensamientos,

Real, imposiblemente real, cierta, desconocidamente cierta,

Con el misterio de las cosas bajo las piedras y los seres,

Con el de la muerte que traza manchas húmedas en las paredes,

Con el del destino que conduce al carro de todo por la calle de nada.

 

Hoy estoy convencido como si supiese la verdad,

Lúcido como su estuviese por morir

Y no tuviese más hermandad con las cosas que la de una despedida,

Y la hilera de trenes de un convoy desfila frente a mí

Y hay un largo silbido

Dentro de mi cráneo

Y hay una sacudida en mis nervios y crujen mis huesos en la arrancada.

 

Hoy estoy perplejo, como quien pensó y encontró y olvidó,

Hoy estoy dividido entre la lealtad que debo

A la Tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera,

Y la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro.

 

Fallé en todo.

Como no tuve propósito alguno tal vez todo fue nada.

Lo que me enseñaron

Lo eché por la ventana del traspatio.

Ayer fui al campo con grandes propósitos.

Encontré sólo hierbas y árboles

Y la gente que había era igual a la otra.

Dejo la ventana y me siento en una silla. ¿En qué he de pensar?

 

¿Qué puedo saber de lo que seré, yo que no sé lo que soy?

¿Ser lo que pienso? ¡Pienso ser tantas cosas!

¡Y hay tantos que piensan ser esas mismas cosas que no podemos ser tantos!

 

¿Genio? En este momento

Cien mil cerebros se creen en sueños genios como yo

Y la historia no recordará, ¿quién sabe?, ni uno,

Y sólo habrá un muladar para tantas futuras conquistas.

No, no creo en mí.

¡En tantos manicomios hay tantos locos con tantas certezas!

Yo, que no tengo ninguna ¿puedo estar en lo cierto?

No, en mí no creo.

¿En cuántas buhardillas y no-buhardillas del mundo

Genios-para-sí-mismos a esta hora están soñando?

¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas

-Sí, de veras altas y nobles y lúcidas-

Quizá realizables,

No verán nunca la luz del sol real ni llegarán a oídos de la gente?

 

El mundo es para los que nacieron para conquistarlo

No para los que sueñan que pueden conquistarlo, aunque tengan razón.

He soñado más que todas las hazañas de Napoleón.

He abrazado en mi pecho hipotético más humanidades que Cristo,

He pensado en secreto más filosofías que las escritas por ningún Kant.

Soy y seré siempre el de la buhardilla,

Aunque no viva en ella.

Seré simpre el que no nació para eso.

Seré siempre sólo el que tenía algunas cualidades,

Seré siempre el que aguardó que le abrieran la puerta frente a un muro que no tenía puerta,

El que cantó el cántico del Infinito en un gallinero,

El que oyó la voz de Dios en un pozo cegado.

¿Creer en mí? Ni en mí ni en nada.

Derrame la naturaleza su sol y su lluvia

Sobre mi ardiente cabeza y que su viento me despeine

Y después que venga lo que viniere o tiene que venir o no ha de venir.

Esclavos cardíacos de las estrellas,

Conquistamos al mundo antes de levantarnos de la cama;

Nos despertamos y se vuelve opaco;

Salimos a la calle y se vuelve ajeno,

Es la tierra y el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.

 

(Come chocolates, muchacha,

¡Come chocolates!

Mira que no hay metafísica en el mundo como los chocolates,

Mira que todas las religiones enseñan menos que la confitería.

¡Come, sucia muchacha, come!

¡Si yo pudiese comer chocolates con la misma verdad con que tú los comes!

Pero yo pienso y al arrancar el papel de plata, que es de estaño,

Echo por tierra todo, mi vida misma.)

 

Queda al menos la amargura de lo que nunca seré,

La caligrafía rápida de estos versos,

Pórtico que mira hacia lo imposible.

Al menos me otorgo a mí mismo un desprecio sin lágrimas,

Noble al menos por el gesto amplio con que arrojo,

Sin prenda, la ropa sucia que soy al tumulto del mundo

Y me quedo en casa sin camisa.

