Jump to content

Recommended Posts

Buenas tardes, hoy pase por el pasaje 3 sargentos y vi a una "mina" pelo castaño claro con terrible cola y cuerpo, cara de putona tremendo. Mi duda es si es trava, alguno la ficha??

 

Saludos!

Share this post


Link to post
Share on other sites

Pasa y apreta abajo si grita con voz gruesa era Tv 

  • Haha 4

Share this post


Link to post
Share on other sites

Ahí está el famoso "telo". Seguramente habrá estado esperando a algún cliente o aguardando algún levante casual de alguno que pasaba. En los dos casos, con un billetin se resuelve todo. 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Es trans. Una de cara media redonda y de larga cabellera castaña. Que suele estar por la tarde hasta entrada la noche y que a veces se junta con algunas dominicanas. En ocasiones suele ir Génesis, otra trans, pero de pelo negro. Ahora esta última, cuando va, lo hace muy tarde.  

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 6 horas, Profe tumbero dijo:

Es trans. Una de cara media redonda y de larga cabellera castaña. Que suele estar por la tarde hasta entrada la noche y que a veces se junta con algunas dominicanas. En ocasiones suele ir Génesis, otra trans, pero de pelo negro. Ahora esta última, cuando va, lo hace muy tarde.  

F48B5A3A-7592-4DBF-81F0-87118A011E2C.gif.f92f3202c35e472affcd9ab72c851489.gif

  • Like 1
  • Haha 6

Share this post


Link to post
Share on other sites

Apersonate, y simulale una patada a los huevos. Si se inclina es traba. LOS REFLEJOS NUNCA SE PIERDEN! Jajaj

  • Haha 2

Share this post


Link to post
Share on other sites
Posted (edited)
hace 15 horas, ronggood dijo:

Chee le contó un amigo al profe 

Hace un tiempo que una jefa mía me definió como el hombre de las anécdotas. Yo no vengo con histerias, sino con historias. Esta, la de Génesis la comenté hace mucho tiempo. Y, como el público se renueva, la comentaré otra vez. 

Hace mucho tiempo iba a la galería Roustique donde atendía una muy famosa masajista de nacionalidad venezolana. La primera vez que fui a hacerme atender - y no a tomar Masajes específicamente - iba por un largo pasillo con puertas a izquierda y derecha de distintos departamentos. Al llegar a la de la señorita venezolana, en el departamento de enfrente la puerta estaba abierta. Miré y adentro parecía como que hubiesen arrojado varias granadas y que entraron los NAVY SEAL a puro disparo. De adentro una música de reguettón salía estruendosa que lo echaba a uno. La señorita venezolana me señaló que era una chica trans y que era muy amiga de ella. En varias oportunidades me la crucé a la trans en ocasión de ir a visitar a la venezolana. La trans me miraba, pero nada; supongo que para no superponerse con la vecina. 

Pasaron años y un día arreglo con Tania BG (la colombiana que muchos recordarán) para ir a tomar algo, ya que eramos muy amigos (yo le sigo teniendo estima porque es toda una berraca, aunque ella no creo que hable bien de mi. Usé mi lengua de manera muy cruel - excesivamente y no en cuestiones de SEXO oral, sino diciendo cosas que debí haber callado y, como consecuencia,  perdí una amiga). Debíamos encontrarnos en Reconquista y Córdoba. Ella venía de trabajar de un depto que tenía por Microcentro. Yo venía de mi casa, con un traje de lino color arena, camisa blanca y zapatos marrones de cabritilla. Iba caminando por avenida Córdoba en dirección al bajo por la vereda de lo que antes fuera Harrods. Levanto la vista y - en ese momento podía - la diviso a Tania cruzando Córdoba a una cuadra. Cruzo San Martín y, sobre el frente del viejo Orleans, estaba una chica y...Génesis. La trans se me acercó y, decidida me interceptó. Sin prurito alguno me preguntó:

- ¿Por qué se te marca tanto el pene cuando caminás?

Ella estaba parada delante mío con unos zapatos que más que tacos, parecían zancos. Preciosa, con una minifalda de cuero y una ¿blusa? de color blanca. Bajé la vista, de manera lenta como estrategia para pensar qué responderle y me detuve en mi zona aludida. Se me encendió la lamparita rápido y, haciendo un mohín de naturalidad, le respondí:

- Porque la tengo grande.

Acto seguido la intenté esquivar y seguir caminando para encontrarme con la colombiana. Pero Génesis me sujetó del brazo derecho quedando yo al lado de ella. Entre ella y la pared. Yo mirando hacia Reconquista y Génesis hacia San Martín. Así sin más me preguntó:

- ¿Cuánto?

