Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Mi primera sesión de fotos (gay)

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Mi primera sesión de fotos (gay)

    Fiamma escort vip Centro

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Tenia 19 años y un problema fundamental a esa edad: no tenía un mango partido al medio. Vivía en casa de mi familia y vivía bien, pero estaba dedicado a la facu por lo que no podía buscarme un laburo full time y part time no estaba encontrando. Una noche de cervezas con amigos como cualquier otra hablando boludeces salio el tema de los actores porno y que bueno y fácil sería ganarse la vida así. La noche pasó, nos despedimos con los chicos y volví a casa.

    Al día siguiente estaba boludeando en Internet cuando me acorde lo que habíamos hablado la noche anterior. Ni lerdo ni perezoso me puse a buscar en Google avisos, a ver que encontraba. Había muchos y de muchos tipos distintos. Mayormente buscaban mujeres, pero encontré uno que podía andar. “Buscamos hombres de 18 a 22 años para sesión de fotos eróticas. Microcentro de CABA. Pago por hora en efectivo.” Les envíe un mensaje diciendo que estaba interesado en su búsqueda y seguí navegando. A los 5 minutos recibí una respuesta. “Hola Matías, me llamó Horacio, cómo estás? Te cuento, nos enganchaste justo, estamos haciendo las últimas producciones ya terminamos con este trabajo particular. Nos vendría bien igual un último modelo si te interesa. Te puedo pedir que me contestes este mail con tu descripción física y adjuntes una foto de tu cara? Gracias, Horacio.” Sin pensarlo dos veces le respondí como me pidió y a la media hora tuve respuesta. “Gracias. Nos interesaría trabajes con nosotros, podrás venir hoy a las 16 a Maipu xxx, 5°D? Pregunta por mí.” Inmediatamente le confirmé que a las 16 iba a estar allá. Todavía tenía unas horas así que almorcé y después me afeite y bañe. Decidí ponerme un jean y una camisa, nada muy elegante pero tampoco croto.

    A las 16 estaba en la puerta del edificio, hasta ese momento no había sentido los nervios que me cayeron de golpe. Juntando hasta la última gota de valor toque el 5°D “Hola?” “Hola, Horacio? Soy Matías” “Cómo estás? Pasa, pasa, subí por el ascensor hasta el 5° y camina a la derecha” Me abrió con el portero eléctrico. Pasé y subí tal cual me dijo. Cuando bajé del ascensor lo vi esperándome al fondo del pasillo en la puerta del departamento. Me acerqué y me saludo “Cómo andas? Vení, pasa, ponete cómodo”. El departamento era amplio, con dos habitaciones, había varias cámaras y flashes sueltos por ahí. Aparte de Horacio había una chica de unos 26 años vestida onda alternativa, tenía unos anteojos grandes negros y el pelo con mechones rojos. “Sentate en el sillón que te cuento un poco como es esto. Nosotros como verás somos un estudio, nos dedicamos a hacer fotos y filmaciones. Nos tiene contratada una productora que se dedica al, eh, porno bah, son de Holanda. Ellos nos contratan a nosotros, nos dicen que es lo que están armando y nosotros nos ocupamos de buscar los modelos y sacar las fotos. Eso es básicamente lo que hacemos acá. Te aclaro que el producto final no se vende acá, es para Europa del este y Asia, por lo que no tenes que preocuparte de que nadie te vea. Una sesión calcula que lleve 2 horas y estamos pagando $300 la hora, te parece bien? Bueno, contame vos un poco que te parece esto que te digo, si es lo que estas buscando.” “Si, me parece bien. Y que tendría que hacer?” “Nada, te damos la ropa, te voy dando indicaciones y sacamos las fotos. Fácil. Bueno, entonces estamos de acuerdo? Te parece si empezamos?”. Asentí. La chica (que resulto se llamaba Nati) me dio una bolsa y me hizo pasar al baño para que me cambie. Me desnudé y abrí la bolsa. Adentro había un cola less azul y un pijama de verano gris. Me puse la ropa que me dieron y salí rojo como un tomate.

