Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

El parate llegó a la cama de las prostitutas

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • El parate llegó a la cama de las prostitutas

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Redujeron las visitas y piden tarifas cada vez más económicas. La cadena recesiva sigue con menos plata para avisos y abuso de sexo virtual.

    La trabajadora sexual Elena Eva Reynaga afiló el lápiz y lanzó la sentencia: “Con la desocupación, el trabajo de las compañeras se redujo a la mitad”. Así, la titular de la Asociación de Mujeres Meretrices de la Argentina (AMMAR), integrante de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), confirmó a este diario que desde que la crisis internacional contrajo la economía, la calle se puso dura para todos por igual.

    Este verano, el escenario es el peor: a pesar de que hay menos demanda, cada vez son más las mujeres y los hombres con problemas de trabajo que recurren al mercado del sexo para poder sobrevivir. “Lo que pasa es que la gente se queda sin trabajo y no consume. Y encima hay cada vez más oferta de chicas porque no encuentran otro trabajo. En Capital, por ejemplo, muchas limpian casas por horas o se buscan otra cosa para complementar y parar la olla. Ya pasaron los tiempos en los que estábamos con la cartera llena de plata”, describió Reynaga y analizó el proceso que empeoró desde diciembre pasado: un sostenido incremento de la oferta sexual acompañado por una merma muy notable de clientes, mucho sexo virtual y muy poco sexo real. ¿El resultado? La reducción de las tarifas y, en consecuencia, del ingreso que reciben quienes se dedican a esta tarea. “Hoy hasta para limpiar te piden que sepas computación. Exigen demasiado y las chicas buscan otras salidas. El tema es que el trabajo sexual te da bastante autonomía. Nosotras paramos y volvemos a la hora que queremos y eso es importante para las que somos jefas de hogar”, explicó Reynaga.

    PEOR QUE EN 2001. Tanto las trabajadoras sexuales como los clientes así como los dueños de departamentos privados que ofrecen sus servicios en el rubro 59 coinciden en que éste ha sido el verano más difícil. “Esta temporada fue peor que en la crisis de 2001 y 2002, cuando casi no había laburo”, cuenta el dueño de un viejo local nocturno del centro porteño que aceptó entregar su mirada sobre el oficio. Para este testigo de la noche porteña, “lo único que salvó el deterioro de 2001 fue la devaluación del peso, porque todos los bulos se llenaron de turistas, pero ahora, además de que hay pocos turistas, los clientes están arrugando mucho, ya no quieren gastar”, se quejó.

    Una decena de masajistas que trabajan en departamentos y publican regularmente en diarios y páginas web identificaron la merma con la misma cifra. “Bajó un 50%, y si bien siempre cae en el verano, éste fue mucho peor acá y en la costa. Ahora los clientes vienen cada muerte de obispo. Muchos se quedaron sin trabajo o tienen miedo de perderlo y directamente no vienen”, cuentan las chicas. “Nosotras nunca preguntamos nada a nuestros clientes, pero sabemos que la mayoría de los que vienen son comerciantes. La noche está bastante muerta. ¿Cómo nos damos cuenta? Es fácil. Vienen a vernos al mediodía”, confiesa Valeria. Sin embargo, al igual que sus compañeras, tiene la esperanza de que la crisis afloje: “Por ahora no nos buscamos ningún laburo alternativo. La seguiremos peleando acá y veremos qué pasa en marzo”.

    UNA GANGA. A pesar de que Buenos Aires es reconocida como una de las ciudades del país con mayor oferta de sexo, en el interior la caída también supera el 50%. En La Plata, Susana Martínez, a cargo del Hospital de Prostitutas de esa localidad, confirma el deterioro: “Aumenta todo y hay muy poca guita en la calle. Cada vez son más las quejas de que no hay laburo. Acá vemos muchas chicas que tienen dos o tres pibes y la pasan más difícil que de costumbre”. Pero cuando el dinero merma todos tironean el doble. “Lo que está pasando ahora es que el comisario se abusa y cobra más, entonces las chicas tienen menos plata para pagar avisos y esas cosas”, explicó.

    En el mundo de la prostitución masculina la situación es similar. Javier tiene 24 años y desde hace un año y medio trabaja como taxi boy en Barrio Norte. “Volví de viaje hace dos meses pues me fui a trabajar afuera porque acá estaba difícil. Cada vez hay más hombres en el negocio porque no consiguen otros trabajos y la cosa está más repartida.” Para él, hay grandes diferencias con las chicas. “No es tan fácil: hay que pagar gimnasio, departamento y otros gastos para mantenerse bien estéticamente. Hay como 300 o 400 chicos trabajando. Poner un aviso en internet sale 500 pesos, y pagar un anuncio en un diario pesa lo mismo. Pero rinde muchísimo”, dice Hernán. “Yo atendía cuatro clientes por día y ahora tengo dos con suerte. Estaba acostumbrado a hacer 1.000 pesos diarios y tuve que reducir todo”, se lamenta.

