Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Homofobia. Una mirada.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Homofobia. Una mirada.

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    La homofobia es una enfermedad psico-social que se define por tener odio a los homosexuales. La homofobia pertenece al mismo grupo que otras enfermedades parecidas, como el racismo, la xenofobia o el machismo. Este grupo de enfermedades se conoce con el nombre genérico de fascismo, y se fundamenta en el odio al otro, entendido éste como una entidad ajena y peligrosa, con valores particulares y extraños, amenazadoras para la sociedad, y -lo que es peor- contagiosos.
    La homofobia, como las demás variantes del fascismo, prepara siempre las condiciones del exterminio. Pasiva o activamente crea y consolida un marco de referencias agresivo contra los gais y las lesbianas, identificándoles como personas peligrosas, viciosas, ridículas, anormales, y enfermas, marcándoles con un estigma específico que es el cimiento para las acciones de violencia política (desigualdad legal), social (exclusión y escarnio públicos) o física (ataques y asesinatos).


    Mientras que a lo largo del siglo XX los movimientos por la igualdad han conseguido importantes avances en los derechos de otros colectivos estigmatizados o excluidos, como las minorías raciales o las mujeres, la homofobia sigue perviviendo en la sociedad impunemente, sin que haya una conciencia colectiva de su peligro. Muestra de esta situación es que, por ejemplo, todavía en muchos países las relaciones homosexuales están penalizadas; se escuchan chistes de mariquitas en los medios de comunicación; lesbianas y gais son agredidos por bandas de neonazis; se hacen redadas policiales en los locales de ambiente gais, y sus derechos no están equiparados a los de las personas heterosexuales.


    Todo el mundo recuerda que los nazis exterminaron a varios millones de judíos; nadie recuerda que también exterminaron a cientos de miles de homosexuales, y que tras la derrota nazi muchos de ellos siguieron en prisión porque en Alemania (antes y después de la 2ª Guerra Mundial) la homosexualidad era delito. A nadie se le ocurre hoy hacer un chiste antisemita en la radio o en la televisión; en cambio, todas las semanas escuchamos chistes homófobos en estos medios. ¿Por qué?
    Porque aún no hay instrumentos suficientes para que la homofobia sea nombrada, pensada, combatida con rotundidad. Un ejemplo de ello está en que 1997 fue el Año Europeo contra el racismo y la xenofobia, hubo cientos de actos para concienciar a la sociedad contra estas variantes del fascismo, pero no se celebró ningún acto contra la homofobia. Es más, la Real Academia se ha negado a incluir el término "homofobia" en el diccionario, tras solicitarlo varias veces distintos colectivos gais y antirracistas.


    La homofobia tiene una larga tradición en la historia de la humanidad, no tiene un origen único, ni una cabeza visible, ni un objetivo, ni una razón histórica, está enraizada en diferentes culturas, épocas, clases sociales, instituciones.
    El tema tiene raíces mucho más profundas y complejas de lo que nos imaginamos. Por ejemplo, desde la infancia los niños aprenden de lo que ven y oyen. En un hogar donde los padres (o uno de ellos) son homófobos, donde se escuchan comentarios o insultos contra los homosexuales, se está fomentando la futura homofobia de los niños. Esto tiene dos graves consecuencias para ellos: si el niño/niña tiene deseos homosexuales, se verá traumatizado por ese ambiente hostil y será incapaz de poder asumir con naturalidad su deseo; además -independientemente de su opción sexual- se estará criando a un futuro homófobo, y reproduciendo por tanto un sistema fascista. Los padres deben tomar consciencia de esta situación.


    El lenguaje cotidiano está lleno de expresiones homófobas, que traducen y legitiman ese estado de odio y agresión: maricón, bollera, tortillera, bujarrón, sarasa, moña, playo, cueco, culero... la riqueza del castellano en este ámbito es casi ilimitada, fiel reflejo de nuestra igualmente rica tradición homófoba. Hay que denunciar ese lenguaje, desenmascarando su violencia interna.


