Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

XP en Nagasaki

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • XP en Nagasaki

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Pasé por el spa el lunes pasado a eso de las 7. Buscaba algo, pero, era un día de esos en los que los tipos con los que uno quiere algo no te dan bola, y los que te hacen un ofrecimiento, uno los termina rechazando por alguna razón. Termine estando con un pibe de más o menos mi edad, pero más que nada por no sentir que pague al pedo la entrada, la verdad, olvidable. No era su culpa, se puede decir que estuvo bien pero no había onda. :dft006:

    Se hacían las 9, pensaba irme porque ya estaba medio cansado de dar vueltas y había muy poca gente. Pasé por última vez por el segundo subsuelo, y al fondo, al lado de la jaula, habían sentadas dos personas pero sin hacer nada, me quede parado contra la pared, para pispear un poco a ver cómo eran, pero a pesar de que estaba cerca, por la oscuridad no los veía bien. Me acerco entonces un poco más, los dos andaban por los veintitantos, lindos, uno pelo negro y el otro castaño con algo de barbita. Tenía que elegir a cual avanzaba y encare para el lado del segundo. La típica, con un poco de cagazo, le toco la pierna, como tanteando a ver qué onda. Como no se movía seguí hasta el bulto. Le abrí la toalla y entre a chuparle la chota. Al ratito, el otro que estaba sentado al lado empieza a lamerle la tetilla derecha, había otras dos personas mirando, y una de de estas se acerca por el otro lado que estaba libre para chuponarle la otra tetilla. No se podía quejar, estábamos los tres bien predispuestos para atenderlo (que suerte que tienen estos carilindos), pero había algo que era raro, se notaba que el pibe disfrutaba, pero no sé bien cómo explicarlo, es como que el pibe sentía algo de “culpa”. El tipo que se acercó ultimo, aproximadamente 40 años, 1,85 (mas adelante me voy a detener en este tipo), le dio pija para chupar, a lo que accedió, pero para después de dos o tres chupaditas dejar de hacerlo, cuando el otro le dio un beso, lo mismo, es como que probaba y después a los segundos no quería mas, por eso digo lo de la culpa. Lo que me gustaba del pibe era que yo a todo esto seguía chupándole la pija, y de a ratitos me acariciaba los brazos con los dedos gordos de la mano muy pero muy suave, apenas lo sentía, mis brazos estaban apoyados a su costado sobre el banco. A pesar de esta actitud de “gay reprimido”, me daba ternurita, no sé. Le saco una de las ojotas y comienzo a chuparle los dedos del pie, pero al ratito corrió la pierna, así que entendí que no le gustaba. Fui besándole toda la pierna para volver a la pija, que ya estaba en la boca del otro tipo. Ahí nomas empezamos a besarnos con la verga por medio. A partir de ese momento, el tipo me empezó a dar un poco mas de bola a mí, me acariciaba la espalda, y por momento me pajeaba. Yo comencé a corresponder esas caricias, estando él ya parado, saca la pija y me la pone cerca de la cara. La empecé a chupar, yo estaba todavía arrodillado frente al pibe, pero ahora con medio cuerpo girado para atender al otro. Igual no lo deje en banda al anterior, que estaba siendo chupado por el chico que estaba del otro costado. Pero como ya no era el centro, después de un rato se paro y se fue. Ahora tenía que elegir, si seguía a este pibe (con riesgo a que no me dé más bola, aclaro que ya le había echado el ojo antes) o me quedaba con el tipo de 40. Me incline por el segundo, y no me puedo quejar.

    Se sentó tomando el lugar del otro, y me cogió la boca de una forma un poco brusca, asta arcadas me daban. Paso a chuparle las tetillas, mientras sentía los abrazos fuertes que me propinaba. Me agarró de debajo de los brazos y me levantó. Ya veía por donde venia la mano, El tipo quería algo un poco más “violento”. Ya tuve un par de experiencias así, pero esta vez quería imprimirle un cambio, esta vez no quería ser simplemente el sometido. Convengamos que con sus 1,80, 1,85, su contextura física, me ganaría fácilmente creo. (yo debo estar pesando 61 kg, más o menos normal para mi altura) Estando sentado en su pierna empezamos con fuertes chuponasos, después hacia cosas como agarrarme fuerte de la nuca para alejarme. Por momentos era yo que lo abrazaba lo más fuerte que podía, trabando los brazos, así que le era difícil zafarse, la única forma era pasar sus brazos entre los míos y nuestros cuerpos para poder así hacer palanca y hacer que lo suelte. Todo el tiempo volvíamos a los chupones por el cuello, cara. Yo le besaba (mejor dicho le chupaba) nariz frente, oreja, cabeza, le lamia los ojos, arrodillado arriba del banco con él en medio de mis piernas, para después cuando él quería seguir dándome besos, yo apoyaba las manos en sus hombros y trataba de alejarlo, el me agarraba de la espalda y hacia fuerza para el lado contrario. Sabía que si me soltaban sus brazos, me caía de espalda al suelo, porque no tenía apoyado los pies, pero por alguna razón le tenía confianza y seguía ejerciendo fuerza sobre los hombros, a todo esto se escuchaban nuestros gemidos, pero más que de placer, eran producto del esfuerzo que hacíamos. Fue raro, porque fue un juego que estábamos jugando los dos, pero sin haber arreglado nada de antemano, estoy seguro que a los dos nos gustaba. Por momentos me miraba tan fijo a los ojos agarrándome la cabeza que sentía que me estaba por dar un cabezazo. Cada tanto volvíamos a las pajas mutuas. :021:

