Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Asamblea en Página/12 (un post hecho con buena onda)

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Asamblea en Página/12 (un post hecho con buena onda)

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Este post va para los foristas K que son pensantes y que tienen buena onda.
    Lo escribo con la mejor intención, no voy agregar ningún comentario, cargada, ni chascarrillo, a pesar que en general me divierto con el foro.
    Hoy tuve acceso a este material.
    Es la asamblea realizada por los muchachos que trabajan en Página/12 donde tratan el caso de censura que expliqué en otro hilo.
    Solamente eliminé los dos últimos reenvios para que no aparezca ni la persona que me lo mandó, ni su anterior envio.
    Me pareció bueno para que vean como se plantean en el seno de una empresa una contradicción y censura.
    Como tratan el tema y como piensan seguir adelante.
    Nada más.
    Obviamente el tema también va para los foristas con quienes compartimos muchas ideas e inquietudes.
    Este es el texto.


    De: Comisión Interna <comisioninternadepagina12@gmail.com>
    Asunto: Asamblea sobre la censura
    A: comisioninternadepagina12@gmail.com
    Fecha: jueves, 24 de noviembre de 2011, 09:44 am


    Compañeras y compañeros:


    La asamblea de PáginaI12, con alrededor de 60/70 participantes, trató ayer durante tres horas la censura a las menciones del gobernador santiagueño Gerardo Zamora en las notas que Darío Aranda publicó el viernes y el sábado sobre el asesinato de Cristian Ferreyra, del Mocase-VC.

    Desde la Comisión Interna contamos cómo sucedieron los hechos y luego Darío relató su historia en el diario: pasante en 2003, “colaborador” desde 2004, especialista en temas de movimientos campesinos y pueblos originarios desde mucho antes, superó durante años el límite de las 23 colaboraciones hasta que en 2009 fue admitido como “colaborador permanente”. Describió un panorama de precariedad laboral absoluta (viajes y estadías costeados por él mismo o por organizaciones campesinas, jamás por la empresa, y un promedio de 500/600 pesos de pagos mensuales por “colaboraciones”) y situaciones que sugieren un destrato recurrente y dificultades/resistencias para informar ciertos temas: presiones del gobierno de Formosa ante la publicación de un informe de Amnesty sobre violaciones a los DDHH de pueblos indígenas, que derivaron en la suspensión ad infinitum de un viaje programado; rechazo a viajar para cubrir el corte de ruta de la comunidad qom La Primavera (nunca le aceptaron una nota sobre esa comunidad); rechazo a cubrir la represión de ese corte, que el 23/11/10 termino con dos muertos y que cubrió finalmente un pasante recién ingresado, con un enfoque orientado a no cuestionar al poder político ni la modelo agropecuario; y “freezer” luego de manifestar su disgusto a los editores y de escribir en libertad en su blog.



    Luego, los episodios de los últimos días:

    El viernes, al margen de la edición discutida y acordada, se eliminó sin su consentimiento el único párrafo que informaba quién gobierna Santiago, su condición kirchnerista (radical K) y su silencio frente al asesinato. Contó Darío que quien lo editó le aseguró que no había sacado el párrafo censurado, en tanto el jefe de la sección “bastardeó” su trabajo: le pidió que dejara de relacionar las muertes con el modelo agropecuario, lo acusó de tener “mala lecha” con el gobernador y, ante una comparación con Macri, cerró el diálogo diciendo “si querés defender a Macri y criticar al Gobierno, andate a Clarín o La Nación”.

    Esa noche, después de mandar su nota sobre la marcha para exigir justicia, el mismo jefe volvió a llamarlo para cuestionarle que “la censura del párrafo de Zamora es tema del día en Twiter”, que “no había vuelta atrás” (en su situación laboral) y le exigió una desmentida pública. Darío le dijo que él no debía desmentir nada porque no había denunciado nada, se había limitado a informar a determinadas personas sobre el párrafo eliminado.

    El sábado, al buscar su nota publicada, se encontró con una cabeza totalmente destruida (pero con su firma), de la que se eliminó la distinción por parte del Movimiento Campesino de cuatro niveles de responsabilidad, que incluían la única mención con nombre y apellido a Zamora.

    En resumen: durante dos días seguidos, el nombre de Zamora fue eliminado y --gracias a los párrafos censurados-- no se informó quién gobernaba la provincia.

    Darío destacó que era cierto que Página es el medio que más espacio dedicó a sus temas pero que no explicaban cómo (léase gracias al esfuerzo individual de un colaborador al que le pagan cifras simbólicas y ni siquiera viáticos de los viajes), que además era sumamente desgastante que cada nota estuviera sujeta al humor de un editor, y que por el maltrato y “los aprietes” del viernes no podía seguir manteniendo una relación con ese editor-jefe. La exposición concluyó con un aplauso de la asamblea.