Ahí yo la miré a ella y repetí lo mismo, solo que esta vez recorrí el cuerpo de ella con la mirada y la detuve en su cola. Haciendo un gesto como que calculara, entrecerrando un ojo incluso, le respondí:

- La medida justa para vos.

Procuré arrancar de nuevo, pero Génesis no me dejó avanzar. Y ahí me propuso para dejarme sorprendido:

- Vamos a hacer lo siguiente. Vamos al telo. Vos solamente pagás el turno.E hizo el ademán para avanzar en dirección a San Martín. Yo, puteando para mis adentros, no me moví y le expliqué:

- Mirá disculpame, tengo que encontrarme con una amiga que me está esperando en la esquina.

Eso era cierto; totalmente y absolutamente cierto. No sé qué pensó Génesis, pero quizá que la estaba rechazando por su condición y que ponía una excusa. Solo sé que el gesto de ella fue de querer asesinarme en ese momento. Me soltó, avancé y me encontré con Tania. Fuimos a tomar algo y cuando me tiré un lance para continuar la velada en el hotel del pasaje "Tres sargentos", me respondió que había trabajado todo el día y que estaba cansada. "Mejor otro día", me dijo. Yo, sonriente poniendo cara de suficiencia, hice que lo tomaba con soda. La acompañe hasta Reconquista y Córdoba, donde tomó un taxi y regresé por donde vine. Al llegar a la esquina de San Martín y Córdoba, aunque había pasado un par de horas, seguía Génesis. Me acerqué y me sacó cagando literalmente. 

- ¡No me molestes y salí de acá! - dijo a viva voz ni bien me acerqué a saludarla. 

Colorín colorado. Más vale pájaro (y nunca mejor dicho en éste caso) que ciento volando.

A Génesis me la crucé infinidad de veces en el centro. Incluso con su actual pareja, siempre me mira. A veces la saludé e incluso charlé con ella, pero la mina está resentida...Cosas que pasan. 

Abrazo y perdón por la lata.   

Edited by Profe tumbero

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 7 horas, janune26 dijo:

Apersonate, y simulale una patada a los huevos. Si se inclina es traba. LOS REFLEJOS NUNCA SE PIERDEN! Jajaj

¿Y si se practicó una ornitoquirdía? 

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 16 horas, Profe tumbero dijo:

A Génesis me la crucé infinidad de veces en el centro. Incluso con su actual pareja, siempre me mira. A veces la saludé e incluso charlé con ella, pero la mina está resentida...Cosas que pasan

Perdiste la ventana oportunidad, si me habrá pasado en la vida.... Un pijazo porque quedas con toda la leche en el cerebro haciendo cortocircuito. 

Es como hacer unas torta, si no dejas de batir en el momento justo se te corta la leche o la crema y cagaste.

¿Esta escribiendo un libro de anécdotas con tvs?

Share this post


Link to post
Share on other sites
Posted (edited)
hace 1 hora, PepeGandolfi dijo:

Perdiste la ventana oportunidad, si me habrá pasado en la vida.... Un pijazo porque quedas con toda la leche en el cerebro haciendo cortocircuito. 

Es como hacer unas torta, si no dejas de batir en el momento justo se te corta la leche o la crema y cagaste.

¿Esta escribiendo un libro de anécdotas con tvs?

En efecto,dejé pasar la oportunidad y la señorita quedó molesta. Tampoco era correcto que dejara a una amiga de seña para ir a cojer con otra -sea mina o trans - pero que si se daba cuenta...también la colombiana me iba a terminar haciendo la cruz. 

Si estoy escribiendo un libro de anécdotas con trans, me pregunta...

Tengo para terminar - que bien podría darle un cierre pero que estoy esperando resultados de concursos literarios - un libro de cuentos sobre el mundo del delito y de la carcel. Y, nada que ver con el marginal, sino cosas en serio, lo una ficción berreta. Además, una novela sobre el homicidio de un sicario italiano ocurrido acá en la Argentina. La idea es una ficción sobre un hecho real porque avanzar sobre un trabajo riguroso...vaya a saber cómo y dónde termino. Otra novela que arrancó muy linda y se me vino abajo sobre un político honesto que queda enmarañado con la trama de la corrupción política, judicial y sindical. Y por último, una novela de amor, que su ingrediente es sí, con una señorita trans. Que tiene una trama de enredos que está adelantada, pero que hace meses que dejé de escribirla. Abordé otras cuestiones que me ocupan mucho tiempo. 