    Sin embargo, la peor parte se la llevan los amateurs. Desde AMMAR no ocultan su sorpresa por la cantidad de gente que se lanzó a trabajar por primera vez. “Eso es delicado –dice Roxana–, llegan, invierten lo poco que tienen, cobran muy poco para sobrevivir, se terminan enfermando. O alguien hace algo y nos respeta, o esto será cada vez peor”, advirtió.

    Menos trabajo y más dificultades

    Marcela Romero, presidenta de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de la Argentina (ATTA) explicó: “La crisis viene desde fin de año. Si bien el trabajo cae todos los veranos, éste se puso muy complicado. Reclamamos ser autónomas, tener beneficios cuando no hay clientes, como la obra social, porque a diferencia del resto de trabajadores sexuales no tenemos acceso a buscar un trabajo alternativo. No hay políticas públicas y específicas para nuestra comunidad. Este trabajo es la única opción porque no tenemos nuestro documento con identidad de género. En esas condiciones no podemos acceder a ningún trabajo, ni educación, ni salud. No queremos que el trabajo sexual sea la única opción pero, si lo es, queremos que sea regulado”.

    Roberto Destéfano, ex negociador de la comuna con las travestis y diputado del PRO, señaló: “La falta de trabajo no es el único problema, sino que muchas lo hacen por una exclusión absoluta y ausencia total de alguien que las contenga”.

    España en la puta calle

    En España, considerada el país de mayor oferta sexual del viejo continente, la crisis internacional también caló hondo. Además del golpe al bolsillo de las chicas, los “empresarios” también se quejan. A diferencia de nuestro país, los cabarets tienen un estatuto legal que les ha permitido agruparse y plantear reivindicaciones sectoriales. Según la Asociación Nacional de Empresarios de Locales de Alterne (ANELA), en los últimos meses reciben un 20% menos de clientes y sus ingresos han bajado un 35%. Aunque la actividad está mucho más regulada y menos discriminada que en la Argentina, se espera que el impacto final empuje a muchas chicas a la calle. Según la Asociación Pro Derechos Humanos (APDH) “no se ha detectado un aumento de mujeres en las calles ni de extranjeras que quieran abandonar España”. Para los españoles, si bien la crisis ya se siente en la calle, la prostitución no aparece como la primera salida de supervivencia para mujeres necesitadas de dinero. Según APDH, las propias mujeres en situación de prostitución buscan “empleos alternativos” ante la “menor demanda y la falta de clientes”.

    A un paso del tráfico y la trata

    ¿Impacta el deterioro del trabajo sexual en el tráfico de personas? Un alto oficial de la Policía Federal consideró que “no depende del dinero, sino del interés de los clientes, que cada vez se animan menos por la cantidad de operativos que hay en todo el país”. Para los integrantes de la Cooperativa La Alameda, ONG dedicada al combate del trabajo esclavo y la trata de personas, este deterioro deriva en la “polifunción”, es decir “whiskerías-prostíbulos que hacen distribución mayorista y minorista de cocaína”, explicó Gustavo Vera, titular del organismo que hace poco denunció ante la Justicia Federal la existencia de una red de más de 20 prostíbulos alrededor del Departamento Central de Policía. “Los dueños de estos tugurios van a Merlo, San Miguel o Moreno y dejan cartelitos que dicen ‘camarera 3.000 pesos al mes’. Un engaño, aunque de cada diez que van, quedan tres o cuatro.” Para esta ONG, los barrios donde ocurre son Liniers, Constitución, Monserrat, Once, Flores y Pompeya. “Allí ha crecido la prostitución de menores, e incluso algunos se están animando a exportar a las chicas que explotan en Buenos Aires”, denunció.

    OPINIÓN

    El sexo de la economía

    Miguel Olivera (Economista)

    Según cuentan desde la Asociación De Mujeres Meretrices de Argentina (AMMAR), en los últimos meses se registró una caída cercana al 50% en los pedidos de sexo pago. ¿Llegó la crisis al sexo?

    Se disparan las dudas. ¿Acaso la demanda de la prostitución es tan sensible a la crisis como la demanda de bienes durables? Se desploma la demanda de autos y la de sexo pago ¿O no debería ser el sexo, más bien, un artículo de primera necesidad como la comida o los remedios, y entonces su consumo debería caer mucho menos? ¿O habrá efecto sustitución y los infieles recurrirán más a esposas y novias ahora que las fantasías cuestan más caras? ¿O se pasa directamente a la autosatisfacción? ¿Acaso al autocontrol?

