Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Postales del dolor 3

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Postales del dolor 3

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    El panorama es adusto, el vapor de los espejismos corona una colina abanicada por las palmeras silvestres, que se yerguen, serenas, en medio de farallones y rocas asediadas por el embate de las olas e impregnadas de salitre y luminosidad. En lo más alto, una tumba de un hombre santo musulmán, deslucida y pobre, como si el Salib que habitaba en ella hubiera perdido la fuerza de su barakha, sus muros se baten en ruina y ningún alma parece acordarse de ella.
    Otras tumbas, mas populares y frecuentadas, ostentan los mitos de los que son objeto. Como en las demás religiones, el culto a los intercesores en el Islam no es desinteresada, los fieles solicitan favores y formulan votos, para obtenerlos, a fin de dejar constancia de ellos y, tal vez, de refrescar la memoria, los devotos cuelgan cintas y trapos y otras prendas similares en la tumba del Salib.
    En el fondo, el Líbano era una increíble metáfora, adivinando poco a poco la silueta de su intrínseca mentira, se superponía una verdad a medias que nos confundía. Manotazos de historia, regados con sangre de mártir, de terrorista, de inocente, de todos los que por alguna razón se hundieron en el barro libanés.
    Sobre el silencio asediado por el viento, comenzaba a resonar un rumor.
    Desde los minaretes de las mezquitas de las aldehuelas vecinas se extendió un llamado sincrónico, las gentes se reunieron en las plazas y una pequeña multitud comenzó a reptar hacia la colina.
    La ceremonia, si es que se la podía llamar de ese modo, fue breve, sin embargo se quedaron alli todo el día, cantando, bailando, vendiendo, comprando y conspirando.
    Era curioso, la observación de estas circunstancias hacían extremadamente feliz a C. que mezclaba su renovado embrutecimiento con ramalazos de aguda observación y goce de la realidad.
    La guerra le surgía como una experiencia interior, como un grito o exclamación que entraba en armonía con la cacofonía circundante. Esa violenta irracionalidad parecía natural, sin embargo era ininteligible para el pensamiento racional, en el sentido de ser un vehiculo de elección, como un vehiculo desaforado de incontrolable e incontenible curso.

    VG
Trabajando...
X