Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Chile: Puteros y a mucha honra

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Chile: Puteros y a mucha honra

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    A SANGRE FRÍA. De colado en el tercer aniversario del sitio web www.laestocada.cl

    Más de cien hombres se dieron cita en el bar Le Trianon para ver el show de las chicas de cafés con piernas y saunas. Hubo animación a cargo de dos tipos, quienes trataban a los presentes por sus nicknames: Papazote, Pescador y Mafelo, el administrador del sitio web. El show fue subiendo de tono, hasta que finalmente se remató una chica al mejor postor.


    Estoy sentado al lado del pequeño escenario del famoso bar gay Le Trianon. Sin embargo, hoy ya no está Candy Dubois ni hay un espectáculo transformista. Muy por el contrario, se celebra el tercer aniversario del sitio web laestocada.cl, definido por sus mismos integrantes como "un portal que trata todos los aspectos relacionados con la entretención para adultos, como escorts, cafés con piernas, masajes sensitivos, etcétera". En el fondo, laestocada.cl es una comunidad de 800 puteros inscritos a mucha honra. Durante muchos años fui putero y pienso que, de haber existido entonces, perfectamente podría haber pertenecido a laestocada.cl. De hecho, ahora que los veo gritar como energúmenos siento nostalgia por esos tiempos en los que ninguna mina me hueveaba.
    Le Trianon está en Santo Domingo con Baquedano, a cuadras de la Plaza Brasil, y esta noche se encuentra colmado de hombres con los dientes bien afilados, listos para presenciar el show que pronto ofrecerán las chicas en el caño. Dos tipos, que están a poco más de un metro de Hoppe y de mí, ofician de animadores. Más atrás y paseándose por el bar anda Mafelo, el administrador y mentor de esta comunidad. Mafelo en realidad se llama Marcelo, es abogado y luce un terno bien elegante, camisa blanca y corbata roja. A un costado del escenario, el sonidista, quien comenta que está contratado hasta las cuatro de la mañana, no deja de beber ron.
    -Llegando de Talca saludamos a Eduardo, el miembro más antiguo de nuestra comunidad -dice Mafelo, cual maestro de ceremonias en dictadura, y luego lo felicita por haber pasado agosto-. Pero también ha venido gente de Antofagasta, de Valparaíso y...
    Mafelo se distrae cuando observa a Papazote, un querido miembro de esta comunidad, que acaba de ingresar al bar. En el escenario, mientras tanto, los animadores están preocupados porque la suciedad del caño impide que Tiara, una argentina delgadísima, abra el show.
    -Algún voluntario que venga a limpiarlo.
    Un sujeto se sube presto al escenario con una botellita de cloro y un paño. Con gracia, cual Reina del Caño, lo limpia y ya está todo listo para que Tiara baile como Dios manda.
    ¿Problemas, Houston?
    Las chicas que participarán han ido llegando en gotera. Vienen de cafés con piernas como el Bubalú o el Alibabá, o de agencias de escorts, como La Maison. Todas, como corresponde, arriban con su cafiche al lado. Pero en estos momentos a Mafelo le parece que algo no funciona bien, y se acerca a los animadores, uno de los cuales luce una muleta, para advertirles:
    -Quiero que les quede muy en claro que esto es un hueveo, pero un hueveo organizado.
    Los dos animadores entienden de inmediato y comienzan a arengar al público:
    -¿Quieren hueveo?
    Nadie contesta nada.
    -¿Quieren más show?
    -Eeeeehhh -responde tímidamente el público.
    -¿Quieren minas?
    Ahora la respuesta es con más ganas. Celeste, una escort, sale al escenario vestida de policía. En una de sus manos blande una luma.
    -Huyyy, no te conocí con ropa -acota el animador sin muleta, mientras Celeste se saca la blusa azul y exhibe unos enormes pechos hinchados de silicona.
    Los miembros de la comunidad de puteros, poco a poco empiezan a participar más y más, acercándose al escenario para observar cómo Celeste termina pasándose la luma por su culo. Hoppe, a mi lado, se tapa los ojos y suspira un "qué fuerte", mientras yo aprovecho para persignarme y mascullar un "¡Ave María purísima!".
    Enseguida es el turno de Paola Brande, una argentina platinada que, más osada que la anterior, sale a escena vestida de enfermera con un consolador negro en la mano. Los puteros se vuelven locos. Pienso que es momento de huir. Pero reconsidero mi decisión cuando ella, desnuda, se sienta sobre el consolador, mientras alguien grita que tiene uno igual pero más blanquito.
    Finalizada la presentación, Mafelo persigue a los animadores con una corona de plástico y una banda, pero ellos no le prestan atención. Sólo después de que Paola Brande ingresa a los camarines, ubicados a un paso del baño de hombres, reaccionan, la van a buscar e intentan ponerle corona y banda, pero la corona es muy pequeña y la banda no cierra, o ellos simplemente son incapaces de hacer bien esas cosas. Mafelo parece furioso.
    Las cosas se ponen negras
    Ha pasado el tiempo y ya me he tomado tres cervezas, así es que podría afirmarse que ya soy uno más de esta comunidad de puteros, al menos en espíritu. De hecho, cuando un tipo me reconoce y me pregunta si soy el huevón que escribe en LND, le contesto que sí, pero que ahora no estoy trabajando. En rigor no fue una mentira, sino parte del entusiasmo de aquel momento.
    -Oye, ¿te podís pedir algo pa’ comer? -me pide Hoppe.
    Cuando examino la carta, Mafelo vuelve a tomar la palabra:
    -Como ustedes saben, soy abogado -llama a una persona del público-. Y junto a él y a otros hemos formado el área legal de laestocada.cl, dedicada a asesorar en cuestiones jurídicas a nuestros miembros.
    Pero también habla la persona del público hemos formado la rama de cacho. Así es que con mucho orgullo somos cacheros.


