Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Algo más que un chico gay...

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Algo más que un chico gay...

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Como esto está más aburrido que chupar un clavo, y ya que tenemos clases de Filosofía, Sociología, Derecho, Psicología... porque no de Historia?.

    El primero de la saga:

    HELIOGABALO, el Emperador Travesti.





    Sexto Vario Avito era hijo de Sexto Vario Marcelo y de Julia Soemias. La madre de Soemias, Julia Maesa, era hermana de Julia Domna, madre del emperador Antonino Caracalla. El padre de ambas, Julio Basiano, había sido sacerdote del dios solar El-Gabal en la ciudad de Emesa (la actual Homs) en Siria. Por eso al nacer Vario Avito su madre y su abuela decidieron ponerle como segundo sobrenombre "Basiano" y prepararlo para asumir el sacerdocio que había ocupado su bisabuelo. Debido a ese sacerdocio y a su fervorosa devoción por El-Gabal, fue apodado Heliogábalo, una mezcla de "Helios" (el sol en griego) y "Gabal".
    Las cosas cambiaron para Vario Avito Basiano cuando Caracalla murió asesinado en abril del 217. El jefe de la Guardia Pretoriana y probable instigador del homicidio, Marco Opelio Macrino, fue nombrado emperador. Julia Maesa, que entonces vivía en Emesa, vio la oportunidad de tomar el poder. En mayo del 218, las legiones acantonadas en Emesa proclamaron al joven Heliogábalo, de sólo 14 años, emperador. Para fortalecer sus pretensiones al trono, como conté en el texto sobre el incesto, Julia Maesa y Julia Soemias difundieron el rumor de que su verdadero padre no era Vario Marcelo sino el propio Caracalla.
    La guerra civil entre Macrino y las tropas de Heliogábalo fue muy corta y terminó con la derrota del primero en Antioquia en junio del 218. Macrino intentó huir a Italia, pero fue capturado en Caledonia y llevado a Capadocia, donde fue ejecutado. Su hijo Diadumeniano, de 5 años, a quien había nombrado corregente y heredero del trono imperial, y a quien había intentado proteger mandándolo a la corte del rey de los partos, fue entregado al ejército de Heliogábalo y también fue ejecutado. Las cabezas de padre e hijo fueron presentadas a Heliogábalo como trofeos.
    Ahora Heliogábalo, su madre y su abuela tenían el poder. Julia Maesa se ocupó de poner en los puestos públicos más importantes a sus favoritos y de dirigir los asuntos políticos del Imperio. Recibió grandes honores, entre ellos el privilegio inédito de asistir a las sesiones del Senado romano -algo que estaba prohibido a las mujeres- y el título de "Madre del Senado".
    Su poder empezó a tambalearse cuando Heliogábalo dio muestras de tener un carácter independiente e incontrolable.
    Heliogábalo era un homosexual pasivo cuyo mayor placer era ser penetrado por hombres bien dotados (*1). Su obsesión por hallar a esos hombres era tan grande que hizo poner un baño público en el mismo palacio imperial, para poder ver con sus propios ojos los atributos de los romanos que iban a bañarse sin tener que salir de su casa (*2) (lo cual significó que, para muchos jovenes ambiciosos, mostrarse desnudos frente al emperador era una forma más eficaz de conseguir honores que adularlo) (*3).
    También mandó agentes imperiales a los baños públicos -y a los eventos deportivos en Grecia, pues allí los atletas competían totalmente desnudos- de las grandes ciudades para que le consiguieran amantes cuyos penes tuvieran el tamaño adecuado para satisfacerlo. Cuando los encontraban, los mandaban a la capital (y todo esto se hacía con dinero público) (*4).
    Pero Heliogábalo era tal vez mucho más que un simple chico gay. Los historiadores dicen que llevaba su "depravación" a aparecer en público vestido de mujer. En verdad se consideraba y hablaba de sí mismo como una, y le pedía a sus interlocutores que lo llamaran "señora". Y pese a que estuvo casado cinco veces y que se acostó con muchas mujeres, incluso prostitutas, dijo que lo hacía para aprender de ellas las técnicas para complacer a un hombre en la cama.
    De hecho, Heliogábalo llegó a convocar a los médicos más talentosos y reputados del Imperio para pedirles que le practicaran una operación de cambio de sexo, y les llegó a prometer que entregaría a quien lo consiguiera el gobierno vitalicio de varias provincias. Los médicos utilizaron como cobayos a un grupo de condenados a muerte, pero los resultados no fueron buenos; los más afortunados quedaron con sus genitales mutilados y los más desafortunados murieron. Los médicos lo convencieron de que lo más parecido a una operación de cambio de sexo que podía hacerse era una circuncisión.
    Entre sus muchos amantes hubo uno que logró llegar a su corazón, por así decirlo. Se llamaba Hierocles y había sido cochero del palacio hasta que Heliogábalo llegó al trono y lo convirtió en su amante y favorito. Su poder sobre el joven emperador era tal que consiguió desplazar a la propia Julia Maesa. La posición de Hierocles sólo se vio amenazada cuando Heliogábalo recibió a uno de esos amantes provincianos enviados a Roma por sus oficiales, un tal Zotico, cuyos atributos eran tan grandes que el emperador dio muestras de querer tenerlo como su amante principal. Temiendo que su influencia sobre Heliogábalo terminara, Hierocles le puso a Zotico una droga en la comida que lo volvió impotente, tras lo cual el muchacho fue expulsado de la corte y el ex cochero recuperó su poder. Heliogábalo llegó a querer nombrar a Hierocles emperador, siendo él mismo su "emperatriz".
    Heliogábalo gastaba además muchísimo dinero del Erario en diversiones y placeres de todo tipo: banquetes, ropa nueva, espectáculos, etc. También se le atribuyeron algunos actos de crueldad, como asesinar a sus enemigos ahogándolos en rosas o poner un potro en el comedor del palacio para disfrutar de los gritos y gemidos de los torturados mientras banqueteaba.
    Otra cosa que provocó la impopularidad del emperador fue su reforma religiosa. Su devoción por El-Gabal lo llevó a convertirlo en el dios principal del panteón romano, llegando casi a suprimir a Júpiter. El dios sirio, rebautizado como Sol Invicto, tenía preeminencia sobre todas las divinidades romanas tradicionales. Heliogábalo llegó a casarse con una virgen vestal (algo totalmente prohibido, pues de la virginidad de esas mujeres dependía el bienestar y la seguridad de Roma, y cualquier vestal que violara sus votos era lapidada junto a su amante) para simbolizar la unión del dios oriental con los dioses romanos.
    Finalmente, en el 222, el pueblo y los pretorianos terminaron derrocando a Heliogábalo. El detonador fue la supuesta decisión del emperador de ordenar el asesinato de su primo hermano Severo Alejandro, de 13 años, a quien había adoptado como hijo y heredero. Los pretorianos parece que no sólo se negaron a cumplir la orden, sino que se rebelaron contra Heliogábalo y proclamaron emperador a Alejandro. Heliogábalo (que de paso tenía apenas 18 años), Julia Soemias y Hierocles fueron asesinados junto a centenares de cortesanos, y sus cadáveres fueron arrastrados por las calles de la ciudad y arrojados al Tíber, en medio de la algarabía del populacho. Alejandro ocupó el trono y Julia Maesa -a la que algunos señalan como la verdadera instigadora de la revuelta- recuperó el poder.