 

(Tú que consuelas y no existes, y por eso consuelas,

Diosa griega, estatua engendrada viva,

Patricia romana, imposible y nefasta,

Princesa de los trovadores, escotada marquesa del dieciocho,

Cocotte célebre del tiempo de nuestros abuelos,

O no sé cual moderna -no acierto bien la cual-

Sea lo que seas y la que seas, ¡si puedes inspirar, inspírame!

Mi corazón es un balde vacío.

Como invocan espíritus los que invocan espíritus me invoco,

Me invoco a mí mismo y nada aparece.

Me acerco a la ventana y veo la calle con una nitidez absoluta.

Veo las tiendas, la acera, veo los coches que pasan,

Veo los entes vivos vestidos que pasan,

Veo los perros que también existen,

Y todo esto me parece una condena a la degradación

Y todo esto, como todo, me es ajeno.)

 

Viví, estudié, amé y hasta tuve fe.

Hoy no hay mendigo al que no envidie sólo por ser él y no yo.

 

En cada uno veo el andrajo, la llaga y la mentira.

Y pienso: tal vez nunca viviste, ni estudiaste, ni amaste, ni creíste

(Porque es posible dar realidad a todo esto sin hacer nada de todo esto.)

Tal vez has existido apenas como la lagartija a la que cortan el rabo

Y el rabo salta, separado del cuerpo.

 

Hice conmigo lo que no sabía hacer.

Y no hice lo que podía.

El disfraz que me puse no era el mío.

Creyeron que yo era el que no era, no los desmentí y me perdí.

Cuando quise arrancarme la máscara,

La tenía pegada a la cara.

Cuando la arranqué y me vi en el espejo,

Estaba desfigurado.

Estaba borracho, no podía entrar en mi disfraz.

Lo acosté y me quedé afuera,

Dormí en el guardarropa

Como un perro tolerado por la gerencia

Por ser inofensivo.

Voy a escribir este cuento para probar que soy sublime.

 

Esencia musical de mis versos inútiles,

Quién pudiera encontrarte como cosa que yo hice

Y no encontrarme siempre enfrente de la Tabaquería de enfrente:

Pisan los pies la conciencia de estar existiendo

Como un tapete en el que tropieza un borracho

O la esterilla que se roban los gitanos y que no vale nada.

 

El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta y se instala contra la puerta.

Con la incomodidad del que tiene el cuello torcido,

Con la incomodidad de un alma torcida, lo veo.

El morirá y yo moriré.

El dejará su rótulo y yo dejaré mis versos.

En un momento dado morirá el rótulo y morirán mis versos.

Después, en otro momento, morirán la calle donde estaba pintado el rótulo

Y el idioma en que fueron escritos los versos.

Después morirá el planeta gigante donde pasó todo esto.

En otros planetas de otros sistemas algo parecido a la gente

Continuará haciendo cosas parecidas a versos,

Parecidas a vivir bajo un rótulo de tienda,

Siempre una cosa frente a otra cosa,

Siempre una cosa tan inútil como la otra,

Siempre lo imposible tan estúpido como lo real,

Siempre el misterio del fondo tan cierto como el misterio de la superficie,

Siempre ésta o aquella cosa o ni una cosa ni la otra.

 

Un hombre entra a la Tabaquería (¿para comprar tabaco?),

Y la realidad plausible cae de repente sobre mí.

Me enderezo a medias, enérgico, convencido, humano,

Y se me ocurren estos versos en que diré lo contrario.

 

Enciendo un cigarro al pensar en escribirlos

Y saboreo en el cigarro la libertad de todos los pensamientos.

Fumo y sigo al humo con mi estela,

Y gozo, en un momento sensible y alerta,

La liberación de todas las especulaciones

Y la conciencia de que la metafísica es el resultado de una indisposición.

Y después de esto me reclino en mi silla

Y continúo fumando.

