Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Defendiendo al más debil, el dilema y la contradicción de un periodista.

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Defendiendo al más debil, el dilema y la contradicción de un periodista.

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    http://www.youtube.com/watch?v=5ArhC...layer_embedded


    lunes, agosto 30, 2010

    Defender al más débil


    ¿Quién hubiera imaginado hace apenas algunos años que de repente estaríamos discutiendo discutiendo todo aquello que se había cristalizado en nuestra historia? El poder invisible de las corporaciones mediáticas gracias al enfrentamiento entre las patronales del agro y el Estado terminó cobrando una visibilidad que sin lugar a dudas dejó desnudo al rey.

    Las voces que denunciaban los horrores, negociados y complicidades del Grupo Clarín no tenían canales de llegada a la opinión pública hasta no hace tanto (digamos, hasta que el gobierno decidió confrontar con los que supieron ser sus aliados estratégicos hasta finales de 2007 como demuestra por ejemplo este mapa de la manipulación clarinezca). Hoy no sólo estamos discutiendo acerca de la concentración empresaria que permite como dijera Joaquín Morales Solá el control de la opinión pública sino que también se está dando el debate acerca del rol del periodismo.

    Y así como de repente miles y miles de personas para quienes hasta no hace tanto Magnetto era como mucho un personaje de Xmen le conocen la cara al hombrecito que, al igual que en la fábula del mago de Oz, maneja todo esa máquinaria aceitada de generar apariencias. Y gracias al enfrentamiento -por los motivos que fuere- entre la corporación y el gobierno descubrimos, al igual que Dorothy, que el temible mago no es realmente un mago sino sólo un hombre detrás de una cortina.

    Lamentablemente en esta disputa muchos de los que estaban de nuestro lado cuando el país estaba a merced del me*emismo terminaron del otro lado de la raya. Quizás sea que aquello de que con Carlos Saúl era muy fácil ser progresista, quizás porque la vida los llevó a cambiar de opinión en algunos temas, o, quién sabe, quizás por simple conveniencia monetaria.

    Personalmente el caso que más me duele es de Jorge Lanata, un gran periodista célebre por sus investigaciones y por hacer sudar al aire a más de un hijo de puta. Me duele porque gracias a él y sus programas (desde Rompecabezas hasta Día D) me enteré de un montón de cosas de las que nadie hablaba, incluidas muchas relacionadas con el grupo Clarín como el caso de Papel Prensa. Y verlo ahora alineado en la defensa de este grupo -no de sus periodistas, de sus intereses políticos/económicos- genera sensaciones encontradas. Porque ni siquiera es que los argumentos esgrimidos para dicha posición son siquiera sensatos. Un ejemplo tomado de la entrevista que abre el post es cuando Lanata dice: Entonces, ¿de qué lado te ponés? Y puede ser paradójico pero ¿sabés qué? Me voy a parar del lado del más débil, porque me puse del lado del más débil siempre. Y el más débil es a lo mejor el que parecía más fuerte, Clarín.

    Ponerse del lado del más débil a priori y así, a secas, es un despropósito. Porque llevando un poco al extremo el argumento podríamos decir que Cecilia Pando hoy por hoy es la parte "débil" en el conflicto desatado por el juzgamiento a los genocidas de antaño y, sin embargo, a nadie se le ocurriría utilizar ese argumento para defender a Cecilia Pando más que a sus abogados. Que una persona formada e informada, que investigó y cuestionó históricamente

    Pero volvamos. Uno de los primeros informes que leí acerca de la historia de la adquisición de Papel Prensa fue la mención del caso en libro Argentinos Tomo II (un gran libro con mucha documentación que vale la pena leer). El informe lo quiero compartir con ustedes para que vean lo que cuenta Lanata allí, en tiempos en donde Clarín era intocable y hablar de estas cosas era tabú. Por lo menos servirá para contrastar sus actuales opiniones al respecto con la información publicada en aquellos días.

