Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Experiencias BISEX

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Experiencias BISEX

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    La tecnologia hoy en dia da muchas posibilidades y nos incrementa mucho el morbo y las fantasias. Reconozco que de chico (y de grande mas) consumi mucho porno y eso empezo a jugar en mi cabeza de forma tal de fantasiar con todo tipo de experiencias...creci y cumpli varias pero siempre quedan nuevas x descubrir o varias x repetir je.

    Siempre anduve con mujeres xq me encantan, no las cambiaria por nada...pero siempre me llamo la atencion como las minas disfrutaban de las pijas. Siempre me desperto curiosidad. Esto me ha llevado por los lindos caminos de la bisexualidad...no porque me gusten los tipos como las minas ni mucho menos, sino porque disfruto de las vergas ajenas. Con estas preferencias tengo cierta debilidad logica por las travestis...me encantan.

    El 90% del sexo que tengo es hetero pero como disfruto ese 10% bisex eh!! Esto siempre me produjo cierto pudor que por suerte el anonimato de la tecnologia sabe otorgarnos. Me inscribi en varias paginas sexuales hace unos años y asi fui acumulando experiencias.

    Disfrute con Travestis, con parejas bisex, en fiestas swingers, conoci cines xxx y conoci todo tipo de personas. Siendo de San Miguel pude visitar parejas y travestis desde Zarate a Avellaneda y paseando por toda capital. Siempre con la mejor onda.

    Creo que sin dudas la mejor experiencia fue con una pareja bisex y un travesti de paternal que conoci por la pagina de contactossex. Fue una linda enfiestada, disfrutando una sabrosa concha y dos pijas al palo.

    Espero poder ir contando mas experiencias y quien dice sumar nuevas!!

    abrazo y sexo para todos!!

  • #2
    Respuesta: Experiencias BISEX

    che lindo comentario...y soy hetero pero me intriga mucho al igual que vos estube en cine xxx pero nunca me anime a ago mas...!!!

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Experiencias BISEX

      si, por eso me defino como hetero...las minas no las cambio. Pero bue, cada tanto cedo a la tentacion de una verga...lo mejor es estar con una pareja y disfrutar de ambas cosas a la vez

      si tenes el morbo empeza a buscar las formas de al menos cumplirlas de a poco y vas a ver que te va a gustar.
      el tema de los cines a veces es jodido...hay mucha calentura y x eso hay que tener cuidado de hasta donde dejar llevar las cosas y con quienes

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Experiencias BISEX

        Soy un viejo lector del foro, por razones obvias y agradezco siempre poder contar con un "amigo fiel" que me ha evitado malos momentos y guiado por el universo galante de mi buenos aires querido. He elegido el seudónimo de mi maestro, el marques, porque soy ni más ni menos que un libertino. He probado todos los placeres sexuales y sigo en busca de nuevas experiencias. Hace poco conocí en un boliche swinger a un joven discípulo que me ha acompañado en varias aventuras eróticas. Sin embargo una noche me confesó que, a pesar de su facha y juventud le cuesta tener sexo con mujeres jóvenes. Es muy tímido, y por eso concurre a lugares donde es elegido por las parejas porque nunca se levantó una mina y no le da el presupuesto para gatear. Conozco a Luly desde hace poco tiempo, pero "algo" en ella me aninmó a proponerselo. La cité un sábado en mi departamento, porque es un día tranquilo y le tome los tres últimos turnos para "nosotros". Una inversión dirán, pero ya verán que valió la pena. Ya venía preparada y para aflojar a mi compañero, yo había abierto una botella de champu "demisec" (a ella le gusta el espumante dulce, no brut y quería que se soltara). El pendejo le gustó, y se le notaba en los ojitos brillantes y en los gestos: la trompita haciendo mohines, acomodándose el pelo y apretándose los pechos con los bracitos, en la cara de Leo, que se la comía con los ojos, aunque se hacía el langa. Despúes de bajarnos la primera botella entre los tres, los invité al dormitorio, que ya había ambientado con luces rojas y una porno en la tele. Salio del baño en tacos altos, tanguita roja y un top negro que no le aguantaba las ganas. Los dos galances ya preparados, desnuditos uno al lado de otro. Le apuntó derechito a él. No me puse celoso porque la había aconsejado así, y Leo es una estatua griega, se la pasa en el gimnasio quemando líbido (o leche), así que fue por el rubio, mientras el morocho (un servidor) se la meneaba solo. Se la empezó a chupar con ganas, mirándole los ojos, aunque cuando la pija empezó a crecer y crecer, no le quedó más remedio que cerrarlos y lagrimear (el pendejo debe calzar veinte por diez....). Yo se la empecé a chupar por entre la tanguita, aunque duró poco puesta igual que los zapatitos de tacón aguja (pobrecitas, las minas se rompen todas con la lencería y los tacos y nosotros tiramos todo al carajo rápido para ponerlas bien en bolas...). Se mojó todita y el clítoris ya le latía cuando me agradecío el servicio y me la empezó a chupar y a tragar y a morder, mientras Leo, envergado como un padrillo, el muy animal, la empezó a cojer con los dedos y a sorberle el papo como si fuera un helado de frutilla. Ahí empezó a gemir como nunca la había oído, y la verdad me dió un poquito de celos, pero en fin, no era el momento para escenas, porque la tenía prendida a mi miembro negro y duro como un jacarandá en flor. El muchacho no es muy sutil y venía de larga veda, así que la puso en cuatro y la empernó de un suspiro como a un pollo. Yo me mandé en un sesenta y nueve para no perderme el show y porque me gusta el saborcito que la nena tiene (algo que las de veinte no saben lo que vale para nosotros) y me dí el gusto porque casi me ahogo en sus jugos. El chabón se la metío de un golpe hasta los huevos, que parecían vistos desde abajo como la cúpula del congreso, y ahí les aseguro me sorprendí de lo que pasó. Ella empezó a arder, el cuerpo le brillaba y quemaba, las tetas se le hincharon de golpe y el corazón le latía como un pajarito preso. No pudo seguir tragándose mi verga porque empezó a jadear como una ahogada. ¿Se estaba acabando arriba mío o yo no sabía nada del orgasmo femenino? El torito argentino empujaba y empujaba y ella me agarraba la pija con la dos manitas para no desmayarse y bufaba para no gritar (porque las "chicas" se niegan el polvo cuando laburan...) (CONTINUARÁ).