    El Estado, el Ejército (donde existe) y la Iglesia son tres instituciones tradicionalmente homófobas. El Estado aprueba el matrimonio entre parejas de distinto sexo, concediendo unos derechos legítimos a estos ciudadanos, y margina por razones de orientación sexual a otras personas, lo cual es inconstitucional según el criterio de algunos especialistas. El Ejército persigue activamente a las personas homosexuales cuando están bajo su jurisdicción, e inculca valores homófobos y machistas. La Iglesia Católica, fiel a su histórica tradición de promotora de exterminios, sigue atacando las relaciones homosexuales con declaraciones agresivas, y promoviendo el odio hacia las personas homosexuales. Lo mismo ocurre con la mayoría de las demás religiones del mundo.
    Desde los movimientos sociales y políticos encontramos actitudes similares. Los grupos de crítica social, tradicionalmente identificados con el nombre genérico de izquierda (socialismo, comunismo, anarquismo, etc.), siempre han dejado de lado el problema de la homofobia, cuando no han participado activamente en ella (Castro, Stalin). Las ONGs antirracistas tampoco han tomado conciencia hasta hace poco de la necesidad de incluir el trabajo contra la homofobia como uno de sus objetivos. Los grupos políticos conservadores siempre han estado a favor de la homofobia (Reagan, Thatcher, Bush), financiando a grupos parafascistas homófobos, o rechazando iniciativas legales de igualdad (Felipe González, Aznar, en el caso de España).


    En el mundo académico-científico el discurso médico tomó el relevo en el siglo XIX a la religión en la tarea de estigmatizar y reprimir ciertas opciones sexuales: de ahí nace a finales del XIX la categoría de homosexualidad como enfermedad, una de las raíces de la homofobia del siglo XX. Los discursos médicos, psiquiátricos, sociológicos, y de la ciencia en general debieron posteriormente abandonar sus estrategias de segregación y dejar de señalar la homosexualidad como algo específico, desviado, anormal o enfermizo.


    Desde los medios de comunicación: la radio, la prensa, la televisión, transmiten continuamente imágenes y contenidos homófobos. Por ejemplo, cuando hay un asesinato, si el asesino es gay, se incluye este dato como relevante en el titular, si es heterosexual se omite. Esa manera de dar una noticia es abiertamente homófoba, y manipuladora. La radio y la televisión emiten chistes que hacen escarnio y burla de lesbianas y gays, e introducen imágenes pintorescas para ridiculizar a los homosexuales. Una prueba de ello son las caricaturescas figuras de personajes gays en las telenovelas latinoamericanas.


    Desde los propios homosexuales se aprecian actitudes homofóbicas: en vez de hacerse cómplices con chistes, referencias degradantes, léxico homofóbico y cosas parecidas, gays y lesbianas tienen la responsabilidad de luchar contra la homofobia, organizándose, manifestándose, saliendo del armario, perdiendo el miedo, reivindicando sus derechos, denunciando las agresiones, haciéndose visibles para atacar a los homófobos, para que el resto de la sociedad sepa que existen y entienda que la lucha contra el fascismo es una lucha de todos.


    El problema más importante para las decisiones radica en que la homosexualidad y la religión están unidas en una relación con muchos altibajos, puesto que siempre se ha tachado a la atracción de un individuo hacia otro de su mismo sexo como algo antinatural, desagradable, incluso de una repulsión hacia Dios. Las manifestaciones de rechazo suelen ser variadas y por lo general muy contundentes: desde su rechazo verbal, hacia una campaña de satanización por parte de una institución cuyo propósito inicial es el de salvaguardar la paz de un individuo con una divinidad.


    Bajo el argumento de que Dios creó al hombre y la mujer para que se produjeran, y como base de la familia, el Catolicismo ha condenado desde siempre la homosexualidad. Este rechazo se ha manifestado a través de la historia del mundo de diversas maneras, desde la Santa Inquisición en la época Colonial, hasta la satanización de los gays y lesbianas. De igual forma, las iglesias llamadas cristianas han continuado con esta actitud, y en algunos casos con niveles de fanatismo y perversidad aún mayor.
    A lo largo de la historia, diversos sacerdotes y pastores se han referido a la homosexualidad como "algo" abominable, y refiriéndose a las enfermedades venéreas, particularmente al Sida, como un "castigo divino" para los homosexuales. Recientemente, y dado el auge que ha tenido en varios países la creación de figuras jurídicas en pro de los derechos humanos de gays y lesbianas, el Vaticano, la máxima institución católica en el planeta, ha manifestado que estas leyes van "contra la ley de Dios".
    Joseph Ratzinger, mejor conocido como el Papa Benedicto XVI, desde siempre se ha manifestado en contra de todo lo relacionado a la homosexualidad. La siguiente cita, forma parte de una carta escrita por él en 1986, ante Congregación para la Doctrina de Fe:

    "Así como la Cruz es el centro de la manifestación del amor redentor de Dios por nosotros en Jesús, así la conformidad de la auto-renuncia de los hombres y de las mujeres homosexuales con el sacrificio del Señor constituirá para ellos una fuente de auto-donación que los salvará de una forma de vida que amenaza continuamente de destruirlos. Las personas homosexuales, como los demás cristianos, están llamados a vivir la castidad".


