Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Uniformados... Toma 2

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Uniformados... Toma 2

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Aquí me salteo los 2 primeros meses de mi vida de "colimba" (corre-limpia-baila), solo para contar momentos de mi vida de soldado homosexual (esta palabra tampoco me gusta, contaré historias de soldados con otros soldados, en las que el hecho de ser putos es solo una anécdota..., como la de haber sido soldados).

    En mi período de observación marqué un pibe hermoso (al que llamaremos Juan), de estatura normal tirando a bajo, muy buen cuerpo y una cara mezcla exacta de nene y pícaro.
    Una siesta, descansando bajo la sombra de un pino, charlábamos sobre el servicio militar, él reputeaba contra todo, el que lo alejasen de su novia, de la facultad, de tener que soportar a los zumbos (suboficiales) y a los ofiches (oficiales), de la comida... en fin, de todo.
    Al verlo tan abierto, cuando pude meter un bocadillo entre tanta queja, le contesté: "Lástima, yo en lugar de ellos, a un pibe como vos lo hago oficial...". "A cambio de qué?", preguntó con una sonrisa de entendido en el tema... cuando iba a responderle: "...a cambio de tu boca, de tu lengua, de que me dejes desabrocharte la bragueta con mis dientes, de poder chuparte todo, desde el dedo gordo del pié hasta la "cédula de soldado" (documento militar que te daban el lugar del DNI)..." me dio una suave palmada en el hombro, y me dijo: "No te equivoques, yo hago muchas cosas por guita, o por favores, pero a vos no puedo cobrarte, y aún no necesito ningún favor tuyo... paso su mano por la bragueta, y continuó diciendo, "por guita seguro no, pero no pierdas las esperanzas que algún día voy a necesitar algún favor, y ahí veremos..., y recordá que cojerme putos para mí es un negocio... y soy bueno en lo mío; no esperes amor, solo un buen servicio, eso sí, un servicio "casi" completo..."

