Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

No te pongas asi....

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • No te pongas asi....

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales



    mimoso...:011:








    MENSAJE DEL GRUPO CLARIN

    64 años creyendo en el país y construyendo medios argentinos



    1 de 1

    Con los años, Clarín se convirtió en el primer diario nacional.



    Usted conoce Clarín. Somos un diario que nació en 1945 con una mirada nueva. La de ser un diario masivo y de calidad. Que pueda llegar a todos. Que privilegie la información y que desde lo editorial apueste al desarrollo integral de la Argentina.

    Clarín fue asentándose: con los años se convirtió en el primer diario nacional y uno de los líderes de habla hispana. Sostenido por el trabajo de sus periodistas y el acompañamiento sus lectores. Cuidando la independencia empresaria como reaseguro de la periodística.

    Con una visión focalizada en el crecimiento del país, Clarín no sólo quiso ser espectador, sino protagonista de los cambios que vivieron los medios y las audiencias en las últimas décadas.

    No hicimos nada diferente de lo que hicieron grandes medios alrededor del mundo. Decidimos acompañar la evolución tecnológica. Invertimos para llegar a nuestros públicos a través de otros lenguajes, audiovisuales y digitales.

    Lo hicimos conscientes de que los medios de comunicación se globalizan cada vez más y creyendo importante preservar nuestro rol como actores argentinos. Actores con la dimensión suficiente para competir sin diluirse frente a los conglomerados internacionales que llegaban al país. Para sostener nuestros valores y nuestra identidad. Para producir, informar y entretener con nuestro acento.

    Así fuimos conformando el Grupo Clarín. Una compañía de capitales argentinos, cuyos accionistas y números son de dominio público. Aunque somos más pequeños, nuestra estructura es similar a la de otros grupos de medios de Iberoamérica, como Prisa de España, Globo de Brasil o Televisa de México. No fue fácil hacerlo desde aquí, en un país con discontinuidades, un menor tamaño relativo y contando únicamente con recursos propios. Si nos comparamos con el mundo, nuestra facturación es 66 veces menor a la de Telefónica, 40 veces menor a la de Time Warner y 24 veces menor a la de CBS.

    Nuestras inversiones, plantadas aquí, superaron los 20.000 millones de pesos en los últimos 20 años. Hoy cotizamos en las Bolsas de Londres y Buenos Aires pero tenemos el orgullo de haber crecido en la Argentina, de haber decidido quedarnos pese a las ofertas de compra de grupos extranjeros. E incluso de tener operaciones en Uruguay, Paraguay y México.

    Para cualquier país, una empresa como Clarín suele ser un exponente del emprendimiento privado, un motivo de orgullo nacional. Porque se trata de una voz de peso local en un mercado cada vez más transnacional. Porque genera empleo calificado y configura una importante industria cultural. Pero en la Argentina de hoy eso parece no contar. Clarín está siendo estigmatizado con intenciones políticas. Por eso vale aclarar algunos puntos.

    En ninguna de sus actividades el Grupo Clarín es un monopolio. De hecho, el mercado argentino de medios es uno de los más diversos del mundo. Y Clarín actúa en cada segmento compitiendo intensamente. Nos gusta la competencia. Nos estimula y estamos acostumbrados a ella.

    En Buenos Aires, Clarín compite con 12 diarios nacionales pagos de interés general, número muy difícil de encontrar en las principales capitales del mundo. C ompite en los kioscos con La Nación, La Prensa, Diario Popular, Crónica, Página/12, Crítica de la Argentina, Bae, Buenos Aires Herald, El Cronista, Ambito Financiero, Perfil y Miradas al Sur. En el país compite con más de 200 diarios regionales y locales que son voces de referencia en su zona, donde los diarios nacionales tienen una inserción reducida.

    En televisión abierta, el grupo es titular de Canal 13, una de las cinco estaciones que se reciben en el Gran Buenos Aires. Allí mismo también se escuchan más de 550 radios. De todas ellas, Clarín participa en una AM y una FM (Mitre y La 100). Hay varios grupos que tienen más radios que las permitidas. No es nuestro caso.