    Además del Catolicismo, otra religión que históricamente se ha consolidado como una gran enemiga de las cuestiones homosexuales es el Islamismo, que tiene una opinión sobre la homosexualidad todavía más dura que la anterior, tan es así, que las personas gays, hombres o mujeres, cuando son descubiertas o sorprendidas en actos considerados impuros, son sometidos a duras penas de cárcel, latigazos e incluso la pena de muerte. Y es que las legislaciones en territorio islámico están basadas en el libro sagrado de esta religión, el Corán.


    Cabe recordar que este libro sagrado basa el funcionamiento de la sociedad islámica en el matrimonio entre un hombre y una mujer, otorgándoles diversos roles a ambos sexos, lo que en algún momento dio paso a la segregación de la mujer y una considerable crueldad hacia las minorías, entre ellas los homosexuales.
    Uno de los casos más estremecedores ocurrió en julio de 2005, cuando dos jóvenes iraníes, Mahmoud Asgari y Ayaz Marhoni, de 18 y 16 años de edad, respectivamente, fueron ahorcados en una ejecución pública al ser acusados y encontrados culpables del "delito" de homosexualidad en perjuicio de un menor, cargo que nunca fue comprobado. Antes de ser ejecutados, ambos recibieron 228 latigazos. Sin embargo, Irán es tan sólo un caso en medio de los países que tienen como principal religión al Islam. De los 83 países donde la homosexualidad es penada, 26 son islámicos; de éstos, la gran mayoría pertenece a la región árabe.


    Un ejemplo, Arabia Saudita, Mauritania, Irán, Yemen, Sudán y Afganistán condenan las prácticas homosexuales con la pena de muerte. En otros, la pena es de cárcel, en Malasia suele ser de hasta 20 años; en Pakistán y Bangla Desh, donde la homosexualidad es equiparada con la zoofilia, la pena es de hasta 10 años; en Siria y Jordania, de cinco, y en Marruecos, Túnez, Argelia, Irak y Kuwait, de tres. Aún con todo, en muchos de estos países se aplica la "tolerancia de facto", es decir, no todos los casos han ameritado pena. Curiosamente, en Indonesia, el país con más musulmanes en el mundo, la homosexualidad no está prohibida.
    Si bien en las leyes el Islam es duro con los gays, la cultura islámica aún es más estricta, y es que la prohibición de la práctica de esta preferencia ha significado un fuerte aumento de la homofobia, al grado que los homosexuales islámicos viven en la clandestinidad, con una cierta repulsión al matrimonio. Y es que una consideración es cierta, no por el hecho de que sea prohibida la homosexualidad en el territorio de Mahoma, va a dejar de practicarse.


    El Budismo (práctica religiosa de la región oriental de Asia, como China y Corea del Norte), considera que la homosexualidad es un conflicto entre el cuerpo y el alma de una persona, lo cual es una falla de la reencarnación. Sin embargo, estudios han afirmado que Buda aceptó la ordenación de monjes budistas homosexuales, con la excepción de los llamados pandakas, que son aquellas personas que tienen obsesiones muy explícitas por las cuestiones sexuales y la lujuria.


    En cuanto al Judaísmo se refiere, ciertas condiciones se presentan para que exista un respeto hacia los homosexuales, pero eso no significa que tengan libertades. Antes bien, suelen ser un poco más radicales que los católicos en el sentido de que la manifestación física del acto homosexual está más que prohibida, y como única forma de salvación, se ofrece la superación (o mejor dicho, represión), de su conducta.


