Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Uniformados 3... una historia de amor.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Uniformados 3... una historia de amor.

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    He tenido dos amores en mi vida de soldado: uno consumado desde lo físico, desde la piel, desde los humores, los calores, los aromas y olores, desde la pasión, para sintetizar, desde el sexo, el que mantuve con Gaby, que duró lo que debía durar; y otro platónico, que continúa por más de cuatro décadas, y que aún dura, el de Roberto.

    Roberto era soldado como yo, muy simpático, muy hiposo (NOTA: hippie, especie en extinción), muy hetero, un cuerpo médium y un sexo (forma elegante de decir pija) XL, estéticamente bello y deseable como todo él. Compartíamos el destino, ambos en enfermería, pero Roberto no era enfermero, es más, no tenía ni idea lo que era ser enfermero.

    Al poco tiempo de estar en la enfermería, en esa soledad que tienen las tardes en los cuarteles, decidí avanzarlo muy sutilmente (sutil como pétalo de alcaucil…), tratando de acariciar su entrepierna y de estampar un beso en su boca, con deseo, con lujuria, con lascivia, recibiendo una respuesta a mi acción que no dejaba duda: “No seas boludo, no me interesan los hombres” (No dijo putos, dijo hombres), poniendo prudencial distancia entre mi mano y su sexo, entre mis labios y sus labios. Mi respuesta me sorprendió inclusive a mí; mirándolo fijamente le dije: “No creas que no lo voy a volver a intentar, me gustas, me gusta tu cuerpo, me gusta tu pija, quiero que me cojas, quiero chuparte todo…”. Se rió con ganas: ”Ja, ja, ja… me parece que sos un poquito puto; pero ojo, quiero ser claro, intentálo, pero sabé que se rifa una piña y vos tenés todos los números”. “Tal vez, tal vez, pero no te olvides petiso (si, es mucho más bajo que yo), hace poco que nos conocemos, yo voy a seguir siendo tu amigo, seré tu mejor amigo, y cuando seamos grandes, tal vez viejos o viejitos, algún día, como mínimo, te voy a chupar la pija, date por notificado…”, en su cara se dibujó una sonrisa nerviosa, como si pensara en esos momentos: “Será así???…”.

    Hoy, cuarenta años después, somos amigos, de esos amigos que pueden estar horas sin hablar, u horas discutiendo sobre la cuadratura del círculo, o simplemente acompañándose, recorriendo el camino de la vida juntos, hombro con hombro, soy su testigo de casamiento, padrino de uno de sus hijos, sus hijos y sus nietos me llaman tío, su esposa me presenta como su cuñado (Roberto no tiene hermanos), nos vemos todas las semanas, nunca más hemos vuelto a tocar el tema de mi avance en la colimba ni de mi homosexualidad, pero algo queda flotando a través del tiempo al menos en él, por ejemplo solo nos damos tres besos fraternales, de amigo amigo en el año: para su cumpleaños, para mi cumpleaños y para la fiesta de año nuevo, con eso, con su amistad, y con esta muestra de afecto y cariño me alcanza (el cariño entre dos hombres existe), sobre todo porque recién vamos a comenzar a ser viejos… y aun me tengo la esperanza de poder cumplir mi profecía, aunque a esta altura de nuestras vidas compartidas, casi sería un incesto… :043:

  • #2
    Respuesta: Uniformados 3... una historia de amor.

    Me encantó

    Comentario


    • #3
      Re: Uniformados 3... una historia de amor.

      lloro

      Comentario


      • #4
        Re: Uniformados 3... una historia de amor.

        wuaw!!! q buen relato.... me gusto... mas por la tensa sensualidad en el aire de la relacion... te felicito

        Comentario


        • #5
          Re: Uniformados 3... una historia de amor.

          Muy bueno!

          Comentario

          Trabajando...
          X