Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Melina de TM y compañía

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Melina de TM y compañía

    Fiamma escort vip Centro

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    No soy muy habitué de los masajes, pero si amante de algún condimento bizarro, por lo que, a consejo de un amigo conocedor de las dones de la rusa Irina, concurro a su depto, donde ella ya no trabaja.
    Quería un cuatro manos o combinado, por lo que me entrego a http://www.todomasajes.com.ar/bk/melina/bk00.htm y a su compañera de quien no encontré el link.
    Masajes como les dije, no puedo hablar, ya que pasamos a los hechos luego de unas cortas caricias, donde me di vuelta solo y sin necesidad de gran manipulación, el amigo se puso a punto. Luego de unos manoseos entre ellas, mitad reales, mitad simulados, la compañera, una morocha de unos 39 años o quizá más, me engullé el muñeco un ratito, a lo que le suplico enfunde. Ya con el piloto puesto, comienzo con Melina, una petisa de unos 35 años, robusta sin llegar a la obesidad, carita de seriecita, calladita y aspecto tímido, abre las piernas como "yo no hago esto" y luego de un misionero comienza a ponerse a tono. Me doy vuelta y ella arriba, mientras la otra acariciaba escroto y puerteaba mi retaguardia. La verdad que la petisa empezó a poner una garra, apretando al amigo y frotándose la perlita contra la base, que me sacó un orgasmo muy bien terminado. Luego de charla intergarching con las dos, volvieron a poner al amigo a tono, y esta vez, se montó la otra un rato, para luego darme lugar nuevamente a Melina (que era la que me gustó). Le dimos un rato en cuatro, muy lindo el culo de la petisa, que a está altura había tirado la seriedad a la mierda. Detalle a tener en cuenta, Melina se negó a besar, hasta que en un momento le enterré la lengua hasta la garganta al estilo Gene Simmons de Kiss, a lo que se prendió como si hubiese sido levante de onda.
    La petisa me dejó intenciones de reincidencia, el arancel económico a mi parecer 200 cada una.
    De los amores falsos, el más sincero el de las putas
Trabajando...
X