    Antes de abrir la ronda de oradores, desde la Interna leímos un mensaje de Osvaldo Bayer (repudió la censura y se comprometió a interceder para garantizar la continuidad de Darío) y destacamos que la “desmentida” del diario no desmentía nada, que “curiosa, intencionada” e “insólita” no era la denuncia sino la edición que había arrasado con las menciones a Zamora y su alineamiento con el gobierno, y que era falso que el diario se enteró el lunes que la censura había trascendido porque el viernes ya le estaban exigiendo a Darío que lo desmintiera.



    Las exposiciones de la asamblea (19 compañeros tomaron la palabra) fueron en su amplia mayoría de solidaridad con Darío, con elogios a su militancia, al coraje de denunciar pese a su inestabilidad laboral; de repudio a los actos de censura, y de propuestas para solicitar su pase a planta permanente como respuesta a los ocho años de trabajo, a cientos de notas, decenas de tapas e investigaciones que prestigian al diario.

    Se distinguió la facultad de fijar una línea editorial por parte de la empresa de la obligación de dar a conocer información básica. “Los periodistas debemos exigir que se cumpla esa obligación, no que nos saquen la firma porque no se cumple”, fue el razonamiento.

    Un compañero destacó que había pasado por situaciones similares pero no se había animado a hacerlo público y tampoco se sentía con la mínima fuerza necesaria porque no sabía hacer uso de las redes sociales. “Pero debemos hacer algo a partir de este caso. Tenemos libertad para decir pero también para sufrir si no estamos en línea con el diario”, dijo. Otro sugirió que hay casos mucho peores que el de Darío, “notas enteras que no salen”.



    El jefe de Sociedad, invitado a tomar la palabra, dijo que no existió censura sino “episodios como los que habitualmente suceden en el marco de la tensión natural en la que se desarrolla el trabajo periodístico”; afirmó que Darío había sido informado de todos los cambios y no había pedido que le retiraran la firma, y que “de ocho referencias críticas al gobierno provincial se dejaron siete”, dato que más tarde se demostró absolutamente falso. “Hacemos mal el trabajo de censores”, ironizó, y sugirió que hacer públicos los hechos “pone en riesgo al diario”.

    El compañero que editó originalmente las notas admitió que “la decisión de edición pudo ser errónea”, y coincidió con algunas posiciones anteriores en el sentido de “cierta blandura en la línea editorial, que no es beneficiosa”. Luego expresó su deseo de poder seguir trabajando junto a Darío.



    Algunos compañeros plantearon que era contraproducente que estos hechos se ventilaran fuera del diario; cuestionaron que debió tratarse en asamblea mucho antes, o al menos informarse por mail, y que si durante días circuló un texto de repudio que firmaron cientos de personas y organizaciones sin que los trabajadores de Página conocieran los hechos significaba que “algo se hizo mal” (luego se aclaró que ese texto no pertenece a la Interna y que la confusión se generó porque se incluyó el mail).



    Varios destacaron como positivo que un caso de censura pueda trascender, porque “así los lectores saben que los temas se pueden hablar”; también que “nadie duda que hay que cuidar a Página, pero hay situaciones que no se pueden dejar pasar y se deben denunciar”.

    Varias intervenciones calificaron la asamblea como “histórica” o “fundante”, destacaron la necesidad de profundizar el diálogo, de tratar abiertamente los casos de censura. “Es importante que Página preserve una ética”, se dijo.

    “Quiero mucho al diario”, dijo Darío en su última intervención, pero explicó que ocultar los casos de censura no era el modo adecuado, y contó otro ejemplo que involucraba al ministro de ciencia Lino Barañao. “Acá a Barañao no se lo toca”, fue la respuesta. “Lo que hace mal es ocultar información” y no que trascienda que se oculta, explicó. Cuando terminó, la asamblea lo volvió a aplaudir.



    Finalmente se decidió redactar un comunicado como trabajadores para repudiar la censura, solidarizarnos con Darío y hacer público que valoramos su trabajo y su compromiso; pedir como asamblea su pase a planta permanente y hacer pública nuestra preocupación por la precarización que reina en el enorme universo de “colaboradores” y la importancia de buscar soluciones en el marco de las paritarias que se desarrollan en estos días. Hoy vamos a proponer un texto, como Interna, para que se apruebe en asamblea.

    Creo que es todo.

    Un abrazo, Diego

    El Diego que firma es el que confeccionó el acta.
    Está interesante ver como desde la base de un diario se plantea algo cotidiano en los medios.
    Aclaro.....Yo no soy el autor del texto.
    Además mañana o pasado aparecerá en algún medio este tema.
    Y no me pidan linkkkkkkkkk porque no existe y ya me estoy calentando.
    BUENAS NOCHES.


  • #2
    Respuesta: Asamblea en Página/12 (un post hecho con buena onda)

    Si alguien no cree que el texto sea real, se puede llegar hasta la redacción de Página/12 y pedirlo personalmente.
    Gus

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Asamblea en Página/12 (un post hecho con buena onda)

      Muy buena nota,ahora sabemos cual es la prensa seria y cual la subordinada al poder de turno.Bien por La Nacion y por Clarin.

      Comentario

      Trabajando...
      X