Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

¿La presidenta o la presidente?

Colapsar
Este tema está cerrado
X
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • ¿La presidenta o la presidente?

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    .... a la Presidente (Presidente no es ni masculino, ni femenino, no tiene género, decir Presidenta es una burrada y una obsesión por el femenismo)

    Esta frase apareció en otro hilo (http://www.foro-escorts.com.ar/foros...n-cuba-192162/ ) y dio lugar a una larga polémica, trasladada ahora aquí para no desvistuar el propósito central de aquel hilo -- Chachoj
    Editado por última vez por chachoj; http://www.escortsxp.com/foro en 11/18/11, 10:36:17.

  • #2
    Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

    Originalmente publicado por Firk Ver Mensaje
    (...)
    ¿Qué detesto de lo hecho? Que a la Sra. Presidente (Presidente no es ni masculino, ni femenino, no tiene género, decir Presidenta es una burrada y una obsesión por el femenismo)
    Como dije en otro tema, detesto las correcciones ortográficas fuera de los mensajes privados, pero esta excepción la amerita, dado que excede lo ortográfico e induce a error (garrafal) al lector desprevenido.
    Ah! tampoco me molesta el feminismo como reacción lógica al machismo que deben soportar las mujeres en general.
    Editado por última vez por Psichoboy; http://www.escortsxp.com/foro en 11/16/11, 12:45:02.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

      más allá de las disquisiciones político-gramaticales acerca del uso de presidente o presidenta para referirse a una mujer, que por otra parte ya fueron objeto de discusión en este foro, les cuento que tengo edad suficiente para recordar que antes de 1974 a nadie se le ocurrió usar "presidente". Es cierto que tampoco hubo mujeres en la presidencia de nuestro país (ni de otros que yo recuerde, al menos no de países hispanohablantes). Pero si se mencionaba la mera posibilidad, o si se hablaba de la presidencia de otras instituciones, siempre, correctamente o no, se usaba "presidenta". Tanto es así, que cuando ascendió a la presidencia Estela Martínez y se empezó a escuchar a los locutores oficiales decir "la Sra. Presidente" ello se convirtió en objeto de mofa general, sobre todo (pero no solamente) de parte de aquellos poco dispuestos a respetar su figura.

      De modo que no tiene sentido adjudicar ahora el uso de "presidenta" a una obsesión feminista ... es simplemente lo que siempre se usó. Si me demuestran que es incorrecto dejaré de usarlo, pero como ven el diccionario parece avalarme.


      [No tiene mucho que ver salvo por la analogía, y creo que ya lo dije ... los usos son variables: antes de que se adoptase el término más respetuoso "empleada", al pesonal de servicio doméstico femenino se las llamaba "sirvienta" ... en cambio las mujeres que egercían una regencia eran "la regente" ... es decir, como siempre en el lenguaje, lo que manda no es la lógica, ni la etimología, ni lo que quieran imponer las maestritas ... sino el uso]

      Comentario


      • #4
        Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

        Veo que el término "presidenta" debe ser un neologismo o no estaba en la cabeza de la Prof. de Lengua cuando le consulté. Suena feo incluso.

        Y de todo lo otro, qué piensan?

        Comentario


        • #5
          Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

          La docenta..... El dentisto...

          Comentario


          • #6
            Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

            Presidente o Presidente no es una cuestión de opinión. El diccionario de la Real Academica Española es el que determina que está bien utilizar y que está mal. Despues cada uno utiliza lo que quiere. PRESIDENTA esta perfecto. RAE 1 - Mujer que preside. Ahora si van a utilizar la ignorancia sobre el diccionario del a RAE para destilar su odio a uno de los mejores estadistas que ha tenido el país (CFK) es un problema de ustedes que la verdad me incumbe nada.

            Comentario


            • #7
              Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

              Originalmente publicado por machodavid Ver Mensaje
              Presidente o Presidente no es una cuestión de opinión. El diccionario de la Real Academica Española es el que determina que está bien utilizar y que está mal. Despues cada uno utiliza lo que quiere. PRESIDENTA esta perfecto. RAE 1 - Mujer que preside. Ahora si van a utilizar la ignorancia sobre el diccionario del a RAE para destilar su odio a uno de los mejores estadistas que ha tenido el país (CFK) es un problema de ustedes que la verdad me incumbe nada.
              No entiendo porqué la tratás de masculino a CFK en tu post, ya que venís en exigente... Y ya me retracté arriba, o más bien dije de dónde vino la confusión :)

              Y me gustaría una respuesta de todo lo otro...
              Editado por última vez por Firk; http://www.escortsxp.com/foro/member/155703-firk en 11/16/11, 18:07:07.

