Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

hace ya un tiempo

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • hace ya un tiempo

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Como había habido una devaluación importante, el dólar en Argentina valía mucho. Y se notaba porque se había llenado de extranjeros por todos lados.
    Nada mejor que andar por la misma ciudad en la que naciste y creciste pudiendo comer, tomar y comprar aquellas cosas que sabes que te gustan y dónde encontrarlas. Como me fui hace años a vivir a otro país, la plata que trabaje para estos 30 días en Argentina vale mucho y me podía dar muchos lujos.

    Era una noche de un día de semana, familiares y amigos dormían porque al día siguiente tenía que trabajar. Por eso andaba solo por Buenos Aires y, después de comer en un buena parrilla de Recoleta y de tomar un trago mirando un estúpido show para turistas, caminaba pensando en la posibilidad de tomarme algo más, cuando me abordaron los tarjeteros que pocos años antes no se veían tanto. Claro, la zona de recoleta estaba llena de extranjeros y estos pibes andan buscando cazar clientes para todos esos boliches que antes no existían o, por lo menos no había tantos. Saben que como Buenos Aires está muy barato para los extranjeros, los tipos no pueden evitar la tentación de vivir aunque sea una noche dándose un pequeño lujo, una canita al aire. Me ofrecieron entrar a conocer uno de los antros y una promoción: con la entrada una copa o dos de champán. Yo me dije ¿por qué no? Y me metí en ese ambiente de discoteca pero lleno de mujeres con escasa ropa, sentadas, aburridas pero muy atentas. Me pedí mi copa de champán y enseguida se me aparecieron dos o tres que actuaron como si yo fuera galán famoso de telenovela y ellas mis ex compañeras de la primaria que no me ven hace años. Todas demasiado pintadas, demasiado frívolas o demasiado explícitas. Ante la escasez de posibilidades conmigo, dos de ellas se fueron y quedó una que si bien me sonreía cada tanto, ya no me prestaba tanta atención.
    Dos asientos más allá había una negrita muy linda con el pelo lleno de trencitas. No estaba vestida tan provocativa como las demás y tenía una piel oscura que si bien se perdía un poco en la semioscuridad del lugar, la chica resaltaba por su exótica belleza. Me sonrió tímidamente y empezamos a conversar. Me dio un nombre en inglés que, para una caribeña, no queda tan fuera de lugar como cuando una Argentina te dice que se llama Jenny, Ashley o Debra. El acento y el español eran claramente dominicanos, había llegado a Buenos Aires hacía muy poco tiempo y todavía no había adoptado palabras o expresiones porteñas. Cuando le pregunté cuánto costaba su compañía, me dio una cifra desorbitante pero se notaba que se dio cuenta inmediatamente y me dijo que me podía hacer un descuento. Yo me reí, imaginando cómo las otras, mis ex compañeras, la habrían estado aleccionando sobre las tretas para hacerle creer al potencial cliente que le está recibiendo un descuento especial por su simpatía, belleza o algo así. Lo mío era pura curiosidad, como para tener una idea de cuánto se gastaba por una mujer en esos lugares. Buenos Aires tenía para mí una cantidad de amigas, ex novias o las amigas separadas de las mujeres de mis amigos, que siempre me presentaban cuando andaba por allá. Sí, ya se, estar con una de esas mujeres a las que uno les paga es distinto, se siente de otra manera. Sin embargo, esa noche no tenía (ni ninguna otra) ninguna intención de pagar por compañía femenina. La caribeña resultó ser simpática y dulce. Era una noche de poquísima clientela, los hombres ni bien entraban era acaparados por las otras, tal vez por esa, esta mujercita de belleza muy exótica y piel bien oscura no tenía mucho para hacer. Estoy seguro que, de haber habido más gente, hubiera atraído muchos clientes solamente por sus ojos grandes y su sonrisa que, en la profunda oscuridad, hubieran resaltado como perfecto señuelo.

