Jump to content
Sign in to follow this  
Guest jvegax

Inversión con $60.000

Recommended Posts

Guest Pio pio

Respuesta: Inversión con $60.000

 

Se agradece el aporte.

Aunque no soy de la generación de leer libros. (Sic. Karina Olga Jelinek), voy a bajarlos a ver que onda.

 

Saludoss

 

 

 

 

naaaaaa, en serio? :001_rolleyes:

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest jvegax

Respuesta: Inversión con $60.000

 

naaaaaa, en serio? :001_rolleyes:

 

No, es mentira:012:, soy solo un viejo ignorante!!!

Edited by jvegax

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Mariano67

Respuesta: Inversión con $60.000

 

Reavivo este thread porque hoy aparecio esta noticia:

 

Advierten que ya no es negocio comprar propiedades para alquilar

 

Casas y departamentos. Gracias a los sojadólares, sólo 5% de la población sustenta los valores altos del mercado. Sin crédito, se aleja más el sueño del techo propio para la clase media. El retorno de los alquileres bajó a la mitad, según expertos inmobiliarios.

Relacionadas

 

Inmuebles: un 29% más caros en 2010

 

EFECTO SOJA. La inflación por metro cuadrado derrama desde los barrios premium a los medios.

 

Por Rodolfo Barros

El mercado inmobiliario cambió: los precios de las viviendas tienen valores récord, pero la rentabilidad al alquilarlas cayó a la mitad de la histórica. Los compardores ya no son los que invertían en ladrillos para asegurarse una renta mensual.

Son una porción aún más ínfima de la población que se beneficia con el 4 a 1 y los altos valores internacionales de las commodities, depositando sojadólares en el pozo de las obras, cobrando más sojadólares con la venta de la unidad terminada, para volver a ponerlos en otros pozos o debajo del colchón. Los especialistas consultados afirman que los altos valores serán sustentables en la medida que ese ciclo no se rompa. También acuerdan: comprar una vivienda nueva para alquilar ya no es negocio.

Es que el alquiler, que tradicionalmente ofrecía una rentabilidad de 5%, hoy apenas alcanza al 2,5% o 3%. “No conozco a nadie que invierta US$ 160 mil para tener un retorno tan bajo”, explicó Luis J. Ramos, un referente del sector, que insiste: “Sin embargo, se sigue vendiendo”.

Las compras y ventas de casas y departamentos, en cantidad de operaciones, crecieron 16% el año pasado respecto de 2009 y darán un salto menor, pero nada desdeñable, de otro 10% en el particular año electoral, según las cuentas de Héctor D’Odorico, de D’Odorico Negocios Inmobiliarios, que la semana pasada expuso en el Business Poin Inmobiliario, que se desarrolló en Buenos Aires.

¿Por qué crecen las ventas?

Los economistas, Martín Lousteau por caso, coinciden con la alta inflación real y las tasas de interés consecuentes, las alternativas de inversión se reducen y los activos inmobiliarios se muestran como un buen refugio. Esta demanda presiona a los precios. D’Odorico asegura que mientras los precios de la soja se mantengan, las transacciones no se frenarán.

¿Quiénes compran?

En su presentación, D’Odorico citó a otro referente del sector, Alberto Fernández Prieto, titular de Fernández Prieto y Asociados: “El negocio inmobiliario está movilizado por apenas una porción del 5% de la población económicamente activa”.

Ese selecto grupo es el que, afirman en el mercado, obtiene altos beneficios del modelo económico. En los nuevos polos de desarollo inmobiliario de la Capital Federal, como Almagro, Barracas o Saavedra, invierten unos US$ 1.600 por metro cuadrado para venderlos en casi US$ 1.900 a otros tenedores de sojadólares y, en menor medida, a parejas jóvenes financiadas por familiares.

¿Hay burbuja?