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Experiencias BISEX

          Originalmente publicado por sade Ver Mensaje
          soy un viejo lector del foro, por razones obvias y agradezco siempre poder contar con un "amigo fiel" que me ha evitado malos momentos y guiado por el universo galante de mi buenos aires querido. He elegido el seudónimo de mi maestro, el marques, porque soy ni más ni menos que un libertino. He probado todos los placeres sexuales y sigo en busca de nuevas experiencias. Hace poco conocí en un boliche swinger a un joven discípulo que me ha acompañado en varias aventuras eróticas. Sin embargo una noche me confesó que, a pesar de su facha y juventud le cuesta tener sexo con mujeres jóvenes. Es muy tímido, y por eso concurre a lugares donde es elegido por las parejas porque nunca se levantó una mina y no le da el presupuesto para gatear. Conozco a luly desde hace poco tiempo, pero "algo" en ella me aninmó a proponerselo. La cité un sábado en mi departamento, porque es un día tranquilo y le tome los tres últimos turnos para "nosotros". Una inversión dirán, pero ya verán que valió la pena. Ya venía preparada y para aflojar a mi compañero, yo había abierto una botella de champu "demisec" (a ella le gusta el espumante dulce, no brut y quería que se soltara). El pendejo le gustó, y se le notaba en los ojitos brillantes y en los gestos: La trompita haciendo mohines, acomodándose el pelo y apretándose los pechos con los bracitos, en la cara de leo, que se la comía con los ojos, aunque se hacía el langa. Despúes de bajarnos la primera botella entre los tres, los invité al dormitorio, que ya había ambientado con luces rojas y una porno en la tele. Salio del baño en tacos altos, tanguita roja y un top negro que no le aguantaba las ganas. Los dos galances ya preparados, desnuditos uno al lado de otro. Le apuntó derechito a él. No me puse celoso porque la había aconsejado así, y leo es una estatua griega, se la pasa en el gimnasio quemando líbido (o leche), así que fue por el rubio, mientras el morocho (un servidor) se la meneaba solo. Se la empezó a chupar con ganas, mirándole los ojos, aunque cuando la pija empezó a crecer y crecer, no le quedó más remedio que cerrarlos y lagrimear (el pendejo debe calzar veinte por diez....). Yo se la empecé a chupar por entre la tanguita, aunque duró poco puesta igual que los zapatitos de tacón aguja (pobrecitas, las minas se rompen todas con la lencería y los tacos y nosotros tiramos todo al carajo rápido para ponerlas bien en bolas...). Se mojó todita y el clítoris ya le latía cuando me agradecío el servicio y me la empezó a chupar y a tragar y a morder, mientras leo, envergado como un padrillo, el muy animal, la empezó a cojer con los dedos y a sorberle el papo como si fuera un helado de frutilla. Ahí empezó a gemir como nunca la había oído, y la verdad me dió un poquito de celos, pero en fin, no era el momento para escenas, porque la tenía prendida a mi miembro negro y duro como un jacarandá en flor. El muchacho no es muy sutil y venía de larga veda, así que la puso en cuatro y la empernó de un suspiro como a un pollo. Yo me mandé en un sesenta y nueve para no perderme el show y porque me gusta el saborcito que la nena tiene (algo que las de veinte no saben lo que vale para nosotros) y me dí el gusto porque casi me ahogo en sus jugos. El chabón se la metío de un golpe hasta los huevos, que parecían vistos desde abajo como la cúpula del congreso, y ahí les aseguro me sorprendí de lo que pasó. Ella empezó a arder, el cuerpo le brillaba y quemaba, las tetas se le hincharon de golpe y el corazón le latía como un pajarito preso. No pudo seguir tragándose mi verga porque empezó a jadear como una ahogada. ¿se estaba acabando arriba mío o yo no sabía nada del orgasmo femenino? El torito argentino empujaba y empujaba y ella me agarraba la pija con la dos manitas para no desmayarse y bufaba para no gritar (porque las "chicas" se niegan el polvo cuando laburan...) (continuará).
          maestro !!!!