    Para dar una idea de hasta qué punto puede llegar esta situación, se tiene el ejemplo de la agrupación Chilena "Acción Familia" que expresa los siguientes criterios, los cuales nos dejan pasmados de asombro, pero que señalan con claridad algunas de las realidades en la forma de pensar de muchas personas:
    las conductas gravemente desordenadas, como son las homosexuales, no pueden ni deben ser objeto de ningún tipo de derechos civiles, pues la base del derecho es la protección del bien y la sanción del mal. Una ley no puede ir ni contra las leyes del Creador ni contra las leyes de la naturaleza. De lo contrario se desvirtúa el concepto del Derecho y se abre precedente para legalizar todo tipo de desviaciones sexuales, lo que conduciría al fin de la sociedad civilizada. Es necesario aclarar que las conductas homosexuales no son condenables por ser las de una "minoría" sino por ser contrarias a la naturaleza y a la Ley de Dios. La expresión "minorías sexuales" tiende a hacer creer que la censura moral a las conductas homosexuales es una imposición arbitraria de la mayoría sobre una pobre minoría inocente. El uso de esa expresión es una conquista del lobby homosexual y no la aceptamos.
    En segundo lugar, lo que es un vicio no puede ser objeto de derecho de ningún tipo. Las conductas moralmente malas, o vicios morales por apartarse del orden natural y divino, se marginan de la fuente del derecho que es la virtud y el bien.
    Si el derecho no distingue las conductas buenas de las malas tampoco se podría sancionar a los ladrones y homicidas pues ellos podrían alegar que constituyen una "minoría discriminada" por la sociedad culpable de no haberles dado oportunidades para ser honrados.

    De este modo se acabaría las normas de convivencia civilizada entre las personas, pudiendo cada uno actuar como le parezca, tanto en materia de comportamientos sexuales como en cualquier otro plano de actividades. Es la imposición de la ley de la selva, donde mandará el más fuerte.
    No existe una situación "ideal" para la práctica de una acción desordenada, pues desde el momento en que se salió de la norma moral, se salió del ideal. Es como preguntarle a un ciego cuál sería su situación ideal. La única respuesta sensata sería que salga de la ceguera, pues mientras se encuentre en ella la persona no tendrá nunca una situación "ideal".
    Las conductas homosexuales constituyen una aberración moral culpable y por lo tanto es una situación en sí misma anómala. La palabra "homofobia" es otra conquista semántica del lobby homosexual.


    La tolerancia, como la palabra lo indica, es la virtud por la cual se debe soportar un mal para evitar otro mal mayor. La tolerancia por lo tanto es una situación tanto cuanto posible temporaria y nunca permisiva. Ella no puede ser confundida con el relativismo moral, por el cual nadie puede censurar ninguna conducta porque cada uno tiene el derecho de disponer de sí mismo como entienda. Por esta razón, las conductas homosexuales no pueden ser toleradas pues ellas constituyen un pecado que "clama a Dios por venganza", como lo enseña la moral tradicional. En este sentido la Congregación para la Doctrina de la Fe ha señalado que: "existen áreas en que no es una discriminación injusta tener en cuenta la inclinación sexual, por ejemplo, en la adopción o cuidado de niños, en empleos como el de maestros o entrenadores de deportes y en el reclutamiento militar".

    Alfonso J. Palacios Echeverría


  • #2
    Respuesta: Homofobia. Una mirada.

    Es bueno el artículo y muy cierto cuando habla de nuestra civilización y habría que hacerle caso a lo que se marcó en negrita. Yo, a veces, cometo el error de trazar una línea imaginaria entre los homosexuales y subcategorizarlos. Es espontáneo, es horrible y lo sé, pero supongo que el único método para combatir eso es lo que propone el autor: trabajar en ello.

    Pero cuidado con la otra parte de lo propuesto en este artículo, es decir, mirar con ojos occidentales todas las culturas mundiales. Suponer que por que haya Coca Cola en la India, o que el facebook haya cimentado la globalización de ideas, peor, suponer que porque estamos en el Siglo XXI la cosa "ha evolucionado" es un absurdo. Y no va a ocurrir jamás. Puede haber dominación económica, bélica e incluso territorial, pero las culturas, ligadas a las grandes religiones y a las cuestiones del hombre y su tiempo, seguirán su curso indetenibles a lo largo del camino.

    ¿Se podría cuestionar en el Facebook a un hindú de Uttar Pradesh que pone "me gusta" cuando alguien escribe sobre cómo preparar un guisado hecho con carne de perro?

    ¿Somos capaces de entender la opinión del 80% de los rusos que reivindican con ferviente devoción hoy, según encuestas de opinión, a dos de los más terribles y sanguinarios dictadores de los últimos dos siglos: El Zar Nicolás II y a José Stalin?

