Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

XP: Dos baratas, baratas

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • XP: Dos baratas, baratas

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    El amigo Bareback escribió: "...no sé por qué siento que cada vez hay menos xps en este sub-foro y más consultas. Hay que ponernos las pilas y revertirlo a sangre y leche." Y me siento aludido, porque una cierta vagancia me lleva a encanutar un para de experiencias recientes, vagancia que espero revertir con el presente relato. Jueves pasado, rosedal, un frío de aquellos, más que frío, humedad, neblina, pocas chicas en la rua y yo de infantería, con poca plata disponible y esas ganas de tener algún encuentro. Los arcos tapiados lo que desechaba cualquier posibilidad de peteadas al paso con esos minones que suelen andar en esa calle, y me fui para la esquina donde paran los taxis. De paso cuento que la vi a Celeste arriba de un taxi casi cero, chevrolet Corsa, llegó manejando ella, al parecer invierte bien los dinerillos. En la esquina la histórica Roberta, dos morochas más, una rubia espectacular que no paraba de subir y bajar de los autos y a un costado, Mónica la tucumana que al toque me dijo ¿vamos a nuestro cuartito?. Enfilamos para el ombú y en el trayecto metía mi mano en su culo al aire. Yo le dije "hoy invierto veinte mangos esos es todo". Por esa plata te voy a hacer una paja de aquellas y te voy a dejar que me la chupes toda, dijo. Llegamos y se corrió la bombacha para dejar libre una verga bien cachorla por el frío que tardó en despertarse. Mientras tanto me abrió la bragueta y sacó la mía que no estaba en mejores condiciones y a partir de ahí, yo a la suya y ella a la mía, intercambiando pajas y besos, en una suerte de chupámela a mí que ahora te la chupo yo. Se le puso dura y hasta dejó salir algún juguito pero la guacha no quería acabar. La noche es larga dijo. Cada tanto me apoyaba a mí o se ponía delante para que la apoyara yo. La calentura en aumento hasta que me empezó a pedir la leche a lo que accedí mientras me la apretaba con dulzura. Una acabada interminable, me secó con un carilina que le di y nos despedimos con promesas de una noche futura en algún hotel.
    El segundo encuentro que guardaba de canuto fue con Luciana del clarinete de la calle Cangallo. Llamé a las once de la noche y me dijo por cincuenta te recojo bien cojido, pero por treinta te hago un mas o menos. Elegí el mas o menos y así me fue: más menos que más. Ella para mi gusto medio fulería, medio gordita, se puso en bolas me tiró en la cama y trató de empomarme así a lo bestia, pará, pará que me hacés un agujero nuevo. Ahí me hizo una paja a ochenta y los bifes y acabé con la verga blanda porque no me dio tiempo a nada. Dijo, no digás que no te avisé, para coger bien, un cincuenta. Y bueno, es que yo me resisto a aceptar que los buenos polvos empiezan a partir de los setenta. La mala experiencia es atribuible a mi tacañería y no a señorita en cuestión. La próxima vez, sumo los veinte de Mónica, con los treinta de Luciana, más algún ahorrito y me voy a cojer a alguna de las que juegan en primera. Salute a la barra y en especial a Bareback con quien siento que he cumplido.

    Me gustaba el Rosedal...!!!!:thumbup:

  • #2
    Re: XP: Dos baratas, baratas

    Originalmente publicado por fegues
    El amigo Bareback escribió: "...no sé por qué siento que cada vez hay menos xps en este sub-foro y más consultas. Hay que ponernos las pilas y revertirlo a sangre y leche." Y me siento aludido, porque una cierta vagancia me lleva a encanutar un para de experiencias recientes, vagancia que espero revertir con el presente relato. Jueves pasado, rosedal, un frío de aquellos, más que frío, humedad, neblina, pocas chicas en la rua y yo de infantería, con poca plata disponible y esas ganas de tener algún encuentro. Los arcos tapiados lo que desechaba cualquier posibilidad de peteadas al paso con esos minones que suelen andar en esa calle, y me fui para la esquina donde paran los taxis. De paso cuento que la vi a Celeste arriba de un taxi casi cero, chevrolet Corsa, llegó manejando ella, al parecer invierte bien los dinerillos. En la esquina la histórica Roberta, dos morochas más, una rubia espectacular que no paraba de subir y bajar de los autos y a un costado, Mónica la tucumana que al toque me dijo ¿vamos a nuestro cuartito?. Enfilamos para el ombú y en el trayecto metía mi mano en su culo al aire. Yo le dije "hoy invierto veinte mangos esos es todo". Por esa plata te voy a hacer una paja de aquellas y te voy a dejar que me la chupes toda, dijo. Llegamos y se corrió la bombacha para dejar libre una verga bien cachorla por el frío que tardó en despertarse. Mientras tanto me abrió la bragueta y sacó la mía que no estaba en mejores condiciones y a partir de ahí, yo a la suya y ella a la mía, intercambiando pajas y besos, en una suerte de chupámela a mí que ahora te la chupo yo. Se le puso dura y hasta dejó salir algún juguito pero la guacha no quería acabar. La noche es larga dijo. Cada tanto me apoyaba a mí o se ponía delante para que la apoyara yo. La calentura en aumento hasta que me empezó a pedir la leche a lo que accedí mientras me la apretaba con dulzura. Una acabada interminable, me secó con un carilina que le di y nos despedimos con promesas de una noche futura en algún hotel.
    El segundo encuentro que guardaba de canuto fue con Luciana del clarinete de la calle Cangallo. Llamé a las once de la noche y me dijo por cincuenta te recojo bien cojido, pero por treinta te hago un mas o menos. Elegí el mas o menos y así me fue: más menos que más. Ella para mi gusto medio fulería, medio gordita, se puso en bolas me tiró en la cama y trató de empomarme así a lo bestia, pará, pará que me hacés un agujero nuevo. Ahí me hizo una paja a ochenta y los bifes y acabé con la verga blanda porque no me dio tiempo a nada. Dijo, no digás que no te avisé, para coger bien, un cincuenta. Y bueno, es que yo me resisto a aceptar que los buenos polvos empiezan a partir de los setenta. La mala experiencia es atribuible a mi tacañería y no a señorita en cuestión. La próxima vez, sumo los veinte de Mónica, con los treinta de Luciana, más algún ahorrito y me voy a cojer a alguna de las que juegan en primera. Salute a la barra y en especial a Bareback con quien siento que he cumplido.
    Gracias por las xps, la primera me dejó con muchas ganas de ir a buscar algo, la segunda bueno, no importa, ya habrá otras, gracias por la mención especial, te mando un abrazo grande y de paso te agrego a la listita de amigos que me voy armando en el profile, adios.
    "Me ponen nervioso algunas respuestas de las mujeres. Me hacen pensar de qué hombre las han aprendido"

    Comentario


    • #3
      Re: XP: Dos baratas, baratas

      Fegues ... sos el Seinfeld de las Xp , lo que me mori de la risa no tiene nombre leyendo tu Xp

      "Acabe con la verga blanda porque no me dio tiempo a nada" Sublime






      Su taxista amigo

      Comentario


      • #4
        Re: XP: Dos baratas, baratas

        Bueno, me alegro que se entretengan. De eso se trata el foro. Saludos a la barra.
        Me gustaba el Rosedal...!!!!:thumbup:

        Comentario

        Trabajando...
        X