    El público, repleto de puteros, aplaude y luego ríe. Mafelo los calma para anunciar que ahora hay que apagar las cámaras fotográficas y los celulares.
    -Porque ahora viene alguien muy especial -agrega, volviendo a su lugar.
    Uno de los animadores pregunta a viva voz:
    -¿A quién de ustedes les gusta el chocolate?
    -¡A todos!
    -Con ustedes, Romina.
    Cuando la mulata salta al escenario, dos sujetos la flanquean. Uno de ellos, al parecer, es el dueño del café con piernas en el que trabaja y sostiene un lolypop. Romina es más entradita en carnes y también más torpe en sus movimientos. Se desnuda más rápido que las demás y comienza a embadurnarse con alguna clase de crema. Hoppe, a mi lado, reza en silencio. Romina avanza hacia el público y se frota contra varios puteros, entre ellos conmigo. Me excito por un segundo.
    Luego, la mulata mira desafiante al público, pide el lolypop que sostiene quien al parecer es su jefe, se da media vuelta y se lo mete en el ano. Enseguida hace lo mismo con un cigarro encendido y por unos segundos hace que su ano fume, mientras su jefe se ha vuelto a echar el lolypop a la boca. ¿Y la hepatitis qué?, me pregunto con repugnancia.

    Locos de remate


    Mafelo es definitivamente el maestro de ceremonias, administrador del sitio web, mentor y animador. Cuando ve que ingresa al bar una mujer no muy joven, pero la única vestida que ha estado en el lugar en más de dos horas, dice:
    -Atención, muchachos, atención. A continuación toda una sorpresa, una reina, una cooperadora de todos nosotros. ¡Patricia!
    No sé exactamente a lo que se refiere Mafelo con lo de "cooperadora", pero me lo imagino. Patricia saluda como cualquier jurado en el Festival de Viña. Enseguida entra una atractiva morena de ojos claros, tan vestida como Patricia.
    -Bueno, ¿qué les parece si hacemos un remate? propone Mafelo, señalando a la morena de ojos claros, con lo que la turba se perturba . A ver, tranquilos.
    -¿Con cuánto vamos a partir? dice el animador sin muleta.
    -Con cero peso anuncia Mafelo.
    El remate comienza, y los puteros ofrecen cinco, diez, treinta, sesenta, ochenta mil pesos. En este punto, Pescador pregunta cuánto rato estará la minoca con el ganador. Mafelo se dirige a la morena y, tras varios tiras y aflojas, la convence para que sean dos horas "con tutti". La algarabía se desata.
    La suma por la morena de ojos claros llega finalmente a los 103 mil pesos. Contrario a lo que muchos pudieran pensar, la minoca está orgullosa y feliz, al igual que el tipo que desembolsó la plata.
    Mafelo, emocionado, agradece a los auspiciadores de este aniversario en Le Trianon, que no son otros que cafés con piernas y agencias de escorts.
    -Uno recuerda el año pasado y no éramos más de 30, hoy somos bastantes más en este celebración, y eso hay que reconocerlo advierte . Cuando día a día entran a nuestro sitio más de cinco mil personas que van siguiendo nuestras historias y nuestras costumbres, eso es muy importante, porque hoy, gracias a Dios, somos el mejor foro de sexo de la red en Chile.
    No sé si el sexo se lleve con Dios, y más aún con el dios de Mafelo, que en realidad se llama Marcelo, así es que junto a Hoppe abandono el bar, tal como hicieron aquellos judíos cuando salieron arrancando de Sodoma y Gomorra: esperando no convertirme en estatua de sal.



    Fuente: http://www.lanacion.cl
    Club Privado de Caballeros Asociate hoy y comenzá a disfrutar!

    Seguinos...

    https://twitter.com/escorts


    https://twitter.com/foroescortsxp



  • #2
    Respuesta: Chile: Puteros y a mucha honra

    Para que vean lo mal que lo pasamos en Chile , jajajjaj, pero sapos hay en todos lados.

    Comentario

    Trabajando...
    X