Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Un emporio de Buenos Aires a Cancún

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Un emporio de Buenos Aires a Cancún

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    UNA MUJER DENUNCIO A SU PADRE, RAUL MARTINS, EX AGENTE DE LA SIDE, POR MANEJAR CENTROS DE PROSTITUCION
    Un emporio de Buenos Aires a Cancún

    Según Lorena Martins, su padre mantiene siete locales en Buenos Aires y un gran boliche en la
    ciudad de Cancún, en el Caribe mexicano, y denunció que pagaba coimas a autoridades policiales.
    En la investigación declararán mujeres que fueron llevadas a México.




    Raúl Martins, el ex agente de la SIDE,
    quien ya tiene una orden de expulsión de México.


    Por Raúl Kollmann

    La hija del hombre considerado uno de los mayores zares de la prostitución en la Argentina y en Cancún, México, se presentó ante la Justicia la semana pasada para denunciar a su propio padre, detallando la forma en la que quiebran a las chicas, las llevan a México y las mantienen en un régimen durísimo. Lorena Cristina Martins es quien formuló esta denuncia contra Raúl Martins, agente de la SIDE durante 13 años, que mantiene en Buenos Aires un emporio de siete locales y domina también la noche de Cancún con el único local –de gran envergadura– en la zona turística de esa ciudad. El expediente quedó abierto en la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos (Ufase), encabezada por el fiscal Marcelo Colombo, que atiende los casos de trata de personas. Colombo giró el expediente a la Cámara Federal y ésta sorteó la causa, quedando a cargo el juez Norberto Oyarbide y el fiscal Gerardo Pollicita. Ante la Justicia, Lorena también denunció que se pagan las coimas en once dependencias de la Policía Federal por un total de 35 mil pesos mensuales, y que jefes e inspectores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires cobran para evitar las inspecciones y clausuras. También declararán chicas que fueron llevadas a México. Lorena sufrió una tentativa de homicidio: el 29 de octubre pasado, dos matones intentaron atacarla en su vivienda de San Isidro (ver aparte), por lo cual el fiscal Colombo pidió que se le ponga una custodia y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, ordenó que esté a cargo de hombres de la Gendarmería.
    Raúl Martins ya había sido denunciado ante el fiscal José María Campagnoli por el delito de promoción y facilitación de la prostitución. Su prontuario como ex agente de la SIDE y esas denuncias terminaron llevándolo a Cancún, donde estableció –siempre según señala su hija en la denuncia– un famoso prostíbulo, The One, que lleva el mismo nombre que el que tenía y sigue teniendo en la Capital Federal en la calle Chacabuco. En México se armó un verdadero escándalo porque las autoridades federales acusaron a las provinciales, del departamento de Quintana Roo, por encubrimiento de Martins. Entre otras cosas se imputaban la facilidad con que el ex agente de la SIDE conseguía visas para las chicas argentinas que trabajaban en sus prostíbulos: Divas, Ellegance, The One, Maxims (Playa del Carmen) y Mix Sky Lounge. El primero fue clausurado, pero el segundo se reabrió después del escándalo. En el país del norte ya rige una orden de expulsión de Martins, pero su equipo de abogados presentó un amparo judicial tras otro, y su situación actual es que no puede salir de México porque no podría volver a entrar.
    Hace un año, Martins empezó a desconocer a su esposa y a sus tres hijos, todos los cuales vivían en España. A raíz de ello, Lorena decidió simular un acercamiento para infiltrarse en la organización y reunir los elementos para denunciar a su padre, sus actividades y la forma en la que estaba despojando a su madre y a las tres hijas. En ese proceso descubrió que Martins vivía con otra mujer, Estela Percival, y que pasó a nombre de testaferros una enorme cantidad de bienes y cuentas. Dentro de la organización, Lorena accedió a mails con los informes sobre las coimas que se pagaban y vio de cerca todo el proceso de trata de personas, incluyendo el reclutamiento en la Argentina. En este año, la joven de 35 años fue apoyada por su madre y estableció también una relación con Claudio Lifschitz, ex abogado de Martins en México y quien en su momento también lo denunció, desatando el escándalo en Cancún y en el gobierno federal mexicano. La asombrosa historia tiene una relación con el caso AMIA (ver aparte).
    En diálogo con Página/12, Lorena reveló que a las chicas argentinas “les prometen trabajo de recepcionista o de modelo, diciéndoles que pueden hacerles ganar muchísimo dinero. Les pagan los pasajes aéreos, les dan hospedaje y les prometen documentación para residir legalmente en México. Con la excusa de que necesitan los pasaportes para hacer los trámites migratorios y para asegurarse de que salden la deuda del pasaje, les retienen los pasaportes.
    “Una vez instaladas –sigue contando Lorena– se les van quitando las supuestas ayudas, como ser el hospedaje, les complican la situación migratoria y las colocan en situación de desamparo. A este proceso, mi padre lo llama ‘quebrar chicas’ y deriva en que van aceptando prestar ‘servicios’. Martins se queda con la mitad de lo que cobra cada chica.”
    En la denuncia que se presentó a la Justicia, Lorena Martins describe minuciosamente la metodología.
    - “Las chicas cobran por los servicios que hacen según una planilla identificada con número y de acuerdo con unas tarjetas. Por ejemplo, uno y dos son distintos tipo de baile; tres es baile con algo de sexo, por ejemplo, sexo oral; cuatro, es la chica que pasa y tiene sexo con el cliente en los cuartos.”
    - “Cuando las chicas se quieren retirar del prostíbulo, primero tienen que entregar la mitad de lo que cobraron, rindiendo cuentas con las tarjetas numeradas que son marcadas. Además, a las chicas les ponen multas. A veces son por rechazos de las chicas a algún cliente, pero otras veces se usan las multas para sacarles plata a las chicas. Ellas no pueden retirarse si desde adentro y por handy no dan la autorización al de seguridad de la puerta para que las dejen salir. La autorización se da cuando pagaron lo que tienen que pagar. En verdad están privadas de su libertad.”
    Lorena le contó a este diario que las multas más graves se ponen cuando le pasan el teléfono a algún cliente, cuando intentan citarse fuera del local, cuando le cuentan al cliente que “la casa” se queda con una parte, en caso de faltas de respeto al cliente, llevárselo al cuarto sin que consumiera la copa o, simplemente, por cualquier cosa con la que “la casa” no estuviera de acuerdo.
    “A las chicas argentinas, tanto Martins como su concubina, Percival, las hacen salir en modo obligado y con una tarifa total de 3 mil pesos mexicanos (unos 200 dólares) con los narcos con los que quieren quedar bien. Las chicas que se niegan son multadas. Y si reinciden, las dejan a la buena de Dios en un país que no es el de ellas.”
    Lorena relata que “cuando les dejan de servir, porque ya no soportan que les quiten tanta plata o se involucran mucho con la droga, no les permiten ingresar más al prostíbulo, dejándolas sin el dinero para volver a la Argentina”.
    Después de declarar largamente en la Ufase, el fiscal Marcelo Colombo resolvió trasladar la denuncia a la Cámara Federal, quien realizó el sorteo. Es posible que el juez Oyarbide se aparte del expediente porque ya ha actuado en otros similares vinculados con Martins. Por su parte, Pollicita abordará el caso hoy mismo, cuando retorne de una breve licencia.

    http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-09.html

    Stendhal


  • #2
    Seis locales en la Capital


    COIMAS EN LA POLICIA Y A FUNCIONARIOS DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD
    Seis locales en la Capital

    La denuncia de la hija de Raúl Martins incluye acusaciones contra funcionarios
    policiales y del Gobierno de la Ciudad que actuarían para proteger a los seis
    locales que funcionan en Buenos Aires.