              Comentario


              • #8
                Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                Originalmente publicado por Firk Ver Mensaje
                Veo que el término "presidenta" debe ser un neologismo o no estaba en la cabeza de la Prof. de Lengua cuando le consulté. Suena feo incluso.
                ...
                .
                El hecho de que ahora sea correcto decir presidenta en vez de aprovechar la neutralidad de la e que da formas masculinas y femeninas a la vez abre la puerta a nuevos cambios concordantes con éste.

                Por ejemplo, una oración podría ser: "Las estudiantas coqueteaban con el ascensoristo y éste -interpretando mal el coqueteo- intentó avanzar sobre ellas. Por suerte un policío que estaba cerca pudo evitar que la cuestión pasara a mayores aunque previamente pidió ayuda por radio diciendo que pedía refuerzos y/o refuerzas porque un masculino molestaba a unas femeninas".

                Las mayoras dificultadas que presenta la lengua castellana ya no se centrarán en la conjugación de los verbos sino en el uso correcto de los nuevos giros que abarcan al masculino y a la femenina.

                Así los buenos alumnos y las buenas alumnas ya no van a tener mayoros problemos porque estarán educados y educadas conforme las nuevas formas lingüísticas.

                Dentro de la nueva corrección dos amigas mujeres y un amigo hombre al hablar de sí mismos como grupo ya no podrán decir "los tres fuimos a la playa". Ahora deberán decir "las dos y el uno fuimos a la playa". O también podrían decir "nosotras dos y nosotro uno fuimos a la playa". Y si buscan recalcar que fueron juntos a la playa, simplemente dirán "nosotras dos y nosotro uno fuimos juntas y junto a la playa."

                Cuando dos personas son hombres pasarán a ser dos personos pero si uno es hombre y la otra es mujer habrá que decir que son un persono y una persona.

                ¿Suena difícil? Ya nos vamos a ir acostumbrando. Y una vez que la cuestión esté difundida la Academia lo registra y listo.
                .

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                  Originalmente publicado por citadino Ver Mensaje
                  .
                  El hecho de que ahora sea correcto decir presidenta en vez de aprovechar la neutralidad de la e que da formas masculinas y femeninas a la vez abre la puerta a nuevos cambios concordantes con éste.

                  Por ejemplo, una oración podría ser: "Las estudiantas coqueteaban con el ascensoristo y éste -interpretando mal el coqueteo- intentó avanzar sobre ellas. Por suerte un policío que estaba cerca pudo evitar que la cuestión pasara a mayores aunque previamente pidió ayuda por radio diciendo que pedía refuerzos y/o refuerzas porque un masculino molestaba a unas femeninas".

                  Las mayoras dificultadas que presenta la lengua castellana ya no se centrarán en la conjugación de los verbos sino en el uso correcto de los nuevos giros que abarcan al masculino y a la femenina.

                  Así los buenos alumnos y las buenas alumnas ya no van a tener mayoros problemos porque estarán educados y educadas conforme las nuevas formas lingüísticas.

                  Dentro de la nueva corrección dos amigas mujeres y un amigo hombre al hablar de sí mismos como grupo ya no podrán decir "los tres fuimos a la playa". Ahora deberán decir "las dos y el uno fuimos a la playa". O también podrían decir "nosotras dos y nosotro uno fuimos a la playa". Y si buscan recalcar que fueron juntos a la playa, simplemente dirán "nosotras dos y nosotro uno fuimos juntas y junto a la playa."

                  Cuando dos personas son hombres pasarán a ser dos personos pero si uno es hombre y la otra es mujer habrá que decir que son un persono y una persona.

                  ¿Suena difícil? Ya nos vamos a ir acostumbrando. Y una vez que la cuestión esté difundida la Academia lo registra y listo.
                  .
                  Suena horrible, en Walmart ya dicen "A todas y todos nuestros clientes..." :bored:

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                    Originalmente publicado por Firk Ver Mensaje
                    Suena horrible, en Walmart ya dicen "A todas y todos nuestros clientes..." ...
                    ¡Qué horror! Deberían decir "A todas nuestras clientas y todos nuestros clientos" Yo no quiero que me digan cliente, a ver si me toman por mujer. Cliento y clienta está mejor.
                    .