    (*1) Una constante en los homosexuales, de ayer, de hoy y de siempre.
    (*2) Ya existian las teteras. Datos sobre locales de comidas rápidas (Mc. D, Burg Kng) no tenemos.
    (*3) Tampoco es nuevo.
    (*4) Una a su favor. No es necesario ser homosexual para despilfarrar el patrimonio público.
    Editado por última vez por Anoshvan; http://www.escortsxp.com/foro en 08/23/09, 14:13:04.

  • #2
    Respuesta: Algo más que un chico gay...

    mencantoooo


    si te haces la peli.. puede ser muy erotico...jajaj

    muy ocurrente , por cierto

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Algo más que un chico gay...

      Un genio,, lastima que no supo crear un circulo al que le diera beneficios atados a su permanencia en el trono..
      Anoshvan, exclente aporte, hay mas????
      “Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien”.
      Victor Hugo

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Algo más que un chico gay...

        Entre dos amores.

        ALEJANDRO MAGNO.

        Alejandro y Hefestión

        Alejandro nació 15 de abril de 324 antes de Cristo en Pella, Macedonia, era hijo de Filipo y Olimpia. Se le asoció con el asesinato de su padre y con su madre mantuvo una relación amor/odio muy intensa. Siempre le reprochaba que “le cobraba un alto alquiler por nueve meses de alojamiento”.

        Con 18 años ganó su primera batalla importante, a los 20 ya era rey y con 23 años derrotó al Gran Rey de Persia, Darío III, y creó un imperio que iba desde Tracia (la actual Albania) hasta la India, con cuyo rey Poros mantuvo una intensa relación en todos los sentidos.

        Alejandro siempre fue un hombre especial. El Oráculo de Siwa le reconoció como hijo de Amón Zeus, dios en la tierra, y como tal fue venerado. Y lo cierto es que lo parecía, era hermoso, aunque no de gran estatura, ni en lo más intenso del combate sudaba y nunca olía mal, apenas comía y bebía poco, y parecía completamente inmune a las heridas de armas, de hecho murió de malaria.


        Nunca le gustaron las mujeres, se casó con dos, pero por motivos políticos, conseguir un heredero para su inmenso imperio. La primera vez con Roxana, una princesa sogdiana, y la segunda con Estateira, la hija de su enemigo Darío III, a la vez que casaba a su gran amor Hefestión con la hermana de ésta.

        Conoció a Hefestión, hijo de un príncipe macedonio, en la academia que Aristóteles. Ambos tenían quince años, y parece ser que, según relata Plutarco, el flechazo fue instantáneo. Fue su gran amor, su Patroclo (el que fuera amante de Aquiles), su camarada, amigo, confidente, le siguió en el destierro y hasta los últimos desiertos de Mesopotamia.

        Hefestión era alto, guapo, rubio, fuerte, un gran estratega, irresistible para las mujeres, pero solo consintió casarse cuando Alejandro se lo ordenó. Quería que los hijos de su amado fueran sobrinos suyos para hacer aún más fuertes los lazos que les unían.


        Según Plutarco, cuando Alejandro llegó al sitio de la antigua Troya, dejó un tributo en la tumba de Aquiles, y Hefestion dejó otro en la de Patroclo, como símbolo de su relación, ya que en la antigüedad se suponía que éstos habían sido amantes.

        La relación entre ambos fue tan intensa que Alejandro le consideraba como si fuera él mismo. De hecho cuando la reina madre de Persia se rindió en Issos confundió a Hefestión con Alejandro y se arrodilló ante él en acto de sumisión. Alejandro no solo no se molestó, sino que le dijo:” no te preocupes, él también es Alejandro”.

        El otro gran amor de la vida de Alejandro fue el eunuco Bagoas. Se conocieron cuando Alejandro estaba de campaña contra el rey Darío de los persas. La guerra ya llevaba algún tiempo cuando Darío finalmente huyó mientras cada vez más de sus súbditos le abandonaban, hasta que fue asesinado por uno de ellos. Su general, Nabarzanes, fue de los últimos en abandonarle y, cuando se fue, se llevó consigo al joven Bagoas, bailarín, músico y favorito del rey caído. Pronto resultó claro por qué se había llevado al joven. Nabarzanes marchó a jurar fidelidad a Alejandro y ofrecerle ricos presentes; entre ellos, el hermoso muchacho que, dice la leyenda, pasó de ser el amante de un rey a ser el amante de otro. Aunque ya le habían regalado otros hermosos esclavos antes, Alejandro siempre los había rechazado y tomado la oferta como una afrenta. Esta vez, el carácter del joven corría parejas con su hermoso aspecto, por lo que la amistad surgió entre él y el rey guerrero, una amistad que había de ser para toda la vida. Que esto no es una suposición gratuita nos viene confirmado por muchos historiadores de la época; entre ellos, Plutarco, quien acompañó a Alejandro en esa campaña y escribió un par de años después, tras un concurso de baile que Bagoas había ganado, que Alejandro llamó a Bagoas a su lado. "A lo que las tropas macedonias prorrumpieron en gritos para que le besara, hasta que finalmente lo tomó en sus brazos y lo besó ardientemente."