    A todo esto el chico que estaba al lado nuestro, seguía ahí pero no se metía, debía ser bastante rara la imagen de nosotros dos “luchando”. Ya había un par mas de espectadores, pero cuando se acercaban alguno para meterse, él le hacia un gesto como de que no se meta. Eso me gusto bastante, el hecho de que quiera esta solo conmigo. Así que cuando yo veía que alguien se acercaba, también hacia lo mismo, yo también lo quería para mí solo.

    En un momento, pasa uno de los brazos por atrás de mis rodillas, me las agarra y me levanta, hasta quedar con la espalda arriba de sus dos piernas. Me reí entonces por la posición, y él me pregunto si estaba todo bien, ahí me di cuenta que no era argentino. Era la primera vez que le escuchaba decir algo. No sé porque la voz y el acento me remitieron a Rocky (sí, el de la película), ahora imagínense una madre con su bebé en brazos dándole la teta, bueno, algo parecido a eso con lo del amamantamiento incluido. Continuando en esta posición me agarro las piernas y me las levantó para empezar a morderlas. Hubo dos situaciones en las que quise decir basta, una fue esta, porque no eran mordisquitos, pero a la vez no quería terminar con este juego. La otra fue que sentado arriba de una de sus piernas, los dos mirando para adelante, paso el brazo por sobre mi hombro, y empezó a apretar mi cuello. No era que me asfixiaba, sino que cuando doblaba el brazo, con la unión que existe entre brazo y antebrazo me apretaba el costado del cuello, más o menos debajo de la oreja, un poquito mas atrás, y había algo que me causaba mucho dolor (todavía hoy me duele), es a la altura de los ganglios, me imagino que sería eso o alguna vena, porque, la primera y segunda vez que apretó me dolió mucho, la tercera, quería pegar un gito pero aguante. Para antes de la cuarta le agarré la mano, hice fuerza en contra y me pase a sentar en le otra pierna.

    Lo que recuerdo con más gracia es que el tipo me dio vuelta, pero cuando digo esto, es literal. Estando en la posición de espalda sobre sus piernas, me agarro con el brazo izquierdo del lado derecho, por encina de mi cintura, con la mano izquierda del lado derecho, y cual truco de baile me giro el cuerpo, no entendía mucho la situación, lo único que alcance a hacer fue estirar las piernas para tocar la pared con los pies y apoyar los brazos en suelo. Estaba oficialmente en bolas haciendo la vertical, :005: muy loco. A esto yo ni le prestaba atención a las personas que nos veían, pero ahora pienso en el espectáculo que estábamos dando. La posición daba para un 69, pero mis brazos eran más corto que sus piernas, así que apoyé mis manos en sus pies, para ganar aunque sea un poco de altura. El estando sentado se acomodó y bingo, le empecé a practicar sexo oral, medio incomodo, pero sexo oral al fin. Pensé que iba a seguir por la misma senda pero eligió volver con los mordiscos en mi entrepierna, estuvimos un ratito así, y antes que se me cansen los brazos, me ayudo a darme vuelta. Termine pateando al pibe que estaba a nuestro lado, pero no se quejo ni nada, solo miraba. (estaba sentado casi pegado a nosotros pero no se metía)