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                      Originalmente publicado por Psichoboy Ver Mensaje
                      Como dije en otro tema, detesto las correcciones ortográficas fuera de los mensajes privados, pero esta excepción la amerita, dado que excede lo ortográfico e induce a error (garrafal) al lector desprevenido.
                      Ah! tampoco me molesta el feminismo como reacción lógica al machismo que deben soportar las mujeres en general.
                      Y entonces??? ambas son válidas

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                        LA RAEEEEEEEEEE!!!!! esa entiedad que se cree dueña de nuestro idioma!!! El idioma es de los pueblos que lo hablan, no de viejos resentidos sentados 1 vez por mes tratando de modificarle algo al idioma para poder justificar el calor de sus sillones... jatejoder...

                        Citas de un artículo que lei el otro dia...

                        En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir, “existente”. ¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene entidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “-nte”.
                        De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice “estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no dirigenta”; “residente”, no “residenta"
                        Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!
                        Porque no es lo mismo ser UN CARGO PÚBLICO que UNA CARGA PÚBLICA.


                        El artículo completo acá: http://redacciones.wordpress.com/201...no-presidenta/

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                          Originalmente publicado por citadino Ver Mensaje
                          .
                          El hecho de que ahora sea correcto decir presidenta en vez de aprovechar la neutralidad de la e que da formas masculinas y femeninas a la vez abre la puerta a nuevos cambios concordantes con éste.
                          Citadino ...
                          No entendiste verdad? ya expliqué antes que decir presidenta NO es un neologismo... NO se volvió correcto ahora. Como dije hasta arriba, hasta los años 70 a nadie se le hubiera ocurrido decir la presidente.

                          ....
                          ¿Suena difícil? Ya nos vamos a ir acostumbrando. Y una vez que la cuestión esté difundida la Academia lo registra y listo.
                          .
                          Citadino ...
                          No entendiste verdad? ya expliqué antes que decir presidenta NO es un neologismo... NO se volvió correcto ahora. Como dije hasta arriba, hasta los años 70 a nadie se le hubiera ocurrido decir la presidente.
                          Así que tu esfuerzo satírico no viene al caso. No ha habido ningún cambio en el idioma. La gente dice la presidente o la presidenta segun el gusto de cada uno, y como la Academia la avala, todos contentos.


                          La Academia a veces mete la pata y a veces no. Infalibles no son. Pero lo que predomina es el uso, que no cambia por la voluntad de una o dos personas...

                          Iguales comentarios valen para las fuentes que cita boredboredbored

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                            Originalmente publicado por citadino Ver Mensaje
                            El hecho de que ahora sea correcto decir presidenta en vez de aprovechar la neutralidad de la e que da formas masculinas y femeninas a la vez abre la puerta a nuevos cambios concordantes con éste..
                            Originalmente publicado por boredboredbored Ver Mensaje
                            Citas de un artículo que lei el otro dia...
                            El artículo completo acá: http://redacciones.wordpress.com/201...no-presidenta/


                            Hola a todos

                            No iba a responder, por eso de desvirtuar; pero viendo que las respuestas están casi balanceadamente divididas entre un tópico y otro, me siento con derecho (al menos, con el mismo derecho que "una profesora de Educación" —nótese que no en Lingüística— y que el autor de un blog que reflexiona sobre medios —¿un Orlando Barone español?—)

                            En primer lugar, la anónima profesora en Educación —y quien luego la constituye en cita de autoridad— equivoca la lengua: los participios activos existían en latín. Ningún lingüista, por mediocre que fuera, postula esa categoría en español, salvo por tradición conservadoramente milenaria.

                            En segundo lugar, es mentira que la cuestión de la palabra presidenta sea una simple caso de registro actual. chachoj dio el puntapié pero, hasta donde indagué, su uso se registra y analiza en la Gramática de Andrés Bello (siglo XIX)

                            Modestamente, esta perogrullada me tiene algo cansado, porque es sintomático el uso de la presidente en aquellos/as que se manifiestan políticamente contrarios: terminan borrando con el codo aquello de que les interesa el purismo del idioma, de que es una blasfemia hacer de esto una cuestión del feminismo, o de ideologías, etc.; en definitiva, su praxis lingüística está guiada por el criterio de la diferenciación política, tomando en cuenta aquel expreso pedido que Cristina Fernández realizara oportunamente respecto de cómo quería que se mencionara su cargo.