    Por Raúl Kollmann

    La hija de Raúl Martins también denuncia toda la actividad del ex agente de la SIDE en el mundo de la prostitución en Buenos Aires y los pagos que se efectuarían a dependencias de la Policía Federal y a funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En concreto, le imputa a su padre facilitación y promoción de la prostitución en seis locales de la Ciudad Autónoma, pero además señala con nombre y apellido quiénes son las personas que pagarían coimas a las comisarías, cuáles serían esas comisarías y dependencias de la Policía Federal y quiénes serían los dos funcionarios de la estructura del Gobierno de la Ciudad que habrían recibido dinero a cambio de evitar inspecciones y clausuras.
    En el texto presentado ante la Justicia, Lorena Martins señala los locales que son propiedad de su padre, pero que en varios casos figuran a nombre de testaferros: el local nocturno Rouge y/o Brut, en la calle Vicente López 2257; New Manhattan y/o Fama, en Rivadavia 7373; Hot Area, en Artigas 1490 y Juan B. Justo 5302; Top Secret, en Artigas 1438 y Oba Oba, en Rivadavia 2434. En cada caso, la hija de Raúl Martins detalla a nombre de quién está cada local y cada habilitación. “En tres de esos locales, Top Secret, New Manhattan y Oba Oba –detalla Lorena– hay habitaciones en donde las chicas mantienen sexo con los clientes. En Hot Area, los clientes usan las habitaciones de Top Secret porque queda a 40 metros.” La hija de Martins, que se infiltró en la organización, señala que el Appart Hotel y Swinger Club Anchorena también es propiedad de su padre y allí se cuenta con cinco o seis chicas que ejercerían la prostitución encubierta: el objetivo es que mantengan relaciones sexuales con algunos de los hombres que concurren solos y de esa manera hacer atractivo el lugar.
    Lorena revela que varios de los locales están preparados para inspecciones, ya que cuentan con “puertas trampa” que permiten escapes tanto a menores como extranjeras sin documentación. En su denuncia judicial, la joven indicó exactamente dónde están esas puertas trampa y a qué departamentos de edificios contiguos conectan. Esos escapes se accionan en forma electromagnética, según detalla el texto presentado.
    La hija de Martins también detalló la forma en la que se pagarían las coimas mensuales a las dependencias de la Policía Federal. Es más, acompañó las planillas que le fueron enviadas por mail por las allegadas a su padre, que son primas de su actual concubina, y en las que constan los valores y las dependencias. Lorena sostiene que resultará fácil comprobar el origen, el IP, de esos mails.
    En la planilla figura, por ejemplo, como Gaona, la comisaría 50, ubicada en esa avenida; la 83 de la planilla en verdad es la 38: árbitro 11 es la que corresponde al barrio de Once; la 19 es “vecinos” porque queda a pocos metros del Club Swinger; Drogas Peligrosas es Farmacia; Extranjeros es Asuntos Extranjeros; la División Seguridad Personal, ex Moralidad es Casa Mayor; Ruidos Molestos es Tata, y delitos contravencionales es Contra. Los pagos suman 33.400 pesos mensuales.
    Para no entorpecer el trabajo de la Justicia el diario se abstiene de publicar los nombres de quienes pagan y de quienes cobran el dinero en cada caso, pero Lorena aportó todos los elementos que configuran el delito de cohecho.
    Respecto de los funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, también la joven aportó todos los nombres, tanto de un ex funcionario de altísimo rango como el operador del que se valdría para evitar las inspecciones o incluso abortarlas cuando se iniciaron. Lorena Martins sostiene que el Club Swinger de la calle Anchorena es utilizado como disco, sin que esté habilitado al efecto, y señala los inmensos riesgos que se corren porque va una enorme cantidad de gente y “no existen las mínimas medidas de seguridad contra incendio y limitación de la capacidad. Una simple llamada de mi padre al influyente funcionario llevó a que los inspectores se retiraran del lugar cuando concurrieron este año”.
    La investigación de Lorena sobre todos esos locales se enmarca en la acción que su madre y ella llevan adelante para que Martins no haga desaparecer sus bienes que son considerados conyugales. Por ello, intimaron al ex integrante de la SIDE a que restituya todos esos bienes que –según ellas– “fueron sustraídos en forma fraudulenta o mediante ocultamiento a la sociedad conyugal”. El reclamo es sobre todos los locales mencionados, además de The One, de la calle Chacabuco, que está siendo reformado. Lorena enumera en cada caso las sociedades uruguayas que aparecen como propietarias, pero incluso figuran en una carta documento de intimación, bienes y cuentas que existen en Miami, Estados Unidos. Por último, la mamá de Lorena, Susana Cancela, esposa legal de Martins, exige no sólo el blanqueo de todas las propiedades, sino también una indemnización por daños y perjuicios por cuatro millones de dólares.

    http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-09.html

    Stendhal

    Comentario


    • #3
      Con amenazas, espías y matones


      “TE VOY A MATAR A VOS Y A TU NOVIO” LE HABRIA DICHO MARTINS

      Con amenazas, espías y matones

      Por Raúl Kollmann

      El 29 de octubre pasado, por la noche, Lorena Martins denunció una tentativa de asesinarla y se presento ante la comisaría de Boulogne, en San Isidro. Dijo entonces que su padre se comunicó con ella desde México, a través del sistema Nextel, porque se enteró que formó pareja con el abogado Lifschitz. “Te voy a matar a vos y a tu novio”, le dijo.
      “Instantes más tarde –denunció Lorena en la Justicia–, se hicieron presentes dos personas del sexo masculino que fueron enviados por su padre a través de un amigo de la SIDE al que llaman El Lauchón.” Uno de los sujetos sería un tal José, que trabajó en la custodia de Martins. Lorena se comunicó con uno de los apoderados de su padre en la Argentina, Pablo Paternostro, quien –según el texto de la denuncia– le admitió que Raúl Martins le había pedido a El Lauchón que mande los matones.
      Lo asombroso es que Lorena –según reveló por escrito– conoce a El Lauchón desde que era niña, porque trabajaba con su padre en la SIDE. De manera que lo llamó por celular –en la denuncia aportó el número– y éste también le habría confirmado que mandó a los dos matones en un automóvil Mercedes Benz. Todas las comunicaciones de la joven fueron realizadas con el altavoz encendido, de manera que presentó testigos de los diálogos.
      El fiscal Marcelo Colombo pidió una custodia para Lorena y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, ordenó que se encargara la Gendarmería. Es que en la denuncia de la joven se involucra a integrantes de la Federal en la protección de los prostíbulos.