    La conversación no fue importante pero, supongo que por ser nueva, me reveló muchos detalles, posiblemente secretos, del gremio. De repente, eran ya las cuatro o las cuatro y media de la mañana, el gran salón se había casi vaciado y me dijo que se tenía que ir. La invité a ir a comer algo pero me dijo que si salía conmigo no sé cómo era, una historia complicada. Así que le ofrecí encontrarnos en la esquina de Pueyrredón y ella aceptó. Nos fuimos caminando hasta Las Heras donde nos sentamos en una confitería y pedimos tostados. Seguimos con la conversación hasta que le propuse que durmamos juntos. Le aclaré que no era mi intención contratarla, simplemente me parecía que los dos podíamos disfrutar de la compañía mutua. Ya para ese entonces me había contado que se llamaba María y que ese nombre en inglés era para el trabajo. Tenía dos hijos, un varón y una mujer, que había dejado en la pequeña finca familiar con sus padres, los abuelos. Fuimos a un telo y dormimos juntos. Al día siguiente desayunamos y nos despedimos. Para ese entonces yo ya sabía que ella había salido de República Dominicana con la promesa de un trabajo en Argentina que no era justamente ese, donde yo la conocí. Durante todo el día pensé en María, la de la piel tan oscura como tersa y la sonrisa grande de dientes blancos. Me metí en un cyber y me puse a leer los artículos que habían aparecido, sobre todo en el Página 12, sobre las mujeres que llegaban engañadas a Argentina.

    La noche o la madrugada que pasé con esa mujer, cuerpo tan caribeño de piel oscura, fue intensa. Es que las negras, especialmente las caribeñas, son apasionadas y, cuando se encienden, son puro fuego. Claramente, la conversación no llegaba muy lejos pero teníamos mucho de lo que le llaman química.

    A la noche siguiente la llamé por teléfono cuando ya estaba en ese... club, boite o como sea que se llamen ese lugar donde trabajaba, y me dijo que tenía que estar ahí hasta por lo menos las cuatro de la mañana. Quedamos en que me llamaba cuando saliera. A la noche me despertó el celular a eso de las cuatro y le dije que se tome un taxi para encontrarnos en la puerta de un telo sobre Marcelo T. de Alvear. Eran unas pocas cuadras para mí y cuando llegué ya estaba ahí, esperándome adentro del taxi. Se lo pagué y nos metimos en el cuarto. Esa noche, llorando, me contó cómo había tomado un préstamo poniendo la casa de los padres en garantía para poder volar a Buenos Aires y trabajar de lo que había estudiado. Con mucho sacrificio, los padres campesinos en el interior de la isla, le habían pagado la academia de peluquería. Esta iba a ser la oportunidad para desarrollar su oficio en un lugar importante, porque así se lo vendió la gente relacionada con esa misma academia que le ofreció el puesto y arregló el viaje; sus acreedores. Un lugar importante en una ciudad grande y muy europea donde todas las señoras van a la peluquería casi todos los días y hay mucha necesidad para lo que ella hacía. Empezó en una peluquería, pero después de unos días le dijeron que la cosa no estaba muy bien y que no iba a ganar mucho dinero ahí. La gerente, que siempre había jugado el papel de buena y comprensiva, le trajo la idea como para ayudarla y que pueda empezar a pagar lo que le debía a esa gente; "porque si no la casa de tus padres corre peligro". María lloraba mientras me contaba cómo tuvo que tomar la decisión porque era la única salida, desnuda en su piel oscura y tersa sobre la cama de un telo de Buenos Aires. Ahora, decía María entre sollozos, lo único que me puede sacar de esta situación es encontrar a alguien que me ayude. No sabía a qué se refería, pero aunque yo podía pagar comidas y telos, no podía ni hubiera querido a ayudarla a pagar su deuda. Sin embargo, pensé que sería posible que consiga un trabajo de verdad, que le permita hacer algunos pagos y, al mismo tiempo, vivir en Buenos Aires. Era muy claro que lo que esa gente quería era que María pudiera pagar mucho más por mes de lo que da un puesto de peluquería y que especulaba con la ignorancia y la pobreza.