                            Como creo que no está permitido linkear a blogs personales que permitan identificarnos más allá del nick que acá usamos, copio y pego algo que escribí hace un tiempo al respecto, como para aportar argumentos más allá de las impresiones. (Si estoy haciendo algo penado, agradeceré se elimine la presente publicación)


                            Desde 2007, cuando en la campaña presidencial la Dra. Cristina Fernández (casada con Kirchner, pero no de él [1]), pidió que se la llamara presidenta y, sobre todo a partir de 2008, cuando la virulencia opositora vacua comenzó su camino al paroxismo, se hizo fácil identificar a las personas: unos, partidarios, la mencionan como presidenta y otros, opositores, como presidente, concediéndole (o impugnándole) la marca de género. Entre los segundos, no obstante, figura Verbitsky, quien con los mismos pobres e inexistentes argumentos lingüísticos, en realidad pareciera estar queriendo esmerilar el uso opositor, legitimando desde un lado aquello que desde enfrente suena a ofensa o, al menos, a arrinconamiento.


                            Nombrarse —poder nominarse— es básico para la constitución de la subjetividad. Si yo no puedo decir "yo", si no me es permitido decir que soy "padre" o que soy "hombre" (o "mujer", o "madre", etc.) se me está aplicando, desde y en la lengua, el poder que otros ostentan y que se quiere simbolizar —y por lo tanto, cristalizar— en tal impugnación. La lengua es —y se sabe desde hace un tiempo—, el espacio privilegiado (o, al menos, uno de ellos) de las luchas de sentido ya que —también se sabe, como mínimo, desde Voloshinov— los signos no son sólo lingüísticos sino también —y fundamentalmente— ideológicos.


                            En cualquier lengua se pueden distinguir dos reglas que restringen la creatividad: las inherentes a sus (sub)sistemas y las que dicta la sociedad [2] Entre las segundas figura, por ejemplo, aquella que indica que el hablante debe nombrarse último en las series de apelativos («Fuimos Juan, María y yo»). Esta regla es válida en español pero no, por ejemplo, en inglés, donde el orden es exactamente el inverso. Entre las primeras se encuentran las prescriptas por la lógica de la gramática: por caso, el hecho de que los verbos transitivos seleccionen necesariamente un argumento interno (principio que explica por qué es incorrecta la oración *Juan construye) Otro caso similar ocurre si quisiéramos usar cualesquiera de las dos marcas de flexión genérica (-o / -a) en palabras de una única forma (también llamadas de género inherente, en las cuales el género se resuelve por la marcación en el adjetivo: *árbolo / *árbola). Las reglas constitutivas hacen a la lengua; las regulativas vienen desde la sociedad y, por lo tanto, son más proclives a la variabilidad histórica y cultural.


                            Nadie espera recibir sal como paga a fin de mes por su trabajo ("salario"); si cierto vehículo tiene doscientos caballos de fuerza ninguno busca delante de ese coche los doscientos animales. Desde siempre, en las casas pudientes hubo sirvientas —y sirvientitas—, aun cuando sirviente es una palabra castellana que deriva de un participio presente latino (servĭens, -entis). Si la regla del español fuera respetar la invariabilidad genérica del latín —además de provocarnos más de un problema— desde siempre debería haberse rechazado la palabra sirvienta. No sólo esto no ocurrió sino que, además, vehiculizaba significaciones claramente diferenciadas: sirviente no recubría entonces el mismo campo de sentidos que sirvienta: aun hoy, en el imaginario, el sirviente es un tipo con guantes blancos y frac, mientras que la sirvienta es una mina toda roñosa, despeinada, arrodillada, mal entrazada.


