Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Una de mis historias

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Una de mis historias

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Lo que cuento a continuación me pasó hace un par de años. Todavía me dura la alegría!
    A la mañana leí un aviso que me llamó la atención. Había un teléfono y decía: “Masaje interactivo”. Por supuesto no me pude resistir a esos términos... y llamé. Bueno, la chica que atendió me dio un montón de explicaciones sobre sus masajes, hasta el Nº de matrícula profesional, y me aclaró que cualquier otra cosa que quisiera saber, prefería hablarlo personalmente. Yo ya conozco ese comentario, deja la puerta abierta para cualquier cosa..., pero lo raro fue que la voz y la forma de hablar me parecieron conocidas. Entonces le pregunté el nombre, me dijo “Bianca” y obviamente preguntó el mío. Cuando dije “Ernie”, fue ella la que se animó y me comentó que creía que conocía mi voz, si yo era el Ernie del Centro, la verdad es que quedé helado (y medio como asustado, hasta me parecía como peligroso...). Quién sería esta mina? Obviamente quedamos en que la llamaba por la tarde para visitarla. Pensé que si tenía algún bolonqui porque era gato, ella también lo tendría si la conocía de otro lado…
    A las 6 de la tarde, luego de salir de la oficina, fui a su casa, en Avda.Libertador cerca de Retiro. Ni bien abrió la puerta, vestida con remera y pantalón, la reconocí: era Valeria, una antigua amiga masajista que se había “borrado” hace más de cuatro años. En serio, masajista de primera, excelente, además bonita pero ante todo con un cuerpo escultural, y eso que ahora tiene 38 años, ya es bien madurita, pero da la impresión de ir al gimnasio diariamente o tiene una suerte bárbara, no sé pero hay que aprovecharlo... Se rió muchísimo porque me reconoció, contó que puso un Instituto de Belleza que, como todo, fue mal y tuvo que cerrarlo, para volver a lo que sabe... Me ayudó a sacarme la ropa, acomodó la camilla y empezó la sesión con sus manos maravillosas que comenzaron a asesinar a mis contracturas y a ponerme contento de a ratitos con caricias dulces y suavecitas...
    Luego de 45 minutos, durante los cuales obviamente charlábamos también, me preguntó sonriendo...¿querés los mimos como antes...?, mientras volaba remera y corpiño...!!! Ah!, qué lolas hermosas, enseguida me las apoyó y empezó el “masaje interactivo”, es decir ambos acariciándonos, con unas ganas bárbaras. Cuando estaba totalmente desnuda, alta, esbelta, la verdad con un culo bárbaro, me recalenté y cuando creí que estaba cerca... le pedí que trajera un forrito..., bueno, casi me muero de desesperación cuando me dijo: no tengo, vos trajiste??? No, yo NO tenía tampoco y estaba muriéndome de ganas de penetrar y acabar...!!!
    Ahí fue cuando me dijo, no te preocupes, Ernie, vos sos un dulce, me alegro mucho de verte y además te merecés un premio especial. Yo pensaba, recaliente y desesperado, y ahora qué...??? Acto seguido subió a la camilla, se dio vuelta, hicimos un 69 inolvidable. Cuando no aguanté más, obviamente le avisé: Valeria, pará, pará, me voooy...!!!, pero no, en lugar de parar me la chupaba más y más, arriba y abajo, se la metía hasta la garganta una y otra vez. Por una última vez le dije, Vale, no doy máaaass..., entonces susurró como pudo, mientras me la seguía chupando: acabáme en la boca, dame tu leche...
    No hace falta imaginarse nada, exploté como una fuente!!! Ay, qué acabada monumental, Valeria chupó y tragó todo, relamiéndose me miró sonriendo y me dijo...: no te lo esperabas flaquito, no? Francamente no, fue una sensación espectacular, hace muchísimo que no tenía una eyaculación tan placentera, inolvidable.
    Y encima de todo esto, no me aceptó un solo peso, ni siquiera por los masajes, por la alegría de habernos reencontrado. Insistí y me dijo: mirá, a partir de la vez que viene, ok, me pagás los masajes, pero el resto... corre por mi cuenta!!!
    Durante unos meses más, la visité con frecuencia. Es inolvidable. Después, un verano se fue a trabajar a la Costa de enfrente, cruzando el rio… y nunca más supe de ella. Habrá reencuentro otra vez??? De todos modos, nunca será como la vez que les cuento…
    Ernie