        Este nuevo amor no afectó en modo alguno la profunda devoción que le ataba a Hefestión, que sólo concluyó con la muerte de este durante las fiestas veraniegas de Ectabana, en Persia, mientras volvían desde la India hacia su tierra natal. Alejandro, que hasta entonces había resistido sin inmutarse privaciones y heridas que habrían derribado a hombres más débiles, se sintió destrozado por esta pérdida. Se dice que yació sobre el cuerpo de Hefestión un día y una noche, hasta que finalmente hubo de ser separado del mismo por sus amigos. Durante tres días más, permaneció mudo, llorando, sin probar bocado. Y cuando por fin se levantó fue para raparse el pelo y ordenar que se retirasen todos los adornos de la ciudad de las paredes. Finalmente, prohibió cualquier música en la ciudad y ordenó que todas las ciudades del imperio realizasen funerales. Después, despachó mensajeros al oráculo de Amón en el oasis de Siwa, en Egipto, para pedir que se le concediesen honores divinos a su amigo difunto. El cuerpo de Hefestión fue embalsamado y transportado a Babilonia para proceder a su quemado en una pira funeraria. Poco podía imaginarse Alejandro que la misma Babilonia sería su última etapa. Se vio obligado a permanecer allí durante los tórridos meses del verano, con sus plagas de mosquitos, y allí enfermó y murió rápidamente. Por nuestras cuentas, en el año 323 a. C., Alejandro Magno contaba 33 años de edad.

        “Bello, sabio, audaz, intrépido, afortunado y glorioso. Destinado a morir joven y a que el mundo hable de él para siempre”, Así describía Quinto Arrio, uno de sus numerosos biógrafos, a Alejandro Magno, el hombre que en sus 32 años de vida más cambió la faz de la tierra, difundió la lengua y la cultura griega por todo Oriente y aún hoy sigue siendo adorado como dios por miles de personas en todo el mundo, y admirado por los colectivos gays, no sin razón. Nunca un gay llegó más alto.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Algo más que un chico gay...

          Buenisimas las historias...la del emperador increible....gracias....como siempre...

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Algo más que un chico gay...

            Muy interesante!
            Me parece que el próximo de la lista podría ser el emperador Adriano, no Anosh?
            "Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas." (A. Einstein)

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Algo más que un chico gay...

              A pedido de Sey.

              ADRIANO Y ANTINOO.


              Adriano


              Antinoo.

