Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Un País Insolente

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Un País Insolente

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Hola a Todos, el otro día me llego esto. No se quien es el Dr. Mario Rosen, pero el texto me parecio muy bueno y por ende es que lo comparto con ustedes. Saludos.

    En mi casa me enseñaron bien, pero todo estaba mal. Cuando yo era un niño, en mi casa me enseñaron a honrar dos reglas sagradas:

    Regla N° 1: En esta casa las reglas no se discuten.
    Regla N° 2: En esta casa se debe respetar a papá y mamá.

    Y esta regla se cumplía en ese estricto orden. Una exigencia de mamá, que nadie discutía... Ni siquiera papá. Astuta la vieja, porque así nos mantenía a raya con la simple amenaza: “Ya van a ver cuando llegue papá”. Porque las mamás estaban en su casa. Porque todos los papás salían a trabajar... Porque había trabajo para todos los papás, y todos los papás volvían a su casa.

    No había que pagar rescate o ir a retirarlos a la morgue. El respeto por la autoridad de papá (desde luego, otorgada y sostenida graciosamente por mi mamá) era razón suficiente para cumplir las reglas.

    Usted probablemente dirá que ya desde chiquito yo era un sometido, un cobarde conformista o, si prefiere, un pequeño fascista, pero acépteme esto: era muy aliviado saber que uno tenía reglas que respetar. Las reglas me contenían, me ordenaban y me protegían. Me contenían al darme un horizonte para que mi mirada no se perdiera en la nada, me protegían porque podía apoyarme en ellas dado que eran sólidas. Y me ordenaban porque es bueno saber a qué atenerse. De lo contrario, uno tiene la sensación de abismo, abandono y ausencia.

    Las reglas a cumplir eran fáciles, claras, memorables y tan reales y consistentes como eran “lavarse las manos antes de sentarse a la mesa” o “escuchar cuando los mayores hablan”.

    Había otro detalle, las mismas personas que me imponían las reglas eran las mismas que las cumplían a rajatabla y se encargaban de que todos los de la casa las cumplieran. No había diferencias. Éramos todos iguales ante la Sagrada Ley Casera.

    Sin embargo, y no lo dude, muchas veces desafié “las reglas” mediante el sano y excitante proceso de la “travesura” que me permitía acercarme al borde del universo familiar y conocer exactamente los límites. Siempre era descubierto, denunciado y castigado apropiadamente.

    La travesura y el castigo pertenecían a un mismo sabio proceso que me permitía mantener intacta mi salud mental. No había culpables sin castigo y no había castigo sin culpables. No me diga, uno así vive en un mundo predecible.

    El castigo era una salida terapéutica y elegante para todos, pues alejaba el rencor y trasquilaba a los privilegios. Por lo tanto las travesuras no eran acumulativas. Tampoco existía el dos por uno. A tal travesura tal castigo. Nunca me amenazaron con algo que no estuvieran dispuestos y preparados a cumplir.

    Así fue en mi casa. Y así se suponía que era más allá de la esquina de mi casa. Pero no. Me enseñaron bien, pero estaba todo mal. Lenta y dolorosamente comprobé que más allá de la esquina de mi casa había “travesuras” sin “castigo”, y una enorme cantidad de “reglas” que no se cumplían, porque el que las cumple es simplemente un estúpido (o un boludo, si me lo permite).

    El mundo al cual me arrojaron sin anestesia estaba patas arriba. Conocí algo que, desde mi ingenuidad adulta (sí, aún sigo siendo un ingenuo), nunca pude digerir, pero siempre me lo tengo que comer: la impunidad. ¿Quiere saber una cosa? En mi casa no había impunidad. En mi casa había justicia, justicia simple, clara, e inmediata. Pero también había piedad.

    Le explicaré: Justicia, porque “el que las hace las paga”. Piedad, porque uno cumplía la condena estipulada y era dispensado, y su dignidad quedaba intacta y en pie. Al rincón, por tanto tiempo, y listo... Y ni un minuto más, y ni un minuto menos. Por otra parte, uno tenía la convicción de que sería atrapado tarde o temprano, así que había que pensar muy bien antes de sacar los pies del plato.