    “Bueno Mati vení, vamos al cuarto. Subite a la cama y yo te voy guiando.” me decía Horacio sosteniendo su cámara de fotos mientras Nati filmaba. “Yo hago las fotos y ella filma como trabajamos, no te molesta, no?” “No” le dije. Me hizo hacer diferentes poses. Acostado boca arriba, boca abajo, en cuatro patas, con las piernas abiertas. “Sacate la remera Mati.” Me la saque y continuamos con la sesión “Tocate el pecho, la panza, eso, así” Me estaba excitando muchísimo, mi pija estaba a mil. “Ahora el pantalón. Bajalo, despacio. Esooo. Tranquilo. Sacalo, dale” De repente estaba solo en cola less. “Agarrate las bolas, muy bien. Mirame acá. Mete la mano. Eso, así. Date vuelta, mostrame la cola. Muy bien.” No podía ni pensar de la calentura que tenía, estaba a explotar. “Bueno, dale que terminamos. Llegamos al final nomás, desnudate”. Como me lo pidió me saque la cola less, sin embargo a pesar de mi calentura, por los nervios de quedar desnudo se me bajo la erección. “Uh Mati, bueno, no pasa nada. Vos quédate tranquilo y vas a ver como se arregla” Horacio se acerco a mí y empezó a acariciarme el pecho y fue bajando con su mano hasta llegar a mi pija. Comenzó a tocarla, apretarla, pajearme igual con mis huevos. Nati estaba parada atrás mío. Se llevo un dedo a la boca, lo chupo y lo puso en mi cola. Comenzó a hacer círculos en mi ano y presionar despacio. Con todo esto sentía como mi pija estaba a mil de nuevo, no paraban de fluir líquidos que Horacio frotaba a todo lo largo de ella. Mi respiración era muy agitada, me sentía a punto de acabar; en ese momento Horacio me soltó y dijo “Mati, que te parece si vamos un poquito más allá? Hacemos la mejor producción de todas? Que te parece?” “Si” dije. “Bueno, espera un segundo” dijo y salió de la habitación dejándome solo con Nati que parada atrás mío con una mano jugaba con mi cola mientras con la otra me pajeba despacio. Horacio volvió a entrar acompañado de otro hombre “Este es Victor” me dijo. Victor tenia el cuerpo de un patovica. Era de tez oscura, se podía ver que rondaría los 40 años por como tenía la piel curtida, las arrugas de la cara y los mechones grises en el pelo. Víctor solo tenía puestos unos boxers blancos ajustados que le marcaban el bulto. “Mmm, que linda imagen verlos a Uds. dos juntos. Bueno, Mati, entonces. Acá estás vos. Está Víctor también. Que te parece si hacen algo juntos? Obvio que ya no hablamos de $300 sino $3000”. No podía pensar de la calentura que tenía, mi pija estaba completamente empapada. Con mis pensamientos nublados acepté.

    Nati se alejo y volvió a tomar la filmadora. Horacio de nuevo estaba cámara en mano. Víctor se acero a mí y me agarro con una de sus enormes manos de la nuca. Me acercó la cara a su cuello que comencé a besar y lamer. Fue bajándome la cabeza sosteniéndome de la nuca por su pecho, yo iba lamiendo cada centímetro, hasta detenerse en su tetilla. Comencé a pasarle la lengua, morderla. Escuchaba los gemidos de Víctor, sentía como con mano libre se masajeaba la pija por sobre el boxer. Volvió a hacer presión en mi nuca y continúo bajándome la cabeza. Seguí lamiendo su cuerpo, su abdomen, cada hendidura de sus abdominales. Por un segundo me soltó la nuca y se saco los boxers. Volvió a agarrarme y continúo bajándome la cabeza. Lamí su pelvis, él mientras con su mano libre corrió su pija erecta de en medio y puso mi cara en sus huevos que chupe y metí en mi boca. Me soltó la nuca y lo miré a los ojos; podía ver en ellos la furia, el deseo que tenia de cojerme. Con una mano se acariciaba los huevos que hasta hace unos instantes yo tenia en mi boca mientras con a otra se pajeaba muy suavemente y descorría el prepucio dejando a la vista la cabeza gorda y brillante de su pija. Se soltó los huevos y volvió a poner su manaza en mi nuca. Acerco su pija a mis labios, saque la lengua y comencé a chuparla. Hacia círculos en la cabeza, recorría el tronco, le daba pequeños mordiscos al prepucio. Separó mi cabeza de su cuerpo y sostuvo su pija de forma horizontal con su otra mano. “Abrí grande” dijo. La metió de una en mi boca. Me atragante, no podía respirar, me costo unos momentos acostumbrarme y poder tragarla. Ahí estaba yo, en cuatro chupando la pija más grande que jamás hubiese imaginado. Víctor se chupo un dedo y lo colocó sobre mi ano; lo sentí empujar hasta que entró. Comenzó un mete y saca frenético mientras retorcía el dedo. Entonces lo sacó, se llevó de nuevo la mano a la boca, esta vez chupo dos y los metió en mi cola de un solo envión. Mi grito ahogado resonó por toda la habitación.