    En canales de noticias, la Argentina cuenta con 5 señales nacionales, todas de dueños diferentes (Crónica TV, América 24, C5N, Canal 26 y TodoNoticias). Una de ellas, TN, es de Clarín. No hay otro país en el mundo con una oferta semejante.

    En Internet, cualquier persona puede distribuir contenidos. De los sitios más visitados del país, Clarín.com ocupa el puesto número 10. Los anteriores no son argentinos. Estamos orgullosos de sostener esta presencia en un espacio donde lo nacional suele caer en la insignificancia.

    En el mercado del cable, Clarín viene invirtiendo, desde 1993, en la conformación de una red que hoy encabeza Cablevisión. Es el primero entre más de 700 operadores, y siempre compite con otras opciones, en cable o en satélite. Conformó la primera red alternativa a las grandes telefónicas. Así logró, por ejemplo, una presencia en Internet que dinamizó el mercado de banda ancha.

    Se ha llegado a decir que Clarín tiene el 73% de las licencias de radiodifusión del país. Es falso. Para que quede claro: e n todo el país, Artear posee cuatro licencias de televisión abierta, sobre 42 existentes. Radio Mitre posee 9 licencias, so*bre más de 5.000 existentes. El cable no es radiodifusión porque no usa éter: sus licencias son locales (a diferencia de la TV satelital, que goza de una licencia nacional). Cablevisión tiene un 47% de participación en ese mercado. Este porcentaje es similar o está por debajo de los mayores operadores de cable de países como Francia (65%), I talia (75%), España (57%), Alemania (52%), Reino Unido (50%), Chile (67%), Perú (82%) y Venezuela (50%), Brasil (46%), Colombia (46%) y México (46%).

    Clarín ha invertido siempre en la Argentina con una misión central: el periodismo y los medios de comunicación. Por eso tenemos los equipos de periodistas más numerosos y premiados del país. Por eso, muchos de los profesionales más prestigiosos han surgido de nuestros medios o eligen trabajar en ellos. En 1995, cuando se constituyó como tal, el Grupo se definió en esta actividad. No nos dedicamos a otra cosa. Clarín tiene medios porque esa es su razón de ser. No los tiene para otro fin.

    Somos el principal multimedios del país, pero no el único. Y nos gustaría que hubiera varios más. Lamentamos que colegas que iniciaron proyectos parecidos hayan decidido vender a lo largo de estas décadas. O que grupos fuertes, que parecían de largo aliento, se desarticularan según los ciclos políticos y económicos.

    Cada uno de nuestros pasos los dimos cumpliendo la ley. En 1990, cuando Artear se presentó a los concursos de Canal 11 y Canal 13, ganó los dos. Obtuvo los máximos puntajes y optó por la frecuencia del 13. Fue el único canal que no cambió, en 20 años, su composición accionaria. El único que no se vendió, que apostó siempre a la producción nacional, que se especializó en ficción y noticias.

    En paralelo, Artear generó señales nacionales para alimentar una grilla de cable donde hasta las noticias y el deporte venían desde afuera del país. Nos propusimos hacer contenidos argentinos, que reflejaran nuestra realidad, nuestra identidad, nuestra diversidad, nuestro talento, nuestra cultura.

    Así nació TN, realizado con los más altos estándares periodísticos y tecnológicos. O Volver, que se convirtió en un resguardo entrañable de la historia del cine y la televisión argentinos. O TyC Sports, con foco en los deportes y los deportistas nacionales. O Quiero, pensado para difundir la música de nuestros artistas.

    Canales de libre creación que no usan espectro radioeléctrico. Que contribuyen a dar trabajo, a generar y preservar contenidos nacionales. Sin razón técnica alguna, el proyecto de Ley de Medios pretende limitar o silenciar esas voces. ¿Eso es promover la diversidad?