Y actualmente escribiendo música y temas con la idea de publicar en un futuro algunos papers y trabajos de divulgación. 

Hay, por el foro - creo que aún está - un boceto de "Solo una partida de ajedrez" que terminó siendo una novela (que debiera ser pulida, cosa que alguna vez haré) que trata de enredos con una señorita meretriz de nacionalidad colombiana.  Si gusta, ahí tiene para entrtenerse. Cuando salga algo más, seguramente en el foro habrá algún banner informando. 

Ahora no vaya a creer que tengo un frondoso anecdotario con trans, si veo una constante: la queja y la victimización constante - lo cual lo ventilo acá ya que en otros lados me van a tirar con munición calibre 50 - y la escasa autocrítica. Además, hay temas que no se pueden abordar de cierta manera en este contexto y con los paradigmas vigentes sin meterse en quilombos. 

Un abrazo.

Edited by Profe tumbero
  • Thanks 1
  • Haha 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
hace 19 horas, Profe tumbero dijo:

Hace un tiempo que una jefa mía me definió como el hombre de las anécdotas. Yo no vengo con histerias, sino con historias. Esta, la de Génesis la comenté hace mucho tiempo. Y, como el público se renueva, la comentaré otra vez. 

Hace mucho tiempo iba a la galería Roustique donde atendía una muy famosa masajista de nacionalidad venezolana. La primera vez que fui a hacerme atender - y no a tomar Masajes específicamente - iba por un largo pasillo con puertas a izquierda y derecha de distintos departamentos. Al llegar a la de la señorita venezolana, en el departamento de enfrente la puerta estaba abierta. Miré y adentro parecía como que hubiesen arrojado varias granadas y que entraron los NAVY SEAL a puro disparo. De adentro una música de reguettón salía estruendosa que lo echaba a uno. La señorita venezolana me señaló que era una chica trans y que era muy amiga de ella. En varias oportunidades me la crucé a la trans en ocasión de ir a visitar a la venezolana. La trans me miraba, pero nada; supongo que para no superponerse con la vecina. 

Pasaron años y un día arreglo con Tania BG (la colombiana que muchos recordarán) para ir a tomar algo, ya que eramos muy amigos (yo le sigo teniendo estima porque es toda una berraca, aunque ella no creo que hable bien de mi. Usé mi lengua de manera muy cruel - excesivamente y no en cuestiones de sexo oral, sino diciendo cosas que debí haber callado y, como consecuencia,  perdí una amiga). Debíamos encontrarnos en Reconquista y Córdoba. Ella venía de trabajar de un depto que tenía por Microcentro. Yo venía de mi casa, con un traje de lino color arena, camisa blanca y zapatos marrones de cabritilla. Iba caminando por avenida Córdoba en dirección al bajo por la vereda de lo que antes fuera Harrods. Levanto la vista y - en ese momento podía - la diviso a Tania cruzando Córdoba a una cuadra. Cruzo San Martín y, sobre el frente del viejo Orleans, estaba una chica y...Génesis. La trans se me acercó y, decidida me interceptó. Sin prurito alguno me preguntó:

- ¿Por qué se te marca tanto el pene cuando caminás?

Ella estaba parada delante mío con unos zapatos que más que tacos, parecían zancos. Preciosa, con una minifalda de cuero y una ¿blusa? de color blanca. Bajé la vista, de manera lenta como estrategia para pensar qué responderle y me detuve en mi zona aludida. Se me encendió la lamparita rápido y, haciendo un mohín de naturalidad, le respondí:

- Porque la tengo grande.

Acto seguido la intenté esquivar y seguir caminando para encontrarme con la colombiana. Pero Génesis me sujetó del brazo derecho quedando yo al lado de ella. Entre ella y la pared. Yo mirando hacia Reconquista y Génesis hacia San Martín. Así sin más me preguntó:

- ¿Cuánto?

Ahí yo la miré a ella y repetí lo mismo, solo que esta vez recorrí el cuerpo de ella con la mirada y la detuve en su cola. Haciendo un gesto como que calculara, entrecerrando un ojo incluso, le respondí:

- La medida justa para vos.

Procuré arrancar de nuevo, pero Génesis no me dejó avanzar. Y ahí me propuso para dejarme sorprendido:

- Vamos a hacer lo siguiente. Vamos al telo. Vos solamente pagás el turno.E hizo el ademán para avanzar en dirección a San Martín. Yo, puteando para mis adentros, no me moví y le expliqué:

- Mirá disculpame, tengo que encontrarme con una amiga que me está esperando en la esquina.