Hoy el crédito hipotecario está presente en apenas 6% de las transacciones inmobiliarias. En 2007, fue de 8,7%, muy por debajo del 29% de 1998. No es porque no haya demanda, sino porque la oferta, aunque implica tasas de interés reales negativas, por la alta inflación, tiene plazos de financiación a diez años y los precios de las propiedades hacen que sus montos sean tan altos que la mayoría de los salarios no califican para pagar la cuota con seguridad.

Como los precios récord no son avalados por créditos, en el sector de rehúsan a hablar de la posibilidad de una burbuja. Afirman que el metro cuadrado en Buenos Aires tienen precios que están debajo de otras capitales del mundo. Advierten también que los costos de la construcciónsuben en dólares. No piensa lo mismo el analista de inversiones Mariano Sardians (ver nota aparte).

Para el economista Eduardo Levy Yeyati, la explicación se encuentra en la enfermedad holandesa que “se caracteriza fundamentalmente por el efecto de la riqueza de un sector (tradicionalmente, el de las materias primas) sobre otro sector (relativamente menos productivo o menos demandado, tradicionalmente la industria transable: productora de exportables o sustitutiva de importables) a través de aumentos de los precios domésticos medidos en dólares (el tipo de cambio), que refleja la mayor riqueza del conjunto (el país) a expensas de una de las partes (el sector menos productivo o menos demandado). Esto generaría desindutrialización, desempleo industrial (con aumento del empleo en el sector servicios, y de aquí surge toda una línea de discusión sobre las calificaciones relativas entre sectores) y, al menos en la transición, redistribución de ingresos y riqueza”.

El boom y la enfermedad holandesa

En su blog, el economista Eduardo Levy Yeyati afirmó:

El boom de commodities que beneficia al propietario de un campo (que, por ser la oferta de tierras altamente inelástica, se apropia de la mayor parte del aumento de los términos de intercambio) combinado con el uso del ladrillo como alternativa de inversión (en un contexto de inflación moderada, expectativas de apreciación, tasas deprimidas, e imposibilidad de indexación) puede estar empujando los precios de las propiedades en zonas prime (las elegidas por preservación de valor y profundidad a la hora de alquilar o desprenderse de la unidad), derramando esta inflación inmobiliaria hacia zona y propiedades orientadas a sectores con ingresos laborales que, sin ahorros (esto es, sin activos que puedan beneficiarse del efecto riqueza), ve alejarse la posibilidad del techo propio.

¿Más sencillo? Que un aumento del precio de la soja podría alejar la compra de la casa.

El autor, docente de la Universidad Torcuato Di Tella y director de Desarrollo Económico, Cippec, dejó una pregunta flotando: ¿Las retensiones, al atenuar el efecto local del boom de commodities, mitigan esta enfermedad holandesa?

* De la redacción de Diario Perfil

9/4/2011

Edited by Mariano67

Share this post


Link to post
Share on other sites

Respuesta: Inversión con $60.000

 

¿Alguien puede comparar la diferencia entre comprar una cochera o un dpto. para alquilar? (además de la obvia diferencia en el precio).

Es decir las ventajas y desventajas de cada uno de estos negocios y si hay algún riesgo en alguno de ellos.

A propósito, hace unos meses vi un departamento de 54m cuadrados (3 ambientes), edificio de 50 años pero bien mantenido con expensas del orden de $200.- (es decir muy bajas, ideal para ofrecer en alquiler) y a u$s 52.000.-

No concrete la operación porque aunque estaba a 1 cuadra de la 9 de Julio también se encontraba a unas 6 cuadras de la zona roja de Constitución y pensé que por allí eso iba a ahuyentar posibles inquilinos e incluso compradores en el caso de una posible reventa en caso de necesidad. Averigüe que se podría alquilar a 1.500$ por mes.

¿Qué les parece hice bien, o me perdí un buen negocio?

