Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

"El culo roto...".

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • "El culo roto...".

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Un poco de Literatura Erótica...

    DOLMANCÉ: La postura más usada para la mujer, en este goce, es acostarse boca abajo, en el borde de la cama, con las nalgas bien separadas, la cabeza lo más bajo posible. El lascivo, tras haber disfrutado un instante con la perspectiva del bello culo que se le ofrece, tras haberlo palmoteado, palpado, a veces incluso latigado, pellizcado y mordido, humedece con su boca el lindo ojete que va a perforar, y prepara la introducción con la punta de su lengua; moja asimismo su aparato con saliva o con pomada y lo presenta suavemente al agujero que va a horadar; con un mano lo lleva, con la otra separa las nalgas de su goce; cuando siente su miembro penetrar, es preciso que empuje con ardor, teniendo mucho cuidado de no perder terreno; a veces la mujer sufre entonces, si es nueva y joven; pero sin miramento alguno para con los dolores que pronto van a convertirse en placeres, el jodedor debe empujar con vivacidad su polla gradualmente, hasta que por fin haya alcanzado la meta, es decir, hasta que el pelo de su aparato frote exactamente los bordes del ano del objeto al que encula. Que prosiga entonces su camino con rapidez: todas la espinas están ya cogidas; sólo quedan las rosas. Para acabar de metamorfosear en placer los restos de dolor que su objeto aún experimenta, si es un joven muchacho que le coja la polla y se la menee; que acaricie el clítoris si es una muchacha; las titilaciones del placer que provoca cuando encoge prodigiosamente el ano de la paciente, redoblaran los placeres del agente que, colmado de gusto y de volupyousidad, disparará pronto al fondo del culo de su goce un esperma tan abundante como espeso, que habrán provocado tan lúbricos detalles…

    SRA. DE SAINT-ANGE: Permitid un momento que sea alumna a mi vez y que os pregunte, Dolmancé, en què estado debe encontrarse, para complemento de los placeres del agente, el culo del paciente.

    DOLMANCÉ: Lleno, por supuesto; es esencial que el objeto que sirve tenga entonces las mayores ganas de cagar, a fin que la punta de la polla del jodedor, al alcanzar el mojón, se hunda en el y deposite más cálida y blandamente la leche que lo irrita y enardece.

    "Filosofía en el Tocador". Marqués de Sade.

  • #2
    Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

    Me he acostado con tu padre, tu hermano y tu
    hijo, por no nombrar a tu tío y a todos tus amigos.
    Con tu abuelo fue imposible y tu madre se salvó
    por vinagreta.
    No puedo dejar de nombrar a los vecinos,
    los cabros del bloque,
    los de los flipper,
    los volados de la plaza y de la esquina;
    el lechero, cartero, repartidor del diario, gásfiter,
    electricista, zapatero, jardinero y la casi totalidad
    de trabajadores de servicio a domicilio que han
    tenido la fortuna de pasar por mi casa y la tuya.

    Y es que tengo un apetito descomunal y no perdono
    erección.
    Soy una adicta, dicen...
    siempre,
    pero es que invariablemente siempre,
    quiero.
    Además no discrimino.
    El tamaño no me importa;
    ni el grosor de las billeteras, tampoco el color de
    la piel,
    si tiene auto o bicicleta
    si usa tarjeta dorada o está en DICOM, si tiene
    casa propia o mediagua;
    mucho menos si me ama o no me ama,
    si me respeta o si me quiere para el puro hueveo,
    si es machito, de pelo en pecho, o mariquita, tonto
    o inteligente, necio o sabio, ladrón o policía,
    lento o rápido, cuerdo o ....sicótico...
    Juro,
    que a la hora de los q’iubo nada de eso me importa.


    Y aunque condón no uso, (la iglesia lo prohibe)
    venéreas parece que no tengo, parece...
    Excepto un herpes travieso que me tapiza la
    boca de llagas cada cierto tiempo.
    a veces orino de pie, me excita,
    o lo hago en piscinas y duchas públicas,
    usualmente veo pornos y me masturbo como
    una demente el día entero.

    Otra cosita es que soy comunista y última de rota,
    voté por la Gladys y no me depilo
    no cocino ni un huevo frito y me gusta opinar en
    conversaciones de hombres.
    Te advierto... que detesto el sexo anal,
    pero si me tratas con dulzura
    terminaré comiendo de tu mano y
    lamiendo la suela de tus zapatos.


    Te aviso,
    que soy ágil con las cuchillas,
    tengo buena puntería y reflejos en óptimo estado,
    y que, a pesar de éstas y otras destrezas
    que ostento en las manos, dedos y lengua ...
    especialmente,
    según me han contado,
    en las discos me va bastante mal.
    Y me pasa últimamente que
    nadie se me acerca y me siento sospechosamente
    repugnante como pescado de feria que no se vendió.
    Y la verdad es que ya no tengo quince años
    como para ir a esos lugares, llenos de púberes en
    plena floración. Niñitas lindas de senos como dos
    tazas de leche y coñito con olor a nata.

    Otro problemita que no te podría callar
    es que producto de
    un dilatado alcoholismo que me ha tenido
    desde hace años
    azotando la cabeza contra las barras de los bares
    más cochinos de esta ciudad,
    padezco de ciertos trastornos... gástricos,
    de variada gravedad y abyección,
    como por ejemplo, la acumulación de gases intestinales,
    que a veces,
    generalmente en público,
    pugnan por salir de su prisión.

    Te advierto
    que estoy muy sola,
    que esta soledad me duele en exceso mucho
    y que ante el menor indicio de abandono, real o
    imaginario, sería capaz de perseguirte a ti y a tu
    familia por todo el país,
    convertirme en tu sombra y luego en tu peor
    pesadilla
    para terminar asesinándote y
    exhibiendo tus genitales en la plaza pública,
    contenidos en tu boca.


    Y es que además de puta, soy loca, floja, sucia, tonta, terca,
    ignorante, sorda, bruta, torpe, coja y mala.


    "Abyecta". Elizabeth Neira Calderón.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

      Al gozoso desenfreno de tus labios, a la carpa que el deseo te levanta. Yo me hundo yo me pierdo y busco saciar sed, lujuria y mas deseos.

      Inmerso en el poder de tu cadera, concentrado, sustraído y aturdido por el ir y venir de tu sagrado templo.
      Bendecida pues mi boca, un sifón abierto el orgullo que devora a tu inclemencia;

      La cadencia rebosante, firme y bien erguida que penetra,
      sucumbe y me deja sin aliento.
      La adentras ansiosamente cada vez mas, quieres penetrar adentrarte a los avernos.

      El instinto premonisa y detengo la montaña de tu cuerpo, como profecía las palmas del iluminado. Congelan tu embestida.
      He imitando imagen de leyenda: La serpiente que devora hombres.
      Tu obelisco es consumado, ofrecido en sacrificio vuelve hacia mi boca.

      Solo empujo arremeto bruscamente y todo dentro es ahí donde lo siento tan profundo, palpitante y calcinando mi garganta
      el tiempo es fragmentado, las galaxias se detienen tu ojos muestran al blanco el color del infinito.

      Y de que aquella punta seda liquida gotea, chorrea es la sangre de tu alma la que escurre por tu sexo, es plasma divino que nutre a mis pesares y me ayuda al olvido.

      La gloria es ver tu cuerpo doblado en arco hasta el cielo, con tu miembro señalando al sol del medio día en la cúpula celeste de mi boca.
      Dando inicio al fin y un final para el comienzo.

      "Con tu cuerpo en arco hasta el cielo". José Fevos Apolio.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.