              Publio Elio Adriano nació en enero de 76, posiblemente en Itálica (cerca de Sevilla). En su juventud desarrolló una gran afición por la cultura helénica, lo que le valió el apodo de "Griego".
              En el 85 la vida de Adriano cambio con la muerte de su padre. El muchacho fue puesto al cuidado de Acilius Attianus, un amigo de su padre y de Trajano, primo de su padre que llegó a ser Emperador en el 98.
              La relación entre Adriano y Trajano esta abierta históricamente a especulaciones, en referencias que varían desde un inmenso afecto a gran aborrecimiento. En cuanto a la emperatriz Plotina, la relación con Adriano fue muy cercana, y aunque algunos historiadores la muestran como amantes, mas bien los indicios apuntan a una simpatía por su mutuo amor por la cultura y la historia En algunas cartas, Adriano se refiere a Plotina como "mi querida y mas honrada madre" y ella lo señala como "mi propio y querido hijo".
              En el año 100, dos años después del nombramiento de Trajano como emperador, Adriano fue casado con Sabina, sobrina de su tutor, una niña de 13 años demasiado joven aun para las condiciones romanas de enlaces infantiles.
              Este fue un enlace por razones políticas, no dándose mucha afinidad entre ellos, y desde luego Adriano nunca tuvo ningún hijo con Sabina. Para describir a su esposa usaba las palabras "caprichosa, voluble y difícil" y declaraba que si él fuese un ciudadano libre y con la posibilidad de hacer los que le apeteciese, se divorciaría de ella.
              Sin embargo, a pesar de la hostilidad entre la pareja, Adriano estaba muy unido con su suegra Matidia, a quien la definió como "atenta, agradable con todo el mundo y de buen humor". En honor de Matidia construyó en Roma el primer templo con el nombre de una mujer.
              A pesar de que por el año 117 Adriano había logrado el control del ejercito y existido durante muchos años rumores de que había sido oficialmente adoptado por Trajano como hijo y heredero, no existían documentos en tal sentido cuando se produjo la muerte de Trajano.
              Los papeles aparecieron en Roma dos días antes de la noticia de la muerte de Trajano, y circularon rumores de que Plotina había preparado esos papeles para ayudar a su protegido. Se argumentaba que la idea de Adriano era lograr el control militar y cimentar su relación con Trajano a través del casamiento con su sobrina, pero los documentos formales se ocultaban para no estropear su estrategia.
              Mientras Adriano luchaba con sus ejércitos en el Tigris y el Eufrates y sofocaba las revueltas de los judías en Oriente Media, Plotina y Atiano (el otro tutor de Adriano, que era Prefecto de la Guardia) maniobraban en Roma para lograr su nombramiento de Emperador, una vez que Trajano había fallecido sin dejar claramente dispuesta su sucesión.
              Adriano fue, por encima de anécdotas y rumores, conocido como un hombre de armas. El, al igual que muchos otros jóvenes romanos, se unió al ejercito cuando adolescente y tuvo su entrenamiento intenso en Itálica. Fue ascendiendo en rangos por meritos propios y alcanzó su posición de general logrando el respeto de sus tropas. Fue un líder conocido por sus comportamientos heroicos, su actitud escueta y porque marchaba junto a sus tropas, comiendo y durmiendo a su lado, aplicando una forma inteligente y directa de ejercer el mando.
              ANTINOO
              Antinoo había nacido en la ciudad de Bitinia -Claudiopolis, en la provincia griega de Bitinia en la costa noroeste del Asia menos.
              Su nacimiento se apunta hacia noviembre y probablemente el día 27. El año es desconocido, pero cuando su muerte, en el 132, fue descrito como "efebo" y "meirkakion", dos palabras que se aplicaban a los jóvenes adolescentes o a hombres jóvenes de alrededor de la veintena. Se puede calcular que Antinoo había nacido entre el 110 al 112.
              Su parentesco es desconocido, y no hay detalles de su familia que hayan permanecido. Algunos datos de parentesco habrían sido originalmente mencionados en el obelisco que Adriano erigió en su honor tras su muerte, pero la sección en donde aparece tal mención ha ido desapareciendo de la piedra con el tiempo.
              Se conoce poco de la forma en que Antinoo llego a estar en la casa de Adriano. Parece que fue tomado de Claudiopolis durante uno de los viajes de Adriano por las provincias en el 123, cuando el muchacho tendría unos doce o trece años.
              Si el fue tomado por la fuerza es motivo de especulaciones, como lo son las circunstancias en que llego a estar en el círculo de Adriano. Lo mas probable es que fuese tomado para ingresar en el "paedagogium" imperial, una especia de academia donde se entrenaban a los jóvenes para hacerlos sirvientes civiles de la casa imperial.
              Es imposible decir exactamente cuando Adriano llegó a enamorarse de Antinoo pero puede situarse entre el 125 en que el Emperador retorno a Italia y su siguiente viaje a Grecia en el 128 en el que Antinoo ya le acompañaba como su favorito.
              Es importante a la hora de analizar la relación entre Adriano y Antinoo conocer las costumbres de la épocaen cuanto a los "eromanos y erostatos", donde se planteaban unas relaciones que trascendían lo meramente erótico, espiritual y afectivo.
              Antinoo fue el perfecto eromeno para Adriano. El estaba dotada de una belleza que lo hacia destacable, pero además poseía una destacada y aguda inteligencia, y era un gran cazador y atleta. Adriano era un hombre especialmente sensible hacia el arte y la cultura. Su villa estaba repleta de piezas artísticas que había recogido en sus viajes y seguramente se encontró complacido y deslumbrado con la aparición de Antinoo que encarnaba en un joven la belleza de esas estatuas. Era como el haber encontrado una obra de arte viviente.
              La otra afición bien documentada de Adriano era la caza, afición en la que coincidía con Antinoo. Y para completar los elementos de coincidencia, Adriano bajo la guía inteligente de Plotina había desarrollado un especial sentido de gusto por las conversaciones inteligentes, de las que Antinoo podía mantener. Y por supuesto, era griego.
              Estos elementos conformaban todo aquello que una persona como Adriano podía desear como persona de compañía, y de ahí al surgimiento del amor según los parámetros de la época no había mas que una corta distancia.
              Todo fue perfecto hasta que Antinoo, en un paseo por el Nilo, desapareció, destrozando el corazón del Emperador
              "El perdió a su Antinoo mientras navegaba por el Nilo, y lloró por el como una mujer. En relación a esos, hay varias opiniones: algunos afirman que se sacrificó a si mismo por Adriano, otros que fue asesinado por su belleza y sensualidad.. " (De la "Historia Augusta")
              Lo que sucedió con exactitud a Antinoo en octubre de 130 es desconocido. Adriano simplemente escribió: "El ha caído en el Nilo". El intríngulis de la palabra "caído" (fell) es que puede referirse tanto a una caída accidental o a una caída deliberada, dada además la circunstancia de que el cuerpo del joven nunca llego a recuperarse. Muchos historiadores, no obstante, prefieren la teoría del autosacrificio.
              Otras teorías apuntan a que Antinoo fue victima de un complot de la corte para hacerlo desaparecer, dada la influencia que tenia sobre el Emperador. Otras teorías, asimismo con escasos soportes documentales, es que Antinoo temía llegar a ser "patético" a medida de hacerse mayor y en la medida que la madurez comenzase a dejar las huellas que el paso del tiempo hace aparezcan en su físico.. en otras palabras temía la decadencia de la madurez, sobre todo ante Adriano. Pero todas estas hipótesis nunca han llegado a tener la necesaria consistencia documental.
              Lo mas aceptable es que Antinoo se hubiera sacrificado en honor a su amado, conjuntando la intención del suicidio con la de hacerlo como una forma de beneficio hacia la persona querida.
              Por una parte el joven estaba por primera vez en Egipto y sin duda impresionado por la civilización y sociedad en la que se encontraba. Las dos ultimas crecidas del Nilo habían sido insatisfactorias para la nación y sus riquezas. Y existía una antigua tradición en Egipto que afirmaba que la realización de un sacrificio en el río era una manera de lograr que los dioses trajesen la bonanza durante muchos años.
              En segundo lugar, había una creencia en la antigua Grecia de que uno añadía años a la vida de la persona por la cual se sacrificaba. Hay un elemento que es posible hiciese plantearse tal reflexión a Antinoo en este sentido, que es un suceso acaecido pocos días antes cuando Adriano le había salvado la vida al abatir un león que estaba merodeando al joven. Es posible que como agradecimiento por esto, Antinoo hubiese decidido "regalarle" sus años al Emperador.
              Y tal vez, cerrando esta explicación de leyenda, cabe considerar la apuesta por una forma de acceder a la inmortalidad. Era una manera de pasar del rol de favorito que desaparece de la historia coyuntural, pero conociendo la respuesta de Adriano a la muerte de su amado, que se aseguraba un lugar en el recuerdo de las generaciones futuras, como así ha sido.

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Algo más que un chico gay...

                Anoshvan, muchas gracias por estos posts!! Muy interesantes!!
                Ojalá sigan viniendo más!:thumbup:

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Algo más que un chico gay...