    La situación era todo el tiempo como de histeriqueo, me quería dar un beso, y yo lo alejaba, aunque sabíamos que yo quería que me coma a chupones. Sino, por su parte él me apoyaba la mano en la barbilla empujaba cuando yo quería acercarme. Intercalábamos todo esto con momento de tranquilidad, por ejemplo, cuando nos abrazábamos muy fuerte comenzaba a darle besos en la frente, o piquitos, pero todo muy delicado. Era la escusa perfecta para tomar un poco de aire, y así comenzar con los forcejeos nuevamente, momentos que no duraban más de 15 o 20 segundos. Lo que más se podía escuchar eran nuestros jadeos. Me dio un poco de cosa que hubo un instante en que lo agarre un poco desprevenido, le empuje la cabeza, y esta fue a dar contra la pared, lo hice mierda, pero ni se quejo. Cuando cada tanto volvía a chuparle la pija, me apretujaba con las piernas. Durante todo el encuentro teníamos lugar para las pajas mutuas, a veces, en posiciones que si hoy las veo desde otro lugar, eran bastante incomodas.

    Si se dieron cuenta, en ningún momento hable de penetración, no era la idea. Los preservativos estaban ahí a nuestro lado, pero me parecía que si le decía algo iba a arruinar la situación.

    Durante un lapso de tiempo quedamos solos en el subsuelo, yo estaba sentado sobre sus piernas, se incorporo y me llevó en el aire hasta la pared. Entonces empezamos con la charla. Me pregunto si era de Buenos Aires, le dije que sí. Era la primera vez que me escuchaba hablar. Le pregunte de donde era, y me dio una respuesta un poco rara, me dijo: “No te preocupes”. Le respondo “¿No me vas a decir?”, y me dice que no. Seguimos con franela, entonces me pregunta cómo me llamo, momento de la venganza, “ ahhh, no sé” le contesto, se ríe y seguimos. Trataba de adivinar de donde era, estaba casi seguro que era brasilero, entonces le digo, “¿de dónde sos?, o te tengo que preguntar ¿qual é a sua nacionalidade? (ya estoy todo hecho un traductor, jaja, recién voy por mi quinta clase de portugués) sigue con respuestas evasivas. Me llevó hasta la columna cuadrada que esta ahí nomas y me pone la mano en el hombro, como indicándome que quiere que se la chupe. Accedo, pero no como el quería, apoyé mi espalda y cabeza en dicha columna, quería que él me dé a chupar su chota. Apoyó los brazos y me entro a dar pija a fondo. Con cada arremetida sentía la presión de la columna contra mi cabeza. “Ya voy a acabar, ¿vos también? “, asiento con la cabeza, y termina tirándome una buena cantidad de leche en la cara. Me paro, y con un poco de ayuda de su mano acabo en su pecho, seguido a esto nos limpiamos con nuestras respectivas toallas. Había un señor que entro a último momento, pero nosotros ya enfilábamos para arriba. El va adelante mío, sube las escaleras y se mete en la sala de fumadores, yo pensaba “¿todavía quiere más?”, pero cuando estoy por subir el último tramo de escalera veo por el vidrio que se mete al baño a limpiarse la acabada del pecho. Yo seguí, tenía pensado darme una ducha e irme. Vi el reloj, y eran las 11:15, estuvimos casi una hora y media dándole duro al forcejeo, casi no quedaba gente. Entre a las duchas, y al ratito veo que aparece él, y empieza a ducharse también en la regadera de al lado. Ahí note dos cosas, tenia ojos claros, y una cola hermosa, con la cantidad justa de pelo, bien blanca, esas colas que no reciben nada de sol hace mucho, cara de macho cuarentón. “¿De dónde sos?” insistí, “¿no te parece más importante el nombre, que de saber de dónde soy?” , contestó, hablaba un español muy claro, la voz y el acento eran lo que me resultaban raro, repito, me hacia acordar a Rocky. No sabía que contestarle, “de Johannesburgo” me dijo, con muchas menos vuelta que con las que lo hacia Cherquis Bialo en época del mundial. Ahora que pienso, nunca saque este tema de conversación. En definitiva, había estado un poco lejos con mis suposiciones de que era brasilero.

    Fuimos a cambiarnos, nos tocaron fila de lokers distintas, así que mientras se cambiaba pude admirarle de nuevo la cola. No tenía un físico marcado de gimnasio, pero estaba todo en su lugar, nada de flotadores o algo por el estilo, me imagino que se cuidaba. Charlábamos mientras nos cambiábamos, Le pregunté, si estaba de vacaciones y porque eligió Argentina. Pensé que me iba a dar una linda respuesta, por la hermosa arquitectura, la comida, la gente, pero me dice “Yo también me pregunto ¿por qué Argentina?” un poco resignado, “es muy húmedo”. Pobre, no le tocaron los mejores días. ¿Cómo me dijiste que te llamabas, intentando que me diga el nombre, “no me preguntaste..... Donny” , por lo menos eso escuche, ni siquiera de sé si se escribe así. Se despide y se va.

