Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Calma radicales.....

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Calma radicales.....

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    QUE ALGUNA VEZ SERAN OTRA VEZ GOBIERNO (TAL VEZ EN EL 2050, JAJJAJA)


    El reclamo de renovación dominó un accidentado plenario en Vicente López Con insultos y agresiones, la UCR comenzó la catarsis por la derrota

    Publicado el 19 de Noviembre de 2011 Por Nicolás Eisler
    La Convención Nacional del radicalismo arrancó con recriminaciones por la estrategia electoral. Hubo duros reproches por la alianza de Ricardo Alfonsín con Francisco de Narváez. Morales y Moreau, al borde del papelón.
    Democracia plena. Paz, desarrollo y justicia social.” Ese fue el leitmotiv de la Convención Nacional radical que se llevó a cabo en Vicente López pero, finalmente, todo quedó en buenas intenciones. En el Centro Asturiano hubo pases de factura, gritos, empujones y hasta volaron botellas de plástico que hicieron blanco en algunos de los líderes partidarios. En el encuentro se planteó la necesidad de una reforma a la Carta Orgánica, pero no hubo ningún avance.
    Todos los sectores esperaban una Convención caliente, marcada por el fracaso electoral que abrazó la UCR en las elecciones de octubre, en las que el centenario partido quedó a 43 puntos de Cristina Fernández. Y así fue. Más allá de un comienzo tranquilo en el que los asistentes recordaron de pie a Florentina Gómez Miranda, apenas llegó al recinto el presidente del Comité Nacional Ernesto Sanz, comenzaron los murmullos. El senador mendocino se sentó en primera fila, al lado de Ángel Rozas, de los diputados Ricardo Gil Lavedra, Ulises “Chito” Forte y Oscar Aguad y de su compañero de bancada Gerardo Morales. Pero una de las estrellas de la noche llegaría con el plenario empezado. “Sentate acá, Richard”, le espetó Morales al ex candidato presidencial Ricardo Alfonsín, quien ingresó al lugar junto a su ex compañero de fórmula, Javier González Fraga.
    En su discurso de apertura, el presidente de la Convención Nacional, Hipólito Solari Yrigoyen, pidió “no quedarse en las críticas” y llamó a los “correligionarios” a “resolver el futuro del partido”. La tarea no parecía sencilla, ya que la voluntad de varios de los convencionales que se dieron cita en el Centro Asturiano era comenzar a debatir modificaciones en la Carta Orgánica radical, además de realizar una catarsis por los desastrosos resultados obtenidos en las últimas elecciones.
    A pesar de que varios pusieron en duda su presencia en el plenario, Sanz subió al estrado y repasó algunos de los que consideró como logros durante su gestión que culminará en menos de un mes. “Esta gestión saneó las finanzas partidarias”, dijo. Además destacó la normalización de dos de los tres distritos que estaban intervenidos cuando asumió su rol. En el plano político, el mendocino llamó a evitar que la UCR se convierta en una “secta”.
    “No se trata de negar una derrota pero tampoco encerrarnos en un círculo vicioso como si en vez de un partido de gobierno fuéramos sólo una mera maquinaria electoral”, pidió Sanz. Luego de su discurso, el líder respondió algunas preguntas y salió del lugar.
    Casi al mismo tiempo hizo su ingreso la Juventud Radical, cuyos integrantes portaban carteles que rezaban.“Es la renovación, estúpido.” En un principio estaba previsto que algunas de las autoridades partidarias hicieran el balance legislativo, pero la euforia juvenil llamó a cambiar el orden de los oradores. “Venimos a ponerle mística a un partido que viene dormido desde hace bastante tiempo”, resumió Nahuel Ibaceta, presidente de la juventud partidaria. Los redoblantes de los militantes de la Franja Morada y el discurso de su presidente comenzaron a ponerle picante a la tarde. Aunque la mecha la encendió el santafesino Luis “Changui” Cáceres. “Han pasado cosas y tenemos que analizarlas. Qué cada uno diga lo que siente hace bien a la salud mental”, dijo antes de quejarse por la alianza que Alfonsín selló con Francisco de Narváez. Apenas terminó su discurso, Alfonsín lo encaró, aparentemente para aclararle que el acuerdo con el empresario había sido meramente provincial. Hubo varios que temieron una reyerta, que llegó más adelante, en plena catarsis.
    El histórico Leopoldo Moreau hizo subir la temperatura del recinto con un discurso que no ahorró críticas a los líderes partidarios. “Hace años perdimos el liderazgo del partido ante una conducción boba que terminó adjurando los principios básicos de la UCR. Alguien se tiene que hacer cargo de los errores”, comenzó el “Marciano”, antes de enumerar lo que consideró renunciamientos a los lineamientos del partido. Entre ellos incluyó las votaciones legislativas contra la estatización de los fondos de pensión, la ley de extracción de ADN y la Ley de Medios.
    “Un candidato no puede cambiar la imagen de un partido, cuyo presidente dice que la plata de la Asignación Universal se va en el juego y la droga”, aseguró en inequívoca referencia a Sanz antes de apuntar contra la política de “tacticaje”, que según el ex senador llevó a cabo el mendocino.
    “No hay ningún dirigente que tenga la espalda para hacerse cargo de la reconstrucción del partido”, señaló el bonaerense. “Se acabó la época de hacer política con el cuero de Raúl Alfonsín”, aclaró antes de machacar contra quien puede ser el próximo presidente del Comité Nacional. A pesar de que se había acordado que no hicieran uso de la palabra las autoridades legislativas, luego del discurso de Moreau, el senador Morales pidió el micrófono y lo recibió una estruendosa silbatina. Cuando el jujeño lanzó los primeros dardos contra Moreau, y le recordó que en 2003 había obtenido el 2% de los votos con su candidatura presidencial, el ex senador se le acercó en tono poco amistoso, hubo empujones, volaron botellas y Morales continuó su discurso, que fue tapado por los redoblantes y los gritos de “¡Hijo de puta!” de la Juventud Radical y los bramidos de un grupo comandado por al alfonsinista Roberto Fabián Leonis.
    “Acá hubo muchos que estuvieron de acuerdo con la alianza con De Narváez, no sean hipócritas”, recriminó el jujeño. “Nos hacemos cargo del fracaso y aunque tenemos mayoría en el Comité Nacional, vamos a actuar con responsabilidad”, aclaró el aún jefe de bancada radical en el Senado.
    “Hicimos el acuerdo porque quisimos ganar las elecciones. Los errores se pagan, pero también se recomponen. Yo voy a seguir trabajando por el radicalismo”, terció, sobre el final de los discursos centrales, Ricardo Alfonsín.
    Por un rato volvió la calma a Vicente López y al cierre de esta edición los “correligionarios” debatían y se aprestaban a votar la “necesidad de reforma” de la Carta Orgánica de la UCR. <


    Tiempo Argentino

    Saludos y a sus gratas órdenes
Trabajando...
X