Salu2 y muchas gracias a los que contesten. :045:

 

 

Yo estoy con el mismo tema,con respecto a las cocheras por lo que veo el beneficio podria ser que pueden aumentar mas rapido que los deptos y al ser un importe mas chico se podrian vender mas pronto,el tema del alquiler mucho no me convence porque todas tienen expensas y son de 150 o 200 mangos o sea que de una cochera que hoy sale entre 15 y 20 mil verdes si sacamos las expensas quedan apenas 300 pesos limpios.

Yo estaba buscando un depto para alquilar a turistas,lo equipas y lo alquilas por dia, yo lo hice en una epoca y me rindio.

este finde voy a ver uno,si sale algo lo comento.

Abrazo

Share this post


Link to post
Share on other sites

Respuesta: Inversión con $60.000

 

invertilo en vos. Estudios, mercaderia, tu casa, un auto para laburar. Si te compras una cochera no va a ser una inversion solo la mantenes estable

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Mariano67

Respuesta: Inversión con $60.000

 

y un privado? no pensaron?

 

¿Tenes contactos con la naca? :005:

Share this post


Link to post
Share on other sites

Respuesta: Inversión con $60.000

 

y un privado? no pensaron?

 

 

Vendes uno??? :dft008:

 

 

Saludos,

Pepeloco.

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Juancho Talarga

Respuesta: Inversión con $60.000

 

Yo estoy con el mismo tema,con respecto a las cocheras por lo que veo el beneficio podria ser que pueden aumentar mas rapido que los deptos y al ser un importe mas chico se podrian vender mas pronto,el tema del alquiler mucho no me convence porque todas tienen expensas y son de 150 o 200 mangos o sea que de una cochera que hoy sale entre 15 y 20 mil verdes si sacamos las expensas quedan apenas 300 pesos limpios.

Yo estaba buscando un depto para alquilar a turistas,lo equipas y lo alquilas por dia, yo lo hice en una epoca y me rindio.

este finde voy a ver uno,si sale algo lo comento.

Abrazo

 

 

Las diferencias son mas importantes que esa.

En primer lugar, por la compra de un depto. tenes que darle intervencion a la AFIP.

Con las cocheras no.

Pero:

-En un departamente, usualmente, cerras un contrato por dos años, y no tocas mas el valor del alquiler.

-En una cochera, usualmente no hay un contrato, y se va ajustando el alquiler de acuerdo al movimiento del mercado, generalmente semestralmente.

 

Si compras un depto. nuevo, se va devaluando con el uso.

La cochera no.

 

Las cocheras se suelen revalorizar mas rapidamente que los departamentos.

Hay mayor deficit de cocheras que de departamentos.

 

Y lo mas importante.

Si un inquilino de un departamente no te paga, tenes que fumarte un juicio de desalojo.

Si un inquilino de cochera, no te paga, no le permitis mas la entrada al edificio, y se acabo el problema ( a no ser que el muy hijo de puta, decida no sacar el auto nunca mas de la cochera, lo cual es altamente improbable ).

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest Mariano67

Respuesta: Inversión con $60.000

 

No sabia donde poner este post si en Terrorismo o conspiración gubernamental, los mejores libros que están leyendo o algún otro, finalmente pensé que el lugar más adecuado podría ser este.

 

LIBRO / A qué se debe la crisis global y cómo corregirla

 

Las 8 reglas del dinero

 

Célebre por su best seller Padre rico, padre pobre, Robert Kiyosaki expone ahora su visión sobre el sistema financiero global que, advierte, está diseñado para el beneficio exclusivo de los ricos y poderosos. Explica el porqué del caos económico presente —y cómo puede ser eliminado— y destaca que es imprescindible invertir en la educación en finanzas, para evitar las crisis y los embaucadores que pululan en ellas.

 

Por Robert T. Kiyosaki

 

Kiyosaki dice que los ricos y poderosos siempre han dominado a las masas, y despliega una serie de argumentos que busca evitar que la gente sea víctima de los inescrupulosos del mundo financiero.

