Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Día del Trabajo / Prostituta y costurera

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Día del Trabajo / Prostituta y costurera

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Te lo coso todo

    Lorena tiene dos nombres, dos casas, dos países y ahora, desde que la crisis arrecia, dos trabajos. Hace un año consiguió el permiso de residencia y de empleo y se ha dado de alta como costurera. No es una trampa



    Hasta la fecha no ha mezclado sus dos negocios. Pero no lo descarta.
    Patricia


    Angélica González / Burgos

    Hace dos años Lorena apareció en las páginas de este periódico -en las informativas, porque en las de publicidad sale todos los días- en un extenso reportaje sobre la prostitución en Burgos. En aquel momento atábamos los perros con longanizas, éramos una sociedad opulenta y, como a tantos otros, a esta joven brasileña no le dio ningún apuro confesar que todos los meses ganaba 6.000 euros a base de recibir en su cama a decenas de hombres que no dudaban en rascarse el bolsillo para estar un rato con ella.
    Ahora las cosas han cambiado. Si antes Lorena tenía dos nombres (el de guerra y el del DNI), dos casas (donde atiende a los machos burgaleses y en la que vive con sus hijos) y dos países (Brasil y España), acaba de sumar un nuevo ítem a su vida doble. Esta exuberante mujer rubia, educadísima, amable y lista como un conejo tiene ahora dos empleos: el más viejo del mundo, como se decía en las novelas antiguas, y el de costurera. Hace un año consiguió su permiso de trabajo y residencia y se dio de alta como profesional de la aguja y el hilo. Y en eso está.
    El tiempo que le dejan los ardores masculinos -que cada vez es más, en esto también se notan las vacas flacas- lo pasa frente a la máquina arreglando bajos de pantalones, acortando faldas y poniendo cremalleras de aquellas personas que han visto su anuncio en alguna farola o en algún comercio de su barrio y han decidido hacer un apaño al ajuar para no gastar en uno nuevo. Pero Lorena ha diversificado también este negocio y, además de a la clientela ordinaria, abastece a las mujeres que trabajan en casas y clubes de prendas expresamente hechas para el sexo: El día que este periódico la visitó estaba cosiendo un rabo de diablo hecho con una pieza de charol rojo sobre unas bragas transparentes, encargo de una de sus compañeras. Pero todavía no hay color: el polvo sigue estando a 50 euros y por cada arreglo cobra, como mucho, 5 que, además, tiene que declarar. Es pronto para pensar en dejar la prostitución.

    Una mujer práctica

    Ni rastro queda de aquel sueño que explicaba en 2007, que era poner un restaurante de comida rápida. Lorena dice que sí, que lo sigue pensando, pero que tal y como están los bancos, que no le prestan ni a Botín, el proyecto sigue en el limbo. Porque ella, ante todo, es una mujer práctica, que ha visto como sus ingresos vía venérea se han reducido más del 50%: aquellos suculentos 6.000 euros de hace año y pico se han transformado, los mejores meses, en 2.800 y eso que ella no ha bajado el servicio como han hecho otras compañeras, algunas de las cuales han tirado, literalmente, los precios.
    «El que antes venía a verme dos veces al mes ahora viene una y hay algunos que me dejan 40 euros y más tarde vienen a darme los 10 que faltaban», cuenta. Pero este pago renqueante, puntualiza, no se ha traducido en un servicio más desmañado, ella sigue siendo una profesional como la copa de un pino: «Los hombres saben que venir conmigo es como ir a comer a Casa Ojeda, aquí no doy kebab». Y debe ser cierto porque muchos de sus clientes -ella lo cuenta- no cobran ni mil euros, lo que no les desanima a la hora de buscarla una y otra vez y pasar por caja una y otra vez.
    Hasta ahora no ha mezclado nunca sus dos negocios. Se ríe cuando dice que no ha tenido que coser ninguna bragueta rota en el fragor del combate y que no le ha pasado su teléfono de costurera a sus compañeros de cama. Pero no lo descarta.



    Fuente: http://www.diariodeburgos.es
    Club Privado de Caballeros Asociate hoy y comenzá a disfrutar!

    Seguinos...

    https://twitter.com/escorts


    https://twitter.com/foroescortsxp


Trabajando...
X