    Durante todo ese día estuve pensando y pensando. No podía simplemente decirme que "así es la vida, no hay nada que se pueda hacer". María tendría que tener por lo menos, la oportunidad de probar en un trabajo en el que no se tenga que prostituir. La sola idea de pensar que una chica menos de 30 años caiga en una trampa tan horrible me hacía sentir que la crueldad del mundo no tiene límites. La situación se me aparecía como la de una náufraga del barco de la ignorancia y la pobreza caída en la isla de los aprovechadores. Tenía una deuda y si no la pagaba, aquella gente en República Dominicana le iba a quitar la casa a sus padres. Por otro lado, se estaba convirtiendo en puta (ella decía que hasta ahora no había tenido ningún cliente) y se horrorizaba de sólo imaginar que su familia se enterase de esa realidad. Había sido ella la que había convencido al padre de poner la casa como garantía para el préstamo, era ahora su responsabilidad cumplir a cualquier precio.

    Me encontré con un amigo a almorzar y le conté la historia que me daba vueltas en la cabeza. Le dije que quería ponerme a buscarle algo de ayuda a María y que tal vez hubiera alguna organización que ayude a las mujeres que caen en este tipo de trampas. Mi amigo, que es abogado, me dijo que iba a preguntar a ver que podía averiguar. Pero también y con mucho énfasis, me aclaró que si bien le podía solucionar el problema a una dominicana, había muchísimas en Buenos Aires y que el asunto necesita una solución que yo no le puedo dar. Que lo único que iba a lograr comprometiéndome tanto en la historia de esa chica, era ponerme mal y, quién sabe, hasta meterme en problemas con alguna mafia de la prostitución. "No podés andar por ahí solucionándole la vida a la gente”.

    Pasaron tres o cuatro días hasta que la volví a ver. Nos encontramos a la tarde en el Abasto. Yo había averiguado sobre algunas organizaciones que ayudan a chicas en esa situación buscándoles trabajo y dándoles educación sobre cómo navegar en esa red de engaño y explotación. Mientras le contaba y le daba ánimo ofreciéndole mi ayuda durante los días que me quedaban en Buenos Aires, me sentía como esos personajes súper buenos de las películas que sacan a la bella y pobrecita de una vida de maltratos. María con sus grandes ojos oscuros y sus trencitas que le caían sobre los hombros, abrió esos labios tan voluptuosos para contestarme. Y lo que me dijo no me lo esperaba jamás. Estaba molesta y enojada; me dijo que quién era yo para venir a salvarla y que cómo sabía que ella quería o necesitaba ser salvada. Nos despedimos al poco tiempo y supuse que no la volvería a ver. Me sentí muy triste y al mismo tiempo un poco aliviado. Yo traté de hacer algo por ella pero de ninguna manera se puede obligar a nadie a ser ayudado.

    Uno o dos días antes de que saliera mi vuelo hacia una vida muy lejana a esa realidad, María me llamó. Era su noche libre así que la invité a salir. Las llevé a comer a un lugar muy lindo en el centro. Ya para el final de nuestra comida, nos habíamos pedido algún tipo de licor, cuando ella enmudeció y los grandes ojos negros se marchitaron un poco. Cuando le pregunté qué pasaba me decía que nada. Unos minutos más tarde, con los ojos llenos de lágrimas y tono de reproche, María me dijo que para mí era muy fácil porque yo volvía a mi país del primer mundo, a mi trabajo y a mis amigos y ella se quedaba ahí, en esa mierda de la que no tenía escapatoria. Me dijo que se quería ir pero que antes iba al baño y se levantó. Yo pedí la cuenta y cuando ella volvió a la mesa, agarró su abrigo de la silla y siguió para afuera. Ahí se paró a esperarme. Llegué junto a ella y llorando me volvió a decir algo parecido. Yo traté de calmarla y de insistir con la idea de que busque ayuda. Me miró como con rabia, se dio la vuelta y empezó a caminar. Me tomó unos segundos decidir qué hacer y empecé a seguirla. María caminaba por las calles nocturnas de Buenos Aires contorneando las curvas de su cuerpo y moviendo sus trencitas. Yo no estaba seguro si ella quería que la siga o que, de una vez por todas, la deje en paz. Empecé a dejar distancia diez, veinte metros y ella seguía caminando, allá, sola. La empezaron a seguir dos chicos que, claro, la vieron tan sola y con tanta curvas en su exótico cuerpecito que parecía una invitación a ejercer ese deporte nacional del levante. Me parece que se asustó un poco cuando notó que la seguían y le decían cosas, que empezó a caminar más rápido y se dio vuelta, a ver si yo estaba por ahí todavía. Me apuré y llegando cerca la llamé por su nombre, sin saber que pasaría con los dos seguidores. Ella se dio vuelta mirándome, parecía aliviada. Los que la seguían bajaron la velocidad, me vieron acercarme y se fueron. María me abrazó y me agradeció la comida y la compañía. Con la cabeza levantada y sin dejar de abrazarme, me dijo con ojos tristes ¿por qué tú tienes que vivir lejos?