                  SAMURAIS

                  La homosexualidad era, al parecer, práctica común en todos los estamentos de los samurais, y estaba muy asociada al vínculo feudal entre señor y vasallo. De tal manera que, los guerreros samurais solían seleccionar a un joven concreto como su favorito que tenían junto a sí durante la batalla. En tiempo de paz, estos favoritos sexuales eran empleados como secretarios.
                  La lista de homosexuales famosos empieza probablemente con Genji. Cuando es rechazado por Utusemi, se consuela durmiendo abrazado con su hermano menor. La lista incluye, así mismo, a los poderosos primeros ministros que gobernaban en nombre del emperador o shoguns, y en concreto a Ashihakaga Yoshimitsu, del siglo XIV, cuyos gustos contribuyeron muy directamente a la creación del género teatral del medievo japonés conocido como teatro Nó. Yoshimitsu, al parecer, habia quedado cautivado por dos actores, padre e hijo, Kan'ami y Zeami, al verlos actuar en una representación. La belleza de Zeami, ganó a ambos el patrocinio de Yoshimitsu, permitiéndoles dedicar todos sus esfuerzos al desarrollo del arte dramático.
                  Entre los homosexuales japoneses más famosos se encuentran Ona Nobunaga y Toyomi Hideyoshi. A continuación de ellos y ya en el siglo XVII, se hallan los shogunes llamados Tokugawa. Ieyasu gozaba por igual con hombres y con mujeres, si bien su nieto, Iernitsu, mostró una clara preferencia por los varones. Tsunayosi, por su parte, llevó su complacencia por la homosexualidad hasta extremos de escándalo. La casi exclusiva naturaleza de sus preferencias era bastante inusual. Y lo más escandaloso de todo fue la lluvia de favores que hizo caer sobre sus protegidos sexuales. (* me suena... me suena). Yanagisawa Yoshiyasu fue el más famoso de sus amantes. La facilidad con que mezclaba su forma de complacer a Tsunayoshi con sus actividades públicas, le abrieron el camino de la gloria: Tras una fulgurante carrera, llegó incluso a ser ministro del gabinete de Tsunayosi. La gran mayoría de los asistentes de Tsunayosi eran elegidos por su belleza y por razones sexuales. Otros muchos eran recompensados por sus favores con estipendios y honores. Tsunayosi parece haber organizado su actividad amorosa con pleno cuidado, pues tenía a su servicio un funcionario especial nombrado para seleccionar muchachos hermosos (* una versión nipona de un 840), y las actividades de los jóvenes elegidos estaban estrictamente reglamentadas. Declinar una invitación del Shogún era un atrevimiento peligroso. Tsunayosi, por lo demás, castigaba con tanta arbitrariedad a quienes le disgustaban, como recompensaba a quienes le complacían. Su capricho, que ignoraba las convenciones de la rígida estructura social del período Tokugawa provocaron el comentario y el escándalo, pero estableció un ejemplo que fue seguido por muchos.
                  Tokugawa Taunayosi gobernó como shogún durante la era Genroku, que oficialmente se extiende entre 1688 y 1703, pero que los historiadores de la cultura extienden a toda la primera mitad del siglo XVI. Fue este un período extraordinario de la historia cultural japonesa, período dominado por la clase social de los chonin (mercaderes), que gozaron de una gran prosperidad, si bien su riqueza se vió canalizada hacia el ocio y la diversión por la conscientemente dirigida politica estatal. El resultado de semejante complejo fue la exhuberante cultura del Mundo Flotante. Literatura, drama y las artes en general florecieron de acuerdo con los gustos chonin, y sus gustos eran en gran medida homosexuales. Tsunayosi pudo, sin duda, haber establecido un ejemplo para los nobles japoneses, pero su estilo en general no fue sino un reflejo del espíritu de su tiempo.
                  En la literatura destaca sobretodo Saikaku Ihara, nacido en Osaka en 1642. Era hijo de mercaderes y está considerado como uno de los más importantes novelistas japoneses y, al mismo tiempo, el introductor de este género literario en Japón. Escribió muchas obras famosas como la "Vida amorosa de Yonosuke", "La vida amorosa de una mujer" o el Danshoku Okagami (Historias gloriosas del amor viril). Esta última es una colección de pequeños cuentos que giran en torno a los amores homosexuales entre pajes y entre pajes y señores. Muchos de ellos son cuentos que narran amores apasionados en un escenario cultivado e idealista, donde el autor pone menos interés en la descripición realista de la trama cuanto en definir personajes que son como sombras de figuras simbólicas o ideales de la sociedad samurai. Los hombres así representados se entregan a los placeres del amor y se enfrentan a las imperfecciones de su naturaleza. Además, las pequeñas narraciones están plagadas de referencias a la incertidumbre y a la casualidad del destino de los amantes así como al hara kiri, que se entiende como una práctica ritual de compejo significado.
                  Uno de los cuentos de Ihara nos traslada los códigos de caballeros que tenían los samurais sobre la cuestión de los amores no correspondidos. "Todos los camaradas se hacen el hara kiri" gira en torno a tres personajes, Ukyo, Uneme y Samanosuke, que son pajes de un señor de la provincia de Yedo, en el Japón medieval. Los tres son jóvenes y hermosos y sirven ejemplarmente a su señor; además, Uneme y Samanosuke están enamorados el uno del otro (a pesar de que algunos investigadores opinen que era el amor señor-paje el ideal de la cultura japonesa, aquí se trata siempre de amor entre pajes). Entonces, Ukyo se enamora perdidamente de Uneme y cae enfermo de amor. En su lecho, muchos le visitan para consolarle, pero él silencia repetidas veces el objeto de sus dolencias, incluso ante la petición de Samanosuke de que Ukyo le abra el corazón. Samanosuke ruega al enamorado que escriba una carta de amor que él entregará a quien desee y consigue que Ukyo salga de su silencio. Cuando Uneme lee la carta, se apiada del amante doliente y los tres pajes se proponen amarse mutuamente en "un amor leal y armonioso".
                  Pero el señor toma a su servicio a un nuevo paje, Shyuzen Hosono, quien desconocía las reglas del buen servicio. Este se enamora de Ukyo y le acosa constantemente, sin atender a las buenas maneras, por lo que Ukyo le desprecia. Shyuzen y un cómplice suyo deciden, rabiosos, matar a Ukyo; este se entera de la trama y se adelanta a ellos. Una noche, vestido de samurai, mata a Shyuzen con su espada, lo que le condena a hacerse el hara kiri, pues Shyuzen tenía por padre a uno de los cortesanos del señor y esa era la obligación.
                  Ukyo practica entonces el suicidio ritual en el templo del señor, después de pronunciar un viejo poema chino:

