Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Majo (San Luis & Laprida)

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Majo (San Luis & Laprida)

    Fiamma escort vip Centro

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Bueno, esta experiencia es de hace unos meses atrás.

    Era un día "de semana" (o sea, "laboral", "hábil"), francamente no recuerdo cuál exactamente, aunque poco importa. Me acosté intranquilo y nervioso, y tras unas horas de mal sueño me desperté súbitamente, insómnico y excitado.

    Obedeciendo a un impulso repentino decidí salir a la calle a buscar al azar una puta que estuviera disponible, para descargar mi ansiedad sobre ella. Serían las 4 de la madrugada cuando encontré, milagrosamente, un puticlub cuya existencia ignoraba, y que se hallaba sorprendentemente abierto (en calle San Luis llegando a Laprida, si no me equivoco).

    El instinto gatero me indicó la presencia del bulo. Una puerta descuidadamente abierta para esas horas, detrás de la cuál había otra puerta y una tenue luz colorada. Aquello era una invitación a ingresar, una invitación noctura, y por tanto, deshonesta. Por supuesto acepté.

    Una vez dentro me encontré con uno de esos lupanares barrocamente decorados con fotos porno, luces ultravioletas, una barra de tragos y ofertas de champán (al estilo de Madame Gold, probablemente sea parte de la franquicia). Francamente no me agradan estos lugares, yo voy a los prostíbulos a buscar putas para disfrutar de una buena cogida, no me interesan ni el champagne ni los vídeos codificados ni la exceisvo enfásis decorativo que adorna el concepto "aca se coje" (en mi experiencia, es mala señal, significa que quieren excitarnos con "espejitos de colores" para luego darnos un pésimo servicio).

    En fin, me atendió un flaco medio pelado y me ofreció las úncias dos chicas que tenía en ese momento. Desfilaron para mí: una era una morocha grandota; la otra una pendeja, también morocha, pero flaquita y alta. "Majo". Hermosas gambas, lindo culito, casi nada de tetas, bien de cara. Hermosos piecitos (me gustan los pies señora, no se escandalice). Estaba decidido. Tomé media hora por $120 y pasé a la habitación.

    Era bastante grande, tenía varios espejos, una cama redonda, aire acondicionado, un sillón, la ya mencionada "luz negra" y detalles fosforescentes por todos lados. Me abstraje de todo eso y me concentré en el caramelito que me iba a comer: una pendeja con todas las letras (las siete).

    Se sacó la ropa con poca gracia (más bien, ninguna gracia) y se tendió en la cama con actitud cansina (mala señal, mi instinto no me había fallado en mi desconfianza inicial). Igualmente no desesperé, había pedido media hora justamente por precaución, pero ahora era tiempo de disfrutar, había que ponerle onda. Inicié entonces el primer acercamiento.

    No era hermosa de cara, pero tampoco fea. Una negrita linda (con todo cariño lo digo). Creo recordar un lunar en unos de los costados de su boca. Se me figuró "nuevita", sin experiencia. A pesar de que no era precisamente una "nena bien" o un prospecto de modelo, me llamó la atención que teniendo esa belleza natural estuviese ahí mismo, a las cuatro y pico de la madrugada, en un bulo psicodélico, en vez de estar haciendo cualquier otra cosa. A veces uno se sorprende de encontrarse bellezas tan bien proporcionadas disponibles en condición de putas (mucho mejor). No le confesé mis cavilaciones, pero la lisonjeé con algún piropo, el halago es axiomatico para iniciar el acercamiento.

    Ella prácticamente me rechazó, no quiso saber nada de besos o mimos. Nada de nada, arisca total. Desengañado, decidí darme un festín por mi propia cuenta, saboreando ese cuerpito que tenía servido. En ese aspecto fuí plenamente recompensado, la piba era un poema. Su carencia casi lastimosa de busto, antes que afearla, la enriquecía enormemente, pues enfatizaba su figura púber, casi virginal, tiernamente adolescente. Esas tetitas no ofrecían el alimento y abrigo que uno espera normalmente, pero a cambio regalaban una asombrosa calidez. Las degusté con la delicadeza que exigía su insinuada presencia.

    Después comencé a descender para encontrar su vientre. Hermoso también, con el ombliguito adornado con un piercing (si no me falla la memoria). Yo la estaba pasando muy bien. Ahí aproveché la volada para chuparle un poco la concha, le acaricié el clítoris con la lengua para hacerla reaccionar un poco, pero contrariamente a lo esperado, se molestó. Eso sí, estaba bien higienizada, valga la feliz aclaración.