    Lord of the Rings
    Master of the small beds

  • #2
    Re: Una de mis historias

    Ayyyyyyyyyyyyyy mamaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!! que pedazo de xp MAESTRO!!!!!!!!!!

    Si se fué a la otra costa hay que preguntarle a Mediokilo quizás quién te dice.... ;)

    Abrazo :D

    Comentario


    • #3
      Re: Una de mis historias

      claro .... jejeje ac&#225; tenemos a Bianca (la gata brasilera) masajes a full...y yo que pens&#233; que era virgen!!! jejeje


      el yorugua mediokilo

      pd:debe ser la misma

      Comentario


      • #4
        Re: Una de mis historias

        Felicitaciones master...!!!
        Me volaste los pelos con tu relato. Me pegue un calentura que ya me pongo en campaña para visita hoy mismo. Alguna recomendación por gamba y media??

        Abrazo.
        Saludos para todos
        Pepo

        Comentario


        • #5
          Re: Una de mis historias

          Originalmente publicado por mediokilo
          claro .... jejeje acá tenemos a Bianca (la gata brasilera) masajes a full...y yo que pensé que era virgen!!! jejeje


          el yorugua mediokilo

          pd:debe ser la misma
          Amigo Kilo y Medio...
          NO es la misma. La "mía" era bien argentinita, de Entre Ríos, porteña por adopción. Lo que ocurre es que a veces durante los veranos se iba "al Este" de Uds. a laburar como camarera (seguramente haría unos extras...).
          Desde que escribí la historia la estoy extrañando..., qué memorias!
          Saludos,
          Ernie

          Lord of the Rings
          Master of the small beds

          Comentario


          • #6
            Re: Una de mis historias

            bien...queda claro que no es la misma, ademas ac&#225; que le podemos dar,...si todav&#237;a pagamos con espejitos... jejeje
            una mina nos sale dos espejitos y por un espejito astillado te hacen un pt sin.
            jejeje


            las diferencias son abismales... el otro dia voy en el auto con mi sra, y me equivoco y mi jermu me dice "...no viste la flecha!!!!!..." y le digo..." No vi el indio y queres que vea la flecha..." jejej