      http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-09.html




      TAMBIEN LO ACUSA SU EX ABOGADO
      Secretario de Galeano

      Por Raúl Kollmann

      En la impactante denuncia de Lorena Martins contra su padre, aparece como letrado actuante el abogado Claudio Lifschitz, quien trabajó para Raúl Martins en México y antes de eso, tras un paso como abogado de la Policía Federal, tuvo un papel de importancia en la causa AMIA. Cuando el atentado era investigado por el entonces juez Juan José Galeano y el poderoso ex jefe de la Brigada Antiterrorista, Jorge “El Fino” Palacios, este último recomendó a Lifschitz para que fuera secretario de Galeano. El magistrado lo aceptó con cierta desconfianza, porque eran tiempos de feroces internas entre la Federal y la SIDE y dentro de la misma SIDE.
      A partir de 1997, los familiares de las víctimas denunciaron que la investigación del ataque registraba gravísimas irregularidades y que no existía verdadera decisión política de investigar. Eran épocas del gobierno de Carlos Menem. Poco tiempo después, los familiares, agrupados en Memoria Activa, iniciaron una denuncia por esas irregularidades ante la Justicia argentina, pero también ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Fue en ese momento que Claudio Lifschitz pegó el portazo y declaró ante la Justicia que Galeano y el gobierno de Carlos Menem desviaron intencionalmente la investigación, dirigiéndola hacia los policías bonaerenses, cuando el archienemigo de Menem era, justamente, el gobernador Eduardo Duhalde. La declaración de Lifschitz fue de importancia para dejar al descubierto las maniobras en el caso AMIA. El expediente por las irregularidades en la investigación del atentado sigue hasta ahora y en la actualidad está listo para ser elevado a juicio oral. Tal vez las audiencias empiecen este año.
      En aquel entonces, hubo numerosas acusaciones contra Lifschitz. Su ex esposa lo demandó y reveló que llevaba un holgado tren de vida en Nueva York, con lo que sugirió que o bien recibía fondos de la Federal para ir contra la SIDE o bien de un sector de la SIDE para ir contra otro sector de la agencia de inteligencia.
      De forma sorpresiva, en 2006, Lifschitz se presentó ante el juez Ariel Lijo y reveló que hacía siete años que trabajaba para el ex SIDE Martins, tanto en lo que tuviera que ver con los prostíbulos de la Argentina como con los de Cancún. Lifschitz señaló que Martins lo presionaba para cambiar su testimonio en el caso AMIA y que, además, lo habían tiroteado. Desde entonces, está con custodia.
      Lifschitz también terminó denunciando a Martins por sus actividades en Cancún, lo que produjo un enorme escándalo en aquel país, al punto que llegó a la tapa de uno de los principales diarios mexicanos, Reforma.
      Ahora, el ex secretario de Galeano vuelve a aparecer en escena. Se ve que en sus actividades como abogado de Martins terminó conociendo y trabando relación con Lorena, la hija del supuesto zar de la prostitución. Ambos conocen la trama muy de adentro. Lifschitz porque fue el abogado de los locales, y Lorena porque en el último año –según dijo ante la Justicia– se mostró cercana a su padre para ver cómo se manejaban las cosas y la forma en que Martins les ocultaba a su mamá y a sus hermanos toda su fortuna.

      http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-09.html


      Stendhal

      Comentario


      • #4
        Un emporio de Buenos Aires a Cancún

        UNA VICTIMA DEL TRAFICANTE DE MUJERES DENUNCIADO POR SU HIJA RELATO A PAGINA/12
        LO QUE PADECIO CUANDO FUE LLEVADA A MEXICO

        “El día en que llegamos nos
        quitaron los pasaportes”


        La mujer fue trasladada desde Argentina hasta Cancún, donde logró escapar.
        Trabajó para Raúl Martins, ex agente de la SIDE, quien la llevó engañada y la
        mantuvo privada de su libertad. “El miedo estaba siempre presente”, relató.




        Martins (derecha) hace unos cuantos años,
        en uno de los boliches con los que empezó su carrera.


        Por Raúl Kollmann

        “El primer día en que llegamos a México, a Cancún, nos quitaron los pasaportes. Eramos tres chicas. Martins, su pareja, Estela, y la hermana de Estela, Natalia, nos decían que nos llevaban invitadas y que podíamos trabajar como recepcionistas. Pero esa misma noche nos suben a autos y nos llevan a una casa muy lujosa, del dueño de uno de los hoteles más grandes de Cancún. Había doce hombres y una mujer, armas, cocaína en bolsas sobre las mesas y nos hicieron de todo. Nosotras llorábamos, nos escondíamos en el baño, gritábamos, pero nadie nos ayudó. Yo hasta sangraba. A la mañana, Raúl Martins nos dijo que no sabía que iba a pasar eso, que no iba a volver a ocurrir, pero ese fue el principio del infierno.” La chica, todavía muy joven, solloza mientras cuenta a Página/12 esta historia de la que ya pasaron varios años. En esta nota la llamaremos Carla, pero va a declarar ante la Justicia con su verdadero nombre. Y no es la única chica que va a contar lo ocurrido.
        Como adelantó en exclusiva este diario en su edición del lunes, Lorena Martins se presentó ante la Justicia argentina y denunció a su propio padre, Raúl Martins, oficial de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE) durante 13 años. De acuerdo con la denuncia de Lorena, Raúl Martins es el dueño de siete boliches-prostíbulos en Buenos Aires y del más importante de la zona turística de Cancún, The One (ver nota aparte). La joven no sólo señaló ante la Unidad Fiscal de Atención a Víctimas de Secuestros Extorsivos y casos de trata de personas la forma en la que se enviaban chicas a México, sino que también le dirá a la Justicia Federal quiénes son los funcionarios policiales que cobran coimas para permitir el funcionamiento de los prostíbulos y quiénes son los integrantes de la Secretaría de Control Comunal que evitan las inspecciones y las clausuras de esos boliches. El fiscal Marcelo Colombo envió el expediente a sorteo y la causa quedó en manos del juzgado de Norberto Oyarbide y la iniciativa está en manos del fiscal Gerardo Pollicita. Es muy probable que Lorena vuelva a declarar entre hoy y mañana y, además, lo hará Carla con su verdadera identidad.