                  "Las flores esperan la próxima primavera;
                  confiando que las mismas manos las acariciarán.
                  Pero los corazones de los hombres ya no serán los mismos,
                  y sólo vosotros sabréis que todo cambia,
                  oh, pobres amantes."

                  A continuación, Uneme se dirige al centro del templo y se hace el hara kiri también. Diecisiete días después de la muerte de sus amantes, Samanosuke acaba con su vida haciéndose el hara kiri.
                  Editado por última vez por Anoshvan; http://www.escortsxp.com/foro en 08/25/09, 01:10:31.

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Algo más que un chico gay...

                    haaa miercoles, y luego dicen que los GASY no somos cultos.-
                    Espectacular las his.

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: Algo más que un chico gay...

                      Originalmente publicado por saleconfritas Ver Mensaje
                      haaa miercoles, y luego dicen que los GASY no somos cultos.-
                      Espectacular las his.
                      Alejandro y Adriano no eran Homosexuales... esta palabra se inventó en el siglo XIX, las relaciones entre varones Antes de Cristo, eran parte de la cultura...!!

                      Como Aquiles (Brad Pit) y Patrocolo...!! Eran guerreros, atletas, masculinos Normales (tal vez bisexuales en terminos actuales)...!!! con posiciones prominentes, lideres, carismaticos, y respetados por la sociedad .!!!!!!!

                      Cualquier paralelo con los Gays de hoy es puramente accidental..!!!
                      Kisses on the Bottom....!!!

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: Algo más que un chico gay...

                        Originalmente publicado por Muscle-Teens Ver Mensaje
                        Alejandro y Adriano no eran Homosexuales... esta palabra se inventó en el siglo XIX, las relaciones entre varones Antes de Cristo, eran parte de la cultura...!!

                        Como Aquiles (Brad Pit) y Patrocolo...!! Eran guerreros, atletas, masculinos Normales (tal vez bisexuales en terminos actuales)...!!! con posiciones prominentes, lideres, carismaticos, y respetados por la sociedad .!!!!!!!

                        Cualquier paralelo con los Gays de hoy es puramente accidental..!!!

                        Yo diría que es puramente sexual o genital.

                        Se trataba de hombres que tenían sexo con hombres, llamalo como quieras, desde la sexualidad eran gays. Otra cosa muy distinta es cómo la sociedad consideraba al sexo entre hombres...

                        Por otra parte, el emperador Adriano es de un siglo después de Cristo.
                        "Todos somos muy ignorantes. Lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas." (A. Einstein)

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: Algo más que un chico gay...

                          Cuestiones culturales, la Iglesia no rompía las pelotas todavía. Se la comían entre ellos porque era respetable. Susana los huberia invitado al programa y estarían los dos emperadores de la mano, relatando su luna de miel a Tailandia y la otra tonta diciendo "Brutaaaal!"

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: Algo más que un chico gay...



                            FELIPE I, Duque de Orleans.