        EL ano y toda su zona perianal
        fueron creados no solo para defecar
        El pasivo allí encuentra su libertad
        Y para el activo no hay otra igual
        Introduce su pene, sin quererlo sacar
        Lo monta y disfruta para luego acabar
        En comparación con la vagina, son desigual
        El ano siempre apretadito esta
        La vagina se ensancha mucho más
        Se excita y dilata sin poderse controlar
        No hay pene que la complazca
        Aunque no perezca sus dimensiones son muy bastas
        Por allí Sale un niño a sus anchas
        Ella quiere penes de extrema talla

        La vagina, con abertura descomunal
        adentro todavía le cabe mucho más
        La abertura del ano es más delicada
        El pene se adapta desde su entrada
        Aún si la cola esta dilatada
        Siempre estará tibia y cerrada

        Pregunten a un activo sincero
        Y de seguro dirá
        Entre el ano y vagina
        Es al ano que prefiero
        Es tan rico y apretadito
        Que hasta se adapta a un dedito
        La vagina por su expansión
        Siempre muestra insatisfacción
        Mientras el ano aún con algo de dolor
        Aprieta al pene y le da su calor
        Es así amigo no hay comparación
        El ano estará cerrado
        Sin importar que tanta acción
        El pene por su emoción
        En su entrada produce algo de dolor
        Mientras que a una vagina
        Solo le da risa y un mal sabor
        Por ello un pene prefiere sin discusión
        Al ano que produce la mejor sensación.
        La vagina tiene una gran entrada
        Su interior es peor, es demasiado ancha
        Por ello no hay pene que satisfaga
        Ni piedra lumbre ni nada
        Que ponga algo mas cerrada
        No quiero ser vulgar y grosero
        Pero no hay duda es un gran agujero
        Mientras el ano es estrecho
        Porque fue hecho con seda y terciopelo
        Aún cuando alguien con algo de recelo
        Desmienta esto por no ser sincero

        Por eso te invito
        Si eres activo
        A que pruebes el ano de un pasivo
        Pero en serio también te digo
        Que luego de ello no podrás vivir si su abrigo
        Porque tu pene sentirá su calor
        No importa que seas un rudo cazador
        Tu pene sentirá mil sensaciones en toda su extensión
        Hasta te aseguro que tal es la cuestión
        Que tu lengua también pedirá su ración
        Tanto así que tu olfato ansiara su olor
        Porque el ano esta diseñado para el amor
        Por ello sin más explicación
        No dejes de probar la mejor sensación

        "El ano y La Vagina". Maduroman.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

          Monta sobre mí como una mujer,
          lo haremos de jinete.
          Bien: ¿estás cómodo?… Así
          mientras te penetro

          Al menos
          puedo besarte en la boca,
          darte salvajes besos de lengua
          sucios y a la vez tan dulces.

          Veo tus ojos en los que sumerjo
          los míos hasta el fondo de tu corazón:
          allí renace mi deseo vencedor
          en su lujuria de sueños.

          Acaricio la espalda nerviosa,
          los flancos ardientes y frescos,
          la doble y graciosa peluquita
          de los sobacos, y los cabellos.

          Tu culo sobre mis muslos
          lo penetran con su dulce peso
          mientras mi potro se desboca
          para que alcances el goce.

          Y tú disfrutas, chiquito,
          pues veo que tu picha entumecida,
          celosa por jugar su papel
          apurada, apurada se infla, crece,

          se endurece. ¡Cielo!, la gota, la perla
          anticipadora acaba de brillar
          en el orificio rosa: tragarla,
          debo hacerlo pues ya estalla

          a la par de mi propio flujo. Es mi precio
          poner cuanto antes tu glande
          pesado y febril entre mis labios,
          y que descargue allí su real marea.

          Leche suprema, fosfórica y divina,
          fragante flor de almendros
          donde una ácida sed mendiga
          esa otra sed de ti que me devora.

          Rico y generoso, prodigas
          el don de tu adolescencia,
          y comulgando con tu esencia
          mi ser se embriaga de felicidad

          "Monta sobre mí". Paul Verlaine.

          Comentario


          • #6
            Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

            Apagó la luz y se fue. Detrás de la puerta quedaron mis ojos colgados en medio de la sala. EsperarLO. Así. Solo esperarLO. Quieto, aquietado. Salvo las piernas, que quedaron liberadas, quizás por apuro. ÉL es mi SEÑOR y yo soy SU esclavo. Una verdad simple y genética. ÉL tiene cosas que hacer, yo debo esperarlo. Al fin y al cabo permanecer de pie no es lo peor del mundo. me ayudará a preparar mi mente, a enfocarme.

            Esta vez lograré más. Lo sé. Esta vez mi cuerpo irá más allá, dominando tendones, músculos y reflejos indomables. intento girar la cabeza, pero apenas logro hacer sonar las cadenas y mezclarlas con esa música oscura que tiene mi mente envuelta. Paciencia. Espera. Nada pasa. Nada pasará hasta que ÉL no vuelva. Agujas hambrientas aguardan, lo sé. tengo que preparar mi mente para una noche larga.

            Un frío pegajoso trepa por mis piernas, mientras afuera Mar del Plata hiela. El eco de una puerta cerrándose me levanta la cabeza. ¿Será ÉL? ¿Ya ha regresado? Pasos inocentes pasan de largo, sin sospechar siquiera lo que hay del otro lado. El frío comienza a clavarse sobre mi piel inmovilizada, como las garras de un animal aterrorizado. Un dolor espeso inunda mis hombros, tensados hacia atrás por las esposas y hacia afuera por los codos traccionados desde los marcos. Alternar las piernas para sostener el peso del cuerpo se vuelve una estrategia sin opciones. ÉL debe estar al volver. ¿Cuánto ha pasado?

            mis oídos se exasperan rastreando algún ruido, cualquiera, algo que anuncie SU vuelta y el fin de esto. Alguna puerta abriéndose, pasos subiendo una escalera, una llave penetrando la cerradura a la que mis ojos están clavados. No aguanto más, por favor. ¿Cómo seguir cuando ya no hay forma? Tiene que estar al volver. Por favor. Ya no puedo más. Los brazos buscan inutilmente una posición que permita a los hombros encontrar un instante de alivio. Las manos se revuelven angustiadas dentro de las pulseras de acero que lastiman las muñecas. Un largo gemido muere deshauciado en la mordaza. mi cuerpo comienza a sacudirse como una sombra rebanada en mil pedazos. “Por favor”. Nadie podría entender esas palabras abortadas en una baba negra. Las convulsiones tañen las cadenas forzadas a volverse cuerdas de un instrumento tétrico. No hay forma de seguir y sin embargo sigo. Por ÉL, para ÉL, de ÉL.

            aprendo. empiezo a sobrevivir. empiezo a entender que ser esclavo significa estar ahí, sin más, sin menos. entiendo. Lo entiendo en carne viva. Confianza ciega. Ya le llegará a mi cuerpo el tiempo de la liberación. olvidate del “cuándo”. No es tu asunto, No es eso algo que dependa de vos. No es, no debe ser preocupación de un esclavo. La cabeza cae. Deja de luchar. Queda colgada de una cadena trepanada en el cráneo. El universo se apaga y esa música lúgubre lo ocupa todo. De pronto abro los ojos. ¿Acaso me quedé dormido? intuyo una masa borrosa sacudiéndose debajo. creo que no es mi cuerpo. No sé qué es.

            El tiempo hace horas que agoniza en el umbral de la puerta, mientras la noche entra silenciosamente por la ventana, como un psicópata al acecho de una víctima indefensa..Lo que queda de mi parece la sombra de una pera de boxeo revolviéndose en medio de la oscuridad. Las glándulas salivales desbordan el tapón que se hunde en la boca y descienden como enrredaderas babeantes, arrasando a su paso cualquier resto de dignidad.

