Jump to content
Usemyhole

Soy un humano sexuado

Recommended Posts

Les cuento que soy un ser humano y, como tal, sexuado desde mi nacimiento.

En esa época me fijé en mi etapa oral, tomando teta de mi mamá, en mi etapa anal disfrutando de hacerme caca en mis pañales y otra estimulándome el pitito manoseándomelo descaradamente mientras me cambiaban en casa.

Me acuerdo que cuando hacía caca en el inodoro, de muy pequeñito, se me paraba el pito y yo, tal vez un poco pomposamente, lo llamaba "la columna". 

Fue todo un festival freudiano mi infancia.

Luego de grande fui comprendiendo un poco más para qué me servía todo eso que yo usaba instintivamente y entré a sofisticar las condiciones para alcanzar el placer.

Ya no me bastaba un inodoro, la privacidad de un baño y mi tierna manito. Ahora necesitaba de más gente.

Al principio, fueron chicas. No tan chicas en realidad. Había un prostíbulo en Tigre y otro en Don torcuato los cuales bien podrían haberle puesto a una de sus habitaciones mi nombre. Entre mis 15 y 17 años debo haberme cogido a 300 putas. Papá financiaba holgada y felizmente mi diversión en esa época.

Luego descubrí que los chicos que a mí me calentaban dentro de mi cabeza, existían en el mundo real al cual yo podía acceder muy fácilmente. Yo pensaba que mis fantasías homosexuales iban a ser muy difíciles de concretar. ¡Craso error!

¡Estaba rodeado de chicos dispuestos a coger conmigo! Y tan fáciles de acceder a ellos como a las putas.

En Belgrano, donde yo vivía, existía un barrio que era una suerte de villa cercano a la cancha de golf. Un día descubrí que TODOS, o por lo menos la mayoría de los chicos de mi edad, eran aún sin saberlo ellos mismos, taxiboys. Todos a la pregunta : "¿Te querés ganar unos pesos?", me respondían : "¿Haciendo qué?". Desde luego no era trabajar en un empleo regular lo que ellos o yo teníamos en mente cuando esa pregunta se las hacía a eso de las once o doce de la noche, bajando la ventana de mi auto al abordarlos por la calle. Mi simple respuesta : "Subite que te la quiero chupar", bastaba para hacerlos saltar dentro del auto.

Esas fueron mis primeras experiencias con la pija. Luego descubrí los baños de la estación La Lucila, las inmediaciones de las estaciones de La Lucila y San Isidro, el baño de la estación Retiro, el de la estación 3 de Febrero, el cine porno al final de la terminal de omnibus de Retiro, la calle Marcelo T. de Alvear y el yire por Av. Santa Fe, y todo lo que se imaginen hará unos 45 años atrás. Año más, año menos. 

De allí al Rubro 59 de Clarín, previo a la internet, donde putas y taxiboys estaban a alcance de mi teléfono. De ENTel, desde luego. Nada de celulares o internet en esa época. Pero alcanzaba. Se podía coger sin necesidad de intercambiar fotos. 

Yo tenía novia y luego de tener sexo con ella me iba a buscar algún chico para obtener lo que no podía obtener con una chica.

¿Era yo heterosexual, homosexual o bisexual?

En esa época no había tanta literatura al alcance de todos como la que hay hoy gracias a internet. Yo simplemente me veía a mí mismo como un ser extremadamente sexuado, al cual como que nada le bastaba. 

Yo necesitaba tener sexo casi todos los días, ya fuera con mujeres, hombres o todos juntos, de ser posible. Y varias veces al día.

Los días que no acababa al menos 3 veces, me sentía como raro. Como que algo me faltaba.

Noches enteras en algún telo con una chica y un taxiboy he pasado por esos años.

Como ser humano, en esa época comprendí que mi cuerpo me permitía obtener placer con toda su superficie. Por donde fuera y usando lo que fuera. Desde mis ojos, boca, lengua, manos, axilas, tetas, huevos, pija, culo, piernas, entrepiernas, pies, pecho, espalda, cola... Todo era esimulable y todo me daba placer.

Yo no era hetero, ni gay, ni bi. 

¡Era un ser sexuado! Disfrutaba de ser un ser sexuado. Disfrutaba de cada terminal nerviosa que era capaz de provocarme un estremecimiento de placer, de detonar el goce en mi alocada y joven cabecita.

Y yo suponia que mucho más que otros. 

Y así me gusta seguir definiéndome, aunque para que todos me entiendan digo que soy bisexual. 

Pero yo creo que soy un ser muy normal y que lo que les pasa a los demás es que por una cuestión cultural han cerrado su posibilidad de disfrutar al 100% de su cuerpo y por eso se definen solo como heterosexuales u homosexuales. 

Lo que no está mal, pero creo que no deja de ser una manera de desperdiciar todo el potencial que el cuerpo humano nos ofrece.

Somos los humanos seres mucho más sexuados de lo que normalmente ejercemos como sexualidad. 

Así como dicen que sólo usamos una pequeña parte del potencial de nuestro cerebro, también creo que sólo usamos una pequeña parte de nuestro cuerpito, y mente desde luego, para obtener placer sexual.

Pero es nada más que mi opinión y basada en una encuesta de una sola persona. Yo.

 

 

Edited by Usemyhole
  • Like 2
  • Thanks 2
  • Confused 1
  • Sad 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Que lindo que sos USE..!!!

Cuantos recuerdos volvieron a mi de mano de tu relato!!!

Sobre todo geográficos, la Estación La Lucila, Nuñez, Retiro, 3 de Febrero..., je je je, he llegado hasta La Plata... 

En una oportunidad, creo, dijiste que seguramente anduvimos por los mismos lugares, y esto lo comprueba. Me atraían los levantes en las teteras de las estaciones, fueron por muchos años mi coto; a pesar de ser puto, en ellas era cazador, marcaba mi presa, muy pocas veces me equivocaba, utilizaba seguramente una seudotécnica PNL antes que Bandler y Grinder la registraran. Entrar al baño detrás de mi elegido, el olor inconfundible de orina y ferhormonas, las sutiles miradas de seducción, la adrenalina, la taquicardia que provocaba esa situación, y si todo salía bien, en algunos minutos acabar (literalmente...) el intercambio sexual casi sin palabras (era un chico muy educado que no hablaba con la boca llena...).

La colimba fue un punto de inflexión; durante ese período supe que era gozar de cada centímetro de la piel del otro hombre, de sus calores, de sus olores, de sus humedades, sus jadeos de satisfacción, su cuerpo desnudo, sus miradas de deseo, es decir, de él en su totalidad..., y el disfrute de ser poseído, de ser ambos dos complemento del otro, cóncavo y convexo, sin la urgencia del tiempo, algunas veces dormir abrazados en cucharita, con parte de mi  amante de turno aún dentro mío....

Mujeres???. Para mí son algo así como otra frecuencia, estan ahí pero no puede sintonizar con ellas, y a decir verdad, nunca lo he necesitado, y por ello, ni intentado... Soy TOTALMENTE vírgen de mujeres...

Ahora bien, si sexuado es sentir placer con el sexo (el par, el opuesto o el singular), SÍ, soy sexuado... tirando a puto. 

Un fraternal abrazo...

 

 

 

  • Like 1
  • Confused 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Your content will need to be approved by a moderator

Guest
You are commenting as a guest. If you have an account, please sign in.
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.


×