    Las reglas eran claras. Los castigos eran claros. Así fue en mi casa. Y así creí que sería en la vida. Pero me equivoqué. Hoy debo reconocer que en mi casa de la infancia había algo que hacía la diferencia, y hacía que todo funcionara. En mi casa había una “Tercera Regla” no escrita y, como todas las reglas no escritas, tenía la fuerza de un precepto sagrado. Esta fue la regla de oro que presidía el comportamiento de mi casa:

    Regla N° 3: No sea insolente. Si rompió la regla, acéptelo, hágase responsable, y haga lo que necesita ser hecho para poner las cosas en su lugar.

    Ésta es la regla que fue demolida en la sociedad en la que vivo. Eso es lo que nos arruinó. La INSOLENCIA. Usted puede romper una regla, es su riesgo, pero si alguien le llama la atención, o es atrapado, no sea arrogante e insolente, tenga el coraje de aceptarlo y hacerse responsable. Pisar el césped, cruzar por la mitad de la cuadra, pasar semáforos en rojo, tirar papeles al piso, tratar de pisar a los peatones, todas son travesuras que se pueden enmendar... a no ser que uno viva en una sociedad plagada de insolentes. La insolencia de romper la regla, sentirse un vivo, e insultar, ultrajar y denigrar al que responsablemente intenta advertirle o hacerla respetar. Así no hay remedio.

    Nuestro mal es la insolencia. La insolencia está compuesta de petulancia, descaro y desvergüenza. La insolencia hace un culto de cuatro principios:

    -Pretender saberlo todo
    -Tener razón hasta morir
    -No escuchar
    -Tú me importas, sólo si me sirves.


    Bueno, y así están las cosas. Ah, me olvidaba, ¿Las reglas sagradas de mi casa serían las mismas que en la suya? Qué interesante. ¿Usted sabe que demasiada gente me ha dicho que ésas eran también las reglas en sus casas? Tanta gente me lo confirmó que llegué a la conclusión que somos una inmensa mayoría. Y entonces me pregunto, si somos tantos, ¿Por qué nos acostumbramos tan fácilmente a los atropellos de los insolentes? Yo se lo voy a contestar.

    PORQUE ES MÁS CÓMODO, y uno se acostumbra a cualquier cosa, para no tener que hacerse responsable. Porque hacerse responsable es tomar un compromiso y comprometerse es aceptar el riesgo de ser rechazado, o criticado. Además, aunque somos una inmensa mayoría, no sirve para nada, ellos son pocos pero muy bien organizados. Sin embargo, yo quiero saber cuántos somos los que estamos dispuestos a respetar estas reglas.
    Le propongo que hagamos algo para identificarnos entre nosotros. No tire papeles en la calle. Si ve un papel tirado, levántelo y tírelo en un tacho de basura. Si no hay un tacho de basura, llévelo con usted hasta que lo encuentre. Si ve a alguien tirando un papel en la calle, simplemente levántelo usted y cumpla con la regla 1. No va a pasar mucho tiempo en que seamos varios para levantar un mismo papel.
    Si es peatón, cruce por donde corresponde y respete los semáforos, aunque no pase ningún vehículo, quédese parado y respete la regla!!
    Si es un automovilista respete los semáforos, y respete los derechos del peatón. Si saca a pasear a su perro, levante los desperdicios.

    Todo esto parece muy tonto, pero no lo crea, es el único modo de comenzar a desprendernos de nuestra proverbial INSOLENCIA. Yo creo que la insolencia colectiva tiene un solo antídoto, la responsabilidad individual. Creo que la grandeza de una nación comienza por aprender a mantenerla limpia y ordenada. Si todos somos capaces de hacer esto, seremos capaces de hacer cualquier cosa.


    Porque hay que aprender a hacerlo todos los días. Ése es el desafío. Los insolentes tienen éxito porque son insolentes todos los días, todo el tiempo. Nuestro país está condenado: O aprende a cargar con la disciplina o cargará siempre con el arrepentimiento.