        Menos de 18


        “Yo no había cumplido todavía los 18 años y buscaba trabajo –cuenta Carla–. Eran épocas de tremenda crisis. Vi un aviso en el que pedían recepcionistas. Llamo por teléfono y me citan en Flores, en un boliche que se llama Top Secret. Me atiende un señor Mario, que es una especie de mano derecha de Raúl Martins. Lo que me pagaban de recepcionista era una miseria, algo así como 25 o 30 pesos por día. Entonces me ofrecen prestarme plata para que me haga las lolas y participe del baile del caño en ese local, que está en Artigas y Juan B. Justo, y en otro que quedaba ahí cerca, Hot Area”, relata Carla.
        “Yo era muy chica, pero lo del baile del caño era muy tentador porque una se ganaba propinas. Pero, además, me empezaban a apretar con la plata del préstamo, que eran tres mil dólares. De entrada me habían dicho que iba a poder pagar como quisiera, pero después me empezaron a apretar. Yo, encima, estaba con la angustia de tener que mantener a mi familia. No vengo de un hogar de plata, sino todo lo contrario. El siguiente paso fue que me presionaron para que haga fiestas privadas, bailes de caño. Varias veces me mandaban obligada a fiestas privadas de comisarios o de inspectores. A eso le llamaban ‘hacer VIP’. Ellos, la gente de Martins, era la que pagaba. Los comisarios y funcionarios de la municipalidad no pagaban. Hubo casos en que acepté ir con clientes al hotel de enfrente. Estaba presionada, necesitaba plata. Ellos igual se quedaban con la mitad. También nos llevaban de invitadas a fiestas familiares, como si fuéramos su pareja.”

        Vía México


        “Muy pocos meses después de la operación en la que me hice las lolas, la gente de Martins me propuso el viaje a México –sigue relatando Carla–. El argumento es que allí el trabajo sería más fácil y sólo de recepcionista. Pero ni siquiera íbamos a trabajar, era una visita. La propuesta era para mí y para otras dos chicas que eran más grandes que yo. Lo increíble es que en esa época yo había perdido todos mis documentos, pero la verdad que Martins me mandó con un comisario y sin que yo tuviera ningún papel, salí con mi pasaporte esa misma mañana. Por supuesto que ellos pagaron el pasaje y no bien llegamos nos dijeron que les debíamos esa plata. Nos habían prometido un lugar donde vivir y enseguida nos empezaron a decir que teníamos que pagar por el departamento en el que vivíamos las tres chicas.
        “Con todo eso nos tiraron el mismo día que llegamos. Pero lo tremendo pasó esa noche. Nos llevaron a conocer el boliche de Martins en Cancún, en el que íbamos a trabajar de recepcionistas. No bien entramos nos dijeron que sí o sí teníamos que ir a una fiesta de recepción. Nos subieron en unos autos y nos llevaron a una casa que era del dueño de uno de los hoteles más grandes de Cancún. Cuando entramos, empezamos a temblar. Hombres armados por todos lados, armas en las mesas y en la cintura de los tipos. En las mesas había droga en cantidades increíbles. El que era el dueño tenía un balazo en una pierna y había un enfermero que a cada rato le limpiaba la herida porque supuraba. Enseguida nos agarraron de los pelos y nos hicieron de todo. Yo lloraba, me escondía en el baño. Las otras chicas, que eran más grandes que yo, también temblaban. Eran doce hombres y una mujer, que también era abusadora, y nosotras éramos tres. Yo, además, empecé a sangrar. Y no había forma de irse. ¿Adónde nos íbamos a ir? Cuando los tipos se terminaron quedando dormidos, los choferes de los autos nos llevaron de vuelta. Ahí Martins, la pareja que tiene ahí, una tal Estela, que es la peor de todas, y una hermana de Estela, Natalia, nos empezaron a decir que fue un accidente, que no iba a volver a ocurrir, que nos quedáramos. Yo quería volverme enseguida, no paraba de llorar, pero ellos tenían mi documento y yo por supuesto no tenía plata para sacarme un pasaje. Lloré y lloré, pero no hubo caso.”
        “En total, yo creo que en el boliche de Martins en Cancún, The One, había unas cien mujeres. Las argentinas éramos unas 40 o por ahí más. Es que allá les gustan las argentinas. El resto de las chicas eran brasileñas y algunas mexicanas. La mayoría de las argentinas vivíamos en unos departamentos que estaban muy cerca en un edificio que se llamaba algo así como Villa Marly. Todas vivíamos una situación dramática. Ellos nos exigían plata, tenían nuestros pasaportes y nosotros necesitábamos plata para mandarles a nuestras familias. Empezabas por el baile y terminabas en aceptar todo. Encima, uno de los trabajos era hacer tomar a los clientes y los clientes mexicanos toman tequila. Nosotros pedíamos que nos pongan agua en la copa, pero nos ponían también tequila. Era brutal, terminabas en forma horrible. Si no tomabas, te aplicaban una multa, se quedaban con tu plata. Y tengo que decir que ahí me hice medio alcohólica. Por eso del tequila, pero también porque las cosas eran imposibles de soportar sin el alcohol.”
        “El miedo estaba siempre presente. Te obligaban a ir con funcionarios, políticos, policías mexicanos. Me quisieron mandar a un barco con unos funcionarios, pero yo tenía miedo y me negué. Entonces me aplicaron una multa, se quedaban con mi plata. Y de golpe veías por la televisión que un tipo que había estado en el boliche ese mismo día, aparecía como prófugo en los noticieros. Recuerdo un tal Sonny, por ejemplo. De golpe se ponían violentos, agresivos y una vivía en el terror, porque nadie te defendía. Cuando nos rebelábamos, venían funcionarios de Migraciones y nos amenazaban con llevarnos presas. Ah, y por supuesto nos hacían trabajar de lunes a lunes.”
        –¿Le pegaron? –preguntó este diario.
        –Lo principal eran amenazas, pero sí hubo golpes. Era cuando una cometía lo que para ellos era lo peor: darle tu teléfono a algún cliente. Ahí te mandaban a pegar. En la desesperación yo me enfrentaba. Martins me dijo “te voy a pegar un tiro en la frente”. Pasamos las peores cosas. Te obligaban a practicarles sexo oral a tipos que se negaban a ponerse un preservativo. Y si te negabas, te aplicaban multa. Hay chicas que tuvieron que mantener relaciones sin preservativos porque los tipos venía dados vuelta y lo exigían. Pero lo peor es que no había forma de escaparse. Sin documentos, sin plata, con los diputados, funcionarios y policías del lado de ellos. Tenían todo el poder. Yo viví un momento tremendo: pocos días después de llegar a México, me di cuenta de que estaba embarazada. Ellos me llevaron a un hospital, me aplicaron inyecciones y me provocaron un aborto. Estaba destruida, con el físico destrozado, sangrando ¡y ellos te exigían que vayas a trabajar!
        –¿Cómo pudiste escapar finalmente y volver a la Argentina?
        –Me di cuenta de que entre Martins y su abogado, Claudio Lifschitz, había una interna, que había mucha tensión. Y entonces le pedí ayuda a Lifschitz. El me consiguió los documentos y el pasaje para volverme. Después, Lifschitz denunció públicamente a Martins en México, algo que pegó fuertísimo: lo cubrió Televisa, el diario Reforma, hubo una enorme presión para que fuera expulsado del país. Nunca más volví a trabajar con la organización de Martins, pero no bien volví, me empezaron a amenazar. Me llamaban por teléfono, no me dejaban tranquila.
        La decisión de Lorena Martins de denunciar a su padre motivó a Carla a ofrecerse como testigo. Hay posibilidades de que otras chicas que vivieron aquel calvario se sumen. Por de pronto, Lorena consiguió papeles manuscritos de las tarjetas con las que hacían trabajar a las chicas en México. Se lee, “cuarto”, que significa pasar a una habitación con el cliente, “mamada” (sexo oral), “salida”, que consiste en salir con el cliente a un hotel. Lorena le dirá a la Justicia quién hacía esas anotaciones para que se pueda comprobar por caligrafía.
        También hay manuscritos con las multas que se les aplicaban a las chicas, tal cual lo relatado por Carla. Negarse a atender a un cliente, no consumir el tequila y hasta exigir que el cliente se ponga preservativo termina en una quita de dinero brutal.
        Desde el punto de vista judicial, la denuncia por escrito de Lorena Martins incluye trata de personas, cohecho, por las coimas que ella enumera que se le pagaban a comisarías y dependencias de la Federal y también cohecho respecto de los funcionarios del Gobierno de la Ciudad.
        En el terreno civil, tanto la hija como la esposa de Martins lo están demandando por esconder sus bienes, ocultarlos mediante testaferros y por esa vía sustraer esos millonarios bienes de lo que corresponde a su familia legal.