    ¿Podemos llegar a darle alguna interpretación no occidental, siendo nosotros mismos occidentales, a la muerte de una mujer por lapidación en Irán?

    Todas la respuestas seguramente seran un rotundo "No". Y quizás, el argumento será que ellos "no conocen otras cosas". Y, precisamente, el "conocer otras cosas" es la invitación a conocer lo "nuestro".

    Hagamos el ejercicio inverso: asistamos a una lapidación de una mujer, con cientos de ciudadanas iraníes (sí, mujeres) invitadas y muy gustosas también de arrojar piedras hasta matar a esta condenada. O compartamos un plato de perro guisado en Tianjin con algún chino. O asistamos a una marcha del orgullo gay (prohibidas) en Moscú.

    Probablemente no vamos a querer hacerlo. Como ellos tampoco quieren hacer lo nuestro. Nosotros somos críticos y polemistas; ellos verticalistas y obedientes. Para nosotros, un homófobo ruso es un bárbaro. Y para un homófobo ruso, un homosexual es un ser débil e inservible para su patria.

    Es jodido el tema. No es tan fácil como lo plantea el autor.


    Y la homosexualidad y la homofobia juegan un papel crucial en las culturas.
    Editado por última vez por el_carcelero; http://www.escortsxp.com/foro en 11/26/10, 19:26:30.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Homofobia. Una mirada.

      EXCELENTE Carce, sos un HDP, tenes ese don de poner en palabras muchas cosas en las que coincido con vos y no me da el cuero para escribirlas como lo haces vos.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Homofobia. Una mirada.

        tremendo texto... recien salgo de laburar diez horas, lei bastante pero no lo termine.. lo que lei ME ENCANTO!! pero estoy agotado jajaja es muy cierto!!!

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Homofobia. Una mirada.

          Originalmente publicado por el_carcelero Ver Mensaje

          Hagamos el ejercicio inverso: asistamos a una lapidación de una mujer, con cientos de ciudadanas iraníes (sí, mujeres) invitadas y muy gustosas también de arrojar piedras hasta matar a esta condenada. O compartamos un plato de perro guisado en Tianjin con algún chino. O asistamos a una marcha del orgullo gay (prohibidas) en Moscú.

          Probablemente no vamos a querer hacerlo. Como ellos tampoco quieren hacer lo nuestro. Nosotros somos críticos y polemistas; ellos verticalistas y obedientes. Para nosotros, un homófobo ruso es un bárbaro. Y para un homófobo ruso, un homosexual es un ser débil e inservible para su patria.
          Rescto esos dos parrafos de tu posteo, porque me resultan interesantes y llamativos.
          Tienen relativismo moral. Raro no? Usar la expresion relativismo moral tan en boca de cuanto Obispo pulula por los medios.
          Y digo que tiene relativismo, porque no se trata de "es su cultura" a ellos tampoco le gustaria venir a hacer lo nuestro.
          Ahora separemos en concreto lo de uno y lo de otro.
          Por un lado: persecucion, lapidacion, crueldad, exterminio (creo que el comer perros de un hindù y la lapidacion irani no tienen ni comparacion), cortar manos en publico, matar adolescentes homsexuales frente a sus padres (notaron que los unicos homsexuales ajusticiados en Iran son siempre adolescentes, nunca adultos).
          Por el otro: llamemosle libertad sexual, carencia de parametros de moralidad uterina o anal, reviente del garche, empolvamiento de narices ect.

          La diferncia entre una y otra cultura, no es resumible en "son costumbre", es "su cultura", pues en una se mata gente y en la otra no, una moralidad asesina niños y lapida mujeres y la otra se dedica a gozar con el orto y punto sin joder a nadie.
          La primera es salvaje, cruel, asesina, retrograda, la otra es incalificable (en el sentido concreto de la palabra) no necesita calificacion no amerita emitir juicio sobre ella porque no se mete "con otro".
          “Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien”.
          Victor Hugo

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Homofobia. Una mirada.