 

-----------------------------------------------------------------------

 

Cuál es la raíz de todo mal? ¿El amor por el dinero o la ignorancia sobre el dinero? ¿Qué aprendiste en la escuela sobre el dinero? ¿Alguna vez te has preguntado por qué nuestros sistemas escolares prácticamente no enseñan nada sobre el dinero? ¿Acaso la omisión de educación financiera en las escuelas es sólo un error de nuestros líderes? ¿O es parte de una conspiración mayor? No importa si somos ricos o pobres, si tenemos educación o no, si somos niños o adultos, trabajadores jubilados o en activo: todos usamos el dinero. Nos guste o no, el dinero tiene un enorme impacto en nuestras vidas, y dejar fuera del sistema educativo la educación financiera es una crueldad y una inconsciencia. En 1971, el presidente Richard Nixon cambió las reglas del dinero. Sin la aprobación del Congreso rompió la relación entre el dólar estadounidense y el oro. Esta decisión la tomó unilateralmente en una pequeña reunión de dos días que tuvo lugar en la Isla Minot, en Maine, y lo hizo sin consultar al Departamento de Estado o al sistema monetario internacional. El presidente Nixon cambió las reglas porque los países que recibían pagos en dólares estadounidenses comenzaron a sospechar: el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos imprimía dinero incesantemente para cubrir las deudas, entonces comenzaron a cambiar dólares por oro, por lo que se agotaron las reservas de este metal en el país. Las arcas empezaron a vaciarse porque el gobierno importaba más de lo que exportaba y por el oneroso gasto que representaba la Guerra de Vietnam; nuestra economía crecía, al mismo tiempo que importábamos más y más petróleo. En términos coloquiales, Estados Unidos estaba en quiebra porque gastaba mucho más de lo que ganaba. El país no podía seguir respaldando sus billetes con oro, así que al liberar al dólar del metal, y al prohibir el intercambio directo de dólares por oro, Nixon encontró la manera de salir de la deuda imprimiendo billetes. En 1971 cambiaron las reglas del dinero y comenzó el boom económico más grande de la historia. El boom duró mientras el mundo siguió aceptando dinero de juguete, dinero cuyo único respaldo era la promesa de que los contribuyentes de Estados Unidos pagarían las deudas de su país. Debido a las modificaciones que Nixon hizo en las reglas del dinero, la inflación se disparó y comenzó la fiesta. Década tras década, conforme se imprimía más dinero, el valor del dólar decrecía y los precios de los artículos y bienes se elevaba. Incluso, algunos estadounidenses se transformaron en millonarios mientras los precios de las casas continuaban en aumento; ellos recibieron tarjetas de crédito por correo: el dinero volaba libremente. Para pagar sus tarjetas, la gente usó sus casas como atm (condiciones de garantía at the money) porque después de todo, los inmuebles siempre suben de precio, ¿no es verdad? Cegados por la codicia y el crédito fácil, muchos soslayaron o ignoraron las funestas señales de advertencia que el mismo sistema emitía.

 

En 2007 se coló un nuevo término a nuestro vocabulario: prestatario subprime. El prestatario subprime es una persona que pide dinero prestado para comprar una casa que no puede pagar. Al principio se creyó que el problema de los prestatarios subprime se limitaba exclusivamente a individuos pobres y sin educación financiera que soñaban con tener casa propia; o en todo caso, que solamente involucraba a especuladores que pretendían hacer dinero fácil; a estos especuladores también se les llama flippers. Ni siquiera el candidato presidencial republicano, John McCain, dio importancia a la crisis a finales de 2008; trató de tranquilizar a todo el mundo diciendo: “Los cimientos de nuestra economía son sólidos”. Más o menos al mismo tiempo se coló otro término en nuestras conversaciones diarias: rescate. Se refería al salvamento que se tuvo que hacer de los bancos, que tenían el mismo problema que los prestatarios subprime: una deuda enorme y una cantidad insuficiente de efectivo para cubrirla. La crisis se extendió y millones de personas perdieron empleos, hogares, ahorros, fondos para estudios y planes para su jubilación; los que aún no han perdido algo se sienten temerosos de que todavía les suceda. Incluso los estados recibieron el golpe: el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, sugirió que para pagar el salario de los legisladores de su estado podrían emitirse pagarés en lugar de cheques de nómina. California, una de las economías más fuertes del mundo, estaba a punto de quebrar. En 2009, el mundo volteó hacia el presidente electo, Barack Obama, esperando la salvación.