    Nos despedimos en una esquina. Se subió un taxi, le ofrecí plata para que lo pague y me la rechazó molesta.

    Nunca más volví a ver a María. Ojalá que haya podido salir de su trampa mortal.

  • #2
    Respuesta: hace ya un tiempo

    linda historia loco..y si son esas cosas que uno se queda pensando que habrá pasado?

    Comentario


    • #3
      Respuesta: hace ya un tiempo

      Yo tenia entendido que no vienen engañadas, ya saben a que vienen y vienen hasta aca tan lejos porque les conviene mas lo que ganan y porque no las conoce nadie, en su pais (pequeño) seria mucho mas terrible segun ellas si sus familias se enteran de que ejercen la prostitucion. Esto lo escuche en varios informes de esos que dan en la tele. A mi parece que esa Maria te quizo hacer el cuento del tio, y segun lo que contas de como se sucedieron los hechos tiene sentido que te quisiera timar.
      ¡¡¡...TENGO TIEMPO...PARA SABER...SI LO QUE SUEÑO CONCLUYE EN ALGO...!!!

      Comentario


      • #4
        Respuesta: hace ya un tiempo

        Originalmente publicado por Shoam Ver Mensaje


        Nos despedimos en una esquina. Se subió un taxi, le ofrecí plata para que lo pague y me la rechazó molesta.

        Nunca más volví a ver a María. Ojalá que haya podido salir de su trampa mortal.
        me gusto tu historia y como la redactastes , no quiero ser malo pero como dijieron, la chica abra visto extranjero que vive en otro pais con plata, le invento una historia , y el tipo me da todo lo que tiene.
        vos que le ofreciste pagar ? el taxi ?
        yo creo que la mina se ofendia todo el tiempo por que ella queria que vos dijieras cuanto debes y se lo dieras.
        y vos le ivas con ayuda social .
        las cogidas gratis con esas minas despues pueden resultar carisimas.
        saludos y gracias por contar tu historia
        - soy gatero profesional ,por lo tanto no me enamoró de las escorts
        - no soy tan viejo ni tan feo para pagar +de $250 por una mujer :dedosabajo:

        Comentario


        • #5
          Respuesta: hace ya un tiempo

          Excelente relato, muy bien redactado.
          Para mi la historia de ella es un cuento.

          Conozco una dominicana que hace un par de meses le hizo el verso a un cliente que está medio enganchado con ella y le sacó la guita para el pasaje a Rep. Dominicana, no se si unos 1500 dólares. El verso para los demás clientes era manguear 100, 150 o 200 dólares de regalo, contando como no tenía nada para llevarle a su hijito, que el pasaje lo había conseguido en promoción, que no le quedaba mas plata y que iba a llegar a su casa sin poder mantenerse allá después de muchos años sin ir.
          Su actuación impecable no tenía fisuras era imposible no creerle; actualmente la veo y le pregunto por su viaje y me relata con lujos de detalles una historia que juraría que es cierta si no supiera que estos últimos meses que faltó estuvo trabajando en otro cabaret a 200 kms del actual.
          Es una negra muy bonita, divertida, cariñosa y mentirosa...
          NUNCA discuta con un tonto. La gente podria no notar la diferencia.