    Pero continuemos con mi exploración carnal. Como dije, ella era alta, de su cadera estrecha nacían dos estilizadas y largas piernas. Me cautivaron. Las perseguí hasta encontrar sus extremos, desde los cuales nacían dos gráciles, suaves, delicados, simplemente perfectos pies. Como dije, me gustan, y Majo fue bendencida con unos muy bellos. Con el empeine de piel tostada y la planta blanquita, los deditos largos y finos, el arco bien marcado, y totalmente libres de callos, juanetes y demás aberraciones.

    Los toqué, besé, lamí, chupé, olí, mordí... Luego le pedí un footjob (en criollo, una paja con los pies) y ella accedió con cierto desconcierto, al parecer, nunca había tenido que satisfacer tales apetitos. Con semejantes pies, el footjob, pese a ser algo torpe por la inexperiencia, fue muy placentero.

    Entonces la hice dar la vuelta -ella obedecía con desgano- y pude conemplar su trasero, plantado allí exactamente como lo esperaba: un culito redondo y bien constituido, obra artesanal de sobrado buen gusto. Pensándolo ahora, su sencillez y sobriedad contrastaban notablemente con la grotesca habitación. Por supuesto que sí: lo chupé. Por supuesto que también: era delicioso. Por supuesto que además: ella se comportaba molesta y poco participativa.

    Bueno, aquí terminó mi feliz exploración de los territorios de Majo. Los recomiendo encarecidamente al turista, a pesar de la indiferencia de la anfitriona. El tema es lo que vino después, la cogida en sí misma. Ahí la cosa fue decididamente mala. Un fiasco.

    Ya venía con mala actitud, una mina arisca y nada afectuosa que se incomoda cuando un cliente saborea la mercancía. Pero yo esperaba que supiera adoptar una actitud más positiva para garchar. No fue así. Me chupó la pija casi por obligación, con el preservativo puesto, y con nula habilidad o encanto.

    Luego, cuando la penetré en doggystyle ("perrito", no se porque escribo en inglés como pelotudo, será el consumo de porno yanqui) comencé a gozar un poco, pero ella seguía estando distante e incómoda. Le quise meter un dedo en el orto (¡error!), a ella no le gustó para nada, y cambiamos de pose: yo acostado y Majo encima.

    Se movía mal, entonces empecé a moverme yo, pero Majo parecía empeñada en arruinarme la cojida, y se empezó a quejar de dolor. Una cosa es cierta, esa chica estaba más seca que pastel de polaco, pero yo poco podía hacer, ya estaba desmotivado. Podía forzar la situación, pero la piba no colaboraba para nada, y a menos que intentara "violarla" (nótense las comillas), era evidente que no obtendría de ella una buena performance. Un poco confuso, le pregunté irónicamente si le gustaba coger, ella acusó recibo del reclamo, pero se defendió con un insolente "no respondo preguntas boludas" (pendeja de mierda). Me sentía frustrado y estafado, pero ella tenía un cuerpecito tan dulce y yo estaba tan cansado que no me importó. La dejé soltarse.

    No protesté, ni reclamé el dinero pagado, ni tampoco me ocupé de darle un buen par de bifes para ayudarla a entender la lógica del asunto (que su trabajo consiste justamente en coger por plata), porque corría el riesgo de armar un escándalo, y además sería en vano. Pensé en protestarle al pelado puto de la recepción, pero preferí resignarme, había tenido suficiente. No quiero quilombos, estoy demasiado ocupado para eso.

    El rato que quedaba lo pasé acariciado su cuerpo, a modo de consuelo. Luego me vestí y me retiré. Ya casi amanecía. La ansiedad y el insomnio se habían ido, pero conservaba una leche bárbara (en todo sentido).

    En detalle:

    NIVEL FÍSICO:
    Cara: 8 (no es hermosa, pero tampoco fea, linda mina)
    Figura: 9 (le faltan tetas y culo para un 10, pero tiene silueta perfecta)
    Piel: 10 (ninguna queja, excelente cuero que no conoce las arrugas o la celulitis, propio de una pendeja)
    Tetas: 7 (casi no tiene, pero son armoniosas en el conjunto)
    Concha: 10 (conchita modelo "Lolita")
    Culo: 10 (un típico culito de pendeja)
    Pies: 10 (la perfección tiene diez deditos)

    NIVEL SERVICIO:
    Atención: 0 (una valoración dura, pero una puta que se precie de serlo no se desobliga de un cliente sin sacarle primero la leche que lleva encima)
    Higiene: 9 (por ponerle un "pero", le faltó perfume)
    Mimos: 0 (otra nota lapidaria, pero es que le puso cero onda a todo)
    Felación: 5 (con forro y sin ganas, mediocre)
    Vaginal: 0 (mala performance, propia de una putita llorona y sin ganas de trabajar)
    Anal: No brinda ese servicio
    Poses: 5 (probamos las clásicas, siempre por iniciativa mía, ella no fue capaz de demostrar talento o esfuerzo)
    Juguetes: n/d