            El colapso parece la secuencia de una bomba. Los muslos pierden toda noción de sincronía y se desploman sin más. Las cervicales se desprenden hasta rajar el cuello, dejando el cráneo oscilando bajo la cadena como un reloj macabro. Lo que alguna vez fueron los hombros aúllan soldados en una sola pieza con órganos y tejidos desmembrados. “¿Ahora entendés lo que sos?”, dice una voz oscura.Los gritos y sacudidas son manifestaciones insignificantes de una existencia esclava. Nadie oye, nada pasa...

            El eco de una puerta. Pasos en una escalera. Una llave. Caigo al piso, inerte, vaciado. AMO: gracias AMO... gracias AMO... gracias AMO... gracias AMO

            "Esperarlo". Cristian Fate.

            Comentario


            • #7
              Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

              Tengo ganas de atarme a una cintura tersa.

              Como un vulgar koala adentrarme en un bosque

              con sólo un eucalipto sabroso como nunca,

              con sólo el buen agarre de dos cuerpos de imán.



              Y cabalgar veloz por un jardín de orgasmos

              que me devuelvan ciego a esta realidad.

              Más nunca es comparable el buen sabor de un beso

              con este invierno denso llamado soledad.



              Tengo ganas salvajes de robarme unos labios

              carnosos en sus dudas, pegajosos de acción.

              Encontrar pasadizos donde habiten los besos.

              Tengo ganas de un beso.

              Tengo ganas de to'.



              Y tengo ganas locas de que me sientas dentro,

              de embadurnarme entero en tu viril olor,

              de ver una sonrisa mientras desde el silencio

              agradeces al mundo que detrás esté yo.



              Tengo ganas del polvo de estrellas de un buen polvo,

              de gemir mis victorias, de jugar al amor,

              de fistear sentimientos, de aclarar besos negros,

              inhalar fantasías, lavativa de miedos,

              de acunarme en un pecho, de batalla campal,

              de violar el presente y convertirlo en pasión.



              Y ganas de encontrarme solito en mi peligro.

              Seducir peligrososo tu sexo y tu control.

              Te advierto que esta vena salvaje que poseo

              esta, cada vez más, en peligro de extinción



              Y me muero de ganas

              de soltar en cascada mis húmedos deseos,

              de eyacular quejidos que te rocíen la piel,

              de nunca subir más por mis cuatro paredes,

              y que esta lluvia de deseos que enumero en mi verso

              sea lluvia dorada, e inunde esta prisión.



              Tengo ganas...

              "Tengo ganas". Javier Bravo (*).

              Comentario


              • #8
                Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

                Ahora no se si te llamas Eduardo o Matías,

                Will, Fernando o Manuel.

                Sólo se que el tiempo te puso entre mis sábanas.

                Confortable en tus brazos yo me dejé querer.



                Quise tanto que fueras mi testigo y castigo

                que la pasión travestida en ternura sin control

                se avalanzó hacia ti

                sin palabras dejándote,

                despojando mis ansias, también mi cinturón.

                Apareció esa fiera que escondida llevaba.

                Mi deseo brutal por fin te secuestró.



                En estas cuatro paredes donde siempre me alojo,

                donde ahora me ahogo,

                donde tú ya no estas;

                donde tu olor me hizo y hace compañía

                hay rastros de batalla, desechas las almohadas...

                Hay noches guerrilleras que hay que saber ganar.



                Tus saltos en mi cama me corren por la mente,

                sudor en las paredes, sábanas que son mar,

                la ropa por los suelos, bravíos boca a boca,

                los discos que se acaban y vuelven a empezar,

                jadeos como coplas, techno house insinuante,

                la música empapada de sudor y de alcohol,

                promiscuos ceniceros, agridulces mordiscos,

                los vicios que se apuntan a todo bombardeo,

                kamasutra de besos abrigando mi anhelo

                y absurdas posiciones que nunca imaginé.



                Y no sabré decirte si fueron cuatro horas

                porque el tiempo, en mi mente, muy pronto congeló.

                Pero ahora que descanso donde tu ya no estás

                se limpian los recuerdos, rememoro esta guerra.

                Y ya sin contrincante

                retozo donde guardo, receloso, tu olor.

                Veo mi alrededor: desorden con gustera.

                Y quiero poner orden.

                Puede que tal vez no.



                Galopar que no olvido, colchones del revés,

                condones ajetreados por este sin parar,

                un espejo empañado recobrando su brillo,

                salvajes pero tiernos, tus besos, no se van.

                Mi cara es un poema excitado y con rimas,

                tu rostro: una canción que guardo entre mis sábanas

                con buena melodía y con mejor sabor.

                Rendido a mis recuerdos me sonrío por dentro.

                Me da igual que te vayas.

                No te pienso olvidar.



                Me duermo en el desorden que me ha ordenado el día.

                Hay noches guerrilleras que mejor no tocar.





                "Salvaje pero tierno". Javier Bravo (*)


                (*) Javier Bravo es conocido entre el publico gay por su participación en películas para el sello Planta Rosa (Machofucker).

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

                  cuanta perversion junta!!!!!!!! estoy en mi salsa!!!!!!!! no lo puedo creer!!!!!!!!!!! jajaja

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

                    Que buena selección Anosh...
                    Nunca habíe leido nada del Marques de Sade...muy bueno!
                    Dejo aca...siguiendo con el "tema", algo del blog de Ariel Blanco que me hace reir mucho...una pluma (hetero) de blog.

