Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

El hombre que adoraba a los gatos

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • El hombre que adoraba a los gatos

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Para mi al tipo le gusta los gatos al punto que se llevo los 40 gatos y una gata de 21 años

    Un embajador, un divorcio con escándalo y 40 gatos desaparecidos

    29/08/10 Es el ex representan argentino en Israel. Dejó a su esposa sin casa ni dinero y los animales no aparece.
    La tapa de un suplemento de Yedioth Ahronot –el diario de mayor circulación en Israel– y dos páginas de texto llenas de información “picante”, no dejaron dudas sobre los personajes: el embajador argentino saliente en Tel Aviv y su esposa, quienes protagonizan un escándalo que ha saltado de la esfera privada a la diplomática.
    Según la nota del Yedioth , luego comprobada y ampliada por Clarín , el embajador Atilio Molteni, veterano diplomático de carrera destinado a finalizar sus últimos siete años en un preciado destino como Tel Aviv, decidió regresar solo a Buenos Aires, dejando a su mujer, Patricia, desamparada y en la calle, una actitud que dejó a nonadados al ambiente diplomático y a la comunidad argentina en Israel .
    En la fiesta que organizó la embajada argentina el 25 de mayo pasado, muchos aprovecharon para despedirse de los Molteni, que como siempre recibieron sonrientes a todos los invitados, sabiendo que en las próximas semanas el embajador terminaba sus funciones al llegar a los setenta y la jubilación.
    Unos días después, ambos partieron a Estocolmo –donde reside la familia de Patricia– para el casamiento de la hija de ella, fruto de un matrimonio anterior. Molteni volvió a Tel Aviv y le ofreció a Patricia que se quedara unos días más en Suecia.
    Diez años menor que su marido, alta, delgada y elegante, Patricia parece hoy una mujer golpeada por el destino cuando relata la saga. Ella contó al Yedioth : “Cuando estuve en Suecia hablamos todos los días amablemente y no me imaginé nada. Si bien escuché ciertos ruidos, el personal me dijo que estaban podando el césped y no tenía motivo para imaginarme que estaban desarmando nuestra residencia sin avisarme. Tres días antes de regresar, Atilio me llamó aparentemente nervioso y enojado, y me dijo: ‘Ya está, todo acabó entre nosotros. Vacié la casa y nunca vas a encontrar a tus gatos. No oses molestar al personal con preguntas. No vas a recibir de mí un centavo’ y colgó” .
    Gracias a la ayuda de sus amigos, Patricia apuró su regreso a Israel. Lo que vio en la residencia la dejó pasmada: la casa vaciada de muebles, adornos y otras pertenencias personales. El golpe fue fuerte, pero lo peor para ella fue otra cosa: los 40 gatos que había recogido de la calle y atesorado en los amplios jardines de la residencia, habían desaparecido.
    “Llamé a las ONGs especializadas y veterinarios de la zona sin éxito. Finalmente un especialista en atrapar animales me confirmó que trabajó cuatro horas metiendo en jaulas a los gatos”, contó Patricia. “¿Cómo puede ser que quien durmió conmigo durante doce años sea tan cruel conmigo y con los gatos que a veces dormían sobre nuestra propia cama?” La mujer recorrió personalmente la zona residencial donde vivían y los barrios cercanos y contrató incluso a un detective privado, pero no hubo caso: los gatos no aparecieron.
    Desesperada, Patricia acudió a las cancillerías de Argentina e Israel, pero en ambas la respuesta fue lacónica: “El embajador finalizó sus funciones y se jubiló. No tenemos ninguna relación con él y no somos responsables de sus acciones privadas”.
    El ministro consejero Guillermo Lucotti dijo a Clarín : “Molteni terminó sus funciones el 9 de junio y el 11 de ese mes asumí yo la jefatura de la embajada, aunque él se quedó unas semanas más por lo que entendimos como cuestiones personales. Sobre lo que hizo después, ni me consta ni lo conozco. Han de ser cuestiones personales de su vida privada y conyugal, en la que la embajada como tal no tiene ni tuvo incumbencia”.
    Clarín intentó contactarse, sin éxito, con Molteni, que está en Argentina

    http://www.clarin.com/mundo/medio_or...325767574.html

    http://www.clarin.com/mundo/PROTOCOL...829_0093_4.jpg


    - soy gatero profesional ,por lo tanto no me enamoró de las escorts
    - no soy tan viejo ni tan feo para pagar +de $250 por una mujer :dedosabajo:

  • #2
    Respuesta: El hombre que adoraba a los gatos

    Un capo el tipo, je je!
    Pero yo en su lugar hubiera sido mas diplomatico. Le decia, che Patri,"Voy a comprar fasos y vuelvo!"
    sigpicLa onda es cazar al poroto al vuelo... para eso, hay que triángularlo!!!

    Comentario


    • #3
      Respuesta: El hombre que adoraba a los gatos

      un HDE 1000P..

      Comentario

      Trabajando...
      X