        http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-11.html




        DE LOS SERVICIOS A LOS PROSTIBULOS


        El ex espía que se convirtió
        en proxeneta


        Raúl Martins fue agente de la SIDE durante 13 años y se lo considera uno de los mayores zares de la prostitución en la Ciudad de Buenos Aires y en Cancún, la turística ciudad mexicana. Tal como reveló el lunes Página/12, la semana pasada su hija, Lorena, denunció ante la Justicia argentina la intrincada red por la que Martins engaña a chicas locales, prometiéndoles puestos de recepcionista o de modelo en el país azteca. Luego les retiene el pasaporte y las deriva a sus prostíbulos mexicanos. Según detalló su hija, el ex espía mantiene siete locales del ramo en Argentina, mediante coimas que abona a dependencias policiales e inspectores porteños. La joven denunciante sufrió un intento de asesinato en octubre pasado y vive custodiada por la Gendarmería. Hoy, el juez que subroga el caso, Ariel Lijo, podría tomarle declaración.
        Luego de que su padre no enviara más dinero al resto de la familia, afincada en España, y tras descubrir que disimulaba su fortuna entre testaferros, Lorena comenzó a investigar y descubrió una red internacional de trata, tal como denunció a la Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos (Ufase). Según fuentes judiciales, la hija de Martins aportó pruebas y habría incluso planillas donde consta que él pagaba mensualmente 35 mil pesos de coimas a once dependencias policiales en Buenos Aires.
        El ex espía tiene muchas causas en Argentina por regentear prostíbulos. Una llegó a juicio oral y ese es uno de los motivos por los que evita regresar al país, ya que espera que prescriba esa causa. Sin embargo, su conexión con los prostíbulos mexicanos resulta nueva para la Justicia argentina. Según denunció su hija, Martins engañaba con promesas a muchas de sus empleadas y bailarinas, tanto a las que no ejercían la prostitución como a otras que sí, con promesas de una nueva y mejor vida en tierras mexicanas.
        “Les prometen trabajo de recepcionista o de modelo, diciéndoles que pueden hacerles ganar muchísimo dinero. Les pagan los pasajes aéreos, les dan hospedaje y les prometen documentación para residir legalmente en México. Con la excusa de que necesitan los pasaportes para hacer los trámites migratorios y para asegurarse de que salden la deuda del pasaje, les retienen los documentos”, contó Lorena a este diario.
        Sin embargo, cuando se instalaban en aquel país el trato cambiaba rotundamente. Primero Martins, junto a su socia y amante Estela Percival, les iban retirando las ayudas más básicas: el hospedaje, por ejemplo. También les complicaban la situación migratoria. “A este proceso, mi padre lo llama ‘quebrar chicas’ y deriva en que van aceptando prestar ‘servicios’. Martins se queda con la mitad de lo que cobra cada chica”, contó su hija. La metodología no se diferencia en nada de la trata de personas para fines sexuales: los supuestos mecenas se transforman en cruentos prestamistas.
        Según consta en el expediente, una vez que la chicas entraban al circuito de prostíbulos mexicanos que Martins regentea –el principal se llama The One, como el que tiene en el centro porteño–, el ex espía atesora la mitad de la paga que reciben ellas. “Las chicas cobran por los servicios que hacen según una planilla identificada con número y de acuerdo con unas tarjetas. Por ejemplo, uno y dos son distintos tipo de baile; tres es baile con algo de sexo, por ejemplo, sexo oral; cuatro, es la chica que pasa y tiene sexo con el cliente en los cuartos”, se detalla en la causa abierta la semana pasada.
        Con esas tarjetas rinden las cuentas las chicas luego. Incluso las multan o por rechazar un cliente, citarlo fuera del prostíbulo o sólo por sacarles más dinero. “Ellas no pueden retirarse si desde adentro y por handy no dan la autorización al de seguridad de la puerta para que las dejen salir”, relató Lorena en su denuncia. “En verdad están privadas de su libertad”, apuntó. “A las chicas argentinas, tanto Martins como su pareja, Percival, las hacen salir de modo obligado y con una tarifa total de 3 mil pesos mexicanos (alrededor de 200 dólares) con los narcos con los que quieren quedar bien. Las chicas que se niegan son multadas”, agregó Lorena.
        Ante cualquier inconveniente que tengan las mujeres argentinas, sea un problema de consumo problemático de drogas o simplemente porque no rinden lo esperado, Martins las echa sin dejarle dinero para que puedan regresar. En México ya son conocidas e investigadas estas actividades y fueron fruto de un escándalo, al descubrirse la trama de complicidades que permitieron encubrir al ex espía, que conseguía con demasiada facilidad algunas visas para las argentinas explotadas sexualmente.
        Su situación legal en México es compleja. Las autoridades saben que regentea los locales Divas, Ellegance, The One, Maxims (en Playa del Carmen) y Mix Sky Lounge. Aunque tiene una orden de expulsión, sus abogados presentaron varios amparos para frenar esa medida. Mientras tanto sigue libre.
        Su hija, según denunció, recibió la visita de dos matones el 29 de diciembre pasado en su casa en la localidad bonaerense de San Isidro. El fiscal Marcelo Colombo de la Ufase dispuso que sea custodiada y, por los contactos que tiene su padre con la Policía Federal, se optó por asignar personal de Gendarmería.
        El juez Lijo conoce bien el tema. A Lorena la representa alguien que conoce a su padre porque fue su abogado: Claudio Lifschitz. En 2006, este letrado se presentó ante Lijo y contó lo que hacía el ex espía en sus prostíbulos en Buenos Aires y en México, pero la causa no avanzó porque Martins estaba en el exterior. Lifschitz también vive custodiado.

        http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-11.html



        Stendhal

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

          Usando un cachito de tecnología se revelan datos sobre la participación
          de las las fuerzas de seguridad etc... en este y en otros negocitos...