    El capítulo se llama "Tigres de Papel" y dice así:
    La historia de Papel Prensa es la historia del sueño de cualquier editor: un monopolio de papel barato. Es el sueño, también, de cualquier dictador de turno que quiera controlar la prensa: nada mejor que ayudar a los diarios a bajar sus costos a la mitad. Papel Prensa nació el 11 de agosto de 1969 por el decreto Ley número 18.312/69 de la dictadura del general Onganía, a través del cual fue creado un "fondo para la producción de papel". El decreto 4.400 del mismo año llamó a concurso nacional e internacional para licitar industrias de papel. A partir del 1 de agosto de 1970 más de cien diarios de todo el país fueron obligados a pagar una contribución extra del diez por ciento a la importación de papel de diario (o papel prensa), que contribuiría a la creación del mencionado "fondo para la producción". El decreto 43 de 1971, firmado por el general Roberto Marcelo Levingston llamó a licitación para las plantas, que deberían alcanzar una producción de 340.000 toneladas para proveer a todos los diarios del país. Ni siquiera hoy, treinta años después, se alcanzó ese nivel de producción.

    Recordó Ámbito Financiero en una investigación sobre el Caso Papel Prensa que una sola firma se presentó en aquella oportunidad: César Civita y sus socios César Doretti y Luis Rey, todos propietarios de Editorial Abril, responsable de la publicación de las revistas Claudia, Siete Días, Panorama, Corsa, etcétera. Editorial Abril no alcanzó a cubrir los requisitos exigidos por el pliego y al año siguiente otro presidente, el general Lanusse, rechazó la propuesta de Civita y Cía. y autorizó, por el decreto 1.309/72, que se llevara a cabo una contratación directa con la empresa Papel Prensa S.A. en formación, que debía ser garantizada por Editorial Abril. El 6 de octubre de 1972 se aprobó el contrato con la recién fundada Papel Prensa. El Banco Nacional de Desarrollo le otorgó garantías por 20.500.000 dólares, y el gobierno acordó numerosas exenciones impositivas.

    Según el dictamen de la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas en 1988, firmado por Ricardo Molinas y reproducido íntegramente por Ámbito Financiero el 22 de marzo del mismo año, "el Poder Ejecutivo excedió las facultades conferidas por la Ley de Contabilidad y el decreto reglamentario para la contratación directa". El contrato original estableció distintas clases de acciones: algunas de ellas podían ser transferidas, pero no las acciones clase "A", pertenecientes al Grupo Fundador. El 26 de diciembre de 1973 el socio Luis Rey adquirió la totalidad de las acciones al resto de los propietarios encabezados por Civita y ese mismo día pasaron al Grupo Graiver, ya que Rey, según Ámbito Financiero, era "un mero testaferro". Graiver continuó con la construcción de la planta hasta que murió en un accidente aéreo en México en 1976. Aún hoy hay quienes sostienen que Graiver fraguó su muerte para eludir a sus acreedores montoneros. A los nueve meses de la desaparición de Graiver comenzaron las diferencias entre sus herederos y las acciones de clase "A" pasaron a ser propiedad de Clarín, La Nación y La Razón (también se convocó a La Prensa, pero Máximo Gainza, su director, no aceptó formar parte de la empresa).

    La cesión de acciones de los Graiver formó parte de un curioso acuerdo extrajudicial por el que los Graiver vendieron primero a Luis Rey y él, como integrante del Grupo Fundador, vendió a Clarín. Firmaron el convenio en representación de "los Diarios" Bernardo Sofovich y Patricio Peralta Ramos. El traspaso de acciones se llevó a cabo sin que fuera realizada la correspondiente sucesión de David Graiver, y los herederos objetaron el bajo precio al que la dictadura militar les obligó a vender sus acciones. El 18 de enero de 1977 se realizó la entrega física de la empresa. Luego de la insólita "transacción" los herederos de Graiver fueron detenidos por el general Camps, por lo que ni siquiera llegaron a cobrar el saldo de precio de la cesión por lo que el Fiscal Molinas calificó el hecho como "desaparición de acreedores". Recordó Ámbito Financiero que el traspaso fue tan vergonzoso que los propios militares "obligaron" a los nuevos accionistas a que ofrecieran al resto de los diarios el 49 por ciento restante de Papel Prensa, algo que los medios nunca se preocuparon por hacer efectivo.