            Originalmente publicado por Ochentoso Ver Mensaje
            Rescto esos dos parrafos de tu posteo, porque me resultan interesantes y llamativos.
            Tienen relativismo moral. Raro no? Usar la expresion relativismo moral tan en boca de cuanto Obispo pulula por los medios.
            Y digo que tiene relativismo, porque no se trata de "es su cultura" a ellos tampoco le gustaria venir a hacer lo nuestro.
            Ahora separemos en concreto lo de uno y lo de otro.
            Por un lado: persecucion, lapidacion, crueldad, exterminio (creo que el comer perros de un hindù y la lapidacion irani no tienen ni comparacion), cortar manos en publico, matar adolescentes homsexuales frente a sus padres (notaron que los unicos homsexuales ajusticiados en Iran son siempre adolescentes, nunca adultos).
            Por el otro: llamemosle libertad sexual, carencia de parametros de moralidad uterina o anal, reviente del garche, empolvamiento de narices ect.

            La diferncia entre una y otra cultura, no es resumible en "son costumbre", es "su cultura", pues en una se mata gente y en la otra no, una moralidad asesina niños y lapida mujeres y la otra se dedica a gozar con el orto y punto sin joder a nadie.
            La primera es salvaje, cruel, asesina, retrograda, la otra es incalificable (en el sentido concreto de la palabra) no necesita calificacion no amerita emitir juicio sobre ella porque no se mete "con otro".
            Está bien, yo comparto lo que decís, al fin y al cabo, somos occidentales los dos. Yo no estoy justificando la lapidación de una musulmana. Lo que estoy diciendo, es que esto demuestra la diversidad marcada por las civilizaciones y que en muchos puntos chocan. Ojo, la crueldad hacia los animales está ampliamente amparada en legislaciones de muchos europeos y americanos y por eso puse el ejemplo. Podría haber puesto cualquier ejemplo que contraste, en realidad.

            No se trata de un planteo de relativismo moral (occidental, al fin y al cabo y contrario a lo que intento mostrar). Lo que pretendo es que, para acercarse a una cultura muy diferente de la nuestra, la única forma es intentar sacarse de encima el propio bagaje costumbrista y social del cual uno pertence. Sólo así puede llegar a aproximarse cierta interpretación de estas cuestiones. Ver que dos homosexuales adolescentes son ahorcados en Irán a través de la CNN no es de la manera en que el mundo musulman ve ese "acto de purificación".

            En otras palabras: mirar esto siendo occidental y más aún, siendo puto (una minoria todavía semi discriminada en nuestra propia cultura), no creo que sirva de mucho.

            Como tampoco creo que sirva para desacreditar en el fondo la diversidad de culturas. Vos tirás el tema hacia la universalización de los valores (es éticamente aceptable, como no), y yo hago hincapié hacia la particularidad de las culturas porque también, en el fondo, descreo de dicha universalización de valores en varios aspectos. Pero ese tema es harina de otro costal.
            Editado por última vez por el_carcelero; http://www.escortsxp.com/foro en 11/26/10, 20:01:12.

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Homofobia. Una mirada.

              Originalmente publicado por el_carcelero Ver Mensaje
              Está bien, yo comparto lo que decís, al fin y al cabo, somos occidentales los dos. Yo no estoy justificando la lapidación de una musulmana. Lo que estoy diciendo, es que esto demuestra la diversidad marcada por las civilizaciones y que en muchos puntos chocan. Ojo, la crueldad hacia los animales está ampliamente amparada en legislaciones de muchos europeos y americanos y por eso puse el ejemplo. Podría haber puesto cualquier ejemplo que contraste, en realidad.

              No se trata de un planteo de relativismo moral (occidental, al fin y al cabo y contrario a lo que intento mostrar). Lo que pretendo es que, para acercarse a una cultura muy diferente de la nuestra, la única forma es intentar sacarse de encima el propio bagaje costumbrista y social del cual uno pertence. Sólo así puede llegar a aproximarse cierta interpretación de estas cuestiones. Ver que dos homosexuales adolescentes son ahorcados en Irán a través de la CNN no es de la manera en que el mundo musulman ve ese "acto de purificación".

              En otras palabras: mirar esto siendo occidental y más aún, siendo puto (una minoria todavía semi discriminada en nuestra propia cultura), no creo que sirva de mucho.