          Entiendo que con un tipo así -y con tipos como estos- no es posible
          establecer comunicación alguna... fueron educados en un régimen muy...
          jodido.
          Líder del Movimiento Contestatario La Conchismo de Tu Hermanista*

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

            Venia siguiendo el hilo de la denuncia de esta señora, que despues de 34 años se dió cuenta que fue criada y mantenida por dinero non sancto y no encontraba la novedad.

            Milicos corruptos,prostitución, venalidad, exageraciones, amarillismo....más de lo mismo, que se encuentra por todos lados...:afirmar:


            Pero por algun lado emergen los verdaderamente malos. Siii ...macri...con esa carita de gil....

            http://www.elmensajerodiario.com.ar/...cri_17799.html



            slds,

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

              toda la mierda se conecta

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                Pero el tipo invierte y da trabajo o no?

                Asi no van a venir las inversiones.

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                  Originalmente publicado por JUAN PIJALARGA Ver Mensaje
                  Pero el tipo invierte y da trabajo o no?

                  Asi no van a venir las inversiones.


                  Es verdad Juan. Este tipo de operaciones de prensa atentan contra las verdaderas industrias sin chimeneas.



                  slds,

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                    Mas alla si esta persona quebraba emocionalmente a una chica, actitud completamente repudiable y si encima estaba metido en la trata de personas mas grave todavia (esperando que se haga una real justicia), es llamativo la poca difusion en los canales de aire de esta noticia. Y mas llamativo si la hija sabia de antes sobre toda esta situacion, no haya hablado antes... Ah, y como frutilla del postre se designa como juez de esta causa a.... Norberto Oyarbide!!!!! Seguramente habra unos cuantos pesos pesados metidos y bueno, ya sabemos como es cuento...


                    Saludosª
                    El poder ahoga al que no lo tiene...

                    Comentario


                    • #11
                      Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                      Continuamos...

                      EL MINISTERIO YA DESPLAZO A 21 OFICIALES POR EL TEMA DE LA TRATA,
                      DOS DE ELLOS SEÑALADOS EN LA DENUNCIA DE LORENA MARTINS


                      Seguridad quiere saber de qué se trata

                      En las investigaciones en curso sobre complicidad con los boliches, el ministerio intervino
                      con 400 gendarmes y 200 hombres de la Prefectura para allanar 40 locales.
                      Quedaron involucrados 90 policías. Lorena Martins fue convocada para declarar el martes.



                      Lorena Martins tiene una planilla con los 35.000 pesos mensuales que se les pagan a las comisarías.


                      Por Raúl Kollmann

                      El Ministerio de Seguridad desplazó a 21 comisarios y subcomisarios por sospechas de estar vinculados con boliches donde se ejerce la prostitución. Entre ellos figuran los comisarios Roberto Cabrini y Sergio Maldonado, mencionados en la primera declaración ante la Justicia de Lorena Martins, la hija de Raúl Martins, dueño de siete prostíbulos en Capital Federal. El ministerio también abrió el sumario administrativo 465-21-12 en el cual se investiga la eventual participación del comisario Galli y los titulares actuales de las comisarías mencionados por Lorena. Ya en marzo pasado, la jueza María Servini de Cubría ordenó un enorme procedimiento por los posibles contactos entre policías federales y redes de trata. El martes a las 11, Lorena fue citada a declarar en los tribunales de Comodoro Py por el juez Marcelo Martínez del Giorgi, quien subroga a Norberto Oyarbide. Sin embargo, la joven no quiere declarar en el juzgado de Oyarbide por “tener amistad y vínculo comercial con mi padre”. Lorena tiene lista para presentar una planilla con los 35.000 pesos mensuales que se les pagan a las comisarías e indica los nombres y apodos de quienes cobrarían esas coimas. También se menciona a quienes reciben las coimas en la Agencia Gubernamental de Control del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (ver aparte).
                      Pese a las demoras de la Justicia, el Ministerio de Seguridad interviene en el caso desde el inicio, cuando Página/12 fue contactado por Lorena Martins. La ministra Garré, por pedido del titular de la Unidad Fiscal de Atención a los Secuestros Extorsivos (Ufase), Marcelo Colombo, dispuso ponerle una custodia de la Gendarmería Nacional justamente porque parte de sus denuncias tenían que ver con la Policía Federal.
                      En las investigaciones en curso sobre complicidad con los boliches, el ministerio intervino con 400 gendarmes y 200 hombres de la Prefectura para allanar 40 locales. Quedaron involucrados 90 policías, entre ellos seis comisarios y 15 subcomisarios de seis de las ocho circunscripciones. Se pasó a disponibilidad a Sergio Maldonado y a Roberto Cabrini, mencionados por Lorena.
                      Aunque la joven promete dar más detalles cuando declare otra vez ante la Justicia –ella lo viene reclamando desde hace un mes–, ya denunció que la organización de Martins le paga a un tal Tano, un efectivo de Seguridad Personal, ex Moralidad, y “cuando el Tano no está, el que cobra es un tal Rodrigo”. Respecto de la comisaría 19, hasta que Garré lo relevó, “estaba Sergio Maldonado, muy amigo de mi padre. Nosotros le decimos El Fantasma, porque entra y sale sin que nadie lo vea del edificio de Anchorena, desde donde los hombres de mi papá manejan todo. Después de Maldonado estuvo Galli, con quien también se arreglaba todo, aunque quisieron aumentar el abono. En la 38 siguen cobrando igual, aunque fue desplazado Cabrini. Con la 50 hubo problemas después de que (Nilda) Garré armó todo el lío de los allanamientos. No querían agarrar la plata. Eso significa que no te dan cobertura, lo que te hace imposible mantener el boliche, porque no se puede trabajar sin cobertura. Al final se arregló. Me parece que intervino Maldonado, aunque ya esté afuera. Hubo una reunión a la que tuvieron que ir Estela Perceval, la nueva pareja de mi papá, y su tío Alberto Solís. El pagador frecuente es José González, al que le decimos Rocky o El Arbitro”.
                      En la planilla que Lorena presentará a la Justicia y que, como se podrá comprobar, fue enviada desde las computadoras de la administración de su padre, figura, por ejemplo, como Gaona, la comisaría 50, ubicada en esa avenida; la 83 de la planilla, en verdad es la 38; Arbitro 11 es la que corresponde al barrio de Once; la 19 es Vecinos, porque queda a pocos metros del Club Swinger; Drogas Peligrosas es Farmacia; Extranjeros es Asuntos Extranjeros; la División Seguridad Personal, ex Moralidad, es Casa Mayor; Ruidos Molestos es Tata; y Delitos Contravencionales es Contra. Los pagos denunciados sumarían 33.400 pesos mensuales.
                      En marzo pasado, Servini de Cubría concretó una enorme cantidad de allanamientos en una misma noche porque en las causas judiciales aparecían numerosos testimonios a favor de los boliches y el ministerio detectó que las identidades estaban cambiadas, los testigos eran inhallables o sospechosamente repetidos. Según contó Lorena, los hombres de Martins estaban avisados con 48 horas de antelación, por lo que dejaron en los locales muy pocas chicas y todas con un guión armado previamente. Lorena indicó los lugares en los que existen puertas secretas que comunican los locales con departamentos en edificios aledaños y por el cual sacan a las chicas si hay un procedimiento. Aun así, los hombres de la Gendarmería y de la Prefectura, enviados por Garré, encontraron varios locales –no los que estaban alertados, como los de Martins– en que los dueños tenían retenidos, en cajas fuertes, los documentos de las chicas. Servini de Cubría dictó el procesamiento, por trata de personas, de los dueños de Kit Kats, Keops y Classic Airish Pub, que antes se llamaba Kiss. Toda la investigación se trabajó en combinación con la Ufase.
                      Desde que trascendió la denuncia de Lorena, el Ministerio de Seguridad abrió el expediente número 465-21-2-12, en el cual se investiga la eventual participación del comisario Galli y los titulares actuales y anteriores de las comisarías mencionadas en los hechos denunciados por la joven. Los funcionarios que están a las órdenes de Garré están esperando que Lorena declare ante la Justicia, algo que se demoró de forma asombrosa, pese a que se mantuvo en secreto la denuncia para permitir que los fiscales y jueces le tomen declaración. Uno de los mayores obstáculos es que el sorteo determinó que el expediente recayera en el juzgado de Norberto Oyarbide. Habrá que ver qué sucede cuando ella concurra el martes a la citación. La joven venía insistiendo, por ejemplo, en que la sede de los negocios de Martins en Buenos Aires, en el edificio de Anchorena 1121, debe ser allanada en horas del mediodía, que es cuando se ponen los pendrives en las computadoras con toda la información sobre movimiento de chicas y pago de coimas a policías y hombres del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Desde que Lorena propuso ese allanamiento, pasó casi un mes, con el expediente pasando de una fiscalía a otra y de un juzgado a otro.