                    Anal 100 % safe

                    Me decidí a escribir sobre el sexo anal, debido a tanto histeriquísmo y tanta vuelta que dan las mujeres para entregar el culo.
                    .
                    La edad promedio donde se entrega el culo es a los 20, 21 años. Por ahí anda.
                    De todas maneras, se empieza a disfrutar más adelante, tipo 25/26/27, porque ya dejás de encamarte con pendejos y buscás tipos con más experiencia y no pendejos con la pija hecha un volcán que solo quieren desbordar.
                    .
                    El culo no se rompe, ni tampoco duele.
                    Hacer un culo es un arte.
                    .
                    Yo entiendo, chicas, que cuando les quieran hacer el orto y lo intentan, duela que da calambre, pero eso pasa porque el mutante que tenés ahí en la cama está con la leche que le rebalsa de los ojos y quiere meter la pija adentro de un dedal.
                    .
                    Repito, hacer el culo es un arte.
                    El culo no se pregunta. Cuando preguntás, perdés.
                    Salvo que la mina sea RE copada, RE gaucha, y que le guste el minimal tecno.
                    Si esos 3 factores se dan, entonces podes PEDIRLE la cola, pero por lo general, no se pide, se encuentra.
                    .
                    Para que ella te de la cola, vos primero tenes que saber hacerla, sino, cagás lo que le llamamos en la jerga fiestística: “cadena de favores”.
                    .
                    Es decir, si vos te la culeás mal, esa mina no entrega más el culo. Entonces, si yo me la cojo, a mi jamás me va a entregar el anillo de cuero porque un pavo como vos la lastimó.
                    .
                    Más adelante voy a dar las instrucciones para hacer bien un culo. Desde ya que no soy el rey que SABE de culos, sino que, de tantos errores, ahora puedo culear y reir.
                    .
                    Primero hay que entrar en clima, hay que comerle la cazuela, y hacerte el boludo y andar tirando lengua como loco, así le rozás el ojo del cíclope (acá es donde ustedes se rien porque dije “ojo de cíclope” y piensan que soy un groso de los textos).
                    .
                    Una vez que esta mojadita, acabadita y todo, es muy jodido que se te ponga en forra. Ahora, si vos todavía ni la pajeaste, ni en pedo le pidas que te entregue la cola.
                    .
                    Instrucciones para hacer una cola:
                    .
                    1. Cojertela
                    2. Hacerla acabar 2 o 3 veces
                    3. Que te chupe la pija muy poquito, así se queda caliente y con ganas
                    4. Chuparle todo el fluj.
                    5. Sacate el chicle porque estás haciendo un quilombo terrible
                    6. Hacete el boludo y mandale lenguetazo al amaretti (solo para gente culta).
                    7. Si ves que cuando le mandaste lenguetazo ella aprieta los cachetes o se pone incomoda, frená todo y preguntale… : “Te jode?”
                    .
                    Ahí hay 2 opciones:
                    .
                    - Te jode?
                    - Sí, me jode
                    - Por?
                    - No me gusta
                    - Pero a mi si, está buenisimo
                    - Te dije que no flaco, a vos te gustaria que yo te chupe la cola?, es un asco
                    - Ojalá me chupases la cola!
                    - Sos lo peor Ariel!
                    - Tomate el 2, mogólica.
                    .
                    En ese caso, la mina se va y vos te quedaste al palo, y si tomaste viagra te gastaste $50 al pedo.
                    .
                    Entonces, que se yo, invitala un par de tragos antes y retomemos la charla…
                    .
                    - te jode?
                    - Jajaja, noo… me da rosquillitas papeee
                    - No me digas “papeee” que me pones re loco guacha, dejame comerme esa colaaaa
                    - Ay…me da cosquillas!
                    - Pero te gusta?
                    - Si, que se yo
                    .
                    Ok, ahí ya tenés una positiva, al 90% de las minas le gusta que el chupen la cola, entonces ahí podemos continuar con las instrucciones.
                    .
                    8. Ella está con el culo para arriba, y si te dormís 1 segundo, se va a sentar y esperar que le hagas la “misionera” normalmente, por lo tanto, cada segundo que ella tenga el “totó” para arriba es VITAL.
                    9. Con la punta de la lengua redondeale el agujero
                    10. Mete la puntita de la lengua, pero siempre con la manito pajeandole el clítoris, porque las dudas que el orto no le exite 100%.
                    11. Mientras la pajeas cada vez mas fuerte y ella gime como un chancho que lo están quemando con un pucho, empeza a meterle la lenguita
                    12. Ella se va a sentir incomoda, los primeros 2 minutos, después solita te va a empujar con el orto para que la lengua entre más y más.
                    13. Ahí agarrá la caja de Prime y fijate que viene con un “juguito” que siempre pensaste que era un sobre anti humedad, abrilo y masajeale el ano con ese lubricante.
                    14. En caso de no venir con lubricante, hacete una paja pero ni en pedo uses W40.
                    15. Empeza a meterle un dedito, la punta del dedo
                    16. Si entra la punta, entra el dedo
                    17. Si entra un dedo, a los 3 mins entra el otro
                    18. Y si entran los 2 dedos, te entra la pija, más gruesa que 2 dedos SABEMOS que no la tenés. Si querés decirle a las minas que te mide 22×6 deciselo, pero TODOS SABEMOS que no te mide eso ni que te la midas con una regla desde los huevos
                    19. metele despacito la cabeza de tortuga en la cola
                    20. Decile guarangadas, a ellas les gusta la situación y el morbo de “la violación”
                    21. Penetrala muy despacito, y cada vez más profundo.
                    22. Ella va a sentir que se caga, que si te lo pones a pensar es raro, pero les empieza a gustar
                    23. No olvides seguir pajeandola
                    24. La musica de fondo tiene que ser algo muy relajante, olvidate de Megadeth o de System of the down
                    25. Acabale adentro, no pienses que después de eso la mina te va a regalar un pete porque realmente sos un hijodeputa.
                    .
                    Cuando la sacás, tenes que ser muy cuidadoso.
                    La podés sacar con un carozo en la punta (más conocido como CABSHA EN LA PUNTA), o la podes sacar limpia como si la hubieses metido en una botella de agua SER.
                    .
                    Acá está el tema de “no cagar” al proximo flaco que se la culee, si la sacás con premio, que ella no lo sepa, sino se va a morir de vergüenza.
                    Si la sacás limpia, al toque mostrasela así se queda tranquilo.
                    Si hay olor a mierda, y bueno… que esperás?, que del culo le salga un GLADE enchufe?.
                    .
                    Por último, de gauchada, fijate que los labios del orto le hayan quedado parejitos, porque después de coger es como que le quedan los caramelitos desordenados, así que si sos copado, ordenale un poco la planchuela de ravioles que le quedó desprolija.
                    .
                    Pd: A todas aquellas que les hice mal el culo
                    Pd2: A todas aquellas que les hice bien el culo
                    Pd3: A las que me van a hablar por MSN para que les haga el culo (bendito sea el fotolog!)
                    Pd4: A las fanáticas del culo
                    Pd5: A los culos sin hemorroides
                    Pd6: A las mujeres.

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

                      Originalmente publicado por ciuta Ver Mensaje
                      Que buena selección Anosh...
                      Nunca habíe leido nada del Marques de Sade...muy bueno!
                      Dejo aca...siguiendo con el "tema", algo del blog de Ariel Blanco que me hace reir mucho...una pluma (hetero) de blog.