          Hasta el fondo

          “Yo era hincha de Boca. Hablaba con mi abuela y le decía: abuela, cuando sea grande a las gallinas esas las mato”
          “Mi ídolo era Rojitas ” el Kaiser

          Comentario


          • #6
            Respuesta: hace ya un tiempo

            Originalmente publicado por Bitch King Ver Mensaje
            Excelente relato, muy bien redactado.
            Para mi la historia de ella es un cuento.

            Conozco una dominicana que hace un par de meses le hizo el verso a un cliente que está medio enganchado con ella y le sacó la guita para el pasaje a Rep. Dominicana, no se si unos 1500 dólares. El verso para los demás clientes era manguear 100, 150 o 200 dólares de regalo, contando como no tenía nada para llevarle a su hijito, que el pasaje lo había conseguido en promoción, que no le quedaba mas plata y que iba a llegar a su casa sin poder mantenerse allá después de muchos años sin ir.
            Su actuación impecable no tenía fisuras era imposible no creerle; actualmente la veo y le pregunto por su viaje y me relata con lujos de detalles una historia que juraría que es cierta si no supiera que estos últimos meses que faltó estuvo trabajando en otro cabaret a 200 kms del actual.
            Es una negra muy bonita, divertida, cariñosa y mentirosa...
            mm. estas cosas pueden se graciosas menos para la persona que se entera. esto no tienen otro nombre que estafa.
            cuando alguien te miente para sacarte mas plata , pasa de ser mentirosa a estafadora. no tiene otro nombre
            - soy gatero profesional ,por lo tanto no me enamoró de las escorts
            - no soy tan viejo ni tan feo para pagar +de $250 por una mujer :dedosabajo:

            Comentario


            • #7
              Respuesta: hace ya un tiempo

              Sos un bueno Shoam, no quiero ser pinchaglobo, pero te vio cara de buen tipo. A un amigo le pasó con una dominicana en un PV de Rivadavia al 3000, que la mina le contó que ese día era el cumpleaños de su hijo, y que ella no tenía ni siquiera para llamarlo por telefono, y mi amigo le dio propina extra, volvió a los 6 meses, y la frágil memoria de la mina le descubrió la trampa, otra vez era el cumpleaños del hijo, y otra vez no tenía ni siquiera para llamarlo por telefono...

              Yo lei todo con prejuicio, pero gracias a mi prejuicio pude adivinar todo lo que terminaste contando.

              Puede ser cierto como pudo haber sido una mentira, pero creo que fuimos varios los que sabíamos como iba a terminar tu historia con MAría.

              Comentario


              • #8
                Respuesta: hace ya un tiempo

                Originalmente publicado por Banacek Ver Mensaje
                Sos un bueno Shoam, no quiero ser pinchaglobo, pero te vio cara de buen tipo. A un amigo le pasó con una dominicana en un PV de Rivadavia al 3000, que la mina le contó que ese día era el cumpleaños de su hijo, y que ella no tenía ni siquiera para llamarlo por telefono, y mi amigo le dio propina extra, volvió a los 6 meses, y la frágil memoria de la mina le descubrió la trampa, otra vez era el cumpleaños del hijo, y otra vez no tenía ni siquiera para llamarlo por telefono...

                Yo lei todo con prejuicio, pero gracias a mi prejuicio pude adivinar todo lo que terminaste contando.

                Puede ser cierto como pudo haber sido una mentira, pero creo que fuimos varios los que sabíamos como iba a terminar tu historia con MAría.


                es increible como no nos damos cuenta que hasta las de los pv con hacer 1 0 2 clientes ya ganaron lo que a otros nos lleva un dia entero ganar .
                y si nosotros podemos vivir y darnos cada tanto la alegria de gatear . dudo que ellas no tenga una moneda para el telefono :005:.

                el otro dia tambien una mina en el pv me dice que se quedaba por que tenia que pagar una deuda que se le vencia en la semana,yo como ya lamentablemente me cuesta creerles, li dije a si , bueno suerte .
                - soy gatero profesional ,por lo tanto no me enamoró de las escorts
                - no soy tan viejo ni tan feo para pagar +de $250 por una mujer :dedosabajo:

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: hace ya un tiempo

                  Excelentemente contado, lo leí de punta a punta, con comentarios completos y las ganas que le puso, y lo puntilloso del relato...