    “Mmmm, nene, me muero por cojerte. Dame esa colaaaa!”. Víctor me dio vuelta como si fuese un muñeco de trapo y me dejo en 4 patas con mi cola apuntando hacia él. Con sus manazas separó mis nalgas y puso la cara entre ella; comenzó a lamer mi ano desesperadamente. Mi corazón latía a mil, mi respiración estaba agitada por decir lo menos. Dejó de lamer y volvió a meterme sus dos enormes dedos, metía y sacaba, hacia círculos con ellos. Con su otra mano lubricaba su pija con mi saliva y los líquidos que había estado chorreando “Ahora si”. “No, espera” dije “no va a entrar”. “Vos déjame a mi y vas a ver como entra. Respira hondo”. Sentí que me partía en dos. De un solo envión me metió toda la pija, era más de lo que jamás hubiese pensado podía soportar. Fue tan de repente que ni gritar pude. El terrible dolor que sentía de a poco fue dando lugar al placer, Víctor comenzó a bombear cada vez más rápido hasta tomar ritmo. Después de unos minutos así sacó su pija de mi culo y se tiro boca arriba en la cama. Me coloque en cuclillas sobre su pija y baje despacio hasta tenerla toda adentro. Comencé a moverme hasta tomar ritmo y confianza. Víctor parecía a punto de explotar por su cara. Con su terrible fuerza Víctor fue capaz de incorporarse y dejarme boca arriba en la cama, patitas al hombro. Comenzó a bombear cada vez más rápido y con más violencia a la vez que se relamía los labios; con una mano comenzó a pajearme. La pija me dolía de lo dura que estaba. Fue prácticamente en el mismo momento que sentí el semen hirviendo de Víctor llenarme la cola que acabe a chorros que cayeron sobre mi pecho y mi cara. Víctor bombeo un par de veces mas para asegurarse de acabar todo y luego saco su pija cubierta de semen de mi cola. Se sentó en el borde de la cama a mi costado, yo estaba tirado intentando recobrar la respiración mientras con los dedos recorría mi ano cubierto de semen.

    “Uy chicos. Ufff, fue in-cre-i-ble. Es la mejor escena que filme en mi vida.” Horacio no cabía en sus pantalones de la emoción. Literalmente, tenía la bragueta abierta y la pija erecta afuera. Giré la cabeza y miré a Nati, tenia el jean abierto y la mano adentro. La sacó y se chupó los dedos brillosos a la vez que me guiñaba el ojo. Cerré los ojos y respire hondo. Media hora mas tarde ya estaba duchado y cambiado en el living con Horacio. “Bueno Mati, excelente. Acá tenes tu plata, $3600. Espero podamos hacer muchos laburos mas juntos.” Me acompaño hasta el ascensor y salí del edificio. Abrí el sobre que me había dado Horacio y mire los billetes. Nada mal para ser mi primer laburo.

  • #2
    Respuesta: Mi primera sesión de fotos (gay)

    Espero sus comentarios y les guste el relato. Abrazo.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Mi primera sesión de fotos (gay)

      Una aclaración para los que preguntaron: el relato es ficción. Cualquier parecido con la realidad, etc.

      Comentario

      Trabajando...
      X