    En principio, el mercado de los servicios sexuales debería poder analizarse como el mercado de galletitas o de discos compactos. Aumenta el ingreso real de la gente, se consumen más galletitas, CD y sexo (y viceversa). No es tan fácil por este asunto de la intimidad: muy pocos sienten vergüenza en masticar o escuchar música en la calle y muchos dejan el sexo a puertas cerradas… mucho más sí es pago.

    Uno de los mejores economistas-blogueros, Tyler Cowen, se pregunta por qué la gente no tiene más sexo. Después de todo, es una de las cosas que declaramos disfrutar más, y su costo, en principio, no es tan alto. Cowen da varias razones para explicar la demanda relativamente baja de sexo. Veamos algunas de las más interesantes.

    Una razón. La utilidad marginal (la satisfacción del próximo polvo) es muy alta pero cae en picada. ¿Quién disfruta el tercero como el primero? Esto presupone que estamos todos cerca del tercero y eso no parece plausible: la gente, creo, se acuesta menos de lo que la utilidad del sexo sugiere y menos de lo que cuenta. Otra razón: “Freud tenía razón y somos todos reprimidos”, dice Cowen. Entonces, el análisis del economista, que presupone racionalidad, no se aplica. Más razones. El sexo es algo especial. Para que nos dé satisfacciones, hay que practicarlo con picos. Además, requiere espontaneidad así que no cualquier sexo sirve. Por ahí, ahora el sexo virtual reemplaza al encuentro físico. Después de todo, el mito dice que en los años 60 nuestros padres se divertían más.
    Sin embargo, ninguna explica por qué ahora la sindicalista de AMMAR se queja de la caída en picada de la demanda (chistes obvios al margen). Aquí van las mías.

    Una: que la prostitución esté pasando por un período de recesión con inflación. Después de todo, los participantes de foro-escorts.com.ar no paran de quejarse de la suba en el precio de los servicios. Incluso se cuestionan a menudo si no es la misma demanda que ellos generan desde allí por las escorts mejor reputadas lo que genera la inflación. Y se plantean el autocontrol, pero aparentemente fracasan. Los economistas también podemos explicar esto: tienen un problema de coordinación y algunos miembros con mucha plata que rompen el cartel. Esto daría lugar a mercados segmentados: menos acompañantes que ganan muy bien y una mayoría con menos demanda y menor capacidad de fijación de precios. Después de todo, el “costo de búsqueda” en esta actividad es alto, ya que requiere prueba y error (los foristas se quejan a menudo del Photoshop).

    Otra: que haya sustitución y, en el margen, se cambie sexo pago por sexo “amateur” (novia o esposa). Variantes de estas opciones serían, por supuesto, el aumento en la frecuencia de la masturbación o en el sexo virtual (si lo ve a su esposo más tiempo en la baño o encerrado con la PC…).

    Una última alternativa es que la recesión deprima los ánimos –y otra cosa– de los usuarios de servicios pagos, y así esto –y no sólo el menor ingreso– explique la caída de la demanda.

    ¿Qué dirá CFK a todo esto? ¿Se vienen el “plan canje” o los “créditos blandos”?

    Fuente: http://www.criticadigital.com/
    Club Privado de Caballeros Asociate hoy y comenzá a disfrutar!

    Seguinos...

    https://twitter.com/escorts


    https://twitter.com/foroescortsxp



  • #2
    Respuesta: El parate llegó a la cama de las prostitutas

    Ojala lean este articulo las minas, porque por lo que yo se, cada vez cobran mas caro.
    negro overo

    Comentario


    • #3
      Respuesta: El parate llegó a la cama de las prostitutas

      En Mar del Plata, las chicas de cierto nivel no vajan sus aranceles ni de casualidad, pero sucede otro fenómeno, el crecimiento exponencial de las chicas traídas de Paraguay y el pulular de lugares espantosos con chicas desesperadas.
      Cuando baje la marea de la temporada (floja) se verá que pasa.
      Saludos y suerte.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: El parate llegó a la cama de las prostitutas

        Gracias por el informe, muy bueno y completo.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: El parate llegó a la cama de las prostitutas

          Originalmente publicado por diego1953ar Ver Mensaje
          Gracias por el informe, muy bueno y completo.
          De nada.
          Club Privado de Caballeros Asociate hoy y comenzá a disfrutar!

          Seguinos...

          https://twitter.com/escorts


          https://twitter.com/foroescortsxp


          Comentario

          Trabajando...
          X