                            Felipe fue el segundo hijo del rey Luis XIII de Francia y de Navarra, y de su esposa la infanta Ana de Austria. Titulado duque de Anjou al nacer, denominado pequeño Monsieur, más tarde llamado realmente Monsieur, hermano del rey Luis XIV cuando éste ascendió al trono. Presunto heredero del trono (1643-1661) hasta que nació el Gran Delfín.
                            Desde su infancia, Felipe demostró su "originalidad", su juego preferido ponerse cintas y maquillarse. Sus tendencias homosexuales y su superficialidad fueron estimuladas porque un príncipe extravagante tenía menos oportunidad de hacer sombra a su hermano que, de esta forma, no corría peligro de que le disputara el poder.
                            Por entonces, Felipe fue reconocido por su libertinaje y su homosexualidad, así como por sus costumbres extravagantes.
                            Su primer favorito habría sido Julio Mancini Mazzarino, sobrino del cardenal Mazarino y luego duque de Nevers, el primero en "corromperle" según las memorias del duque de Saint-Simon. Más tarde Armand de Gramont, conde de Guiche, hijo del mariscal de Gramont, príncipe de Vidache y virrey vitalicio de Navarra. Guiche redujo a Monsieur a una tiranía escandalosa que produjo más de una crisis en la Familia Real.
                            Fue obligado a casarse, pero no por ello abandonó a su amante Armand de Gramont, conde de Guiche, del que se dice que el día del matrimonio recibió un anillo de boda igual al de la princesa Enriqueta.
                            De este extraño matrimonio nace la princesa María Luisa, y el padre, para celebrarlo, cambia de amante, que en esta ocasión es Felipe de Lorena.
                            Cogiditos de la mano con pendientes, pelucas y fuertemente maquillados se los ve pasear por Versalles, y una noche en un baile de gala el hermano del rey vestido de mujer baila un minueto con su amante.
                            Paradójicamente, Guiche, acabaría engañando a Monsieur con su propia esposa la princesa Enriqueta Ana de Inglaterra. Luis XIV acabó alejándolo de la Corte (tanto por la voluntad de su hermano, como por el escándalo que provocaban los avances de Guiche ante Enriqueta Ana, a su vez cortejada por el propio Rey...).
                            Después de Guiche, Monsieur tuvo otros favoritos, como el marqués de Effiat (sobrino del marqués de Cinq-Mars que había sido favorito del padre de Monsieur, Luis XIII).
                            Sin embargo el "archi-mignon" indiscutiblemente desde la década de los 60 hasta el fin de la vida de Monsieur fue el caballero de Lorena, Felipe de Lorena. El caballero de Lorena era uno de los hijos del Conde de Harcourt, perteneciente a la estirpe principesca-ducal de Lorena.
                            El caballero de Lorena gobernó casi tiránicamente la Casa de Monsieur, en detrimento de las dos duquesas de Orleans. La primera Enriqueta-Ana consiguió hacerlo exiliar a Roma durante un tiempo.
                            Pero tras la muerte de ésta (que algunos atribuían al propio Lorena), Luis XIV le permitió volver a la Corte. Parece que tácitamente Luis XIV -que aborrecía la sodomía probablemente a causa de un trauma infantil según las mémorias de Charles de La Porte-consintió la influencia de Lorena sobre su hermano a fin de tener controlada a la Casa de Orleans. El caballero de Lorena gozaba de apartamentos inmediatamente contiguos a los de Monsieur en todas sus residencias y más tarde se convirtió en Gobernante del duque de Chartres, el futuro regente Felipe II de Orleans.
                            Tras la muerte de su tío Gaston en 1660, Felipe se había convertido en duque de Orleans: este patrimonio le convirtió en uno de los personajes más ricos del reino, lo que le permitió vivir con un fasto equivalente al de la Corte y convertirse en un gran mecenas. Fue asimismo el responsable de construcción del canal de Orleáns, la cual financió y la ampliación y embellecimiento del Chateaû de Saint-Cloud (actualmente no existe) y del Palais-Royal.
                            Tuvo, asimismo, dos grandes residencias: En principio el Palacio Real, que recibió como patrimonio, que decoró con grandes frescos y en el que organizaba grandes fiestas; después el Palacio de Saint-Cloud, que le regaló Luis XIV en 1658 (se supone que con la esperanza de arruinarle), en el que Felipe realizó numerosas reformas, en particular la construcción de grandes jardines a la francesa.
                            Pese a su innegable coraje en el combate, Luis XIV no le dejó ningún margen de maniobra ni le concedió poder alguno. Aunque Felipe consiguió unas victorias en la Guerra de Holanda (Batalla de Cassel en 1677) contra el príncipe de Orange, a causa de sus celos, su hermano, le quitó toda dirección militar. El Rey Sol mantuvo apartado del poder, durante toda su vida, a Monsieur.
                            El papel de Monsieur en su tiempo debe considerarse en un terreno que no era menos importante en la época, el del ceremonial y la etiqueta. El duque de Saint-Simon recoge el sentir de todos los memorialistas de la época cuando afirma en sus memorias que Monsieur era "doctor en etiqueta". Luis XIV le consultaba cuestiones protocolarias y le confió tácitamente velar por el esplendor y refinamiento del ceremonial francés y la etiqueta.
                            Por otro lado, Monsieur a diferencia de su hermano gustaba de vivir en París. Siempre acudía al teatro y a la Opera, ofrecía grandiosas recepciones en el Palais Royal y se dejaba ver en los mercados o ferias. Se convirtió así en un personaje tremendamente popular en la capital y al mismo tiempo en una suerte de representante del Rey en la vieja capital al menos en el terreno social. Por último, Monsieur fue como se ha dicho un gran mecenas, no solo por su generosidad sino por su gusto refinadísimo y experto.
                            Así pues si bien es cierto que Luís XIV mantuvo a sus parientes, Monsieur a la cabeza, prudentemente alejados del espacio de decisión política, no por ello dejo de depositar en ellos y particularmente en Monsieur un papel de preeminencia social y protocolario muy importante. Por último si las relaciones entre Luis XIV y su hermano fueron a veces tumultuosas, ambos se manifestaron siempre un tierno afecto, caso prácticamente único en la historia de la Monarquía francesa.

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: Algo más que un chico gay...

                              Guillermo II de Prusia y sus amigos gays.



                              El Caso Eulenburg
                              En 1907 estalla en Alemania el mayor escándalo político del IIº Reich (1871-1918): el Caso Eulenburg, que provocará una auténtica ola de homofobia tanto en la prensa como en la opinión pública, y cuyas repercusiones sobre la sociedad alemana e internacional serán múltiples.
                              El Príncipe Philip zu Eulenburg (1847-1921), quien no esconde realmente sus preferencias amorosas, es el consejero y el más cercano amigo del emperador Guillermo II (1859-1941), subido en el trono prusiano y alemán en 1888. De 12 años mayor que el kaiser Guillermo II, Philip zu Eulenburg mantiene una relación ambigua con el soberano y se encuentra tras todas las decisiones de éste. Guillermo II le propone tomar el cargo de Canciller cuando, a principios de los años 1890, obtiene la dimisión del Príncipe Otto von Bismarck-Schoenhausen. El Príncipe zu Eulenburg preferirá permanecer en el cargo de embajador de Prusia en la corte imperial de Viena. Asqueado, von Bismarck escribe a su hijo que la relación entre el kaiser y Eulenburg "no puede escribirse sobre el papel".

                              Un periodista judío, Maximilian Harden (1861-1927), al corriente de las prácticas de Eulenburg, le chantajea y le exige que dimita de sus funciones como embajador en Viena. Eulenburg cede al chantaje y opta por retirarse en su residencia de campo, en Alemania. Durante 3 años, Eulenburg desaparece del escenario político. Pero a partir de 1905-1906, retoma sus relaciones con el emperador. Corre entonces el rumor de que podría asumir el cargo de canciller, y el testarudo periodista Harden lanza entonces un nuevo ataque contra Eulenburg en dos artículos aparecidos en la revista Die Zukunft, acusándole implícitamente de tener una relación con el comandante militar de Berlín, Kuno von Moltke (1848-1916) -no lo confundamos con el General Helmut von Moltke, artífice de la victoria alemana durante la guerra de 1870-1871-, describiéndoles respectivamente como "el Arpista" (Eulenburg era aficionado al arpa y compositor para este instrumento) y su amante como der Süsse, "bomboncito" (Von Moltke tenía una debilidad por los bombones de chocolate). Eulenburg huyó a Suiza, donde se refugió para evitar el escándalo.