    Cuando me levanto, siento como si hubiera corrido la maratón de 21km., que se corrió estos días, sentía las piernas cansadísimas, como que se me aflojaban, y un dolor en la parte baja de la espalda, por encima de la cola. Pedí la tarjeta, tenía todo el cuello colorado, y un poco hinchado la parte que está abajo del labio del lado derecho. Ya me imaginaba varios moretones al otro día. Para mi sorpresa, cuando salgo, estaba en la puerta, no sé si me esperaba a mí o que. Le conté que tenía que tomar el subte, pero que a esa hora ya no circulaba, él me dijo que también, pero que no estaba enterado que dejaban de funcionar, y que además no conocía bien los colectivos, igual vivía cerca. Nos despedimos una vez más, el se fue para un lado y yo para el otro.

    Llegue a mi casa, por suerte estaba fresco, así me podía tapar el cuello con el buzo con capucha que tenia puesto. No es que me jodiera que en mi casa me vean con un chupón en el cuello. Pasa que cuando me vi al espejo eran dos chupones, del mismo lado más la marca no muy grande, marca al fin, que apareció donde tenía hinchado debajo del labio, eso ya da vicioso. Duchándome a la mañana siguiente me ví un moretón más o menos mediano, en el brazo izquierdo, debajo de algo que no identifico bien si es una heridita chiquita producto de un arañazo o una mordida pero chiquita, nada importante.

    La verdad es que la pasé genial, un capo el tal Donny o como se llame. Me calentó mucho el hecho de que no era nada premeditado, todo se dio casi sin intercambiar ninguna palabra. Todo enfrente de otras personas. En ningún momento existieron cachetazos o golpes, todo fue causa de la presión de brazos y piernas, algo así como las luchas de las universidades que aparecen en las películas yanquis, donde están con esa mallas apretadas que le marcan todo el bulto, jajaja.

    Estos días estuve tapándome el cuello para que no me los vean, (por la marca de abajo del labio, puedo alegar un golpe o alguna otra boludez, gracias a Dios que los días que siguieron fueron sin mucho calor y la zafaba con un buzo), pero uno de los del cuello se notaba que era producto de un chupón. Hasta ahora el único momento incomodo fue cuando me los vio una compañera de la facu y se me entro a cargar, pero por suerte el tema termino ahí y creo que no le dijo a nadie más, seguro porque vio que me daba cosita...... a esta altura ya no se notan.

    El Spa tiene nuevos precios:
    Menores de 30 años $ 30, solo los lunes y martes, creo...
    Mayores $ 35

    :008:

  • #2
    Respuesta: XP en Nagasaki

    es muy largo para leer lo mismo de siempre
    cojistes y listo.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: XP en Nagasaki

      se ve q la pasaste bien, pero muyyyyyyyy largo tu relato :022: no llegue a leer todo, soy de poca concentración :032: por no decir hueco :011: y me confundi un poco con la descripción de las posiciones :laugh:
      Editado por última vez por SEBASTHIAN; http://www.escortsxp.com/foro en 09/20/10, 23:40:15.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: XP en Nagasaki

        Muy largo de leer.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: XP en Nagasaki

          Hay que cuidarse de esos vampiros chupadores de cuellos :laugh:

          Comentario


          • #6
            Respuesta: XP en Nagasaki

            A mi me encantó, será largo, pero lo leí con placer.
            Eduardo

            Comentario


            • #7
              Respuesta: XP en Nagasaki

              No soy del Palo, pero creo que el relato fué bueno, Mike trato de imprimir lo que sentia en todo momento, por lo menos denle la derecha por su dedicacion para el post ...
              :pirate:

              Comentario


              • #8
                Respuesta: XP en Nagasaki

                Felicitaciones! Me pareció tan bien escrito y con un buen clima de suspenso, que lo sentí corto. Quiero maaaaaaaaaaaas como este!

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: XP en Nagasaki

                  (aplauso:)(aplauso:)

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: XP en Nagasaki

                    Muchas gracias por compartir tu experiencia.

                    Sin querer polemizar con quienes no estén de acuerdo, digo que me agrada sobremanera que haya sido tan minuciosa tu narración.

                    Quizás porque también es mi modo de contar las cosas que me pasan, o intento hacerlo así.

                    Me parece que cuando uno vive algo lindo, no omite ningún detalle.

                    (aplauso:)(aplauso:)(aplauso:)

                    Comentario

                    Trabajando...
                    X