Eso era cierto; total y absolutamente cierto. No sé qué pensó Génesis, pero quizá que la estaba rechazando por su condición y que ponía una excusa. Solo sé que el gesto de ella fue de querer asesinarme en ese momento. Me soltó, avancé y me encontré con Tania. Fuimos a tomar algo y cuando me tiré un lance para continuar la velada en el hotel del pasaje "Tres sargentos", me respondió que había trabajado todo el día y que estaba cansada. "Mejor otro día", me dijo. Yo, sonriente poniendo cara de suficiencia, hice que lo tomaba con soda. La acompañe hasta Reconquista y Córdoba donde tomó un taxi para volver a su hogar a la vez que yo regresé por donde vine. Al llegar a la esquina de San Martín y Córdoba, aunque había pasado un par de horas, seguía Génesis. Me acerqué y me sacó cagando literalmente. 

- ¡No me molestes y salí de acá! - dijo a viva voz ni bien me acerqué a saludarla. 

Colorín colorado. Más vale pájaro (y nunca mejor dicho en éste caso) que ciento volando.

A Génesis me la crucé infinidad de veces en el centro. Incluso con su actual pareja, siempre me mira. A veces la saludé e incluso charlé con ella, pero la mina está resentida...Cosas que pasan. 

Abrazo y perdón por la lata.   

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.

  • Similar Content

    • By Lichote
      Buenas a todos. Este es mi primer aporte en el tema, aunque no mi primer experiencia. Les paso a comentar de esta TS a la cual había visitado hacia tiempo en algunas ocasiones. En alguna oprtunidad la vi publicar, pero hace tiempo que no. Esto paso el miércoles a la madrugada, di una vuelta por la zona roja y eran casi todas mulatas (por no decir negras) y la verdad que no me van. En una de las vueltas en Rioja y Cortada de Israel vi una morocha blanquita bien tetona, pego la vuelta para encarar y veo al frente de la armería a Araceli, que siempre sabe estar en la puerta de su edificio. Rubia con trenzas actualmente, alta (1,75 mts), entrada en los 40, un culo de infarto y las tetas grandes pero ya con los signos de la edad medio caídas, bonita de cara. Mis experiencias anteriores fueron muy buenas con ella. Ni lo dudé y fui a lo seguro (por las xp que leo acá y algunas propias, no me animo a probar algo nuevo y decepcionarme)
      Me reconoce, aunque hace mucho años que no la visitaba. Pasamos a su edificio que por esas horas es discreto (de día es un mundo de gente), ella apaga la luz de la entrada para mas reserva. subimos al primer piso mientras deja que le meta mano por donde se me ocurra y entramos a un depto viejo como los de la zona, pero limpio y ordenado, muy amplio, muebles viejísimos que parecen de restaurador, en muy buen estado. Pasamos a la habitación también enorme, bien acondicionada con aire y cómoda. Buena pija, de unos 18 cms, buena erección, siempre que fui se la chupé, en esta ocasión se ve que andaba caliente porque me violó la jeta mientras íbamos cambiando de posición y cada tanto hacíamos un 69, me pare detrás de ella y le ayudé con un pajón hasta terminar. Se limpió, me acosté en la cama, un petardito mientras con la boca me ponía el forro y se me sentó arriba, y así estuvimos un rato hasta que estuve a punto de terminar, se dio cuenta así que me llevó a un sillón tipo butaca, se puso en cuatro y al tener ese orto hermoso no duré mucho, más de la forma en que lo movió. Pasé al baño, viejo como el depto pero limpio y con muchas cosas como toallas descartables, enjuagues bucales, diferentes jabones y hasta alcohol en gel. charlamos dos o tres pelotudeces de buena onda, centrada la mina, pagué con un descuento según ella porque me conocía. y bajamos igual que como subimos, manoseando todo lo que quería sin ningún reproche, incluso hasta se retrasaba en bajar para que pueda seguir tocando. Hasta apagó la luz de nuevo para que saliera y todo.
      Tablita:
      Cara: 7-8 
      Culo; 10
      Tetas: 7 (en otras épocas fueron un 9)
      Pija: 8 (solo hago oral)
      Actitud: 10 (se deja hacer, te hace estar cómodo, cuando hablas no esta quemada del mate, higiénica y con buen olor en todo momento)
      Gift: $500 (me dijo que el arancel es mayor, pero por mis reincidencias me hacía precio)
      Reincidencia: Segurísimo en algún tiempo mas o menos lejano, ya que no suelo tener tiempo libre para estas cosas (estoy bajo mucho control)
      Saludos a todos


×
×
  • Create New...