              Como tampoco creo que sirva para desacreditar en el fondo la diversidad de culturas. Vos tirás el tema hacia la universalización de los valores (es éticamente aceptable, como no), y yo hago hincapié hacia la particularidad de las culturas porque también, en el fondo, descreo de dicha universalización de valores en varios aspectos. Pero ese tema es harina de otro costal.
              Por mi parte soy capaz de quitarme los lentes occidentales y de puto occidental.
              Pero con un objetivo, reconocer si fuese necesario que mi pensamiento humanista y occidental esta equivocado (en definitiva occidente recien por estos tiempo puede comenzar a decir que es medianamente civilizado).
              Y no encuentro un solo argumento que me diga que condenar la barbarie oriental (eslava, arabe, persa, china, nipona o judia), es consecuencia de mi antifaz cultural.
              Por otra parte no es tan cultural la cosa (en el sentido de extendida) pues los pueblos de esos lugares han comenzado lentamente a rebelarse (iran incluido). Rebelion contra gobiernos teocraticos, que justifican en la religion la entronizacion de una minoria en el poder y de manera perpetua.
              No creo que esto sea una cuestion de universalizacion Vs. particularidades. Las particularidades en tal caso son parte de la universalidad, son genero y especie respectivamente. Y esa universalizacion dicta que no se puede lapidar, no se puede amputar y no se puede interferir en la conciencia de las personas, y que la conciencia de los otros de ningun modo puede decirse que enterfiera en la propia (esto para los que sostienen que la conducta de X interfiere u ofende sus propias convicciones).
              “Es extraña la ligereza con que los malvados creen que todo les saldrá bien”.
              Victor Hugo

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Homofobia. Una mirada.

                Originalmente publicado por Ochentoso Ver Mensaje
                Por mi parte soy capaz de quitarme los lentes occidentales y de puto occidental.
                Pero con un objetivo, reconocer si fuese necesario que mi pensamiento humanista y occidental esta equivocado (en definitiva occidente recien por estos tiempo puede comenzar a decir que es medianamente civilizado).
                Y no encuentro un solo argumento que me diga que condenar la barbarie oriental (eslava, arabe, persa, china, nipona o judia), es consecuencia de mi antifaz cultural.
                Por otra parte no es tan cultural la cosa (en el sentido de extendida) pues los pueblos de esos lugares han comenzado lentamente a rebelarse (iran incluido). Rebelion contra gobiernos teocraticos, que justifican en la religion la entronizacion de una minoria en el poder y de manera perpetua.
                No creo que esto sea una cuestion de universalizacion Vs. particularidades. Las particularidades en tal caso son parte de la universalidad, son genero y especie respectivamente. Y esa universalizacion dicta que no se puede lapidar, no se puede amputar y no se puede interferir en la conciencia de las personas, y que la conciencia de los otros de ningun modo puede decirse que enterfiera en la propia (esto para los que sostienen que la conducta de X interfiere u ofende sus propias convicciones).
                Totalmente en desacuerdo. Estados Unidos usa la palabra "libertad" para someter pueblos enteros. Y, por el contrario, los pueblos-no occidentales, están lejos de suponer que se "estan despertando" (Que no es otra cosa que creer que se van a occidentalizar). Ni políticamente, ni socialmente, y menos aun en la progresión de equiparar derechos de minorías con las de las mayorías... Que se yo... El sistema de castas en la India es todo un tema. O China, país que jamás vio la democracia como tal la concebimos nosotros, porque lleva cinco mil años de gobiernos centralizados y verticales.

                Un artículo que leí hace poco tiempo hablaba que la Ministra de Justicia del Japón quiere abolir la pena de muerte en aquel país. El 85% de la población está a favor de la pena de muerte y considera "un tabú" el sentarse a debatir este tema. Para ello, la ministra mostró en la televisión una sala de ahorcamiento y la reacción de la gente fue totalmente negativa para el primer ministro nipón.

                Por el contrario, el surgimiento - con fuerza - dentro de los países árabes de grupos islámicos que ratifican dicha cultura de forma radical como Alqaeda o los talibanes (que no los pueden terminar de derrotar en Afganistán porque las sociedades islámicas los apoyan); contribuyan a ser un elemento más en esta cosa nueva que se llama "el nuevo reparto del poder en los próximos años" y en los cuales Asia tendrá un papel preponderante.

                Que no nos extrañemos en un futuro no muy lejano permitirnos decir:"Estos chinos de mierda, encima que son el nuevo imperio, morfan perros y son mataputos".

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Homofobia. Una mirada.

                  Esto me hizo recordar esta frase:

                  Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar, es un idiota; quien no osa pensar es un cobarde.
                  Sir Francis Bacon

                  Comentario

                  Trabajando...
                  X