                      Anal 100 % safe

                      Me decidí a escribir sobre el sexo anal, debido a tanto histeriquísmo y tanta vuelta que dan las mujeres para entregar el culo.
                      .
                      La edad promedio donde se entrega el culo es a los 20, 21 años. Por ahí anda.
                      De todas maneras, se empieza a disfrutar más adelante, tipo 25/26/27, porque ya dejás de encamarte con pendejos y buscás tipos con más experiencia y no pendejos con la pija hecha un volcán que solo quieren desbordar.
                      .
                      El culo no se rompe, ni tampoco duele.
                      Hacer un culo es un arte.
                      .
                      Yo entiendo, chicas, que cuando les quieran hacer el orto y lo intentan, duela que da calambre, pero eso pasa porque el mutante que tenés ahí en la cama está con la leche que le rebalsa de los ojos y quiere meter la pija adentro de un dedal.
                      .
                      Repito, hacer el culo es un arte.
                      El culo no se pregunta. Cuando preguntás, perdés.
                      Salvo que la mina sea RE copada, RE gaucha, y que le guste el minimal tecno.
                      Si esos 3 factores se dan, entonces podes PEDIRLE la cola, pero por lo general, no se pide, se encuentra.
                      .
                      Para que ella te de la cola, vos primero tenes que saber hacerla, sino, cagás lo que le llamamos en la jerga fiestística: “cadena de favores”.
                      .
                      Es decir, si vos te la culeás mal, esa mina no entrega más el culo. Entonces, si yo me la cojo, a mi jamás me va a entregar el anillo de cuero porque un pavo como vos la lastimó.
                      .
                      Más adelante voy a dar las instrucciones para hacer bien un culo. Desde ya que no soy el rey que SABE de culos, sino que, de tantos errores, ahora puedo culear y reir.
                      .
                      Primero hay que entrar en clima, hay que comerle la cazuela, y hacerte el boludo y andar tirando lengua como loco, así le rozás el ojo del cíclope (acá es donde ustedes se rien porque dije “ojo de cíclope” y piensan que soy un groso de los textos).
                      .
                      Una vez que esta mojadita, acabadita y todo, es muy jodido que se te ponga en forra. Ahora, si vos todavía ni la pajeaste, ni en pedo le pidas que te entregue la cola.
                      .
                      Instrucciones para hacer una cola:
                      .
                      1. Cojertela
                      2. Hacerla acabar 2 o 3 veces
                      3. Que te chupe la pija muy poquito, así se queda caliente y con ganas
                      4. Chuparle todo el fluj.
                      5. Sacate el chicle porque estás haciendo un quilombo terrible
                      6. Hacete el boludo y mandale lenguetazo al amaretti (solo para gente culta).
                      7. Si ves que cuando le mandaste lenguetazo ella aprieta los cachetes o se pone incomoda, frená todo y preguntale… : “Te jode?”
                      .
                      Ahí hay 2 opciones:
                      .
                      - Te jode?
                      - Sí, me jode
                      - Por?
                      - No me gusta
                      - Pero a mi si, está buenisimo
                      - Te dije que no flaco, a vos te gustaria que yo te chupe la cola?, es un asco
                      - Ojalá me chupases la cola!
                      - Sos lo peor Ariel!
                      - Tomate el 2, mogólica.
                      .
                      En ese caso, la mina se va y vos te quedaste al palo, y si tomaste viagra te gastaste $50 al pedo.
                      .
                      Entonces, que se yo, invitala un par de tragos antes y retomemos la charla…
                      .
                      - te jode?
                      - Jajaja, noo… me da rosquillitas papeee
                      - No me digas “papeee” que me pones re loco guacha, dejame comerme esa colaaaa
                      - Ay…me da cosquillas!
                      - Pero te gusta?
                      - Si, que se yo
                      .
                      Ok, ahí ya tenés una positiva, al 90% de las minas le gusta que el chupen la cola, entonces ahí podemos continuar con las instrucciones.
                      .
                      8. Ella está con el culo para arriba, y si te dormís 1 segundo, se va a sentar y esperar que le hagas la “misionera” normalmente, por lo tanto, cada segundo que ella tenga el “totó” para arriba es VITAL.
                      9. Con la punta de la lengua redondeale el agujero
                      10. Mete la puntita de la lengua, pero siempre con la manito pajeandole el clítoris, porque las dudas que el orto no le exite 100%.
                      11. Mientras la pajeas cada vez mas fuerte y ella gime como un chancho que lo están quemando con un pucho, empeza a meterle la lenguita
                      12. Ella se va a sentir incomoda, los primeros 2 minutos, después solita te va a empujar con el orto para que la lengua entre más y más.
                      13. Ahí agarrá la caja de Prime y fijate que viene con un “juguito” que siempre pensaste que era un sobre anti humedad, abrilo y masajeale el ano con ese lubricante.
                      14. En caso de no venir con lubricante, hacete una paja pero ni en pedo uses W40.
                      15. Empeza a meterle un dedito, la punta del dedo
                      16. Si entra la punta, entra el dedo
                      17. Si entra un dedo, a los 3 mins entra el otro
                      18. Y si entran los 2 dedos, te entra la pija, más gruesa que 2 dedos SABEMOS que no la tenés. Si querés decirle a las minas que te mide 22×6 deciselo, pero TODOS SABEMOS que no te mide eso ni que te la midas con una regla desde los huevos
                      19. metele despacito la cabeza de tortuga en la cola
                      20. Decile guarangadas, a ellas les gusta la situación y el morbo de “la violación”
                      21. Penetrala muy despacito, y cada vez más profundo.
                      22. Ella va a sentir que se caga, que si te lo pones a pensar es raro, pero les empieza a gustar
                      23. No olvides seguir pajeandola
                      24. La musica de fondo tiene que ser algo muy relajante, olvidate de Megadeth o de System of the down
                      25. Acabale adentro, no pienses que después de eso la mina te va a regalar un pete porque realmente sos un hijodeputa.
                      .
                      Cuando la sacás, tenes que ser muy cuidadoso.
                      La podés sacar con un carozo en la punta (más conocido como CABSHA EN LA PUNTA), o la podes sacar limpia como si la hubieses metido en una botella de agua SER.
                      .
                      Acá está el tema de “no cagar” al proximo flaco que se la culee, si la sacás con premio, que ella no lo sepa, sino se va a morir de vergüenza.
                      Si la sacás limpia, al toque mostrasela así se queda tranquilo.
                      Si hay olor a mierda, y bueno… que esperás?, que del culo le salga un GLADE enchufe?.
                      .
                      Por último, de gauchada, fijate que los labios del orto le hayan quedado parejitos, porque después de coger es como que le quedan los caramelitos desordenados, así que si sos copado, ordenale un poco la planchuela de ravioles que le quedó desprolija.
                      .
                      Pd: A todas aquellas que les hice mal el culo
                      Pd2: A todas aquellas que les hice bien el culo
                      Pd3: A las que me van a hablar por MSN para que les haga el culo (bendito sea el fotolog!)
                      Pd4: A las fanáticas del culo
                      Pd5: A los culos sin hemorroides
                      Pd6: A las mujeres.
                      jajajajaj Moooy bueno!!!!... a mi, despues de un año y medio de relacion, mi novio me sigue haciendo doler el ojeteee... no sabe coger??...

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

                        Despertamos al día siguiente como a eso de las 7:30, Angie me
                        dijo que se tenía que ir de regreso a su hotel y reunirse con las otras 2 putas
                        con las que venía. Tomó un baño y se visitó, luego me besó suavemente antes de
                        salir. Yo me quedé tirado sobre la cama, desnudo y cansado, pero satisfecho.
                        También me duché y luego salí hacia el chalet de Ángel.



                        Bueno, usted es mi regalo de cumpleaños, así que de ahora
                        en adelante solo se pude mantener conmigo… ¿entendido? – me regañó Héctor.

                        Entendido… – le respondí.





                        Pasé los siguientes 3 días como el perrito faldero del
                        muchacho, y me dejaba hacer de el lo que se le diera la gana. Le encantaba estar
                        metido dentro de mi, cogerme a cada rato, ¡ah, el vigor sexual de un
                        adolescente! Y cuando me lograba escapar, era Ángel el que me metía unas ricas
                        enculadas. Incluso, llegaron a cogerme entre los 2, ese niño estaba dispuesto a
                        aprender de todo.





                        Héctor aprendió rápidamente a mamármela, y le gustó mucho
                        probar semen por primera vez, le encantó y pronto se aficionó a recibir mis
                        descargas dentro de su boca abierta, les dije que ese niño prometía. También
                        quería perder su virginidad anal, para lo cual yo pasaba largos ratos
                        masajeándole el ano con los dedos, llegando a introducirle hasta 3, no con
                        cierta dificultad. Pero no lograba penetrarlo, le dolía mucho y aun le faltaba
                        algo más de trabajo para que su hoyito pudiera alojar mi tremendo garrote.





                        Su tío solo se reía cuando lo miraba desnudo, boca abajo
                        sobre mi regazo, con la carita enrojecida por recibir tanto placer, mientras mis
                        dedos entraban y salían de en medio de sus redondas y suaves nalgas. A veces nos
                        sorprendía haciéndonos un 69, el encima y yo debajo. Mientras me chupaba la
                        verga, yo se la mamaba a el y hurgaba con los dedos dentro de su culito, casi
                        siempre terminaba así, lo que hacía presagiar que se trataba de un pasivo.





                        Pero con algo de constancia, conseguí darle gusto y
                        sodomizarlo. Fue justo el último día de su estancia en el Petén, el quería hacer
                        de su despedida algo memorable.



                        Arturo, quiero que haga algo para mi. – me dijo.

                        ¿Qué cosa?

                        Con esa tanga roja que trae, quiero que se la ponga y nos
                        modele como hace un físico culturista.

                        ¡Siiiiiii! – gritó Ángel excitado.