 

Un atraco de efectivo

En 1983 leí el libro Grunch of Giants, de Buckminster Fuller. La palabra grunch es el acrónimo de gross universal cash heist (el flagrante atraco universal del efectivo). Es un libro sobre los superricos y los ultrapoderosos, y sobre cómo han estado robando y explotando a la gente por siglos; es un libro sobre una conspiración de los ricos.

 

Grunch of Giants explora desde el tiempo de las monarquías, hace cientos de años, hasta la actualidad; explica cómo los ricos y poderosos siempre han dominado a las masas. También clarifica que los ladrones modernos de bancos no utilizan pasamontañas; más bien, visten traje y corbata, tienen posgrados universitarios y roban los bancos desde su interior, no desde afuera. Hace muchos años, después de leer Grunch of Giants, pude ver que se avecinaba una gran crisis económica, sólo que no sabía cuándo llegaría. Una de las razones por las que me va bien en mis inversiones e incursiones financieras, a pesar de la crisis económica, es porque leí Grunch of Giants; ese libro me dio tiempo de prepararme para la crisis.

 

Generalmente, quienes escriben libros sobre conspiraciones viven al margen de la sociedad pero, a pesar de que el pensamiento del doctor R. Buckminster Fuller estaba adelantado a su tiempo, no era una persona marginada. Asistió a la Universidad de Harvard y, aunque no se graduó, le fue bastante bien, al igual que a Bill Gates, quien también abandonó sus estudios en Harvard. El Instituto Norteamericano de Arquitectos ha honrado a Fuller como uno de los más grandes arquitectos y diseñadores del país; forma parte de la lista de los estadounidenses con mayores logros en la historia y tiene un número importante de patentes registradas bajo su nombre. Fuller era un respetado futurista y fue fuente de inspiración para la canción de John Denver, What One Man Can Do, en la que el cantante lo llama “abuelo del futuro”. También fue un ambientalista, mucho tiempo antes de que la gente supiera siquiera lo que el término significaba. Pero, sobre todo, se le recuerda porque utilizó su genio para trabajar en beneficio de todos, y no sólo para el propio o el de los ricos y poderosos. Antes de Grunch of Giants leí varios libros del doctor Fuller; el problema es que la mayoría de ellos versan sobre matemáticas y ciencias, y superaban mi entendimiento. Con Grunch of Giants fue diferente. Al leer Grunch of Giants pude confirmar muchas de las ideas que tenía sobre la manera en que funciona el mundo, y que jamás había compartido. Comencé a entender por qué a los niños no les enseñamos en la escuela nada sobre el dinero. También supe por qué me habían enviado a Vietnam a luchar en una guerra en la que nunca debimos haber participado: dicho llanamente, la guerra es un gran negocio. Con mucha frecuencia, es la codicia y no el patriotismo lo que la alimenta. Pasé nueve años en cuerpos militares; primero asistí durante cuatro a una academia militar federal y después fui piloto de la Marina cinco años más, durante los que serví en dos ocasiones en Vietnam. Al final de ese tiempo, estaba totalmente de acuerdo con las ideas del doctor Fuller. Entendí, por experiencia propia, por qué afirma que CIA en realidad son las siglas de Capitalism’s Invisible Army: el ejército invisible del capitalismo. Lo mejor de leer Grunch of Giants es que despertó al estudiante que había en mí. Por primera vez en mi vida, me sentí atraído al estudio de una materia: la forma en que los ricos y poderosos nos explotan, legalmente. De 1983 para acá, he leído y estudiado más de cincuenta libros sobre el tema, y en cada uno he encontrado una o dos piezas del rompecabezas. El texto que ahora estás leyendo tiene como propósito unir todas ellas.