                            El único argumento que se suele presentar (el de que los participios presentes latinos eran, en esa lengua, invariables) atrasa, cuanto menos, mil años (del año 977 d.C. parecen ser las Glosas Emilanenses) y no explica, además, casos como el que se consignó arriba. Por otra parte, el Diccionario de la Real Academia Española —que, bien se sabe, no inventa la lengua sino que la registra determinando usos válidos, inválidos, regionales, etc. [3]— incluye la palabra presidente como de doble forma, salvo acepciones específicas que sí son sólo másculinas. (Cfr. acá) El Diccionario Panhispánico de Dudas, en el parágrafo correspondiente al género, sostiene [4]:
                            3. Formación del femenino en profesiones, cargos, títulos o actividades humanas. Aunque en el modo de marcar el género femenino en los sustantivos que designan profesiones, cargos, títulos o actividades influyen tanto cuestiones puramente formales —la etimología, la terminación del masculino, etc.— como condicionamientos de tipo histórico y sociocultural, en especial el hecho de que se trate o no de profesiones o cargos desempeñados tradicionalmente por mujeres, se pueden establecer las siguientes normas, atendiendo únicamente a criterios morfológicos:
                            a) Aquellos cuya forma masculina acaba en -o forman normalmente el femenino sustituyendo esta vocal por una -a [...]
                            b) Los que acaban en -a funcionan en su inmensa mayoría como comunes [en cuanto al género] [...]
                            c) Los que acaban en -e tienden a funcionar como comunes [v. gr., terminación común para ambas formas], en consonancia con los adjetivos con esta misma terminación, que suelen tener una única forma (afable, alegre, pobre, inmune, etc.): el/la amanuense, el/la cicerone, el/la conserje, el/la orfebre, el/la pinche. Algunos tienen formas femeninas específicas a través de los sufijos -esa, -isa o -ina: alcalde/alcaldesa, conde/condesa, duque/duquesa, héroe/heroína, sacerdote/sacerdotisa (aunque sacerdote también se usa como común: la sacerdote). En unos pocos casos se han generado femeninos en -a, como en jefe/jefa, sastre/sastra, cacique/cacica.
                            Dentro de este grupo están también los sustantivos terminados en -ante o -ente, procedentes en gran parte de participios de presente latinos, y que funcionan en su gran mayoría como comunes, en consonancia con la forma única de los adjetivos con estas mismas terminaciones (complaciente, inteligente, pedante, etc.): el/la agente, el/la conferenciante, el/la dibujante, el/la estudiante. No obstante, en algunos casos se han generalizado en el uso femeninos en -a, como clienta, dependienta o presidenta. A veces se usan ambas formas, con matices significativos diversos: la gobernante (‘mujer que dirige un país’) o la gobernanta (en una casa, un hotel o una institución, ‘mujer que tiene a su cargo el personal de servicio’).
                            La cita anterior permite comprender algunas cuestiones: en primer lugar, que los llamados participios presentes latinos son, en español, nombres (sustantivos o adjetivos) de terminación en -e, y siguen, por ello, las reglas flexionales correspondientes. En segundo lugar, que ambas formas genéricas pueden ser válidas, en la medida en que los cargos y dignidades aludidas sean o ya hayan sido ocupados por mujeres —algo que, sabemos, tarda más que la Iglesia en pedirle perdón a Galileo—: en definitiva una cuestión social, antes que lingüística.

                            En este aspecto, la R.A.E. no es novedosa: ya el genial Andrés Bello había anotado que «En los sustantivos que significan empleos o cargos públicos, la terminación femenina se suele dar a la mujer del que los ejerce; y en este sentido se usan presidenta, regenta, almiranta; y si el cargo es de aquellos que pueden conferirse a mujeres, la desinencia femenina significa también úncamente el cargo, como reina, priora, abadesa. Mas a veces se distingue: la regente es la que ejerce por sí la regencia, la regenta la mujer del regente.»[5] Queda claro, entonces, que la variación presidente/presidenta existía ya en 1847 y que, en ese entonces, era nada más —ni nada menos— que una cuestión social la que determinaba la presencia de uno u otro morfema flexional. Era obvio que a una reina (cargo que podía conferirse a mujeres) no se le diría "la rey"; y también queda establecido que "a veces" se distinguían significados diferentes entre la terminación en -e y la forma en -a. Usos y costumbres o, mejor dicho, cosa de mujeres y de cargos y de dignidades, antes que hecho de lengua.

                            El único argumento que parecería tener cierto peso es el que afirma que los cargos establecidos por ley se designan tal cual son nombrados en dicho texto (por aquello de los actos de habla ejercitativos de Austin [6]). Nuestra Constitución indica en su Art. 87 que «El Poder Ejecutivo de la Nación será desempeñado por un ciudadano con el título de "Presidente de la Nación Argentina"». Esto, tomado en sentido literal, impediría que una mujer ejerciera la primera magistratura, ya que este cargo «será desempeñado por un ciudadano». A un presidente se lo puede llamar "gran presidente", "excelentísimo señor presidente" y cosas por el estilo, mas nada de esto podrá figurar en el sello que rubrica la firma —so riesgo de viciar el acto de habla [7]—. Como se ve, la cuestión de cómo nombra la Carta Magna al cargo es algo que incide sólo en el sello con el cual se firman los actos resolutivos y administrativos, pero no en la vida de la lengua y de la sociedad.