                        Pues, a petición del público…





                        Corrí hacia el baño y me puse la tanga, una pequeñísima
                        prenda que me marcaba muy bien el paquete y cuya tira trasera, se me metía en lo
                        profundo de las nalgas. Así, salí con ninguna otra prenda, ante los ojos
                        brillantes y excitados de mis espectadores.



                        ¿Les gusta? – les pregunté mientras asumía poses de
                        bodybuilder, tratando de hacerlas lo más eróticas posibles.

                        ¡Me encanta! ¡Usted está bien bueno! – dijo Héctor.

                        ¡Y pensar que me lo he cogido miles de veces, je, je, je,
                        je! – agregó Ángel.

                        Tiene unas nalgas soberbias.

                        Gracias… vos también estás buenísimo…

                        Bueno, bueno, que siga. – protestó el tío.





                        Héctor se sentó en un sillón aparte, sacándose la verga por
                        la bragueta del pantalón y poniéndose a masturbarse, Ángel me veía de frente,
                        visiblemente excitado. Comencé a modelar, sacando los músculos como me enseñaron
                        los entrenadores del gimnasio al que voy, girando poco a poco sobre mi eje para
                        que pudieran verme por completo. Contraía los bíceps, los abdominales, los
                        trapecios y los glúteos, el punto de mayor atención. Mi musculatura estaba
                        soberbia, perfectamente bien marcada, y mi público ya estaba respirando
                        aceleradamente.



                        Arturo, sos una cosita bien rica, – dijo Ángel, que también
                        tenía ya la verga parada y entre sus manos – ponete en cuatro y modelanos como
                        una perra.






                        Comencé a avanzar a gatas como un perro, bamboleando las
                        caderas para mostrar mi redondo, abultado y peludo trasero de la forma más
                        sensual que podía. Me encantó verles las caras, la expresión que tenían en ellas
                        al ver como mis 18 cm de verga se meneaban, duros y verticales pues estaba muy
                        excitado.





                        Movían la cabeza y la acomodaban para poder verme los huevos,
                        que colgaban como 2 peltas pequeñas debajo de la selva que se formaba entre mis
                        carnosos glúteos. Al frente, mi enhiesta y amenazante paloma me empezaba a pedir
                        batalla.



                        ¡¡PUTA MADRE!! – exclamó el muchacho fuera de si – Arturo,
                        venga aquí y chúpemela…





                        Inmediatamente acaté la orden, la verdad es que yo también
                        quería comerme a ese muchachito entero. Me coloqué entre sus piernas y con
                        ternura me puse a besarle la punta del glande. Me tragué entero aquel pene, que
                        me sabía a miel y a agua de azúcar. Hábilmente me la tragué entera hasta la
                        gargantas, llegando a lamerle los huevos mientras le acariciaba la raya del
                        culo, de ese culo virgen que quería para mi.



                        ¡¡¡Si!!! ¡¡¡Si!!! ¡¡¡Si!!!… ¡¡¡¡AAAAAAAHHHHHH!!!! – gimió y
                        gritó Héctor, inundando mi boca y garganta con su ardiente jugo – Gracias…
                        gracias Arturo… ha, ha, ha… eso… ha, ha, ha, ha, ha… eso… eso fue delicioso…
                        ahora quiero que me la meta…

                        ¿Estás seguro Héctor? Ya probamos y te dolió…

                        no quiero regresar a El Salvador siendo virgen de ninguna
                        parte.

                        Pero Héctor, ya viste como la tiene de grande Arturo,
                        ¿estás seguro de verdad?

                        Si tío, completamente seguro, la quiero adentro. – la
                        resolución de ese muchacho no dejaba lugar a dudas o peros, así que me preparé
                        para hacerlo.





                        Como un relámpago se despojó de su ropa, poniéndose en 4 en
                        el suelo y parando el culito como me veía a mi hacerlo para su tío. Miren,
                        créanme, si antes estaba caliente por ser visto como un pedazo de carne, ahora
                        era peor, la imagen de ese hermoso niño, lampiño, de piel rosa y tersa, cara de
                        nena y ojos de cielo, me elevaba a dimensiones nunca antes vistas.





                        Me volteó a ver sonriente, divertido por mi cara de idiota.
                        Así que no había razón para seguir alargando la cosa, me tiré al suelo y me
                        arrodillé detrás de el, metí la cara entre sus nalgotas con la lengua al frente
                        y me dediqué a conciencia a chuparle su delicado anillo anal. Perdí de vista a
                        Ángel por un momento, pero cuando volvió, llevaba un frasco de vaselina y estaba
                        desnudo también. Pero en vez de clavarme el culo como pesé (y deseaba) se puso
                        frente a sus sobrino con la verga tiesa apuntándole.



                        Héctor, ¿qué te parece si le das una mamada a su tiito?

                        ¡¿Pero sos mi tío?!… ¡¡SIIIII, TE LA QUIERO AMAMAR!!
                        ¡¡¡QUIERO SABER LO QUE SE SIENTE SER UNA PERRA PARA DOS MACHOS!!! – ¡qué bueno
                        que se hizo del rogar ese patojo!





                        Abrió la boca y dejó tranquilamente pasar como Juan por su
                        casa, esa verga consanguínea de el. Los 17 cm del tío penetraron hasta su úvula,
                        lo que le provocó arcadas, pero una vez controlada esa pequeña situación, el
                        niño se dedicó a mamar como una auténtica loca, mientras yo no dejaba de
                        chuparle el culo.





                        Pronto, vi que su pene se había recuperado y pedía pelea, así
                        que lo incluí, junto a sus huevos, en mi faena. Le daba largas y lentas lamidas
                        desde los huevos hasta la punta de su colita, pasando por todo lo largo de su
                        raya y haciendo especial en el esfínter anal. Vi que cada vez este se volvía un
                        poco más flexible y elástico, así que decidí meterle un dedo. Entró fácil, así
                        que metí otro, y luego otro. Y viendo que mi joven amante, lejos de incomodarse
                        se ponía a gemir de placer, me atreví con un cuarto. Este entró con un poco más
                        de dificultad, y el se quedó quieto un momento, sintiéndolo y acostumbrándose,
                        pero una vez aclimatado, empezó a empujar suavemente hacia atrás.



                        Ángel, mirá, ¡4 dedos y todavía quiere más!

                        ¡Partilo a la mitad Arturo! – estaba a punto de ponerme un
                        condón, cuando el niño me interrumpió.

                        ¡No, sin condón!

                        Pero así es seguro…

                        Yo confío en usted…

                        Pero de todas maneras así…

                        …le juro que jamás me dejaré coger sin un condón, pero
                        quiero que mi primera vez sea sin el, que sea piel con piel. – consulté con la
                        mirada a su tío, que asintió sin decir nada.





                        Pues bien, dejé el condón a un lado y me preparé para entrar.
                        Lo tomé de las axilas y lo tendí en el suelo boca arriba, abriéndome el solo las
                        piernas, invitándome a entrar. Se le notaba el nerviosismo en la cara, así como
                        las ansias y las ganas que tenía de ser empalado. Su respiración agitada y su
                        corazón latiendo frenéticamente me decían "¡apurate!". Y pensar que antes de
                        llegar al Petén no era más que un muchacho que buscaba definir sus inclinaciones
                        sexuales, y ahora ya se estaba convirtiendo en una puta.





                        Coloqué una buena cantidad de vaselina en su interior, y
                        luego la cabeza de mi verga pelada, que despacio comencé a empujar y a
                        presionar, hasta que le entró el glande. Me quedé quieto un momento, en lo que
                        Héctor se acostumbraba a tener ese invasor adentro. Poco a poco fui sacándoselo,
                        para volverlo a meter, y así me lo cogía, entrando un poco más profundo a cada
                        empujón.