Seguiré fumando hasta que el destino lo quiera.

 

(Si me casase con la hija de la lavandera

Quizá sería feliz).

Visto esto, me levanto. Me acerco a la ventana.

El hombre sale de la Tabaquería (¿guarda el cambio el la bolsa del pantalón?),

Ah, lo conozco, es Estevez, que ignora la metafísica.

(El Dueño de la Tabaquería aparece en la puerta).

Movido por un instinto adivinatorio, Estevez se vuelve y me reconoce;

Me saluda con la mano y yo le grito ¡Adiós, Estevez! y el universo

Se reconstruye en mí sin ideal ni esperanza y el Dueño de la Tabaquería sonríe.

 

 

 

TABACARIA

 

(En portugués)

 

 

 

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Tú no sabe inglé...

 

Nicolás Guillén

 

Guill%C3%A9n.jpg

 

Nicolás Guillén: Poeta Nacional de Cuba. Nació en Camagüey en 1902 y murió en La Habana, en 1989.

Fue el primer autor cubano que recibió el Premio Nacional de Literatura, en 1983. Creador de una

numerosa obra poética, en la que se cuentan los libros, Motivos de son (1930), El son entero (1947),

El gran zoo (1967) y Por el mar de las Antillas anda un barco de papel (1978).

 

 

Tú no sabe inglé

Con tanto inglé que tú sabía,

Bito Manué,

con tanto inglé, no sabe ahora

desí ye.

La mericana te buca,

y tú le tiene que huí:

tu inglé era de etrái guan,

de etrái guan y guan tu tri.

 

Bito Manué, tú no sabe inglé,

tú no sabe inglé,

tú no sabe inglé.

 

No te namore ma nunca.

Bito Manué,

si no sabe inglé,

si no sabe inglé.

 

http://www.lajiribilla.cubaweb.cu/2010/n465_04/poesia.html

 

Stendhal

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sobre poesía y otras divagaciones...

 

Los Muertos

María Rivera

 

dolor-ciudad-juarez.jpg

 

Allá vienen

los descabezados,

los mancos,

los descuartizados,

a las que les partieron el coxis,

a los que les aplastaron la cabeza,

los pequeñitos llorando

entre paredes oscuras

de minerales y arena.

Allá vienen

los que duermen en edificios

de tumbas clandestinas:

vienen con los ojos vendados,

atadas las manos,

baleados entre las sienes.

Allí vienen los que se perdieron por Tamaulipas,

cuñados, yernos, vecinos,

la mujer que violaron entre todos antes de matarla,

el hombre que intentó evitarlo y recibió un balazo,

la que también violaron, escapó y lo contó viene

caminando por Broadway,

se consuela con el llanto de las ambulancias,

las puertas de los hospitales,

la luz brillando en el agua del Hudson.

Allá vienen

los muertos que salieron de Usulután,

de La Paz,

de La Unión,

de La libertad,

de Sonsonate,

de San Salvador,

de San Juan Mixtepec,

de Cuscatlán,

de El Progreso,

de El Guante,

llorando,

a los que despidieron en una fiesta con karaoke,

y los encontraron baleados en Tecate.

Allí viene al que obligaron a cavar la fosa para su hermano,

al que asesinaron luego de cobrar cuatro mil dólares,

los que estuvieron secuestrados

con una mujer que violaron frente a su hijo de ocho años

tres veces.

 

¿De dónde vienen,

de qué gangrena,

oh linfa,

los sanguinarios,

los desalmados,

los carniceros

asesinos?

 

Allá vienen

los muertos tan solitos, tan mudos, tan nuestros,

engarzados bajo el cielo enorme del Anáhuac,

caminan,

se arrastran,

con su cuenco de horror entre las manos,

su espeluznante ternura.