    El 8 de marzo de 1977 Isidoro Graiver, padre de David, declaró ante el juez Fernando Zavalía que su hijo le había confesado que "para tomar el control de Papel Prensa voy a conseguir una guita jodida". Es obvio que se refería a los 17 millones provenientes del secuestro de los Born. Un testigo apellidado Rubinstein declaró en la misma causa que los montoneros "le exigían el pago a Lidia Papaleo". Cuando Firmenich fue detenido en Brasil dijo "Papel Prensa nos pertenece a nosotros".

    El 19 de mayo de 1977 Clarín publicó un editorial titulado "A la opinión pública" en el que anunció que "La Nación, Clarín y La Razón adquirieron las acciones clase "A" de Papel Prensa S.A. previa consulta y posterior conformidad de la Junta de Comandantes en Jefe. (...) Como surge de todo lo expuesto la transacción se celebró a la luz pública y con el consentimiento previo y posterior del Estado a través de la más alta expresión de su voluntad, que consta en Acta de la Junta Militar, preservando un proyecto de interés nacional, resguardando el abastecimiento para todos los diarios de su principal insumo, en defensa de la libertad de prensa, de conformidad con una centenaria tradición argentina y respetando uno de los soportes de nuestro estilo de vida".

    El conmovedor alegato sobre la libertad de prensa en dictadura publicado por Clarín tuvo, además, otro motivo: el gobierno militar no sólo les entregó la empresa Papel Prensa, sino que facilitó las gestiones para que los diarios recibieran dos créditos: uno del Banco Español del Río de la Plata y otro del Banco Holandés Unido sucursal Ginebra, por un monto de 7.200.000 dólares, a sola firma y sin aval ni garantías.

    Calculó Héctor Ruiz Núñez en Humor que "en el término de cinco años la utilidad que logró producir Papel Prensa exclusivamente a través de la protección estatal y sus precios monopólicos, superó los cien millones de dólares". Ya el Estado había favorecido a la empresa con el mencionado crédito del BANADE para la construcción y equipamiento de la planta de San Nicolás, eximición de impuestos nacionales por diez años, tarifas de energía reducidas e implantación de aranceles de hasta un 53 por ciento en la importación de papel, lo que permitió a Papel Prensa imponer sus precios en el mercado. En julio de 1982 las medidas elaboradas por el entonces presidente del Banco Central, Domingo Cavallo, estableciendo tasas de interés inferiores a la inflación le significaron a Papel Prensa una reducción en sus deudas financieras de 42 millones de dólares.

    A comienzos de la década del ochenta el diario La Razón entró en caída y terminó en quiebra, a cargo del juez Héctor Foiguel López. El magistrado le vendió a Clarín el único activo valioso de la quiebra: las acciones de La Razón en Papel Prensa. Según manifestó en un fallo la Cámara de Apelaciones, el juez Foiguel López vendió esas acciones a Clarín "a precio vil". La Cámara le solicitó a la Corte Suprema que le iniciara juicio político a Foiguel López. La Corte, luego de analizar el caso, estableció que había "graves irregularidades" y solicitó a la Cámara de Diputados el jury a Foiguel.

    Sorpresivamente, el diputado Alberto Balestrini terció en la discusión pidiendo juicio político a los miembros de la Cámara de Apelaciones, que fueron quienes detectaron la maniobra. Finalmente, todo quedó en la nada, y el juez Foiguel López se retiró de la Justicia para pasar a vivir de rentas.
    Ahora luego de todo esto les dejo para que vean lo que decía el mismo periodista hace sólo cuatro meses respecto a Clarín y Papel Prensa.



    http://www.youtube.com/watch?v=gWowd...layer_embedded




    http://www.youtube.com/watch?v=kNnreyVRibQ

  • #2
    Respuesta: Defendiendo al más debil, el dilema y la contradicción de un periodista.

    Originalmente publicado por El_perrero Ver Mensaje
    http://www.youtube.com/watch?v=5ArhC...layer_embedded


    lunes, agosto 30, 2010

    Defender al más débil


    ¿Quién hubiera imaginado hace apenas algunos años que de repente estaríamos discutiendo discutiendo todo aquello que se había cristalizado en nuestra historia? El poder invisible de las corporaciones mediáticas gracias al enfrentamiento entre las patronales del agro y el Estado terminó cobrando una visibilidad que sin lugar a dudas dejó desnudo al rey.