                        Héctor tenía los ojos cerrados y el ceño fruncido, no
                        importaba qué tan delicado fuera, al ser esa su primera vez era inevitable que
                        sintiera molestias, más aun con un pene como el mío (modestia aparte). Para
                        cuando sintió, ya había llegado yo hasta el fondo, topándole los huevos a sus
                        nalgas.



                        Ya está Héctor… ¡la tenés hasta el fondo! – el muchacho
                        abrió los ojos y volteó a ver, su tío le daba palmaditas en el hombro y lo
                        felicitaba.

                        ¡Así se hace Héctor, así se hace!

                        Patojo, vos me dirás cuando te sintás bien y pueda empezar
                        a moverme…

                        Quiero que me parta a la mitad… – dijo en voz baja y con
                        los ojos cerrados.

                        Dale suave… luego vemos… – me dijo al oído Ángel.





                        Comencé con suaves y pausados movimientos de embolo, en donde
                        le sacaba hasta la mitad la verga, aprovechando para untarla con más vaselina,
                        para luego metérsela despacio. Pronto empecé a sentir como su esfínter daba de
                        si, cuando al principio apretaba con fuerza el cuello de mi mástil. Si,
                        definitivamente el culito de Héctor era un amante de las vergas… como el mío.





                        Mientras tanto el tío le volvió a dar la paloma en la boca al
                        sobrino, que la tragaba goloso, gimiendo quedamente, sintiéndome invadirlo muy
                        adentro. Los minutos pasaban largos y haraganes, y cada vez mi pene entraba con
                        mayor comodidad, y su ano se mostraba más suelto y relajado. Y su tremenda cara
                        de placer, reflejada en la brillantez que con su saliva le daba al pene de su
                        tío, me decía que podía irme con mayor ímpetu.



                        Héctor, tu culito está dando mucho de si, ¿cómo te sentís?

                        Eneljielo… – me contestó con la boca llena.

                        ¿Te animás a un poco de mayor rudeza?

                        Mmmmm… – dijo dibujando una sonrisa; su tío me dio el
                        permiso con una mirada y me preparé para embestirlo.

                        Nene, jalate la verga junto con los huevos, para que mis
                        caderas no los golpeen. – le dije.





                        Héctor me hizo casi, se agarró los huevos y la verga y cerró
                        fuerte los ojos cuando le di el primer embate fuerte. Con firmeza le sacaba la
                        verga hasta ¾ partes de mi longitud, y se la volvía a meter hasta el fondo con
                        idéntica firmeza. Así, Héctor estaba sintiendo la primera barrenada de su vida
                        en mis manos.





                        El apenas mostró dolor al principio, pero la lubricación
                        rápidamente lo convirtió en placer, me admiraba de la manera con que asimilaba
                        las estocadas y su ano abrazaba y envolvía mi garrote. Me fui animando a usar
                        cada vez más fuerza, a medida que lo oía gimiendo de placer, pronto mis caderas
                        se movían frenéticamente, golpeando con fuerza la casi preadolescente ingle,
                        abierta a mas no poder.





                        Por su parte, Ángel, arrodillado frente a la cabeza de su
                        sobrino, le daba en la boca toda la longitud de su tranca, dándole un rica
                        cogida oral, su primera cogida oral. Y por su posición podía adelantarse y darle
                        ya los huevos o el culo, para que la fina y vivaz lengua del muchachito le diera
                        placer. Yo no me pude resistir, me agaché y empezó a darle lengüetazos al pene
                        del adinerado salvadoreño.



                        ¡¡¡¡DURO!!!! ¡¡¡¡DURO!!!! ¡¡¡¡DURO!!!!… ¡¡¡¡PÁRTANME EN
                        DOOOOOOOSSSSSS!!!! – gritaba fuera de si Héctor.





                        Los 2 nos unimos en la chupada de la verga de Ángel,
                        tratábamos de rozar y acariciarnos las lenguas mientras chupábamos
                        simultáneamente esa talega amada, el por debajo y yo por arriba. El se acercó
                        más aun, colocándose sobre la cara del niño para que le chupara testículos y
                        ano, dejándome a mi el placer de trabajar su falo. Poco después me agarró del
                        pelo, moviéndome para que lo chupara más a profundidad.





                        Ángel se levantó y se colocó detrás de mi, levanto las
                        piernas de su esposa y colocó su pene en posición. Yo ya sabía lo que venía y lo
                        deseaba con pasión. Sin condón, me penetró con fuerza, y yo apreté los dientes y
                        le entregué mis entrañas como siempre lo hacía.



                        ¡¡¡¡AAAAHHHH!!!! ¡¡¡¡AAAAHHHH!!!! ¡¡¡¡AAAAHHHH!!!!
                        ¡¡¡¡AAAAHHHH!!!!

                        ¡¡¡ASÍ ES COMO TE GUSTA, PERROOOO!!!… ¡¡¡¡GOZALOOO!!!!
                        ¡¡¡¡GOZALOOO!!!!

                        ¡¡¡¡AAHH!!!! ¡¡¡¡AAHH!!!! ¡¡¡¡AAHH!!!! ¡¡¡¡AAHH!!!!
                        ¡¡¡¡AAHH!!!! – gritaba yo.

                        ¡¡¡¡OOOOUUUUGGGGGHHHH!!!!… ¡¡¡¡MÁTEME!!!! ¡¡¡¡MÁTEME
                        ARTURO!!!! ¡¡¡¡AAGGHH!!!! ¡¡¡¡ PÁRTAME EN DOOOOOOSSSS!!!! – gritaba Héctor.





                        El tío me cogió como un loco mientras yo hacía otro tanto con
                        el sobrino. En cierto momento, me levanté del suelo, sin dejar que ángel me la
                        sacra.



                        ¿Qué vas a hacer? – me preguntó, le respondí con un
                        sonrisa.





                        Le tendí la mano al muchachito y lo ayudé a ponerse de pié,
                        luego lo coloqué de espaldas a mi y lo volví a penetrar, le di con todo tal y
                        como me lo pidió (y cada vez me pedía más duro y fuerte). Pero entonces pasé mis
                        brazos bajo los suyos y lo abracé por el vientre, así lo levanté en vilo y me lo
                        seguí chimando en el aire, mientras ángel, loco de la calentura que esto le
                        provocó, me empezó a dar mucho más duro, llegando la cosa a tal grado que yo ya
                        casi no tenías que hacer mucho esfuerzo por apalear con fuerza al adolescente,
                        la potencia de los macanazos del tío contra mi ano bastaban.





                        Estuvimos dándole duro por más de 40 minutos. Al final,
                        terminamos eyaculando sobre la cara de Héctor, que mantenía la boca abierta,
                        arrodillado, tratando atrapar tanto semen como pudiera. Su carita de Ángel quedó
                        completamente cubierta y embarrada de la blanca esperma de su puto y regalo de
                        cumpleaños, y de su propio tío, prácticamente lo bañamos.





                        Nos dormimos los 3 desnudos en la misma cama, Héctor estaba
                        en medio de los 2 y soñaba como un ángel. Al día siguiente regresaron a El
                        Salvador, dejándome solo en Petén. Me trasladé a un hotel y participé en una
                        gran orgía a la noche siguiente, en la cual se suponía que cogería con la amiga
                        de Angie, Teresa, pero, por problemas con un cliente, no pudo asistir. Así que
                        me conformé con pasarle encima a Angie y a su amiga Sophie frente a un nutrido
                        público… pero esa es otra historia.

                        "Perro de alquiler". Garganta de Cuero.

