Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Muñecas rotas.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Muñecas rotas.

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Revista VIVA. Clarín, 17/12/2006

    HISTORIAS


    Muñecas rotas


    La mayoría de los travestis asume su identidad sexual antes de los 13 años.
    Sufren el rechazo familiar y se prostituyen para poder vivir.


    Por Marina Artusa

    Se sacó el pantalón y lo dio vuelta. Difícil será encontrar mejor metáfora para lo que, de ahí en más, sería su vida. Estaba solo. Y mientras enhebraba con poca destreza la aguja con la que pretendía chupar esos jeans a sus piernas delgadas, pensó que Lorena sonaba bien. Femenino y sin estridencias, como quería. Fue así que él, un chico esmirriado, mezcla de Burrito Ortega y Tortonese, dio su puntada inicial como travesti. Tenía la primaria apenas cumplida y la fantasía de, algún día, trepar a un micro y cambiar Salta por Buenos Aires, donde sería Lorena desde el vamos.

    Estaba convencido, además, de que por estos lares, adosarse a la piel el relleno del corpiño que la naturaleza le mezquinó o endulzar el perfil de Peretti que portan todos los varones de la familia es tan sencillo como mentir, como decir que tiene 18 cuando en realidad tiene 16.

    "Empecé a trabajar en la calle, en Salta, pero acá se hace más plata y yo necesito plata para cambiarme el cuerpo. Los clientes te lo piden", dice recién llegado/a a una pensión de la calle Humberto I donde cualquier clavo anida a una o más tangas, casi todas negras y rojas. Allí, en la única habitación con entrepiso de este edificio a ciegas con berretines de art decò, Cintia, un travesti que ya pasó los 40, recibe a los expatriados de sus provincias natales en este exilio iniciático con más gusto a infierno que a jardín de las delicias.

    Según un informe sobre la situación de la comunidad travesti en la Argentina publicado este año bajo el título La gesta del hombre propio, el 16 por ciento de los travestis de la Capital Federal, algunas localidades del Gran Buenos Aires y Mar del Plata tiene entre 13 y 21 años. El mismo estudio señala que el 73 por ciento de los travestis que asumieron su identidad sexual antes de haber cumplido los 13 vive de la prostitución.
    "Yo no miento. Si me preguntás qué hago, te contesto: 'Soy prostituta'. A mí lo que me interesa es la plata." Habla Paloma, garganta con arena, cintura arqueada y plataformas de corcho. Paloma, sólo por hoy. Fue Caricia,Salomé,Candela, Candelaria. Se viste de mujer desde los 12, cuando empezó a prostituírse en Orán, Salta. Tiene 17.
    "El mayor problema es que primero son travestis y luego, si tienen suerte, son menores. Las travestis menores no transitan las etapas de la vida de sus pares no travestis. Escuchan música infantil en un hotel que comparten con otras travestis adultas mientras reciben la llamada del cliente y se pintan para salir a la calle en pocas horas –dice Josefina Fernández, antropóloga y coordinadora del trabajo junto a Lohana Berkins, presidenta de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual (ALITT)–. De aquel hogar del que son expulsadas con apenas 12 ó 13 años llegan a un mundo de adultos para el que ellas mismas son adultas. Si son travestis, ¿qué importa que apenas estén saliendo de la niñez y sean tan vulnerables como
    cualquier otro niño?"

    En un libro anterior –Cuerpos desobedientes. Travestismo e identidad de género–, Fernández afirmaba que los travestis entrevistados dijeron haberse dado cuenta de su gusto por los varones entre los 8 y los 10 años. Para Fabio Rapisardi, investigador y activista del área Queer de la UBA, "no hay ni un dato psíquico, psicoanalítico, psiquiátrico o biológico que pueda decir que a determinada edad las travestis se manifiestan como travestis. La identidad travesti es una construcción y depende de múltiples factores. La misma cantidad de factores de los que depende la heterosexualidad."
    Lohana, la principal referente de la comunidad travesti, pisó Buenos Aires a los 13. "Las cosas han cambiado pero las travestis menores de edad siguen pasándola mal. Además, en América latina y en la Argentina, en particular, las chicas asumen su identidad sexual siendo muy chicas, diría que antes de los 13 años. Por eso abandonan la escuela, son expulsadas de sus familias y tienen una corta expectativa de vida –dice–. En Estados Unidos y Europa, es una decisión que se toma más cerca de la adultez, con lo cual están mejor preparadas." "Es cierto que en el NOA (noroeste argentino) las travestis se asumen a una edad muy temprana. Puede tener que ver con que allá las personas de diversidades sexuales entran a circuitos donde la sociabilidad travesti ya preexiste como un modo de supervivencia y como un modo de sociabilidad concreta frente a la expulsión familiar –dice Rapisardi–. En zonas urbanas, la elección se da en edades más avanzadas. Si vas a Córdoba, a Rosario y a Neuquén, los otros tres lugares donde tenés fuertes poblaciones travestis, también tenés muchas menores de edad."