                              Habría que esperar 6 meses para que la identidad de Eulenburg y de von Moltke sean públicamente reveladas. El 27 de abril de 1907, Harden publica un artículo de lo más explícito al describir que la "vita sexualis" de Eulenburg, no era mucho más sana que la del Príncipe Federico Enrique de Prusia, quien había confesado públicamente su homosexualidad. La opinión pública ve entonces en Harden al héroe que salva el aparato estatal de la depravación y de la corrupción. El kaiser Guillermo II, ya muy comprometido en su autoridad, tendrá que obligar a varios altos funcionarios a dimitir. En medio de la hecatombe, Eulenburg admitirá haber violado el artículo 175 y, tras una breve investigación, se ve beneficiado de un juicio nulo. Pero Kuno von Moltke insistirá para atacar al periodista Harden, contra el cual presentaría una querella por difamación.

                              El 23 de octubre de 1907, el juicio von Moltke contra Harden se inaugura en Berlín y, durante los debates, detalles morbosos de la vida de von Moltke son revelados. Varios testigos son citados, entre los cuales Magnus Hirschfeld, siempre hambriento de publicidad, llamado a dar su testimonio de manos de Harden en calidad de experto científico. La homosexualidad de von Moltke será formalmente establecida y perderá el juicio. Es interesante subrayar que, durante el primer juicio, Hirschfeld, en calidad de experto científico, convence la corte de Justicia que von Moltke no es ni un pederasta, ni un sodomita, sino un "homosexual", insistiendo sobre su perfil afeminado, artista, muy emocional e inestable, dejando entender que la homosexualidad pueda ser una desviación psicológica innata, de la cual no se pueda ser responsable, y que no tiene por qué expresarse mediante la sexualidad. Eulenburg y von Moltke no se consideraban ellos mismos "homosexuales", ya que admitían los hechos bajo la apariencia de una relación amistosa pero rechazando de plano la etiqueta de "depravado" o de "sodomita". Ante el tribunal se justifican, jurando que nunca mantuvieron relaciones inmorales o sucias. Pero repentinamente ocurre un vuelco de la situación: el proceso judicial es anulado por vicio de forma. El Gobierno Prusiano ha comprendido que la victoria de Harden, un periodista judío, asociado a Hirschfeld, otro judío que dirigía el CCH, ponía en peligro la reputación de las instituciones y la respectabilidad de la clase gobernante.
                              Mientras tanto, el 6 de noviembre de 1907, otro juicio se iniciaba, el que oponía el canciller imperial von Bülow (1849-1929) a Adolf Brand, editor de la revista Der Eigene. Adolf Brand acusa a von Bülow de homosexualidad. Brand, que podría ser calificado de precursor de la política del "outing", adopta una táctica distinta de la de Hirschfeld. Desea llamar la atención sobre la injusticia del art.175 él también, pero de manera mucho más provocadora y menos políticamente correcta, haciendo una lista de "casos actuales" de homosexuales. Es finalmente él, tras una sola jornada de juicio, quien será condenado a 18 meses de cárcel por difamación.
                              El 18 de diciembre de 1907se abre el segundo juicio entre Harden y von Moltke, al término del cual el antiguo comandante militar de Berlín es inocentado y Harden es condenado a 4 meses de cárcel por difamación. Feliz, el kaiser Guillermo II rehabilita públicamente a Eulenburg y a von Moltke. Pero la alegría será de corta durada ya que Harden, una vez fuera de la cárcel, pone en pie una estratagema para hacer caer a Eulenburg y a von Moltke. Se asocia a un editor bávaro, Anton Städele, y hace publicar por éste un fraudulento artículo afirmando que Eulenburg le había entregado 1 millón de marcos para que dejase de atacarle. Harden se querella entonces contra Städele, su comparsa, y transforma el tribunal en un escenario público para relatar en él los detalles del Caso Eulenburg. En el juicio va hasta a citar como testigos a amantes de Eulenburg con el fin de provocar otro juicio, por perjurio esta vez, Eulenburg habiendo jurado nunca haber violado el art.175. La estrategia funciona y, el 7 de mayo de 1908, Eulenburg es inculpado por perjurio. Pero tras nuevos juicios que durarían hasta 1909, nunca sería condenado, fingiendo estar enfermo y desmayándose en las sesiones del tribunal.
                              A finales de 1908, otro escándalo, acallado éste, implica directamente al kaiser Guillermo II de Alemania. El emperador comete una "metida de pata" diplomática colosal al conceder una entrevista al rotativo británico The Daily Telegraph, en la cual expone sus opiniones sobre las relaciones anglo-germanas y su rivalidad en la conquista de los mares. La publicación de la entrevista provoca un escándalo en el Reichstag, tanto entre los rangos de los adversarios de una entente germano-británica como entre los políticos que no veían con buenos ojos la divulgación de la estrategia alemana en la prensa británica. Despechado, Guillermo II se retira en su propiedad campestre de la Selva Negra para una partida de caza. Es allí, en el curso de una fiesta, que el Conde Dietrich von Hülsen-Häseler, jefe del Secretariado Militar, da el espectáculo tras la cena y ejecuta un "paso en solitario" vestido con un tutú de bailarina. La asistencia estalla en carcajadas hasta que el conde travestido cae fulminado bajo los ojos del kaiser Guillermo, víctima de un infarto. Guillermo II abandona a toda prisa la sala para no ser visto e intenta acallar el incidente. Afortunadamente, semejante incidente no llegaría a oídos del gran público, pero el emperador, ya afectado por el Caso Eulenburg y el escándalo de la entrevista del Daily Telegraph, no soportará este nuevo asunto y se hundirá irremediablemente en una depresión nerviosa. Un invitado a la famosa cena con "espectáculo" escribió: "En Guillermo II he visto un hombre que, por primera vez en su vida, con ojos petrificados de horror, tuvo que ver el mundo tal y como es verdaderamente".

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X