Se llaman

los muertos que encontraron en una fosa en Taxco,

los muertos que encontraron en parajes alejados de Chihuahua,

los muertos que encontraron esparcidos en parcelas de cultivo,

los muertos que encontraron tirados en la Marquesa,

los muertos que encontraron colgando de los puentes,

los muertos que encontraron sin cabeza en terrenos ejidales,

los muertos que encontraron a la orilla de la carretera,

los muertos que encontraron en coches abandonados,

los muertos que encontraron en San Fernando,

los sin número que destazaron y aún no encuentran,

las piernas, los brazos, las cabezas, los fémures de muertos

disueltos en tambos.

Se llaman

restos, cadáveres, occisos,

se llaman

los muertos a los que madres no se cansan de esperar

los muertos a los que hijos no se cansan de esperar,

los muertos a los que esposas no se cansan de esperar,

imaginan entre subways y gringos.

Se llaman

chambrita tejida en el cajón del alma,

camisetita de tres meses,

la foto de la sonrisa chimuela,

se llaman mamita,

papito,

se llaman

pataditas

en el vientre

y el primer llanto,

se llaman cuatro hijos,

Petronia (2), Zacarías (3), Sabas (5), Glenda (6)

y una viuda (muchacha) que se enamoró cuando estudiaba la primaria,

se llaman ganas de bailar en las fiestas,

se llaman rubor de mejillas encendidas y manos sudorosas,

se llaman muchachos,

se llaman ganas

de construir una casa,

echar tabique,

darle de comer a mis hijos,

se llaman dos dólares por limpiar frijoles,

casas, haciendas, oficinas,

se llaman

llantos de niños en pisos de tierra,

la luz volando sobre los pájaros,

el vuelo de las palomas en la iglesia,

se llaman

besos a la orilla del río,

se llaman

Gelder (17)

Daniel (22)

Filmar (24)

Ismael (15)

Agustín (20)

José (16)

Jacinta (21)

Inés (28)

Francisco (53)

entre matorrales,

amordazados,

en jardines de ranchos

maniatados,

en jardines de casas de seguridad

desvanecidos,

en parajes olvidados,

desintegrándose muda,

calladamente,

se llaman

secretos de sicarios,

secretos de matanzas,

secretos de policías,

se llaman llanto,

se llaman neblina,

se llaman cuerpo,

se llaman piel,

se llaman tibieza,

se llaman beso,

se llaman abrazo,

se llaman risa,

se llaman personas,

se llaman súplicas,

se llamaban yo,

se llamaban tú,

se llamaban nosotros,

se llaman vergüenza,

se llaman llanto.

 

Allá van

María,

Juana,

Petra,

Carolina,

13,

18,

25,

16,

los pechos mordidos,

las manos atadas,

calcinados sus cuerpos,

sus huesos pulidos por la arena del desierto.

Se llaman

las muertas que nadie sabe nadie vio que mataran,

se llaman

las mujeres que salen de noche solas a los bares,

se llaman

mujeres que trabajan salen de sus casas en la madrugada,

se llaman

hermanas,

hijas,

madres,

tías,

desaparecidas,

violadas,

calcinadas,

aventadas,

se llaman carne,

se llaman carne.

 

Allá

sin flores,

sin losas,

sin edad,

sin nombre,

sin llanto,

duermen en su cementerio:

se llama Temixco,

se llama Santa Ana,

se llama Mazatepec,

se llama Juárez,

se llama Puente de Ixtla,

se llama San Fernando,

se llama Tlaltizapán,

se llama Samalayuca,

se llama el Capulín,

se llama Reynosa,

se llama Nuevo Laredo,

se llama Guadalupe,

se llama Lomas de Poleo,

se llama México.

 

 

 

María Rivera, poeta y ensayista, nació en 1971 en la Ciudad de México. Es autora de los libros de poesía Traslación de dominio (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2000 y 2004) con el cual obtuvo el "Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 2000" y Hay batallas (Joaquín Mortiz, 2005) con el cual obtuvo el Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2005. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte desde el 2008.

 

http://nuestraaparenterendicion.blogspot.com/

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.
Sign in to follow this  

×