    Las voces que denunciaban los horrores, negociados y complicidades del Grupo Clarín no tenían canales de llegada a la opinión pública hasta no hace tanto (digamos, hasta que el gobierno decidió confrontar con los que supieron ser sus aliados estratégicos hasta finales de 2007 como demuestra por ejemplo este mapa de la manipulación clarinezca). Hoy no sólo estamos discutiendo acerca de la concentración empresaria que permite como dijera Joaquín Morales Solá el control de la opinión pública sino que también se está dando el debate acerca del rol del periodismo.

    Y así como de repente miles y miles de personas para quienes hasta no hace tanto Magnetto era como mucho un personaje de Xmen le conocen la cara al hombrecito que, al igual que en la fábula del mago de Oz, maneja todo esa máquinaria aceitada de generar apariencias. Y gracias al enfrentamiento -por los motivos que fuere- entre la corporación y el gobierno descubrimos, al igual que Dorothy, que el temible mago no es realmente un mago sino sólo un hombre detrás de una cortina.

    Lamentablemente en esta disputa muchos de los que estaban de nuestro lado cuando el país estaba a merced del me*emismo terminaron del otro lado de la raya. Quizás sea que aquello de que con Carlos Saúl era muy fácil ser progresista, quizás porque la vida los llevó a cambiar de opinión en algunos temas, o, quién sabe, quizás por simple conveniencia monetaria.

    Personalmente el caso que más me duele es de Jorge Lanata, un gran periodista célebre por sus investigaciones y por hacer sudar al aire a más de un hijo de puta. Me duele porque gracias a él y sus programas (desde Rompecabezas hasta Día D) me enteré de un montón de cosas de las que nadie hablaba, incluidas muchas relacionadas con el grupo Clarín como el caso de Papel Prensa. Y verlo ahora alineado en la defensa de este grupo -no de sus periodistas, de sus intereses políticos/económicos- genera sensaciones encontradas. Porque ni siquiera es que los argumentos esgrimidos para dicha posición son siquiera sensatos. Un ejemplo tomado de la entrevista que abre el post es cuando Lanata dice: Entonces, ¿de qué lado te ponés? Y puede ser paradójico pero ¿sabés qué? Me voy a parar del lado del más débil, porque me puse del lado del más débil siempre. Y el más débil es a lo mejor el que parecía más fuerte, Clarín.

    Ponerse del lado del más débil a priori y así, a secas, es un despropósito. Porque llevando un poco al extremo el argumento podríamos decir que Cecilia Pando hoy por hoy es la parte "débil" en el conflicto desatado por el juzgamiento a los genocidas de antaño y, sin embargo, a nadie se le ocurriría utilizar ese argumento para defender a Cecilia Pando más que a sus abogados. Que una persona formada e informada, que investigó y cuestionó históricamente

    Pero volvamos. Uno de los primeros informes que leí acerca de la historia de la adquisición de Papel Prensa fue la mención del caso en libro Argentinos Tomo II (un gran libro con mucha documentación que vale la pena leer). El informe lo quiero compartir con ustedes para que vean lo que cuenta Lanata allí, en tiempos en donde Clarín era intocable y hablar de estas cosas era tabú. Por lo menos servirá para contrastar sus actuales opiniones al respecto con la información publicada en aquellos días.

    El capítulo se llama "Tigres de Papel" y dice así:
    La historia de Papel Prensa es la historia del sueño de cualquier editor: un monopolio de papel barato. Es el sueño, también, de cualquier dictador de turno que quiera controlar la prensa: nada mejor que ayudar a los diarios a bajar sus costos a la mitad. Papel Prensa nació el 11 de agosto de 1969 por el decreto Ley número 18.312/69 de la dictadura del general Onganía, a través del cual fue creado un "fondo para la producción de papel". El decreto 4.400 del mismo año llamó a concurso nacional e internacional para licitar industrias de papel. A partir del 1 de agosto de 1970 más de cien diarios de todo el país fueron obligados a pagar una contribución extra del diez por ciento a la importación de papel de diario (o papel prensa), que contribuiría a la creación del mencionado "fondo para la producción". El decreto 43 de 1971, firmado por el general Roberto Marcelo Levingston llamó a licitación para las plantas, que deberían alcanzar una producción de 340.000 toneladas para proveer a todos los diarios del país. Ni siquiera hoy, treinta años después, se alcanzó ese nivel de producción.

