Jump to content
Sign in to follow this  
guiller

El último grito de la seguridad casera

Recommended Posts

Sociedad | Cómo funciona, cuánto cuesta, qué refleja de la sociedad argentina.

 

El último grito de la seguridad casera

 

Se llama Controlador Personal 2028 MPX y permite escuchar todo lo que sucede en una vivienda, mediante micrófonos a los que se accede desde cualquier teléfono. Negocio e ilusión.

 

Por Alejandro Seselovsky

05.02.2008

 

Conversation_c.jpg

La Conversación, de Coppola, mostraba un mundo de control y paranoia propio de los servicios de inteligencia: 35 años más tarde espiar se ha vuelto un producto de mercado.

 

 

Es un dispositivo Bond, muy Bond: se llama Controlador Personal 2028 MPX y sirve, básicamente, para que, estando donde esté, cualquier argentino pueda escuchar su casa, lo que sucede en su casa, los sonidos de su casa. Se consigue en internet por 700 pesos, pero hay comercios que agregan costos de asesoramiento, instalación y mantenimiento.

 

A grandes rasgos, el 2028 MPX funciona así: van los vendedores, ponen los micrófonos y el dueño de casa, antes de salir, los deja activados. Después, desde el interno de su oficina -pongamos que trabaja en una oficina, pongamos que tiene un interno- llama a un número que sólo él conoce, marca una clave que sólo él sabe y del otro lado va a escuchar lo que esté pasando allí donde vive. La empresa asegura una perfecta calidad de sonido ambiente.

 

El Controlador cuenta con tres modos. En el modo Controlador y en el sub menú escucha del ambiente, podrá el consumidor pasarse la tarde oyendo cosas: la dulce risa de sus niños, el punchi punchi del lavarropas que quedó funcionando, los gemidos del novio de su empleada. Y ya no tendrá dudas sobre quién dice qué cuando él no está. Lo promete el manual, en página 2: "En su ausencia, podrá escuchar todo lo que sucede en su hogar (...) Vaya comenzando a imaginar la incalculable utilidad de esto".

 

Con estos avances tecnológicos, ver, escuchar y controlar se han vuelto productos de mercado, que se ofrecen en packs sonoros de alarmas, circuitos cerrados de tv, camaritas y micrófonos. Todo empezó cuando en las calles de Buenos Aires unos afiches ofrecían ponerle un GPS al celular de los seres queridos para saber siempre dónde están. El aviso mostraba un collar de esos que se ponen las mamás tipo Maru Botana, con varios muñequitos colgando, para que a todo el mundo le quede claro que hay hijos. El collar estaba roto y uno de los muñequitos iba cayendo afiche abajo. Por suerte ahí estaba la industria para poner al niño de vuelta en el collar.

 

La pregunta es qué compra la gente cuando compra el 2028 MPX, el monitor para ver a los nenes en el jardín o el GPS para ubicar siempre a todos. Daniela Gutiérrez, investigadora en Ciencias Sociales, ensaya una respuesta terminante: "La gente compra una ilusión. Cuando le instalan el aparato en la casa siente, ilusoriamente, que puede controlar del mismo modo que controlaría una institución disciplinaria como el Estado".

 

 

Y concluye: "Hay una nueva anatomía del poder de control. Cada uno, individualmente y de acuerdo a su poder adquisitivo, es el garante de su seguridad. Así aumenta la brecha social entre los que pueden y los que no pueden y se sigue desnaturalizando el rol del Estado. En la ciudad de Buenos Aires hay unos carteles que dicen: 'si ves algo llama, la seguridad la hacemos entre todos'. Y no; no tenemos por qué cuidarnos entre todos, hay que exigírselo al Estado, que tiene la obligación de cuidarte, es una de sus tareas. Claro, en los 90 pateamos el Estado a la mierda y ahora nos damos cuenta de lo difícil que es reconstruirlo".

 

 

http://www.criticadigital.com/art.php?nid=81

Share this post


Link to post
Share on other sites

Re: El último grito de la seguridad casera

 

A todos nos gusta tener el control, sino fijate en la casa con tu jermu y la tv.

veleta

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.
Sign in to follow this  

×