Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Cross...

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Cross...

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Si sienten que necesitan nuevas experiencias, y estan hartos que en el chat les digan, "no mi amor, el pasivo soy yo...", aquí un informe de SentidoG.

    Cada vez más hombres se visten de mujer para tener sexo con otros hombres heterosexuales o con todo lo que se le parezca.
    "A veces no sé si ponerme linda o infartante". Así resume la disyuntiva a la que se enfrenta Patricio cada vez que se "monta". Es sábado a la noche y acaba de depilarse. Luego de darse una ducha, comienza a elegir lencería femenina, separa maquillajes e intenta volver a peinar alguna de sus diferentes pelucas. El despliegue se asemeja al del camarín de una vedette, pero no: Patricio es un varón de 36 años, delgado y atlético, profesional y propietario de su departamento.
    "Un día me puse una tanga para chatear, tuve mucho éxito y descubrí que se me ampliaba muchísimo el rango de tipos que podía levantarme: ahora la mayoría eran hombres casados que decían buscar encuentros con mujeres. Me di cuenta de que con cuantas más prendas femeninas contara, mejor me iría... Y así, hasta llegar a la peluca", relata Patricio mientras elige uno de los tres postizos de cotillón con los que cuenta para su transformación. "A medida que pasaba el tiempo pude descubrir que realmente disfrutaba del hecho de producirme como mina. Cuando me puse la peluca y me vi frente al espejo, entendí que era necesario inventarme un nombre; no le podía decir a nadie: 'Soy Patricio' o 'Pato' o 'Patty'. Necesariamente debía hacer referencia a otra cosa". Terminada esa frase, Patricio se despidió para ir a otro cuarto del que volvió transformado. "Ahora soy Delfina, olvidate de mi nombre porque el que viene a la cita es policía y sólo me conoce por el nombre de guerra", y la que hablaba ahora era una especie de Jessica Rabbit de pelo rosa chicle, corsé fucsia, tanga del mismo color, medias con ligas rosa pastel y tacos transparentes, tan altos como peligrosos. Era un espectáculo.
    Ser crossdresser implica que esa transformación sea momentánea, pero a diferencia del transformismo, donde la finalidad es escénica, para ellos la finalidad es la consumación de un acto sexual. Esta relación entre personas del mismo sexo, que en principio puede entenderse como un simple acto homosexual, adquiere otras implicancias para las dos partes. El hombre que busca crossdressers suele considerarse a sí mismo heterosexual, a lo sumo bisexual, pero es la minoría de los casos; nunca gay. En su mayoría se trata de hombres que socialmente se desenvuelven como heterosexuales, al igual que el consumidor de la prostitución travesti, pero su búsqueda es más específica aún: un crossdresser no utiliza su órgano sexual de manera activa y tampoco se ha agregado implantes en el pecho.
    La variedad de sus historias es tan amplia como tan particular es la vida de cada uno de ellos. Para sorpresa del cronista, la mayoría de ellos no son gays disfrazados: el número de hombres casados o padres de familia se distribuye de manera igualitaria. En el caso de los casados, lo más sorprendente es que para muchos de ellos es algo que comparten con sus esposas, y algunos aseguran que son sus mismas mujeres las que colaboran con la transformación y aportan sus conocimientos femeninos sobre cuestiones como maquillaje y vestuario. Es necesario aclarar que la distinción de género de los crossdressers es ambigua y este cronista decidió respetar el uso que cada uno hizo del femenino o el masculino para referirse a sí mismos o a otros.