    En el cable, Clarín comenzó con una operación en San Pedro. Fue creciendo en una industria madura, conquistando nuevos abonados y a partir de cables existentes. En los 90, el sector se extranjerizó: vinieron las grandes compañías norteamericanas: US West, Continental, TCI, Hicks, Liberty. Clarín hizo el esfuerzo y se mantuvo como el segundo operador nacional.
    Luego vino la crisis, con la deuda en dólares. El 95% de ella tomada en el exterior, por lo que se multiplicó por tres. Tuvimos que desprendernos de compañías importantes, como CTI y DirecTV. Reestructuramos esa deuda de manera privada, con recursos enteramente propios. Y tras la recuperación, volvimos a apostar en el país.

    Nadie nos regaló nada. En 2006 adquirimos el 60% de Cablevisión, lo que permitió que una compañía extranjera vuelva a ser argentina. Desde entonces, la empresa sumó 1000 nuevos empleados, no distribuyó dividendos e invirtió más de 550 millones de dólares en redes y digitalización. Como sucede en varios países de Europa y América, los cables se consolidaron para generar masa crítica y prepararse para competir con las grandes empresas de telecomunicaciones. Claro que mientras los países serios equilibran los mercados para que compitan entre iguales, aquí se quiere fracturar en partes a los locales.

    Sabemos que el futuro de nuestra industria pasa en gran medida por la banda ancha. Y esto requiere dos cosas, que el proyecto de ley desconoce. Primero, promover la inversión en redes alternativas y la competencia en Internet, para lograr mejor capacidad, velocidad y precio. En lugar de eso, se limita arbitrariamente el alcance de los cables y se destruyen sus inversiones recientes, discriminándolos frente a las telefónicas que pueden llegar al 100% de los hogares. Segundo, promover sólidas empresas audiovisuales para que nuestro talento no se diluya en un mar de contenidos globales. Los países del mundo y de la región lo entienden así, y por eso en lugar de ponerle trabas, acompañan a sus grupos de comunicación. No parece ser la intención hoy en la Argentina.

    La paradoja es que en varios aspectos, este proyecto se emparenta con la vocación de fragmentar y controlar que tenía la ley de la dictadura. Parece que se quiere regular para un escenario de hace treinta años, donde sólo existían la radio y la TV abierta. Hoy el cable, Internet y la digitalización multiplican al infinito las posibilidades. Deberíamos apostar a que nuestras producciones puedan llenar esos espacios. Sin embargo se imponen restricciones arbitrarias y alejadas de los ejemplos internacionales.

    ¿Cuál es la lógica de prohibir a un grupo tener un cable y un canal abierto en la misma área? Uno produce y otro transporta lo que producen muchos. Esta exclusión no existe en todo el mundo.

    ¿Cuál es la lógica de limitar a sólo una señal la que pueden producir los canales abiertos o los cables? Afuera sucede todo lo contrario: los canales abiertos y los cables son los principales productores de contenidos. Las cuatro cadenas privadas de televisión de EE.UU. producen señales de noticias propias (MSNBC, Fox News y CBS News) y otras señales temáticas (History Channel, ESPN, Disney Channel, Fox Sports, National Geographic, Bravo, USA Network, Discovery, etc). Lo mismo sucede con operadores de cable importantes, como Time Warner, que produce HBO, Cinemax, CNN o Cartoon Network.

    En los últimos meses, se ha emprendido una batalla contra un grupo periodístico nacional. No es inusual que los gobiernos se molesten con los medios: la tensión prensa-poder es natural en la democracia. Lo que sí resulta inaudito es que se haya puesto todo el aparato estatal (el formal y sus resortes más oscuros) para amedrentar, a través la estigmatización política y la difamación personal. Una campaña direccionada a Clarín pero que lo excede como destinatario. Y que revela un objetivo muy claro: desacreditar a los medios de comunicación como contrapeso en la democracia.

    No estamos en guerra con nadie. Aunque nos ataquen seguiremos contando lo que entendemos le pasa y le interesa a la sociedad. Eso quizás molesta. Y por eso las campañas sucias, los panfletos paraoficiales, las intimidaciones de la AFIP, el uso de organismos públicos como herramientas de apriete.