    SEGUNDO DE GLORIA

    "La prostitución es el segundo de gloria de las travestis", dice Lohana. Para la antropóloga Fernández, la prostitución es el único medio disponible para sobrevivir. "Es también el único espacio permitido para actuar el género que han elegido para el resto de sus vidas –dice en Cuerpos desobedientes–. En este sentido, el escenario prostibular tendrá una participación importante en la construcción de la identidad travesti."

    Rapisardi cuestiona la asociación necesaria entre travestismo y prostitución. "Hay un discurso que dice que el erotismo travesti pasaría por la prostitución. Eso es falso. Las travestis construyeron alrededor de la prostitución un modo de subsistencia. Tienen un buen sueldo que quizá no tendrían yendo a limpiar una casa –dice–. Es que para ser una travesti, lamentablemente hay que ser prostituta. Eso de realización y plenitud es una condición para la subsistencia pero no una realización personal."
    El itinerario de los travestis menores de edad que desembarcan en Buenos Aires es tan esquivo como sinuoso. Cintia suele recibir por unos días a los recién llegados que en cuestión de horas sueltan amarras con vuelo propio. "Las menores viven en sus provincias, se conectan con alguna referente o mai que las hace trabajar en esa zona las puede derivar a las capitales",
    dice Rapisardi.

    "El pasaje de la familia a la calle se hará siguiendo una modalidad organizativa que las travestis llaman pupilaje y que constituye una manera de regular las relaciones entre las travestis en el ámbito de trabajo. Es también el mecanismo a través del cual se socializa a las más jóvenes en cuestiones relativas a la prostitución. Las madres aconsejan a sus pupilas sobre los lugares donde pueden vivir, dónde pueden trabajar, cómo deben hacerlo, cómo son los clientes y cómo deben conducirse con ellos", explica Fernández.

    TE ESCUCHO

    "Del universo de chicos atendidos, las travestis menores de edad representan el uno por ciento –dice María Elena Naddeo, presidenta del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires–. El grupo de chicas travestis es quizás el grupo donde más obstáculos hemos encontrado para lograr una reinserción. En general, este grupo está atravesado por la explotación sexual como por procesos de desintegración familiar, desarraigos muy fuertes, migraciones. La mayoría proviene del norte argentino, y además son víctimas de discriminación."

    Existe un programa que asiste y acompaña a los menores que son explotados sexualmente. Miércoles por medio, Gladys Lavieri, su coordinadora, espera a los chicos travestis en el sexto piso de Roque Sáenz Peña 547 con café y medialunas de manteca. La idea no es tomar el té sino lograr que aflore lo que los angustia. "Acá no hay necesidad de que se definan, trabajamos los matices que hay entre el blanco y el negro, sobre la idea del 'estar siendo'. La pregunta es: '¿Qué estás siendo hoy?'. Las ayudamos a tramitar el DNI y a que no descuiden su salud. Hay chicas que van al médico y no las atienden o cuando las llaman por su nombre de varón, se quedan paralizadas y se van –cuenta–. Muchas se escapan de sus provincias porque otras adultas les contaron que Buenos Aires es una panacea. A veces no se animan a volver. '¿Y si me ven así?', se preguntan, agobiadas."
    Ana no es menor pero no se pierde las reuniones del Consejo. Tiene 25 y vino de Cafayate, "un pueblo de Salta donde a las 7 de la tarde te ponen música religiosa en la radio hasta las 9, imaginate". Para Ana, que hoy trajo el desconcierto que le provocó ver que algunas de sus compañeras del bachillerato para adultos no se dieron cuenta de que es travesti, la reunión de los miércoles "es como un grupo de autoayuda. Acá hablamos de lo que nos pasa con la policía, que a veces te para sólo por portación de cara. Yo soy promotora de salud de la Fundación Buenos Aires Sida y a veces no me dejan repartir los preservativos que les doy a las travestis que están por la calle. Acá saben que si no aparezco, estoy en la fiscalía".
    "El artículo 81 del Código Contravencional sanciona la oferta y demanda de sexo en los espacios públicos. A las travestis menores no se las puede penalizar, pero igual se las llevan. Son la oferta. ¿Por qué no hay detenidos en la demanda?", se pregunta Lavieri. "Tenemos una fuerte discusión con los fiscales y la policía –reconoce Naddeo, la presidenta del Consejo–. Les hemos dicho que tienen que detener a los clientes. Es cierto que a veces ellos mismos terminan siendo clientes."
    De madrugada y regándose el aliento con una petaca de anís, Paloma se vuelve más histérica y verborrágica que nunca. Dice que la cana sabe que es menor pero no le hace nada: "El día que llegué, salí a trabajar y caí presa. Al otro día, también y así, tres días seguidos. Pero ahora los saludo y todo. Algunos son clientes, otros son amigos. Yo soy de terror con los policías. Me pongo a charlar, les hago bromas, les digo: '¿Cuándo vamos al hotel?' Ya sé cómo desenvolverme. No tengo miedo."
    En la habitación que comparte con otro travesti en el hotel de Humberto I –según ellos, por $650 al mes–, una cama de plaza y media lagañosa y mal estirada da cuenta de que allí no hay horario para el sueño. La ropa entra y sale de un bolso acodado en una silla y hay un espejo donde Paloma arrastra el labial por fuera del contorno de su boca. Sobre la repisa hay un balde de champán, un dvd desconectado y un Rexona Hombre en aerosol, bastión del cromosoma xy que le daría la razón a quienes sostienen que no se nace mujer, sino que se llega a serlo.

