Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

España: Cine para 'muXeres'

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • España: Cine para 'muXeres'

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    La realizadora de cine X Erika Lust escribe una guía dirigida a todas aquellas a las que les gusta el porno pero aún no lo saben






    Escrita por una de las directoras de cine adulto para mujeres más aclamadas, esta especie de guía del cine X va dirigida a todas aquellas mujeres a las que les gusta el porno pero aún no lo saben. La industria del porno tradicional ha cosificado a la mujer en sus producciones, por lo que, inevitablemente, se las ha obviado como público. Sin embargo, una nueva hornada de creadores está emergiendo para cambiar esta situación. Erika Lust ofrece una visión clara y divertida de la factoría pornográfica actual que no deja indiferente a nadie, sea del sexo que sea.
    Un mujer siente en sus carnes las arremetidas de su pareja. Atada como un perro adopta un papel sumiso mientras su amante la penetra por atrás. La secuencia de este cortometraje, incluido en 'Cinco historias para ella', de Erika Lust, dura varios minutos. Exactamente igual que en un millón de películas porno. Y, sin embargo, ésta es distinta, porque es el porno para mujeres.
    Se acabaron los tópicos, la aparición del butanero o el fontanero que debe colocar bien la llave inglesa, porque ellas prefieren al repartidor de pizzas, pagarle su trabajo, tomar unas cervezas, y lo demás viene por añadidura. Y es que las mujeres agradecen los cuerpos que parecen humanos frente a los siliconados y demás fetiches que pertenecen a los gustos masculinos. En este cine con X de 'muxer', se acabó la sumisión, esas cintas donde el porcentaje de prostitutas es sólo superado por jovencitas sin más voluntad que la de servir a un amo que disfruta llamándolas 'putitas'.
    Este cine también pone fin al típico 'mete-saca' sin pausa, sexo sin más preliminares, porque ellas disfrutan con las pequeñas tramas y el contexto; y muchas tampoco se conforman con el típico ambiente del acogedor salón presidido por una chimenea. El encendido del deseo femenino es mucho más complicado que el de los hombres.
    ¿Qué define al cine X para mujeres? Unas grandes diferencias respecto a los gustos eróticos de los varones. Erika Lust ofrece en su libro una serie de características del porno femenino: sexo oral practicado a la chica; una habitación con interiorismo moderno; chicos normales a su alrededor, como si fueran sus amigos; y mujeres modernas, trabajadoras, emancipadas, normales.
    Frente a los deportivos, las motos acuáticas y los helicópteros, ellas prefieren un I-Phone, un Mac, un Mini o una Vespa. En cuanto al comportamiento masculino, «hay que ganarse el sexo, no me abro de piernas sólo porque tú me lo pidas», dice Lust. Por supuesto, «siempre sexo consentido». Respecto al vestuario, la especialista señala que las féminas están por «un vestido chulo de Miss Sixty, de Armani o de Mango, unos tejanos y una camiseta», en contra del gusto de ellos por «medias de rejilla, minifalda de puta, top minúsculo, zapatos imposibles con tacón y plataforma».
    La realizadora porno y ahora también escritora descifra lo que quieren ver ellas en estas películas de 'sonrisa vertical'. «La respuesta es que lo queremos todo», dice Erika. Aunque hay que acabar con algunos clichés: «El primero que hay que desmontar es el que dice que las mujeres no queremos ver imágenes explícitas sino sugerentes, eróticas, suaves, donde el sexo esté disimulado. Se dice que en general no somos tan visuales como los hombres, y que por eso la visión del sexo no nos excita tan fácilmente como a ellos. Esto es un mito falso».
    Erika desnuda sus ideas: «Claro que queremos ver sexo. A muchos hombres esto les asusta, pero que se vayan acostumbrando a la idea de que si ellos se pueden masturbar frente a su ordenador o a la tele, o con una revista, nosotras también».
    Esos hombres
    «Queremos que el cine para adultas -escribe Erika- nos muestre mujeres reales y nos hable de su sexualidad, y no queremos que nos retraten como objetos pasivos o víctimas, sino como sujetos activos, dando placer y recibiéndolo». Respecto al sexo opuesto, siempre según esta realizadora, «no queremos ver al típico hombre misterioso, fuerte, independiente y en contacto consigo mismo que ayuda a una mujer sensible, dependiente y sin ningún contacto con su cuerpo ni con su sexualidad, a descubrir todo un mundo de sensaciones». ¿A qué hombres quieren ver? «Queremos ver a hombres modernos que compartan nuestros valores, que respeten a las mujeres, hombres que nos resulten atractivos» y que no tienen que ser los típicos guaperas, porque «es sabido que las mujeres podemos fijarnos en hombres que no son atractivos a primera vista y apreciar otros valores no sólo estéticos, como su personalidad y su espíritu. Y, de vez en cuando, hasta podemos ver a dos hombres juntos», explica la especialista. Erika se queja de que «los hombres puedan excitarse con sexo lésbico pero les parece horrible que nosotras queramos ver sexo gay».
    La autora de 'Porno para mujeres' desmitifica los prototipos del héroe habitual de la pornografía, Rocco Siffredi o Nacho Vidal por ejemplo, que «no nos vuelven locas» y «han triunfado en el mundo del porno porque otros hombres menos musculados y menos dotados que ellos se excitan viéndolos en sus proezas». Sin embargo, «lo habitual es que estos hombres fuercen a las mujeres hasta el límite y esto, en principio, no nos pone».
    Contra la 'putificación'
    Ellas tampoco quieren ver en las películas X a personajes femeninos que pertenecen al imaginario masculino. Se acabaron «las prostitutas, 'babysitters' adolescentes cachondas, alumnas con coletas, minifaldas y chupa chups, ninfómanas... Ya basta de 'putificarnos' de esa manera», comenta Erika Lust.
    Lo que pretenden es verse reflejadas a sí mismas y quieren contemplar a «la dueña de un restaurante, a una ejecutiva inteligente, a una jefa de Estado, a una madre soltera, a una madre casada... Queremos ver mujeres normales protagonizando historias de sexo reales, donde la intimidad sea la clave, donde conozcamos a los personajes antes de verles practicando sexo». «A muchas mujeres -prosigue la realizadora- no nos seduce la idea de ver a un mafioso mayorcete con una copa de coñac en la mano rodeado de adolescentes que, cuando él da la orden, empiezan una orgía lésbica para el disfrute del viejo y luego se lo tiran por turnos».
    La estética también les interesa especialmente y rechazan esos escenarios enfocados al público masculino en los que «todos los elementos muestran lo guarras que son las tías». «Creo que las mujeres necesitamos otra estética en el cine X, que va desde la ropa de los protagonistas hasta el diseño de la caja del deuvedé», comenta Erika. Reivindica unas producciones X para ellas, pero «no hay mujeres en la industria del entretenimiento para adultos, más allá de las actrices y las maquilladoras, y si no hay productoras y directoras, no habrá películas para nosotras».

    Fuente: http://www.ideal.es
    Club Privado de Caballeros Asociate hoy y comenzá a disfrutar!

    Seguinos...

    https://twitter.com/escorts


    https://twitter.com/foroescortsxp


Trabajando...
X