    16 mil personas trabajan con nosotros. Somos uno de los principales generadores de empleo calificado en el país. Todas nuestras operaciones cumplen la ley. Quizás por eso quieren hacer una ley para que no la podamos cumplir.

    Coincidimos en que la democracia se debe una nueva ley de radiodifusión. Este proyecto pregona la democratización pero consagra un poder discrecional sobre los medios. Además busca atomizarlos y debilitarlos. Para que no se escuchen y dependan de las dádivas oficiales. O directamente para acallarlos.

    Este proyecto deja a los medios en estado de precariedad absoluta, al no respetar las licencias vigentes, algo que ni siquiera sucedió en Venezuela. Y autoriza que la única red de radio y TV que llegue a todo el país sea la del Estado.


    Cuando las leyes son pensadas contra algunos, cuando el personalismo utiliza el poder del Estado y no encuentra freno en las instituciones, están en riesgo las garantías de todos.

    Esto es parte de lo que el Grupo Clarín tenía penado decir en el Senado de la Nación, antes de que se anticipara el final del debate en Comisión. Queremos compartirlo con los senadores y con toda la sociedad.

    Creemos que de nada sirve nuevamente forzar la polarización de un debate. Desde nuestro lugar apelamos a la racionalidad. A que se proteja no sólo la seguridad jurídica sino nuestro derecho a seguir apostando en el país.

    Confiamos en que el debate legislativo pueda servir para tener una mejor ley, que pemita preservar la libertad de expresión, el desarrollo de la industria audiovisual y el acceso de más ciudadanos a los nuevos medios.

    Desde Clarín seguiremos trabajando, como siempre, en comunicar a los argentinos en su mismo idioma.

    :dft004: :dft004:

    Grupo Clarín
    Buenos Aires, 4 de octubre de 2009.

  • #2
    Respuesta: No te pongas asi....

    Muy largo...
    Cyberbostero
    "Si te he visto, no me acuerdo. Si te desvisto, no me olvido..." ®
    sigpic

    Comentario


    • #3
      Respuesta: No te pongas asi....

      Originalmente publicado por Cyberbostero_07 Ver Mensaje
      Muy largo...
      Dice básicamente que el gobierno busca con la ley de medios sustraer todos los depósitos de los ahorristas.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: No te pongas asi....

        Originalmente publicado por Bilberry Ver Mensaje
        Dice básicamente que el gobierno busca con la ley de medios sustraer todos los depósitos de los ahorristas.

        y que Nestor es el jefe de los piratas somalies.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: No te pongas asi....

          Originalmente publicado por Bilberry Ver Mensaje
          Dice básicamente que el gobierno busca con la ley de medios sustraer todos los depósitos de los ahorristas.
          Ahh que susto.

          Pensé que decía que la LDM nos llevaba a medios de expresion absolutamente totalitarios, controlados como mínimo en un 66% por el PE y manejados por la publicidad oficial a traves de la Jef de Gabinete.


          Slds,

          Comentario


          • #6
            Respuesta: No te pongas asi....

            Originalmente publicado por sesentaynueve Ver Mensaje
            Ahh que susto.

            Pensé que decía que la LDM nos llevaba a medios de expresion absolutamente totalitarios, controlados como mínimo en un 66% por el PE y manejados por la publicidad oficial a traves de la Jef de Gabinete.


            Slds,


            si, ademas critica al ESTADO, salvo que arregle algun negocito como el de papel prensa, pero esos son detalles.....

            Comentario


            • #7
              Respuesta: No te pongas asi....