    En Europa, los travestis salteños son los más buscados,
    después de los brasileños.


    No hay cifras exactas sobre cuántos travestis hay en la Argentina, mucho menos cuántos de ellos son menores. "Mientras se debatía el Código Contravencional, se hablaba de 1.000 travestis en la Ciudad de Buenos Aires. Si multiplicamos esa cifra por los que hay en el Gran Buenos Aires, Córdoba, Rosario y Neuquén, que son las más grandes ciudades con población travesti, se podría estimar que hay 10.000", dice Flavio Rapisardi,investigador del área.

    "Lo que sí pudimos relevar en las investigaciones de campo es que existen ciertas zonas eográficas donde la configuración de la identidad travesti es más antigua –agrega–. En el NOA sí existieron históricamente comunidades de diversidad sexual. Es muy llamativo pero no imposible que en zonas fuertemente conservadoras y represivas se formen estos circuitos que son lugares de resistencia."
    Según él, Argentina y Brasil son los principales países de exportación de travestis: "Las más cotizadas en el mercado europeo son las brasileñas y después las salteñas."

    http://www.clarin.com/diario/2006/12/17/sociedad/s-01329266.htm

    Stendhal


  • #2
    Re: Muñecas rotas.

    Buen aporte...

    Saludos.-

    Comentario


    • #3
      Re: Muñecas rotas.

      muy interesante, gracias

      Comentario


      • #4
        Re: Muñecas rotas.

        Excelente. Son tan gente como nosotros, solo con menos suerte que nosotros.

        Comentario


        • #5
          Re: Muñecas rotas.

          muy buen aporte,se agradece,saludos

          Comentario


          • #6
            Re: Muñecas rotas.

            es por todo esto que las AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
            --------------------------------------------------------------------------
            PREFIERO QUE ME COJAN LOS HUMANOS A QUE ME COMAN LOS GUSANOSSSSSSSSS.

            EL MEJORRRRR AMIGO DEL HOMBRE..... ES EL PERROOOOOOO, NO??????? TE QUIERO BOBBY

            Comentario


            • #7
              Re: Muñecas rotas.

              Muy buen aporte St.
              Al margen, siempre dije que teníamos un semillero de pebetes en Salta que daba lo mejor del mercado.
              Saludos
              Gatoreit
              Señorita, esto no hace mal es Gatoreit !

              Comentario


              • #8
                Re: Muñecas rotas.

                No creo que hayas entendido el mensaje del articulo.

                Se trata de "muñecas rotas"
                Dice que hay muchos menores cuyos familias los rechazaron y
                a muchos no les queda mucha alternativa que prostituirse para sobrevivir.
                La situacion de los menores de edad es muy lamentable.

                Tratá de leer todo antes de contestar.
                Algunos temas son serios.

                Enrique

                Originalmente publicado por DE_TODO
                es por todo esto que las AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
                Enrique

                Comentario


                • #9
                  Re: Muñecas rotas.

                  qu&#233; loco todo esto, no? no hay nada en la nota que no sepamos ya quienes tenemos a&#241;os en esto. pero esto te coloca en una perspectiva diferentes. sabemos que muchas de ellas son menores de edad (y reconozcamos que eso puede tener un plus er&#243;geno). por lo pronto, me parece que tienen raz&#243;n cuando dicen "por qu&#233; detienen a las travestis y no a los clientes". y yo contesto: por una cuesti&#243;n de clase. detienen a las que no tienen nada, no a los que s&#237; tienen. ojo, tambi&#233;n creo que de &#250;ltima nosotros les damos un dinero que no obtendr&#237;an de otro modo. y tambi&#233;n es verdad que a muchas de ellas les gusta lo que hacen.. s&#243;lo que sus perspectivas no son las mejores, c&#243;mo dice Lohana, la prostituci&#243;n es la edad de oro, y despu&#233;s qu&#233;? en fin, todo esto me hace pensar mucho, a ustedes no?

                  Comentario

                  Trabajando...
                  X