    ¿A USTED QUÉ LE PARECE? ¿PODREMOS RECONOCERNOS EN LA CALLE?
    Dr. Mario Rosen
    Espero no haber sido insolente. En ese caso, disculpe.

  • #2
    Respuesta: Un País Insolente

    Ese sistema de "culpa/castigo" tan enquistado en el mundo judeo/cristiano y mediante el cual se domino y domina a generación tras generación me parece aborrecible.
    El pandemonium que se vive hoy tampoco es lo mas deseable, pero es logico, la sociedad se quiere liberar del cepo mental que le imponian a nuestros padres y abuelos y todavia no encontro el punto de equilibrio y hoy el pendulo se mueve hacia el otro extremo.
    Muy facho el Dr. Rosen.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Un País Insolente

      Originalmente publicado por Lobo Fenrir Ver Mensaje
      Muy facho el Dr. Rosen.
      "No tire papeles en la calle. Si ve un papel tirado, levántelo y tírelo en un tacho de basura. Si no hay un tacho de basura, llévelo con usted hasta que lo encuentre. Si ve a alguien tirando un papel en la calle, simplemente levántelo usted y cumpla con la regla 1. No va a pasar mucho tiempo en que seamos varios para levantar un mismo papel.
      Si es peatón, cruce por donde corresponde y respete los semáforos, aunque no pase ningún vehículo, quédese parado y respete la regla!!
      Si es un automovilista respete los semáforos, y respete los derechos del peatón. Si saca a pasear a su perro, levante los desperdicios."

      Un facho terrible... A quién se le ocurre que haya que respetar los semáforos? Así empezó Mussolini, tirando los papeles en el cesto...


      Comentario


      • #4
        Respuesta: Un País Insolente

        Originalmente publicado por xhopper Ver Mensaje
        "No tire papeles en la calle. Si ve un papel tirado, levántelo y tírelo en un tacho de basura. Si no hay un tacho de basura, llévelo con usted hasta que lo encuentre. Si ve a alguien tirando un papel en la calle, simplemente levántelo usted y cumpla con la regla 1. No va a pasar mucho tiempo en que seamos varios para levantar un mismo papel.
        Si es peatón, cruce por donde corresponde y respete los semáforos, aunque no pase ningún vehículo, quédese parado y respete la regla!!
        Si es un automovilista respete los semáforos, y respete los derechos del peatón. Si saca a pasear a su perro, levante los desperdicios."

        Un facho terrible... A quién se le ocurre que haya que respetar los semáforos? Así empezó Mussolini, tirando los papeles en el cesto...


        Es muuuuy facho pero no por decir que hay que tirar los papelitos.
        Si queres, busca la definicion de fascismo y contrastala contra el articulo. Y despues me contas.
        -Fight? Why fight? Why? Why?
        -Because I choose to!

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Un País Insolente

          La verdad es que convivir implica un contrato social. Eso es elemental y basico. Decir que "hay que tirar los papelitos al cesto" o tener una minima disciplina social, es facho, es ignorar seriamente el concepto de sociedad totalitaria. Pero es normal...en este ispa se confunde todo.

          VG

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Un País Insolente

            Se repite hasta el infinito aquéllo de "los pibes de hoy ni saben quién fue San Martín. La educación se fue al carajo. No se respetan los valores. No se respeta la autoridad. La televisión e Internet los idiotizaron", etc etc...

            Está bien: es cierto que antes había respeto a la autoridad, la gente era mas educada, los pibes sentían respeto por sus padres...

            Así y todo, el pasado (sin remontarnos demasiado...apenas 60/70 años) nos regaló lindezas como el franquismo, Mussolini, el nazismo, golpes de estado...Todo ello con educandos educados, nenes obedientes, sin televisión ni Internet. Donde la palabra del padre era sagrada. Al abuelo se lo respetaba. No se tiraba basura en la vereda. Se sabían las tablas de multiplicar de memoria...

            Digo (no afirmo nada, es un tema para charlar un buen rato) El que en el pasado se hayan -supuestamente- respetado valores que ahora no se respetan ¿ha servido para algo?