                            El somero recorrido anterior permite entender que la palabra presidente, en sincronía (e incluso un poco más allá de ella) es variable en cuanto al género, es decir, no está impedida para marcar con las flexiones correspondientes el masculino o el femenino (no es aquella "terminación indiferente" de la que hablaban las gramáticas escolares para referirse a la -e invariable de, por ejemplo, el adjetivo alegre) Las justificaciones diacrónicas con base en la lengua latina no se sostienen, entre otras cosas porque el castellano se ha dedicado a modificar bastante profundamente su lengua madre (testigo de ello son los fonemas cuyas grafías son z, ll y j): si hemos de justificar el uso de la presidente, por prurito de latinajo, desterremos de la lengua la palabra oreja (y volvamos a aurícula), o mejilla (y regresemos a maxilla, pronunciando [mak-sil-la]), o calabozo (y emitamos la casi irreconocible calafodium). Aquellos —y, sobre todo, aquellas— colonizados/as por el mundo machista u obcecados/as por la envidia y el rencor, que creen que negando la palabra niegan la entidad y la legitimidad, yerran —y fiero—. Y no lo digo yo. Lo afirman Andrés Bello, Rufino J. Cuervo, Amado Alonso, la Real Academia. Y también Cristina Fernández, claro está.


                            ======
                            NOTAS
                            ======

                            [1] Según CFK misma lo explicara en aquel Congreso del PJ en Paque Norte (2004), en que Hilda dijera de sí misma que ella sí era un chiche de Duhalde.

                            [2] O, como Searle distinguió para los actos de habla, reglas constitutivas y reglas regulativas.

                            [3] «La validez de una forma precede necesariamente a su aceptación. La Academia registra que es correcta, no decreta que lo sea; no creamos que el termómetro es el que origina el calor». Alonso, Amado (1938): Castellano, español, idioma nacional; Buenos Aires, Losada

                            [4] Disponible en GÉNERO (El destacado es nuestro). Similares consideraciones incluye la actual gramática de la lengua en el § 2.5j (RAE (2010): Nueva gramática de la lengua española; Madrid, Espasa Calpe: Tomo I, pág. 101)

                            [5] Bello, Andrés (1847): Gramática castellana destinada al uso de los americanos; Caracas, Ministerio de Educación (1972): pág. 52. (El destacado es nuestro). Rufino J. Cuervo, en la Nota 20, agrega: «Hoy damos con más frecuencia que antes terminación femenina a sustantivos en ante, ente de origen participial. Sirviente, por ejemplo, era invariable [...] Lo mismo confidente, cuyo femenino confidenta aun no tiene el pase de la Academia, aunque desde el siglo XVIII lo usan escritores respetables. Pero muchos hay que no admiten la inflexión en a, ya sea porque comúnmente sólo se aplican a hombres, como estudiante (lo mismo sucede con vejete entre los ete) [destacado nuestro], ya porque en la vida práctica no hay necesidad de distinguir los sexos, cual se ve en oyente [...]»

                            [6] Austin, John (1962): How to do things wirh words; Oxofrd University Press. Versión castellana: Austin, John (1971) Cómo hacer cosas con palabras; Barcelona, Paidós (4ª reimpresión, 1996): pág. 203

                            [6] Austin (op. cit., Conferencia II, págs. 53 a 65) caracteriza y subcategoriza los infortunios, es decir, los actos de habla nulos, carentes de validez, infelices; entre ellos, los actos viciados.
                            Saludos
                            Editado por última vez por RamosMejia; http://www.escortsxp.com/foro/member/81811-ramosmejia en 11/17/11, 01:20:34. Razón: Cuestiones de estilo
                            «Es una de esas noches donde a todos nos gusta la misma bailarina, ay, y el mismo lunar»

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: ¡Odio vivir en Cuba!

                              más alla de todo ¿que descalificación tendria en llamarla presidente?y ¿que glorificación en llamarla presidenta?, me parece medio bizantina esta discusión, los méritos o no de ella no dependen de como se la llame si no de sus acciones.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X