                      http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-15.html






                      Un allanamiento fallido en México



                      Por Raúl Kollmann

                      El diario de Cancún PorEsto reflejó ayer que el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Procuración General de la República (PGR) dispusieron un allanamiento en el boliche Mix Sky Lounge, de Raúl Martins. Es el mismo en el que aparecen en la foto Mauricio Macri, Juliana Awada y el socio de Martins, Gabriel Conde, con su pareja. PorEsto, que es un periódico de Quintana Roo, el distrito en el que está Cancún, revela que el allanamiento debió ser suspendido durante la madrugada ante la evidencia de que las chicas que trabajan allí fueron sacadas del lugar. “Alguien dio el pitazo y todas las mujeres de origen extranjero fueron sacadas del lugar”, sostiene el diario. Según contó Carla, la chica argentina que fue llevada a México, unas 100 chicas trabajan en los locales de Martins, de las cuales casi la mitad son argentinas. “Las argentinas gustan mucho allá”, le contó Carla a este diario. El único prostíbulo de la zona turística era The One, pero las denuncias que en su momento realizó quien fuera abogado de Martins, Claudio Lifschitz, produjeron un enorme escándalo. Esto llevó a que buena parte de las chicas fueran derivadas a Mix Sky. PorEsto señala que el operativo de allanamiento se iba a hacer entre las dos y las cuatro de la mañana, pero las chicas –a las que se presenta como bailarinas– fueron sacadas a las 12. El título del diario lo dice todo: “Protección a Martins sigue intacta”.
                      La escritora Lydia Cacho, autora de un libro de enorme impacto sobre la trata de mujeres, Esclavas del Poder, mantuvo varios diálogos en los últimos días con Lorena Martins para hacer públicas las denuncias de la hija de Raúl Martins. Cacho vive amenazada por los grupos de narcos y tratantes de México. Según los trascendidos, hay varios fiscales actuando sobre la base de las informaciones provenientes de la Argentina y las denuncias de Lorena y también de Carla. “Habrá novedades de importancia”, diagnostica Cacho desde el país del norte.

                      http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-15.html




                      PIDEN EXPLICACIONES POR EL PAGO QUE SE HABRIA HECHO EN EL CGP 7

                      Una comuna se puso en alerta

                      El presidente del PRO, Humberto Schiavoni, negó las acusaciones de Lorena Martins,
                      y el ex funcionario Raúl Ríos dijo que querellará a la hija de Raúl Martins.
                      Un comunero de Proyecto Sur pide una reunión urgente de la junta y que se investigue el hecho.