              Sincerarse

              Por Eduardo Aliverti


              Repasemos una historia sencilla para pensar si en Argentina sería imaginable.
              El miércoles pasado, el primer ministro británico presentó su programa ante el Congreso laborista. Al día siguiente, como reportó el corresponsal de Página/12 en Londres, The Sun, el diario de más tirada en el Reino Unido y el más influyente entre la clase trabajadora y las capas medio-bajas, anunció en su portada que dejaba de apoyar a Gordon Brown. El Grupo Murdoch –uno de los más poderosos del mundo– advertía así sobre su virtual pase a las filas del Partido Conservador, que lidera cómodamente las encuestas de cara a las elecciones del próximo mayo. Fenece de este modo el respaldo que el diario y la corporación le prestaron al laborismo, siempre de manera abierta, desde 1997. Brown, obviamente en preaviso de lo que ocurriría, dijo que “los diarios no ganan las elecciones”. Y su viceprimera ministra señaló que no hay que dejarse patotear. “Hay que salir a la calle y ganar la batalla”, agregó Harriet Harman. Así de fácil, si se quiere, el líder y el partido gobernante de los ingleses fueron explícitamente contestes de que el mayor de sus emporios periodísticos les quitaría el saludo. Y en efecto, se lo pusieron en la tapa. Algo similar sucede en España con El País, del Grupo Prisa, que está en guerra abierta contra el gobierno de Zapatero porque éste osó afectar los negocios multimediáticos de la corporación al abrir la oferta de la Televisión Digital Terrestre: los derechos de retransmitir el fútbol por suscripción nunca estuvieron en manos que no fueran las de una sociedad controlada por Prisa. Y es así que El País aparece arrojado poco menos que en brazos de los conservadores del Partido Popular cuando, desde el fondo de la historia posterior a Franco, el diario llegó a ser definido como la Biblia de los socialistas. La guerra alcanza el extremo de que un dirigente del PSOE apuntó, literalmente: “O el gobierno se carga a Prisa o Prisa se carga al gobierno”.
              ¿Alguien es capaz de ensoñarse con que aquí podría suceder algo similar? No nos referimos a la guerra entre medios y Gobierno, sino a su sinceramiento expreso en cuanto a los apoyos políticos concretos que eso significa. No es chuparse el dedo. Es eso de la sinceridad, nada más o nada menos. De la misma forma en que los grandes grupos de prensa de Estados Unidos y Europa, y también de Brasil y buena parte de América latina (aún comandados, como en Argentina, por la agenda que trazan sus diarios, revistas y periódicos), no tienen empacho en desnudar no ya sus inclinaciones político-electorales, sino, directamente, para quiénes volcarán su bajada de línea. The New York Times, Le Monde, The Washington Post, O Globo, Le Figaro, todo lo que en Italia no cooptó Berlusconi y lo que sí, las publicaciones uruguayas, chilenas incluso, tienen un “contrato” histórico con sus consumidores por el cual advierten no sólo que hablan desde equis lugar ideológico, sino que en procesos electorales o frente a episodios específicos dicen editorialmente con quiénes juegan. ¿Qué diferencia hay con la obviedad de para quién tuercen sus informaciones y opiniones Clarín y La Nación, por caso? Es cierto: semántica, ninguna. Pero ética, sí. Quizá se trate de otro estilo de cinismo. Sin embargo, el periodista interpreta que hay un mínimo respeto por ciertos códigos elementales del ejercicio de la profesión, que consisten en dejar cristalino el sitio desde el que se dice tal o cual cosa. No aparecer arrastrados, en una palabra. Si tomamos nota de esas firmas y esas voces y esas caras que por aquí, abordado el punto de la ley de medios audiovisuales y amparados en la defensa de la libertad de expresión, insisten en hablar de la necesidad de un “periodismo independiente”, hay una distancia marcada con quienes no se permiten usar ese artilugio, esa falacia, esa hipocresía.
              Todos sabemos –los que pertenecemos al ambiente y los que están fuera pero no comen vidrio, porque basta con no ser un analfabeto ideológico– que la bestial campaña de prensa en contra de la ley responde a negocios afectados. ¿Qué tiene que ver eso con la dichosa libertad de prensa? ¿Hace falta resguardarse ahí para criticar el proyecto? No. Podrían hacerlo cuestionando aspectos técnicos dudosos e, incluso, fugando hacia delante mediante el señalamiento de cuestiones socioeconómicas, del tipo de cómo apoyará el Estado a nuevos actores mediáticos que sin el respaldo de las arcas públicas no tienen chance de ingresar al mercado. Pero hagamos lo siguiente, porque cuando una coyuntura es tan ardorosa andan todos sensibles por lo que regla la discusión: saquemos la ley del medio y veamos otras expresiones.
              La Iglesia Católica, mediante su jefe, Bergoglio, volvió a arremeter contra el escándalo de la pobreza y no hay forma de desmentida objetiva. Pero como el desafío es de subjetividad, esperanzado uno en que lo anterior haya quedado claro, también es objetivo preguntarse cómo es que los príncipes católicos descubrieron la pobreza recién ahora. O por qué dan cuenta con tanta fruición. ¿En la dictadura y en el menemato no había un escándalo de pobres? Pues parece que no, si se comparan los documentos y manifestaciones oficiales de los monseñores con la cantidad, calidad y –sobre todo– entusiasmo de los que hacen circular en este momento. ¿Cómo se hace para estar en misa y a la par en una procesión que favorece, o intenta beneficiar, a un bando determinado?
              El largo conflicto en la ex Terrabusi pone furioso al establishment: revela, como con los trabajadores del subte, la terrible incomodidad que le producen unas bases que desbordaron a la patronal burocrática. Y carecen de prurito para meter la cuña de La Embajada. Y avivan el fuego de los automovilistas perjudicados como si el tema central fuese ése y no lo impune de una multinacional que insiste en perpetrar cuanto le venga en gana. La gran prensa sigue invicta en eso: la culpa final es inevitablemente de los laburantes, nunca de sus socios de libertad de mercado.
              ¿Y cómo hace la patota agraria para asimilar su interés al de la Patria? Su principal construcción simbólica continúa pasando por un carácter de apoliticidad, que se pretende con la exclusiva intención de que los dejen producir para generar el derrame de sus buenas intenciones. Es decir, que el Estado sea un estúpido observador incapaz de tocarles el bolsillo.
              En definitiva, no se trata de mejores o peores, sino de la claridad del reglamento. Carrió, por la derecha, es lo único de la oposición que verbaliza sus favoritismos con nombre y apellido. Supo decir que prefiere los monopolios o grandes grupos económicos de la prensa a cualquier alternativa propuesta por el oficialismo. Y los Kirchner, aun cuando se arguya que hay dudas sobre sus intenciones últimas, trazan un relato de centroizquierda por el que también nominan a quienes tienen enfrente. Todo el resto se presenta cual gran otario de la vida.
              Y la pregunta es cuánta gente está dispuesta a creerles.