            saludos


            el yorugua mediokilo

            Comentario


            • #7
              Re: Una de mis historias

              Originalmente publicado por Erniehot
              Lo que cuento a continuación me pasó hace un par de años. Todavía me dura la alegría!
              A la mañana leí un aviso que me llamó la atención. Había un teléfono y decía: “Masaje interactivo”. Por supuesto no me pude resistir a esos términos... y llamé. Bueno, la chica que atendió me dio un montón de explicaciones sobre sus masajes, hasta el Nº de matrícula profesional, y me aclaró que cualquier otra cosa que quisiera saber, prefería hablarlo personalmente. Yo ya conozco ese comentario, deja la puerta abierta para cualquier cosa..., pero lo raro fue que la voz y la forma de hablar me parecieron conocidas. Entonces le pregunté el nombre, me dijo “Bianca” y obviamente preguntó el mío. Cuando dije “Ernie”, fue ella la que se animó y me comentó que creía que conocía mi voz, si yo era el Ernie del Centro, la verdad es que quedé helado (y medio como asustado, hasta me parecía como peligroso...). Quién sería esta mina? Obviamente quedamos en que la llamaba por la tarde para visitarla. Pensé que si tenía algún bolonqui porque era gato, ella también lo tendría si la conocía de otro lado…
              A las 6 de la tarde, luego de salir de la oficina, fui a su casa, en Avda.Libertador cerca de Retiro. Ni bien abrió la puerta, vestida con remera y pantalón, la reconocí: era Valeria, una antigua amiga masajista que se había “borrado” hace más de cuatro años. En serio, masajista de primera, excelente, además bonita pero ante todo con un cuerpo escultural, y eso que ahora tiene 38 años, ya es bien madurita, pero da la impresión de ir al gimnasio diariamente o tiene una suerte bárbara, no sé pero hay que aprovecharlo... Se rió muchísimo porque me reconoció, contó que puso un Instituto de Belleza que, como todo, fue mal y tuvo que cerrarlo, para volver a lo que sabe... Me ayudó a sacarme la ropa, acomodó la camilla y empezó la sesión con sus manos maravillosas que comenzaron a asesinar a mis contracturas y a ponerme contento de a ratitos con caricias dulces y suavecitas...
              Luego de 45 minutos, durante los cuales obviamente charlábamos también, me preguntó sonriendo...¿querés los mimos como antes...?, mientras volaba remera y corpiño...!!! Ah!, qué lolas hermosas, enseguida me las apoyó y empezó el “masaje interactivo”, es decir ambos acariciándonos, con unas ganas bárbaras. Cuando estaba totalmente desnuda, alta, esbelta, la verdad con un culo bárbaro, me recalenté y cuando creí que estaba cerca... le pedí que trajera un forrito..., bueno, casi me muero de desesperación cuando me dijo: no tengo, vos trajiste??? No, yo NO tenía tampoco y estaba muriéndome de ganas de penetrar y acabar...!!!
              Ahí fue cuando me dijo, no te preocupes, Ernie, vos sos un dulce, me alegro mucho de verte y además te merecés un premio especial. Yo pensaba, recaliente y desesperado, y ahora qué...??? Acto seguido subió a la camilla, se dio vuelta, hicimos un 69 inolvidable. Cuando no aguanté más, obviamente le avisé: Valeria, pará, pará, me voooy...!!!, pero no, en lugar de parar me la chupaba más y más, arriba y abajo, se la metía hasta la garganta una y otra vez. Por una última vez le dije, Vale, no doy máaaass..., entonces susurró como pudo, mientras me la seguía chupando: acabáme en la boca, dame tu leche...
              No hace falta imaginarse nada, exploté como una fuente!!! Ay, qué acabada monumental, Valeria chupó y tragó todo, relamiéndose me miró sonriendo y me dijo...: no te lo esperabas flaquito, no? Francamente no, fue una sensación espectacular, hace muchísimo que no tenía una eyaculación tan placentera, inolvidable.
              Y encima de todo esto, no me aceptó un solo peso, ni siquiera por los masajes, por la alegría de habernos reencontrado. Insistí y me dijo: mirá, a partir de la vez que viene, ok, me pagás los masajes, pero el resto... corre por mi cuenta!!!
              Durante unos meses más, la visité con frecuencia. Es inolvidable. Después, un verano se fue a trabajar a la Costa de enfrente, cruzando el rio… y nunca más supe de ella. Habrá reencuentro otra vez??? De todos modos, nunca será como la vez que les cuento…

              ahhh buenoooo
              la que te mandaste nene
              la tenias guardada ehhh
              coincido con leonino, esta es ideal para mediokilo!!
              aguante el uruguayo que nos hace backup cuando las minas cruzan el charco!!!
              sigpic

              Comentario


              • #8
                Re: Una de mis historias

                Ernie:

                Ud. si que es un grosso. 2 x 3 no paga o le hacen bruto descuento.

                Saludos

                Lost
                "take a walk on the wild side"

                Comentario


                • #9
                  Re: Una de mis historias

                  Ernie: Que pedazo de xp...Papito...la mina te destap&#243; la ca&#241;er&#237;a como pocas saben hacerlo...seg&#250;n se desprende de tu relato y conoci&#233;ndote, no tengo dudas que te pas&#243; por encima mal...Que te pario...Te Felicito...si vuelve avisame...jajajajaja. Un abrazo loco
                  DT de la Selección Fifera Masajista

                  Comentario

                  Trabajando...
                  X