                      Por Werner Pertot

                      La denuncia de Lorena Martins sobre el presunto financiamiento a la campaña de Mauricio Macri por parte de una red de trata de personas comienza a tener consecuencias institucionales en la ciudad. Ella afirmó que presenció el pago de “$10.000” en un sobre papel madera a Raúl Oscar Ríos, ex titular de la Agencia Gubernamental de Control, pocos días antes de la segunda vuelta porteña. Sostiene que el pago se hizo en el CGP 7. Ríos es quien maneja el PRO de Flores, que corresponde a la Comuna 7 y le responde al presidente de la junta comunal, Guillermo Peña. La esposa de Ríos también está en la junta. El comunero de Proyecto Sur Jorge Orovitz Sanmartino reclamará que se haga una reunión urgente. Lorena denunció a su padre, Raúl Martins, como jefe de una red internacional del proxenetismo. Como parte de su denuncia, dio a conocer dos fotos: una de su padre con el empresario de la noche Gabriel Conde y otra de la misma persona con Mauricio Macri y Juliana Awada. Lorena afirmó que esa foto fue tomada en el night club Mix Sky Lounge, “donde se ejerce la trata de personas”. Desde el PRO señalaron que la relación de Macri con Conde es de amistad, dado que es el hijo del histórico dirigente de Boca Luis Conde, y dicen que la foto fue tomada en la luna de miel. Gabriel Conde tiene entre sus 900 amigos de Facebook a Macri y a Samantha Farjat. Dice que estudió el secundario y la universidad en el “Hipódromo de San Isidro. Potrancas de dos años en adelante”.
                      Ríos también es un dirigente de Boca. Debió renunciar a la Agencia de Control cuando se supo que estaba negociando la compra de jugadores mientras seguían las tareas de rescate del gimnasio de Villa Urquiza. Su esposa, Liliana Iamurri, también fue funcionaria del área de controles. Luego fue en las listas del PRO como comunera de Flores. Asumió junto con Guillermo Peña, el actual presidente de la junta comunal, que también responde a Ríos. El hombre fuerte del PRO Flores salió ayer a negar que haya cobrado dinero en negro para la campaña y dijo que querellará a Lorena Martins por calumnias e injurias. Sus adláteres en la Comuna 7 deberán enfrentar otros problemas institucionales, en el ínterin.
                      “Voy a hacer un pedido formal para que se reúna la junta comunal, considerando la grave situación de las denuncias que afectan a la misma comuna y a la sede comunal, porque se dice que ahí se habría entregado dinero, no una sino varias veces. Y se dice que Ríos –que no es personal de la comuna– atendía ahí”, destacó el comunero Jorge Orovitz Sanmartino, que pertenece al MST-Proyecto Sur. Las derivaciones institucionales del caso parecen estar sólo en sus comienzos.
                      Por intermedio de la ONG La Alameda, Lorena Martins tuvo el viernes una reunión con el cardenal Jorge Bergoglio, quien le expresó su apoyo ante la denuncia que estaba haciendo contra el proxenetismo y la trata de personas. “Estamos a plena disposición de la Justicia para aportar toda la información que contribuya a demostrar la falsedad de las acusaciones”, sostuvo el presidente del PRO, Humberto Schiavoni. El ministro de Justicia, Guillermo Montenegro, y el titular de la Agencia, Javier Ibáñez, se acercarán a Tribunales para interiorizarse en la causa.
                      “PRO no ha recibido, ni consta que haya recibido, ningún tipo de aporte o apoyo electoral ni institucional por parte del señor Raúl Martins”, dijo Schiavoni. La respuesta de Lorena Martins a eso ya había sido que difícilmente un pago en efectivo, en un sobre papel madera, sea registrado como un aporte en blanco para la campaña.

                      http://www.pagina12.com.ar/diario/el...012-01-15.html



                      Stendhal

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                        El pelado es bien conocido en el ambiente... todo el mundo sabe lo q hace, pero esta muy bien bancado lamentablemente....
                        La fastuosidad provoca resquemores. Los resquemores provacan ira. Y la ira provoca patrañas.

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                          Originalmente publicado por Baco Ver Mensaje
                          El pelado es bien conocido en el ambiente... todo el mundo sabe lo q hace, pero esta muy bien bancado lamentablemente....
                          Perdón (la ignorancia). Quien se supone que lo banca ?. Sin compromiso.
                          Gracias

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                            Algo más...

                            http://www.youtube.com/watch?v=rl798jNwyvU

                            http://www.youtube.com/watch?v=fsDp4U4FmhI

                            Stendhal

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: Un emporio de Buenos Aires a Cancún

                              Final?


                              Martins: Servini de Cubra archiv la causa - Ambito.com

                              Martins: Servini de Cubría archivó la causa



                              La juez federal María Servini de Cubría archivó la causa penal que Lorena Martins promovió contra su padre Raúl Luis Martins por presunta trata de personas, aunque remitió copias al Tribunal Superior de la Ciudad, para investigar el "supuesto financiamiento" de la campaña electoral del jefe de gobierno Mauricio Macri.

                              Así lo confirmaron fuentes vinculadas al sumario, quienes detallaron además que la magistrada evaluó que la joven habría utilizado al juzgado para "ejercer presión sobre su padre".

                              Igualmente, la causa fue remitida al Tribunal Superior porteño, para que allí se investigue si Martins contribuyó a la campaña de Macri, tal como denuncio Lorena Martins oportunamente.

                              En cuanto a la causa, Servini de Cubría dispuso el archivo "por no poder proceder", ya que varios de los hechos reeditados en denuncia de Lorena Martins fueron objetos de un juicio oral que concluyó con la absolución de su padre, mientras que otros son objeto de otra causa que tramita la propia magistrada.

                              La joven, de 35 años, denunció a su padre, un ex agente de la Secretaría de Inteligencia del Estado, como administrador de prostíbulos en esta capital, en Mendoza y en Cancún, en los que se explotaría a chicas para que ejerzan la prostitución.

                              En el expediente se acompañó una fotografía en la que Macri aparece retratado en uno de los locales de Cancún, lo que generó las manifestaciones de Lorena Martins sobre presuntos aportes efectuados por su padre para financiar la campaña electoral del actual jefe de gobierno porteño.

                              La denunciante había sostenido, además, que se pagaban coimas a dependencias de la Policía Federal y funcionarios del gobierno local para evitar inspecciones y clausuras en los locales, ubicados en los barrios porteños de Recoleta, San Telmo y Flores, entre otros.

                              Lorena Martins mencionó a algunos de los nombres de fantasía de esos locales: Rouge, The One, New Manhattan, Hot Area, Top Secret, Oba Oba, Swinger Club Anchorena; en los cuales, según la denunciante, hasta "trabajaban" menores de edad y mujeres extranjeras a las que se les retendría la documentación.

                              La denuncia había quedado radicada ante el juez federal Norberto Oyarbide, aunque éste fue recusado por su supuesta amistad con Raúl Martins, por lo que pasó a ser tramitada por Servini de Cubría con la intervención del fiscal Gerardo Pollicita.

                              Lorena Martins había asegurado que "se infiltró" en la organización delictiva que integra su padre, pero constancias del sumario la ubican, junto con un hermano, desarrollando actividad en algunos de los locales.


                              Servini de Cubría analizó también que la joven, patrocinada por el abogado y ex pareja Claudio Lifschitz, reclamó por carta documento a la actual mujer de su padre, Estela Noemí Percival, la suma de 4.000.000 de dólares.

                              Días atrás Lifschitz presentó un escrito en el que actuó bajo "presión y amenazas" de Lorena Martins, hecho que puso en conocimiento de Servini de Cubría "con el fin de desenmascarar a este nefasto personaje, de una personalidad múltiple y esquizofrénica digna de tratamiento psiquiátrico".

                              En ese escrito -una treintena de páginas- Lifschitz aseguró que "las chicas van voluntariamente a trabajar como prostitutas a Mendoza, Chile, México o algunos países de Europa, que piden y hasta incluso ahorrar para ir a trabajar afuera".

                              Servini de Cubría marcó contradicciones de la denunciante y destacó que "pese al tiempo que dijo haberse encontrada 'infiltrada' tanto en la Argentina como en México dentro de la organización" que encabezaba su padre "tampoco pudo brindar cualquier dato mínimo que permitiese identificar cuanto menos una mujer" explotada sexualmente.





                              Comentario

                              Trabajando...
                              X