 

¿Existe una conspiración?

Hay montones de teorías sobre conspiraciones, y creo que ya hemos escuchado todas. Las hay en torno de los magnicidios de los presidentes Lincoln y Kennedy, y sobre el asesinato del doctor Martin Luther King, Jr. También en torno del 11 de septiembre de 2001. Las teorías nunca desaparecerán, son simplemente especulaciones, y se fundamentan en sospechas y preguntas que no han sido respondidas. Yo no escribo este libro para venderte otra teoría de conspiración; a través de mi investigación he llegado a convencerme de que ha habido, y seguirá habiendo, en el presente y el futuro, muchas más conspiraciones de los ricos. Las conspiraciones siempre surgen cuando el dinero y el poder están en riesgo; además, el dinero y el poder siempre harán que la gente se corrompa. Por ejemplo, en 2008, se acusó a Bernard Madoff de elaborar un esquema Ponzi de 50 mil millones de dólares para defraudar, no solamente a sus clientes adinerados, sino también a escuelas, organizaciones de caridad y fondos para pensionados. Madoff en realidad no necesitaba más dinero: había ocupado anteriormente el respetado puesto de presidente de Nasdaq. Sin embargo, se comentó que durante varios años robó a personas muy preparadas y a organizaciones valiosas que dependían de los mercados financieros. Otro ejemplo de la corrupción que provocan el dinero y el poder es la inversión de más de 500 millones de dólares para elegir al presidente de Estados Unidos, cargo que tiene asignado un salario de solamente 400 mil dólares. No es sano que el país gaste tanto dinero para realizar una elección. Entonces, ¿hay una conspiración? Pienso que, de cierta forma, sí, pero la pregunta es: “¿Y qué?” ¿Qué vamos a hacer tú y yo al respecto? A pesar de que la mayoría de la gente que provocó la crisis financiera más reciente ya murió, su obra sigue viva. Sin embargo, creo que es inútil discutir con muertos.

Sin importar si existe una conspiración, hay varias circunstancias y sucesos que tienen un impacto profundo en tu vida. Hablemos, por ejemplo, de la educación financiera, porque con frecuencia me sorprende que nuestro sistema educativo carezca de ella. En el mejor de los casos, a los niños les enseñan a llevar una chequera, especular en la bolsa de valores, ahorrar en bancos e invertir en un plan para su jubilación a largo plazo. Dicho de otra forma, los niños sólo aprenden a entregar su dinero a los ricos, quienes, supuestamente, buscan su bienestar. Cada vez que, en el nombre de la educación financiera, un maestro lleva a un banquero o asesor financiero al salón, en realidad permite que el zorro entre al gallinero. Con esto no quiero decir que los banqueros y los asesores financieros sean gente mala, sino que son agentes de los ricos y poderosos, su labor no consiste en educar sino en reclutar futuros clientes. Es por ello que predican la doctrina de ahorrar dinero e invertirlo en fondos de interés: eso le sirve al banco, pero no a ti. Quiero reiterar que no hay nada de malo en ello, es un buen negocio para el banco que utiliza una estrategia similar a la de los reclutadores del Ejército y la Marina que, cuando estaba en preparatoria, visitaban las escuelas, vendiendo a los estudiantes la gloriosa idea de servir a la patria. Una de las causas de la crisis financiera es que la gente no sabe distinguir entre un consejo financiero positivo y uno negativo, entre un asesor financiero y un defraudador, o entre una inversión buena y una mala. La mayoría asiste a la escuela para conseguir un buen empleo, trabajar mucho, pagar impuestos, comprar una casa, ahorrar un poco y entregarle el resto a un asesor financiero… o a un experto como Bernie Madoff.