    Clarece es una de las crossdresser que, en compañía de su esposa, concurre a boliches swingers, lugares fundamentales que son utilizados como marco ideal para los encuentros por las partes en cuestión. "Un día miraba TV con mi mujer y encontramos un documental sobre crossdressers en Nueva York. Me animé a confesarle mi fantasía a mi esposa y ella accedió a compartirla conmigo: ahora vamos juntos a los lugares swingers y cada uno de nosotros ahí hace su propia historia, o a veces la hacemos juntos, depende. Por suerte estamos abiertos a conversar todo", comenta Clarece, mientras busca un lugar para estacionar su auto en la calle del boliche. No todos los boliches swingers les permiten la entrada; hay algunos que la prohíben y hay otros, como éste, que a las cross y las travestis les permite la entrada determinados días. Según Clarece, "el boliche es el lugar ideal para conocer a alguien. Por una cuestión de seguridad, la mayoría de nosotras se contacta con gente a través de las páginas de internet. Yo suelo pactar el primer encuentro directamente en un boliche para poder estar los dos más tranquilos".
    Hasta hace muy poco tiempo, Clarece era chofer de micros de larga distancia. "Lo que importa del crossdresser no es quién es ni qué hace, lo que debe entenderse es que se trata simplemente de una fantasía y su concreción", sentencia Clarece y aclara: "Yo sólo estoy con otros hombres estando montada, pero a su vez, esos hombres no son gays que buscan estar con otro tipo, son hombres que quieren estar con mi disfraz y compartir cómo me relaciono con mi parte femenina. Ésa es su fantasía y también es la mía".
    En el boliche swinger, varias de las crossdressers provenían de países latinoamericanos como Colombia, Perú y Chile, como es el caso de Claudia: "En Chile aún no contamos con lugares con la apertura suficiente como con la que sí cuenta Buenos Aires. De hecho, yo vivo en Santiago y allí jamás me monto, sólo lo hago cuando vengo a Buenos Aires, para lo que viajo especialmente y trato de que sean tres o cuatro veces al año". Por lo visto, Buenos Aires tiene también la suerte de poder ser declarada una ciudad "cross friendly".
    Con Claudia también estaba Berenice, una crossdresser que hasta hace un año vivía con su esposa e hijas. Para ella, el juego es muy diferente y requiere del cuidado de lo clandestino. "Hace unos años intenté con mi ex esposa comenzar a experimentar mi sexualidad, pero ella se espantó cuando le mostré un dildo y le sugerí que me penetrara. Al tiempo, y por internet, pude contactarme con una chica cross que de manera muy generosa comenzó a explicarme de qué se trataba todo esto... Y acá me tenés", se explicó Berenice. Habla de sus hijas, bromeando, y aclara que, por ellas, no se haría travesti. Dice que suele viajar al interior, a los pueblos, donde se relaciona con los baquianos. El relato coincide con el de varias de las chicas cross que, al igual que Berenice, suelen abandonar Buenos Aires en auto para adentrarse en los campos de una localidad cercana de la provincia.
    "No me interesa estar con otro hombre como si fuéramos gays; yo quiero estar con otro hombre para ser una mujer", responde terminante Berenice ante la pregunta de si solía encontrarse como hombre con otros chicos. ¿Heterosexuales haciendo cosas de putos pero disfrazándolas de otra?
    Los relatos de las cross entrevistadas van desde el muchacho gay que se transformaba en femme fatal para ser garchado por el chongo del barrio, hasta el que había saltado desde la fosa de su taller mecánico a los tacos que lo llevarían de manera más directa a ser penetrado analmente. Le puede pasar a cualquiera, siempre y cuando se le ocurriese hacerlo: bailarines, peluqueros, electricistas, ingenieros o mecánicos, entre otras artes y oficios.
    El deseo sólo se vuelve justificable a los ojos ajenos y al cross lo último que le importa es definir o establecer el límite entre la heterosexualidad y la propia homosexualidad, o la ajena. El crossdresser es el territorio donde todas las categorías son puestas en duda, porque todo se disfraza. Tanto para el crossdresser gay como para el que está casado con una mujer o lo estuvo, cuando se está "montado", el rol a jugar es el de una mujer. Del mismo modo, el penetrador siempre es el chongo. Desde el discurso cross, es claro que en este modo de relacionarse nadie lo hace desde lo gay: es una relación de un tipo femenino con un determinado tipo masculino.
    La mayoría de las crossdresser consideran que lo que están haciendo es un homenaje a la mujer y es fácil entender por qué. Todo el tiempo es una representación de lo que nunca habrá con otro hombre: amor.