              Comentario


              • #8
                Respuesta: No te pongas asi....

                Originalmente publicado por sesentaynueve Ver Mensaje
                Ahh que susto.

                Pensé que decía que la LDM nos llevaba a medios de expresion absolutamente totalitarios, controlados como mínimo en un 66% por el PE y manejados por la publicidad oficial a traves de la Jef de Gabinete.


                Slds,
                Sabés que no es verdad, vivís de embarrar la cancha. No se puede embarrar la cancha siempre.

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: No te pongas asi....

                  No lei el de clarin, muy largo, me daba pereza siquiera arrancar, si lei a Aliverti, y me surgio una duda.
                  yo no lei la ley, quiero aclararlo, y desde ese lugar pregunto. La ley garantiza mas independencia ideologica, o mas independencia de prensa que la ley de la actualidad?
                  O lo unico que garantiza es el impedimento de la fomracion de grandes grupos?
                  QUERES SER FELIZ O TENER LA RAZON?

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: No te pongas asi....

                    Originalmente publicado por ROLANDO MOTTA Ver Mensaje
                    No lei el de clarin, muy largo, me daba pereza siquiera arrancar, si lei a Aliverti, y me surgio una duda.
                    yo no lei la ley, quiero aclararlo, y desde ese lugar pregunto. La ley garantiza mas independencia ideologica, o mas independencia de prensa que la ley de la actualidad?
                    O lo unico que garantiza es el impedimento de la fomracion de grandes grupos?

                    al impedir la formacion de grandes grupos monopolicos - en principio - se tiende a una mayor amplitud de espectro.