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Un País Insolente

              Coincido con VG, podemos practicar el "hagamos lo que se nos canta las bolas" y "cagate en los demas " asi no somos fachos, que eso es totalitario , creo que si quieren una sociedad asi mejor vayan a una isla solitaria , aunque no creo que haya tantas para todos; si el comcepto de respetar a los demas es hacer lo que se nos da la gana es porque algo esta mal, chicos la disciplina pude sonar mal , pero es necesario para poder vivir amontonados como lo estamos, yo no tiro papeles al piso y no creo que sean fachos las personas que me eseñaron ano hacerlo, es un boludes , pero por las minimas cosas se empieza.
              Porque sera que los gatos me gustan perras????

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Un País Insolente

                Originalmente publicado por viejito que puede Ver Mensaje
                Coincido con VG, podemos practicar el "hagamos lo que se nos canta las bolas" y "cagate en los demas " asi no somos fachos, que eso es totalitario , creo que si quieren una sociedad asi mejor vayan a una isla solitaria , aunque no creo que haya tantas para todos; si el comcepto de respetar a los demas es hacer lo que se nos da la gana es porque algo esta mal, chicos la disciplina pude sonar mal , pero es necesario para poder vivir amontonados como lo estamos, yo no tiro papeles al piso y no creo que sean fachos las personas que me eseñaron ano hacerlo, es un boludes , pero por las minimas cosas se empieza.
                Ya se...a mi me indigna la gente irrespetuosa. Lo sentís en todos lados: manejando, viendo los pibes que salen de la escuela, los vecinos que se cagan en los demás, etc. Lo mío iba por otro lado: decía que en épocas donde el respeto por el otro, la disciplina y la cultura eran valores importantes, también pasaron cosas terribles. Aún sociedades cultas y respetuosas patinaron. Nada mas que eso.

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Un País Insolente

                  OK Manosanta , ahora estoy de acuerdo, pero una cosa no quita la otra, deberemos a aprender que los viejos y BUENOS valores no tiene que ver con lo totalitario , sino todo lo contrario el respeto a los demas nos ayuda a ser mas libres, la educacion nos eseña a pensar para que no caigan despotas disfrazados de derechos humanos que te oprimen cada dia mas.
                  Porque sera que los gatos me gustan perras????

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Un País Insolente

                    Originalmente publicado por thongas Ver Mensaje
                    Es muuuuy facho pero no por decir que hay que tirar los papelitos.
                    Si queres, busca la definicion de fascismo y contrastala contra el articulo. Y despues me contas.

                    Cuando vinieron por los papelitos, no me preocupe, porque nunca fui ...PAPELITOOOO !!!.

                    Dejense de romper las pelotas, no puede ser que alguien que dice que no hay que tirar basura en la calle, y cruzar por el semaforo ( bah... respetar a la autoridad ), sea tildado de facho.
                    Editado por última vez por Juancho Talarga; http://www.escortsxp.com/foro en 05/05/09, 16:36:00.

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: Un País Insolente

                      Originalmente publicado por manosanta Ver Mensaje
                      Ya se...a mi me indigna la gente irrespetuosa. Lo sentís en todos lados: manejando, viendo los pibes que salen de la escuela, los vecinos que se cagan en los demás, etc. Lo mío iba por otro lado: decía que en épocas donde el respeto por el otro, la disciplina y la cultura eran valores importantes, también pasaron cosas terribles. Aún sociedades cultas y respetuosas patinaron. Nada mas que eso.

                      Disculpame, manosanta, pero me parece que el hecho de que esas situacion pasasen no creo, que tenga ninguna relacion con el respeto.
                      O alguien cree, por ventura, que esas cosas, no volveran a pasar ?

                      Todo lo contrario.El libertinaje, la falta de respeto, el malgobierno, la corrupcion, termina generando este tipo de emergentes.

                      Gobiernos como el actual, que generan division de clases, peleas entre argentinos, miseria, hambre, desempleo suelen tarde o temprano, generar una figura carismatica que suele terminar siendo nefasta.

                      Pero que sabe aprovechar la coyuntura y el descontento popular, para beneficio propio.