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Experiencias BISEX

            sade, excelente relato, quiero la continuación

            saludos

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Experiencias BISEX

              excelent

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Experiencias BISEX

                Originalmente publicado por sade Ver Mensaje
                Soy un viejo lector del foro, por razones obvias y agradezco siempre poder contar con un "amigo fiel" que me ha evitado malos momentos y guiado por el universo galante de mi buenos aires querido. He elegido el seudónimo de mi maestro, el marques, porque soy ni más ni menos que un libertino. He probado todos los placeres sexuales y sigo en busca de nuevas experiencias. Hace poco conocí en un boliche swinger a un joven discípulo que me ha acompañado en varias aventuras eróticas. Sin embargo una noche me confesó que, a pesar de su facha y juventud le cuesta tener sexo con mujeres jóvenes. Es muy tímido, y por eso concurre a lugares donde es elegido por las parejas porque nunca se levantó una mina y no le da el presupuesto para gatear. Conozco a Luly desde hace poco tiempo, pero "algo" en ella me aninmó a proponerselo. La cité un sábado en mi departamento, porque es un día tranquilo y le tome los tres últimos turnos para "nosotros". Una inversión dirán, pero ya verán que valió la pena. Ya venía preparada y para aflojar a mi compañero, yo había abierto una botella de champu "demisec" (a ella le gusta el espumante dulce, no brut y quería que se soltara). El pendejo le gustó, y se le notaba en los ojitos brillantes y en los gestos: la trompita haciendo mohines, acomodándose el pelo y apretándose los pechos con los bracitos, en la cara de Leo, que se la comía con los ojos, aunque se hacía el langa. Despúes de bajarnos la primera botella entre los tres, los invité al dormitorio, que ya había ambientado con luces rojas y una porno en la tele. Salio del baño en tacos altos, tanguita roja y un top negro que no le aguantaba las ganas. Los dos galances ya preparados, desnuditos uno al lado de otro. Le apuntó derechito a él. No me puse celoso porque la había aconsejado así, y Leo es una estatua griega, se la pasa en el gimnasio quemando líbido (o leche), así que fue por el rubio, mientras el morocho (un servidor) se la meneaba solo. Se la empezó a chupar con ganas, mirándole los ojos, aunque cuando la pija empezó a crecer y crecer, no le quedó más remedio que cerrarlos y lagrimear (el pendejo debe calzar veinte por diez....). Yo se la empecé a chupar por entre la tanguita, aunque duró poco puesta igual que los zapatitos de tacón aguja (pobrecitas, las minas se rompen todas con la lencería y los tacos y nosotros tiramos todo al carajo rápido para ponerlas bien en bolas...). Se mojó todita y el clítoris ya le latía cuando me agradecío el servicio y me la empezó a chupar y a tragar y a morder, mientras Leo, envergado como un padrillo, el muy animal, la empezó a cojer con los dedos y a sorberle el papo como si fuera un helado de frutilla. Ahí empezó a gemir como nunca la había oído, y la verdad me dió un poquito de celos, pero en fin, no era el momento para escenas, porque la tenía prendida a mi miembro negro y duro como un jacarandá en flor. El muchacho no es muy sutil y venía de larga veda, así que la puso en cuatro y la empernó de un suspiro como a un pollo. Yo me mandé en un sesenta y nueve para no perderme el show y porque me gusta el saborcito que la nena tiene (algo que las de veinte no saben lo que vale para nosotros) y me dí el gusto porque casi me ahogo en sus jugos. El chabón se la metío de un golpe hasta los huevos, que parecían vistos desde abajo como la cúpula del congreso, y ahí les aseguro me sorprendí de lo que pasó. Ella empezó a arder, el cuerpo le brillaba y quemaba, las tetas se le hincharon de golpe y el corazón le latía como un pajarito preso. No pudo seguir tragándose mi verga porque empezó a jadear como una ahogada. ¿Se estaba acabando arriba mío o yo no sabía nada del orgasmo femenino? El torito argentino empujaba y empujaba y ella me agarraba la pija con la dos manitas para no desmayarse y bufaba para no gritar (porque las "chicas" se niegan el polvo cuando laburan...) (CONTINUARÁ).
                Excelente relato, realmente, hasta lo que se pudo leer, es muy erotizante...

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Experiencias BISEX

                  Originalmente publicado por sade Ver Mensaje
                  y bufaba para no gritar (porque las "chicas" se niegan el polvo cuando laburan...)
                  Exactamente!
                  sigpic
                  "No persigas a las minas, persegui tus sueños, y asi las minas te van a seguir a vos"

                  Comentario

                  Trabajando...
                  X