                    Pero nadie sabe que va a pasar, puede haber algun tipo de situacion "testaferrica"...es posible, pero no seguro, lo que es SEGURO es que hoy es solo grandes negocios monopolicos (futbol, cables, etc) que hay que terminar.

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: No te pongas asi....

                      Originalmente publicado por Pio pio Ver Mensaje
                      al impedir la formacion de grandes grupos monopolicos - en principio - se tiende a una mayor amplitud de espectro.

                      Pero nadie sabe que va a pasar, puede haber algun tipo de situacion "testaferrica"...es posible, pero no seguro, lo que es SEGURO es que hoy es solo grandes negocios monopolicos (futbol, cables, etc) que hay que terminar.
                      Mi duda surgio porque alivertti plantea lo mismo que vos, que en el contexto actual, hablar de libertad de prensa es ridiculo, ahora, en el contexto de esta ley funcionando, con la presion de cada 2 años tener una revision del mismisimo poder ejecutivo, no es un contexto, sobre todo en la argentina donde a priori la libertad de prensa seria mas bien un titulo que un hecho?
                      Porque yo no pienso solo en nestor o cristina, me imagino a un simil menem, o macri, o sola, o un chavez, con el poder de quitar cada 2 años, de manera discrecional, la consesion de canales.
                      Y me surge la duda entonces, es un contexto ese para la libertad de prensa?
                      Y me atrevo a ir a mas, existe la prensa libre hoy dia???



                      Roli.
                      QUERES SER FELIZ O TENER LA RAZON?

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: No te pongas asi....

                        Originalmente publicado por ROLANDO MOTTA Ver Mensaje
                        Mi duda surgio porque alivertti plantea lo mismo que vos, que en el contexto actual, hablar de libertad de prensa es ridiculo, ahora, en el contexto de esta ley funcionando, con la presion de cada 2 años tener una revision del mismisimo poder ejecutivo, no es un contexto, sobre todo en la argentina donde a priori la libertad de prensa seria mas bien un titulo que un hecho?
                        Porque yo no pienso solo en nestor o cristina, me imagino a un simil menem, o macri, o sola, o un chavez, con el poder de quitar cada 2 años, de manera discrecional, la consesion de canales.
                        Y me surge la duda entonces, es un contexto ese para la libertad de prensa?
                        Y me atrevo a ir a mas, existe la prensa libre hoy dia???



                        Roli.
                        sERÍA BUENO PREGUNTARSELO A LOS PERIODISTAS, DE POR EJEMPLO, CANAL 13 QUE TODAVIA NO EMITIERON OPINION.

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: No te pongas asi....

                          Originalmente publicado por sesentaynueve Ver Mensaje
                          Ahh que susto.

                          Pensé que decía que la LDM nos llevaba a medios de expresion absolutamente totalitarios, controlados como mínimo en un 66% por el PE y manejados por la publicidad oficial a traves de la Jef de Gabinete.


                          Slds,
                          Seguramente de ese 66% saldran partidas para reforzar la seguridad, equipar a los hospitales, mejorar la educacion y si queda algo, algunos medicamentos vencidos para los jubilados (para el resto de los problemas del pais, habar que esperar que tengan eo 100%)
                          Ojos de Gato
                          Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto...

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: No te pongas asi....

                            Originalmente publicado por Bilberry Ver Mensaje
                            Sabés que no es verdad, vivís de embarrar la cancha. No se puede embarrar la cancha siempre.
                            Tenés razón.

                            Me voy a cambiar el nick y voy a ser serio.




                            El 99% de lo que escribiste hasta hoy fue para embarrar la cancha. Cuando querés articular algo serio decís disparates. Llamate a silencio please.



                            Slds,

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: No te pongas asi....

                              Originalmente publicado por sesentaynueve Ver Mensaje
                              Tenés razón.

                              Me voy a cambiar el nick y voy a ser serio.




                              El 99% de lo que escribiste hasta hoy fue para embarrar la cancha. Cuando querés articular algo serio decís disparates. Llamate a silencio please.



                              Slds,
                              Por qué busca la agresión para expresarse? Se siente bien? tiene algo irresuelto de su infancia? Cuéntenos.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X