  • #2
    Respuesta: Cross...

    me encanto

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Cross...

      siempre tuve la fantasía de vestirme de mujer.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Cross...

        Originalmente publicado por azulrosado Ver Mensaje
        siempre tuve la fantasía de vestirme de mujer.
        Asì me gusta azulrosado... express your self.

        Pregunta. Tu nick tiene que ver con la dualidad masculina-femenina?.
        Welcome.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Cross...

          Gracias.

          Así es, mi nick tiene que ver con la dualidad masculina-femenina.

          Saludos.

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Cross...

            Ufffff yo hice algo de cross dressing cuando tenia como 11 años, mi mamá me cacho jugando con su maquillaje y algunos accesorios, no a paso a gran escandalo pero ya ella se dio cuenta que era bien putito. Ahora con la mente un poco mas abierta tengo la fantasia de hacerlo, y más sabiendo los chongos de encanto que suelen buscar cross....
            ME LA COMO DOBLADA COMO EL DE MIRANDA!

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Cross...

              ¿Como es el proceso de empezar a travestirse? ¿Hay un clic? ¿Se da naturalmente? ¿Da impresión al principio? Siempre me hice esas preguntas y nunca encontré gente que lo aclarase. Las travestis con las que estuve te evaden diciendote que eran mujeres atrapadas en cuerpos de hombre, que siempre se sintieron mujeres, etc. (Cosa que no dudo). Pero la pregunta técnica de decir "lo hago aquí y ahora" nunca me la respondieron... ¿Me lo aclaran?

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Cross...

                Conosco un chongo que usa taco de 15 medias portaliga y maquillaje para cogerse minas
                “Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien”.
                Victor Hugo

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Cross...

                  Originalmente publicado por Ochentoso Ver Mensaje
                  Conosco un chongo que usa taco de 15 medias portaliga y maquillaje para cogerse minas
                  quien es PRAT GAY?

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Cross...

                    era seria mi pregunta, diego!

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: Cross...

                      Originalmente publicado por el_carcelero Ver Mensaje
                      era seria mi pregunta, diego!
                      perdoname, carce, ahi dias que me pongo mas boludo............
                      a mi tambien me intriga este tema, que alguno cuente un poco mas

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: Cross...

                        Originalmente publicado por diegolobo Ver Mensaje
                        perdoname, carce, ahi dias que me pongo mas boludo............
                        a mi tambien me intriga este tema, que alguno cuente un poco mas
                        (Además Prat gay está bárbaro)

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: Cross...

                          yo no me concidero una crossdresing "pura sangre" , osea q no tengo ropa femenina en el armario ni tampoco me andado vistiendo cada ves q tengo la oportunidad pero si me considero una cross desde siempre , desde el momento q supe lo q era me considere de esa manera .
                          Siempre me gusto la idea de tener el rol femenino en una relacion sexual o amorosa y por eso mismo siempre q estube con una persona fuy completamente pasiva .

                          Yo creo que cross se siente desde siempre o desde una experiencia q te hace pensarlo . algunos inmediatamente aceptan ese nuevo pensamiento hacerca de lo q quieren ser y a otros simplemente les cuenta asimilar ese nuevo sentir para ellos e intentan reprimirlo , aunque creo que siempre terminan aceptandolo en secreto o no

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: Cross...

                            Me gusta que la persona que cree es hombre use ropas que se supone son de hombre y la que cree que es mujer use ropas que se supone son de mujer. Creyendo ser hombre, el uso de faldas lo dejo para cuando vivo en algunos países de oriente (India, Camboya, etc.), porque allí es costumbre y, además, es bien fresco. Pero... no sé como actuaría si me sintiera "una mujer encerrada en un cuerpo de hombre". Si esto realmente sucediera, no veo por qué no me vestiría de acuerdo a lo que creo ser.

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: Cross...

                              yo vestido de mina...jajaja, no caliento ni a un expedicionario que ha pasado 8 meses en el ártico

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X