                      Podriamos tomar la crisis del 2001, por ejemplo.
                      Un obscuro gobernador de una provincia patagonica, que por su torpeza y su desaliño hasta causa simpatia se transforma en presidente, y el paso del tiempo, y el usufructuo del poder total...

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: Un País Insolente

                        chau manosanta...

                        suerte !


                        :010:

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: Un País Insolente

                          Originalmente publicado por thongas Ver Mensaje
                          Es muuuuy facho pero no por decir que hay que tirar los papelitos.
                          Si queres, busca la definicion de fascismo y contrastala contra el articulo. Y despues me contas.
                          "fascismo
                          m. hist. Movimiento y sistema político surgido en Italia en 1918 que llegó al poder en 1922, por medio de su impulsor Benito Mussolini. El tipo de gobierno que impuso fue el de una dictadura que abolió las libertades individuales y colectivas; creó un solo partido político que tuvo adeptos rápidamente entre la burguesía, como protección frente a las organizaciones revolucionarias. Creó un sindicalismo vertical y puso en marcha una serie de elementos de carácter sociopolítico como el Ministerio de Corporaciones de 1926 y la carta del trabajo de 1927. El fascismo se propuso que el país fuera autosuficiente económicamente. Influyó en la formación del nazismo en Alemania y del falangismo en España.
                          Diccionario Enciclopédica Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L."

                          Que querés que te cuente. Si se debe permitir pasar semáforos en rojo porque hay que respetar la libertad individual del que decide pasarlo, tenés razón. Si no, yo no le veo que tenga alguna relación con el fascismo.

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: Un País Insolente

                            Originalmente publicado por Juancho Talarga Ver Mensaje
                            Disculpame, manosanta, pero me parece que el hecho de que esas situacion pasasen no creo, que tenga ninguna relacion con el respeto.
                            O alguien cree, por ventura, que esas cosas, no volveran a pasar ?

                            Todo lo contrario.El libertinaje, la falta de respeto, el malgobierno, la corrupcion, termina generando este tipo de emergentes.

                            Gobiernos como el actual, que generan division de clases, peleas entre argentinos, miseria, hambre, desempleo suelen tarde o temprano, generar una figura carismatica que suele terminar siendo nefasta.

                            Pero que sabe aprovechar la coyuntura y el descontento popular, para beneficio propio.

                            Podriamos tomar la crisis del 2001, por ejemplo.
                            Un obscuro gobernador de una provincia patagonica, que por su torpeza y su desaliño hasta causa simpatia se transforma en presidente, y el paso del tiempo, y el usufructuo del poder total...

                            Está bien. Ahora: ¿por qué sociedades y/o épocas en donde esos valores exisitían, aplaudieron o fueron partícipes de hechos trágicos, como ser apoyo a gobiernos totalitarios, persecusiones etc?
                            Porque vos planteás la subida al poder del pingüino. Pero en la Argentina de los "Niños Plus Ultra" se apoyó al golpe de Onganía.

                            Porque el mismo abuelito que ahora dice "qué vergüenza esta juventud!! ya no hay respeto!!" capaz que es un hijo de mil putas que en su juventud se alegró con el Franquismo y aplaudió a Videla. Eso sí: se sabía el Quijote de memoria y lo trataba de "Usted" al padre.

                            Te repito (antes de que me salten a la yugular): estoy de acuerdo conque se debe vover al respeto y a la educación. Lo mío es una pregunta para la que no tengo respuesta.

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: Un País Insolente

                              Originalmente publicado por manosanta Ver Mensaje
                              Ya se...a mi me indigna la gente irrespetuosa. Lo sentís en todos lados: manejando, viendo los pibes que salen de la escuela, los vecinos que se cagan en los demás, etc. Lo mío iba por otro lado: decía que en épocas donde el respeto por el otro, la disciplina y la cultura eran valores importantes, también pasaron cosas terribles. Aún sociedades cultas y respetuosas patinaron. Nada mas que eso.
                              Amigo Manosanta:
                              Una sociedad culta e irrespetuosa PUEDE patinar. Una sociedad inculta e irrespetuosa patina SEGURO.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X