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: &quot;El culo roto...&quot;.

                          Originalmente publicado por ciuta Ver Mensaje
                          Que buena selección Anosh...
                          Nunca habíe leido nada del Marques de Sade...muy bueno!
                          Dejo aca...siguiendo con el "tema", algo del blog de Ariel Blanco que me hace reir mucho...una pluma (hetero) de blog.

                          Anal 100 % safe

                          Me decidí a escribir sobre el sexo anal, debido a tanto histeriquísmo y tanta vuelta que dan las mujeres para entregar el culo.
                          .
                          La edad promedio donde se entrega el culo es a los 20, 21 años. Por ahí anda.
                          De todas maneras, se empieza a disfrutar más adelante, tipo 25/26/27, porque ya dejás de encamarte con pendejos y buscás tipos con más experiencia y no pendejos con la pija hecha un volcán que solo quieren desbordar.
                          .
                          El culo no se rompe, ni tampoco duele.
                          Hacer un culo es un arte.
                          .
                          Yo entiendo, chicas, que cuando les quieran hacer el orto y lo intentan, duela que da calambre, pero eso pasa porque el mutante que tenés ahí en la cama está con la leche que le rebalsa de los ojos y quiere meter la pija adentro de un dedal.
                          .
                          Repito, hacer el culo es un arte.
                          El culo no se pregunta. Cuando preguntás, perdés.
                          Salvo que la mina sea RE copada, RE gaucha, y que le guste el minimal tecno.
                          Si esos 3 factores se dan, entonces podes PEDIRLE la cola, pero por lo general, no se pide, se encuentra.
                          .
                          Para que ella te de la cola, vos primero tenes que saber hacerla, sino, cagás lo que le llamamos en la jerga fiestística: “cadena de favores”.
                          .
                          Es decir, si vos te la culeás mal, esa mina no entrega más el culo. Entonces, si yo me la cojo, a mi jamás me va a entregar el anillo de cuero porque un pavo como vos la lastimó.
                          .
                          Más adelante voy a dar las instrucciones para hacer bien un culo. Desde ya que no soy el rey que SABE de culos, sino que, de tantos errores, ahora puedo culear y reir.
                          .
                          Primero hay que entrar en clima, hay que comerle la cazuela, y hacerte el boludo y andar tirando lengua como loco, así le rozás el ojo del cíclope (acá es donde ustedes se rien porque dije “ojo de cíclope” y piensan que soy un groso de los textos).
                          .
                          Una vez que esta mojadita, acabadita y todo, es muy jodido que se te ponga en forra. Ahora, si vos todavía ni la pajeaste, ni en pedo le pidas que te entregue la cola.
                          .
                          Instrucciones para hacer una cola:
                          .
                          1. Cojertela
                          2. Hacerla acabar 2 o 3 veces
                          3. Que te chupe la pija muy poquito, así se queda caliente y con ganas
                          4. Chuparle todo el fluj.
                          5. Sacate el chicle porque estás haciendo un quilombo terrible
                          6. Hacete el boludo y mandale lenguetazo al amaretti (solo para gente culta).
                          7. Si ves que cuando le mandaste lenguetazo ella aprieta los cachetes o se pone incomoda, frená todo y preguntale… : “Te jode?”
                          .
                          Ahí hay 2 opciones:
                          .
                          - Te jode?
                          - Sí, me jode
                          - Por?
                          - No me gusta
                          - Pero a mi si, está buenisimo
                          - Te dije que no flaco, a vos te gustaria que yo te chupe la cola?, es un asco
                          - Ojalá me chupases la cola!
                          - Sos lo peor Ariel!
                          - Tomate el 2, mogólica.
                          .
                          En ese caso, la mina se va y vos te quedaste al palo, y si tomaste viagra te gastaste $50 al pedo.
                          .
                          Entonces, que se yo, invitala un par de tragos antes y retomemos la charla…
                          .
                          - te jode?
                          - Jajaja, noo… me da rosquillitas papeee
                          - No me digas “papeee” que me pones re loco guacha, dejame comerme esa colaaaa
                          - Ay…me da cosquillas!
                          - Pero te gusta?
                          - Si, que se yo
                          .
                          Ok, ahí ya tenés una positiva, al 90% de las minas le gusta que el chupen la cola, entonces ahí podemos continuar con las instrucciones.
                          .
                          8. Ella está con el culo para arriba, y si te dormís 1 segundo, se va a sentar y esperar que le hagas la “misionera” normalmente, por lo tanto, cada segundo que ella tenga el “totó” para arriba es VITAL.
                          9. Con la punta de la lengua redondeale el agujero
                          10. Mete la puntita de la lengua, pero siempre con la manito pajeandole el clítoris, porque las dudas que el orto no le exite 100%.
                          11. Mientras la pajeas cada vez mas fuerte y ella gime como un chancho que lo están quemando con un pucho, empeza a meterle la lenguita
                          12. Ella se va a sentir incomoda, los primeros 2 minutos, después solita te va a empujar con el orto para que la lengua entre más y más.
                          13. Ahí agarrá la caja de Prime y fijate que viene con un “juguito” que siempre pensaste que era un sobre anti humedad, abrilo y masajeale el ano con ese lubricante.
                          14. En caso de no venir con lubricante, hacete una paja pero ni en pedo uses W40.
                          15. Empeza a meterle un dedito, la punta del dedo
                          16. Si entra la punta, entra el dedo
                          17. Si entra un dedo, a los 3 mins entra el otro
                          18. Y si entran los 2 dedos, te entra la pija, más gruesa que 2 dedos SABEMOS que no la tenés. Si querés decirle a las minas que te mide 22×6 deciselo, pero TODOS SABEMOS que no te mide eso ni que te la midas con una regla desde los huevos
                          19. metele despacito la cabeza de tortuga en la cola
                          20. Decile guarangadas, a ellas les gusta la situación y el morbo de “la violación”
                          21. Penetrala muy despacito, y cada vez más profundo.
                          22. Ella va a sentir que se caga, que si te lo pones a pensar es raro, pero les empieza a gustar
                          23. No olvides seguir pajeandola
                          24. La musica de fondo tiene que ser algo muy relajante, olvidate de Megadeth o de System of the down
                          25. Acabale adentro, no pienses que después de eso la mina te va a regalar un pete porque realmente sos un hijodeputa.
                          .
                          Cuando la sacás, tenes que ser muy cuidadoso.
                          La podés sacar con un carozo en la punta (más conocido como CABSHA EN LA PUNTA), o la podes sacar limpia como si la hubieses metido en una botella de agua SER.
                          .
                          Acá está el tema de “no cagar” al proximo flaco que se la culee, si la sacás con premio, que ella no lo sepa, sino se va a morir de vergüenza.
                          Si la sacás limpia, al toque mostrasela así se queda tranquilo.
                          Si hay olor a mierda, y bueno… que esperás?, que del culo le salga un GLADE enchufe?.
                          .
                          Por último, de gauchada, fijate que los labios del orto le hayan quedado parejitos, porque después de coger es como que le quedan los caramelitos desordenados, así que si sos copado, ordenale un poco la planchuela de ravioles que le quedó desprolija.
                          .
                          Pd: A todas aquellas que les hice mal el culo
                          Pd2: A todas aquellas que les hice bien el culo
                          Pd3: A las que me van a hablar por MSN para que les haga el culo (bendito sea el fotolog!)
                          Pd4: A las fanáticas del culo
                          Pd5: A los culos sin hemorroides
                          Pd6: A las mujeres.
                          Cuanto talento... Pero cuanto talento... Estoy emocionado.

                          Comentario

                          Trabajando...
                          X