                  Felicitaciones, pero siempre termina así. son todas iguales las trolas, estan llenas de guita, y para mi esta bien ponen el lomo y me parece que se tienen que bancar a cada uno? me incluyo, soy un hombre gordito....

                  Pero en confidencia con una niña de un PV al que frecuentaba, se levantan mucha guita mensualmente, mas de lo que muchos de nosotros simples peones de empresas, podemos soñar anualmente....

                  Pero nosotros ante alguna belleza siempre caemos rendidos..... y caemos ante mentiras... Por eso y a partir de este relato, voy pago utilizo, muchas gracias y me voy sin mucha vuelta y sin mucha charla, excepto las del intergarching con alguna anecdota graciosa...

                  Muy bueno y espero no haya desembolsado nada, pero no creo que haya sido asi....

                  para mi hubo algun tipo de involucracion... y no creo que se haya resistido . . .

                  Esperemos que no.. suerte

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: hace ya un tiempo

                    Originalmente publicado por El.Gatero Ver Mensaje

                    Pero en confidencia con una niña de un PV al que frecuentaba, se levantan mucha guita mensualmente, mas de lo que muchos de nosotros simples peones de empresas, podemos soñar anualmente....

                    Pero nosotros ante alguna belleza siempre caemos rendidos..... y caemos ante mentiras... Por eso y a partir de este relato, voy pago utilizo, muchas gracias y me voy sin mucha vuelta y sin mucha charla, excepto las del intergarching con alguna anecdota graciosa...

                    opino igual hay que coger y rajar por que si les crees y te dan pena te fulminan.
                    supongo que no tadas son iguales debe haber Ecepciones , pero por las dudas a rajar,
                    - soy gatero profesional ,por lo tanto no me enamoró de las escorts
                    - no soy tan viejo ni tan feo para pagar +de $250 por una mujer :dedosabajo:

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: hace ya un tiempo

                      Muy bueno el relato, pero concuerdo con los muchachos, la mina te queria hacer el verso para ver si te sacaba algo de guita para esa supuesta deuda que tenia, y me parece inverosímil tambien lo de que no habia tenido ningun cliente aun. Por eso, por las dudas, como dice mi "firma"..... no confies en nadie.

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: hace ya un tiempo

                        Originalmente publicado por JHON FOX Ver Mensaje
                        mm. estas cosas pueden se graciosas menos para la persona que se entera. esto no tienen otro nombre que estafa.
                        cuando alguien te miente para sacarte mas plata , pasa de ser mentirosa a estafadora. no tiene otro nombre
                        Sí, correcto, igualmente y por las dudas... yo no lo conté en tono gracioso.
                        NUNCA discuta con un tonto. La gente podria no notar la diferencia.

                        Hasta el fondo

                        “Yo era hincha de Boca. Hablaba con mi abuela y le decía: abuela, cuando sea grande a las gallinas esas las mato”
                        “Mi ídolo era Rojitas ” el Kaiser

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: hace ya un tiempo

                          che al final rechazo la guita del taxi.. no es tan asiiiiiiii jaja es joda che.. la cosa es mas simple.. sea estafadora. o no.. uno hacelo que siente.. y si sentiste en ayudarla en lo que pudiste.. mato ya fue.. en una de esa en verdad la ayudabas.. y la sacabas de eso realmente o no.. nunca se sabe.. pero si hiciste lo que sentiste.. y quisiste... a la mierdas con todos los boludos que bardean... listo ya fue... sea o no sea cagadora la negra linda esa... la pasaste como quisiste.. punto y a la mierda repito.. saludos maestro
                          si no cojo... me toco.. y si no me toco.. asesino gente... y por ahora no salgo en los diarios....

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: hace ya un tiempo

                            Las dominicanas son remala onda, yo no les creo nada, no se como fue tu caso en especial pero a lo mejor aprovecho que sos un buen tipo

                            Comentario

                            Trabajando...
                            X