    Gabriel era un lindo pibe, musculoso, 1.80 metros de estatura, pelo castaño, ojos color miel, y una sonrisa sempiterna.
    El vivía en Balcarce, en casa de unos tíos, a 500 kilómetros del cuartel, así que no salía frecuentemente de franco. Luego de las actividades, si no estaba de guardia, vagaba por el cuartel, chico humilde y de muy buen carácter, era apreciado por todos. Una tarde le dije si quería pasar por la enfermería (yo era el soldado enfermero), que tenía unos libros para prestarle. A la hora estaba en la enfermería, lo hice pasar al dormitorio y lo invité a que elija un libro. Los miró sin mucho entusiasmo, y me confió que no le gustaba leer. Me entregó un libro para que lo guardara, y cuando yo lo iba a tomar lo acercó a su bragueta, retiró el libro, y acaricié su pija redura, me tomó suavemente la cara, y nos dimos un beso profundo.
    La enfermería tenía un sótano, tomé las llaves del mismo y nos fuimos hacia allí. Mientras ya buscaba un frasco de vaselina (por lo que había palpado bajo el pantalón la iba a necesitar), él tiró un colchón en el piso y se desnudó. Cuando volví con la vaselina, lo vi hermoso cual un dios, me acerqué y empezó a desnudarme lentamente mientras nos besábamos; ni bien me sacó la camisa empezó a chuparme y a morderme suavemente los pezones, algo que me encanta; cuando yo también quedé desnudo se recostó en el colchón, tomó mi cabeza y la llevo hasta su pija enorme y dura para que se la chupara.
    Yo chupaba y Gaby gemía de gozo, y empujaba mi cabeza para que la metiera toda dentro de mi boca; de vez en cuando la sacaba para empezar nuevamente las sesiones de besos, hasta que llevó mi cabeza nuevamente hasta su deliciosa pija, se puso detrás mío, me abrió las nalgas, pasó un poco de vaselina por mi ano, acomodó la cabeza de su miembro y empujó suavemente... "Ayyy, Gaby, mi vida, me duele, sacala por favor..." casi imploré... "no, aguantá, ya entra..." me pareció que me partían en dos, se detuvo un poco y con sus dedos acarició mis pezones y los presionaba suavemente, me besaba el cuello y mordía mis orejas, y entonces se hizo el milagro, dejé de sentir dolor y comencé a sentir gozo mientras lentamente su miembro entraba en mí, mientras Gaby me hacía suyo, y mis gemidos de gozo se hacían uno solo con sus gemidos...
    Entraba y salía, entraba y salía cada vez con más ritmo, mi cuerpo caliente vibraba, se estremecía a medida que el ritmo de ida y vuelta aumentaba, sentía sus gotas de sudor caer sobre mi cuerpo, y su piel pegarse con la mía, hasta que me tomó de la pelvis me atrajo fuertemente hacia él, y mientras toda su verga estaba dentro mío, sentí en mis entrañas los chorros espasmódicos de su leche, y sus gemidos casi al borde del llanto, a medida que se iba vaciando de su delicioso néctar, me abrazaba con fuerza y me mordía los hombros.
    Una vez que acabó, la sacó, aun semidura, me besó profundamente y nos recostamos, puso la cabeza de su miembro en la entrada de mi culo ardiente, y nos dormimos agotados; a la media hora desperté, sentía que nuevamente su pija entraba en mi, pensé que era un sueño, pero no, no, era mi amado (ya me había enamorado) que se abría paso esta vez utilizando como lubricante la leche del polvo anterior y recomenzar la deliciosa gimnasia sexual... antes de acabar, la saco, la limpió con una toalla que vaya a saber una de donde apareció, me puso boca arriba, con sus rodillas presionó mis brazos y me obligó a chuparla, yo cumplía cabalmente el rol de violado, hasta que liberó mis brazos y me dio el beso más dulce de esa noche, luego metió nuevamente (a decir verdad, metí nuevamente) la verga en mi boca y chupe, mordí suevamente su prepucio, sus testículos y seguí succionando.
    La cara de Gaby se había iluminado de gozo, cerraba sus ojo, apenas perceptibles quejidos salían de su boca, y sus manos suavemente acariciaban mi nuca mientras su miembro entraba hasta mi garganta; cuando me di cuenta que salían los primeros chorros de su leche, tibia, abundante, con un sabor amargo y apenas acido, la saqué un poco, puso solo la cabeza en mi boca y chupé desesperadamente, mientras mi boca se llenaba de semen, que chorreaba por mis comisuras, en una acabada que es solo creíble en un muchacho de 20 años...
    Chupé hasta que no salió nada más, nos limpiamos, él se encargó, con la toalla húmeda de higienizar mi ano, para meter luego su lengua en el interior de mismo y verificar, seguramente, que la tarea había sido cumplida cabalmente.
    Nos vestimos y antes de salir del sótano me dijo: "mañana vuelvo, vas a ver que mientras más te coja menos dolor vas a sentir mi amor" (luego el también me confesó que se había enamorado como solo los hombres se pueden enamorar de otros hombres...), y cumplió durante 8 meses...

    Bueno, basta por hoy, me voy a hacer una buena paja de mis propios recuerdos, que como todo recuerdo tal vez no sea estrictamente exacto, aunque en mi aún perduran algunos olores, calores, colores, sabores, sensaciones como si hubiesen ocurrido ayer...

    Mi historia con Gaby y con otros uniformados continua en la toma tres...
    :beso:
    PD: algún comentario...???

  • #2
    Respuesta: Uniformados... Toma 2

    Originalmente publicado por jota1169 Ver Mensaje
    Aquí me salteo los 2 primeros meses de mi vida de "colimba" (corre-limpia-baila), solo para contar momentos de mi vida de soldado homosexual (esta palabra tampoco me gusta, contaré historias de soldados con otros soldados, en las que el hecho de ser putos es solo una anécdota..., como la de haber sido soldados).


    ...

    Nos vestimos y antes de salir del sótano me dijo: "mañana vuelvo, vas a ver que mientras más te coja menos dolor vas a sentir mi amor" (luego el también me confesó que se había enamorado como solo los hombres se pueden enamorar de otros hombres...), y cumplió durante 8 meses...

    Bueno, basta por hoy, me voy a hacer una buena paja de mis propios recuerdos, que como todo recuerdo tal vez no sea estrictamente exacto, aunque en mi aún perduran algunos olores, calores, colores, sabores, sensaciones como si hubiesen ocurrido ayer...

    Mi historia con Gaby y con otros uniformados continua en la toma tres...
    :beso:
    PD: algún comentario...???
    Muy linda tu historia, Jota.

    Me hizo poner al re-palo todo el tiempo..!

    Gracias!

    Daniel.

    Comentario

    Trabajando...
    X