    TARIFA:
    1/2 hora: $120 (por el lomo que tiene es poco, por el servicio que brinda es demasiado)
    1 hora: n/d

    CONCLUSIÓN:
    Majo es una pendeja que le quitaría el sueño a cualquiera con su increíble físico, pero brinda un servicio pésimo. No es en absoluto recomendable, a menos que se la requiera para estimular los sentidos con su cuerpo y luego hacerse una paja. Pero sería una paja demasiado cara.
    Editado por última vez por footjob; http://www.escortsxp.com/foro/member/88757-footjob en 03/06/12, 05:53:43.

  • #2
    Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

    Gracias por postearla, y si... Los pvs son una mierda.
    Vive rapido, muere joven y deja un cuerpo bonito para el ataud :porra:.
    No al aborto, a cojer por el orto :pirate:
    Se busca GranBremeadora compulsiva para importante fabrica de bebes.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

      Una pena la verdad.

      Sobre todo por la total falta de oficio de la chica. La mayoría de las putas te ofrecen una paja rápida o una chupada express para que acabes antes de irte, en caso de que se termine el tiempo y no lo hayas hecho. No quieren que te retires con la leche encima, sería un insulto a su trabajo.

      Pero esta chica no lo entiende así. A lo mejor estaría cansada, y justo me tocó a mí, pero no me corresponde especular, mi análisis/crítica/test tiene que basarse en lo que efectivamente ocurrió.

      Saludos!

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

        Si la xp es de hace unos meses atras, capaz que la pendeja no labura mas, pero con ese servicio que da, para que la quieren..
        Gracias por comentarla..
        sigpic

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

          Lo mejor que puede pasarle es que se dedique a otra cosa, parece evidente que no le gusta prostituirse. Hay algunas que lo disfrutan, no es su caso.

          De todos modos la mala atención es prácticamente la norma en este tipo de establecimientos, recuerdo una petisa morocha en unos de los Madames, que dejó de chuparme la pija para salir del cuarto a saludar a un "admirador" que justo se presentó.

          Yo era pendejo (era el epílogo de mi fiesta de graduación) y no supe que decirle, pero en estos lugares las minas son así, irrespetuosas. Tienen todos los malos vicios: relojean, atienden el celular mientras están laburando, no dan el más mínimo mimo, etcétera.

          Saludos!

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

            Footjob:

            Muy buena narrativa. Un deleite leerte, lástima que no fue una buena experiencia.

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

              Gracias nizo2222!

              Saludos!

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                muy buen relato lastima el garron que se comio

                un abrazo querido y suerte para la proxima

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                  Abrazo para usted también estimado!

                  Saludos!

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                    Buen relato señor. A mí me sucedió algo parecido, aunque no tan extremadamente incómodo, en el privado de calle Catamarca frente al Hotel con una tal Belu. Confesé (en el otro foro) que a pesar de todo no la había pasado mal, ya que la pendeja me encantaba, pero aun así me bardearon sin piedad. Saludos.

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                      No hay forma de elevar una queja ante la defensoría del consumidor?

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                        Lástima que a veces las más lindas son las más conchudas, estimado Alejandrus, pero bueno, hay que seguir probando.

                        Saludos!

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                          espectacular relato, lastima terible garron que se tuvo que comer, fue como una comida agridulce, lastima que le toco mas agri que dulce, suerte y hasta la proxima
                          Originalmente publicado por nizo2222 Ver Mensaje
                          No hay forma de elevar una queja ante la defensoría del consumidor?
                          con respecto a esto, que queres que te diga, si pudieramos hacer algo,quedan trabajando 10 locas como mucho en rosario, las demas son muy especiales.
                          me acuerdo que una epoca, las minas jugaban de otra forma, te trataban de acerte acabar rapido, para tener que estar menos timpo con vos o para tener mas clientes, eso te dejaba tan loko que querias ir todos los dias pagaba por media hora y cuanto mucho estaba 15 minutos, pregunto esto no es mas avivadas de la minas?:scared:
                          Esta Xp ya la subo!!! :risa:
                          sigpic

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                            Un auténcico bombón agridulce, muy cierto mixzero69.

                            Saludos!

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: Majo (San Luis &amp; Laprida)

                              muy buen relato compa...lastima el garron que se comio, parece que tenia poca onda la niña. mejor suerte la proxima

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X