Cuando la mayoría se gradúa, ni siquiera conoce las diferencias básicas entre una acción y un bono, entre deuda y patrimonio neto. Muy pocos saben por qué a algunas acciones se les denomina preferentes y por qué a algunos fondos de inversión se les llama mutualistas; tampoco conocen la diferencia entre fondos mutualistas, fondos de inversión libre, fondos de intercambio y fondo de fondos. Mucha gente considera negativo tener deudas; sin embargo, la deuda te puede hacer rico porque puede incrementar tus retornos de inversión. Claro, eso sólo sucede si sabés lo que estás haciendo. Solamente algunos saben cuál es la diferencia entre ganancias de capital y flujo de efectivo, y cuál de ellos es menos riesgoso. La mayoría de las personas acepta ciegamente la idea de ir a la escuela para conseguir un buen empleo, pero nunca se enteran por qué los empleados pagan más impuestos que los empresarios, quienes son propietarios de los negocios. De hecho, actualmente hay una gran cantidad de gente que está en problemas porque creyó que su casa era un activo, cuando en realidad era un pasivo. Todos estos son conceptos financieros básicos y simples pero, por alguna razón, a nuestras escuelas les pareció muy conveniente omitir esta materia tan necesaria para lograr éxito en la vida: la materia del dinero. John D. Rockefeller creó, en 1903, la Junta General de Educación, y parece que lo hizo para asegurar una fuente continua de empleados que siempre necesitaran dinero, empleo y seguridad. Hay evidencia de que el sistema educativo prusiano había influido en Rockefeller. Dicho sistema estaba diseñado para producir buenos empleados y soldados, gente que sistemáticamente siguiera órdenes como: “Hazlo o te despido”, o “entrégame tu dinero para que lo guarde y lo invierta”. Realmente no es importante si éste era el plan de Rockefeller cuando creó la Junta General de Educación; el resultado es que, en la actualidad, la inseguridad financiera afecta a todos, incluso a quienes cuentan con una buena preparación y tienen un empleo seguro. Esto sucede porque, si no se cuenta con educación financiera básica, es imposible mantener la seguridad financiera a largo plazo. En 2008, millones de baby boomers estadounidenses comenzaron a jubilarse a un ritmo de 10 mil personas diariamente. Esperaban que a partir de ese momento, el gobierno se hiciera cargo de ellos en los aspectos médico y financiero. Pero ahora, mucha gente está comprendiendo, al fin, que un empleo seguro no garantiza la seguridad financiera a largo plazo.

En 1913 se creó la Reserva Federal, a pesar de que nuestros padres fundadores y creadores de la Constitución de los Estados Unidos estaban en contra de la existencia de un banco nacional que controlara los suministros económicos. Debido a la escasa educación financiera, sólo algunas personas saben que la Reserva Federal no es ni federal ni estadounidense, que no tiene reservas y que tampoco es un banco. En cuanto entró en funcionamiento, se establecieron las únicas dos series de reglas económicas: la primera serie es para la gente que trabaja para obtener dinero, y la segunda serie es para los ricos que imprimen el dinero.

 

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0543/articulo.php?art=26824&ed=0543

 

Vemos ahora a los franceses marchar, igual que los griegos. Porque les roban vía reformas en su sistema de retiro, los obligan a trabajar mas y mas para financiar los robos de los banqueros. Lo mismo que pasó Argentina años atrás... "Trabajen hasta morir, sean austeros y financien a sus amos, los globalistas".

No nos hace socialistas, ni de extrema izquierda por decir esto. Las personas de izquierda no entienden nada de la bolsa, porque están sesgados con un paradigma obsoleto. Así es el capitalismo. Socialismo, capitalismo. No importa parece. El juego es confiscar riqueza y controlar la población.

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.
Sign in to follow this  

×