    Recordó Ámbito Financiero en una investigación sobre el Caso Papel Prensa que una sola firma se presentó en aquella oportunidad: César Civita y sus socios César Doretti y Luis Rey, todos propietarios de Editorial Abril, responsable de la publicación de las revistas Claudia, Siete Días, Panorama, Corsa, etcétera. Editorial Abril no alcanzó a cubrir los requisitos exigidos por el pliego y al año siguiente otro presidente, el general Lanusse, rechazó la propuesta de Civita y Cía. y autorizó, por el decreto 1.309/72, que se llevara a cabo una contratación directa con la empresa Papel Prensa S.A. en formación, que debía ser garantizada por Editorial Abril. El 6 de octubre de 1972 se aprobó el contrato con la recién fundada Papel Prensa. El Banco Nacional de Desarrollo le otorgó garantías por 20.500.000 dólares, y el gobierno acordó numerosas exenciones impositivas.

    Según el dictamen de la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas en 1988, firmado por Ricardo Molinas y reproducido íntegramente por Ámbito Financiero el 22 de marzo del mismo año, "el Poder Ejecutivo excedió las facultades conferidas por la Ley de Contabilidad y el decreto reglamentario para la contratación directa". El contrato original estableció distintas clases de acciones: algunas de ellas podían ser transferidas, pero no las acciones clase "A", pertenecientes al Grupo Fundador. El 26 de diciembre de 1973 el socio Luis Rey adquirió la totalidad de las acciones al resto de los propietarios encabezados por Civita y ese mismo día pasaron al Grupo Graiver, ya que Rey, según Ámbito Financiero, era "un mero testaferro". Graiver continuó con la construcción de la planta hasta que murió en un accidente aéreo en México en 1976. Aún hoy hay quienes sostienen que Graiver fraguó su muerte para eludir a sus acreedores montoneros. A los nueve meses de la desaparición de Graiver comenzaron las diferencias entre sus herederos y las acciones de clase "A" pasaron a ser propiedad de Clarín, La Nación y La Razón (también se convocó a La Prensa, pero Máximo Gainza, su director, no aceptó formar parte de la empresa).

    La cesión de acciones de los Graiver formó parte de un curioso acuerdo extrajudicial por el que los Graiver vendieron primero a Luis Rey y él, como integrante del Grupo Fundador, vendió a Clarín. Firmaron el convenio en representación de "los Diarios" Bernardo Sofovich y Patricio Peralta Ramos. El traspaso de acciones se llevó a cabo sin que fuera realizada la correspondiente sucesión de David Graiver, y los herederos objetaron el bajo precio al que la dictadura militar les obligó a vender sus acciones. El 18 de enero de 1977 se realizó la entrega física de la empresa. Luego de la insólita "transacción" los herederos de Graiver fueron detenidos por el general Camps, por lo que ni siquiera llegaron a cobrar el saldo de precio de la cesión por lo que el Fiscal Molinas calificó el hecho como "desaparición de acreedores". Recordó Ámbito Financiero que el traspaso fue tan vergonzoso que los propios militares "obligaron" a los nuevos accionistas a que ofrecieran al resto de los diarios el 49 por ciento restante de Papel Prensa, algo que los medios nunca se preocuparon por hacer efectivo.

    El 8 de marzo de 1977 Isidoro Graiver, padre de David, declaró ante el juez Fernando Zavalía que su hijo le había confesado que "para tomar el control de Papel Prensa voy a conseguir una guita jodida". Es obvio que se refería a los 17 millones provenientes del secuestro de los Born. Un testigo apellidado Rubinstein declaró en la misma causa que los montoneros "le exigían el pago a Lidia Papaleo". Cuando Firmenich fue detenido en Brasil dijo "Papel Prensa nos pertenece a nosotros".

    El 19 de mayo de 1977 Clarín publicó un editorial titulado "A la opinión pública" en el que anunció que "La Nación, Clarín y La Razón adquirieron las acciones clase "A" de Papel Prensa S.A. previa consulta y posterior conformidad de la Junta de Comandantes en Jefe. (...) Como surge de todo lo expuesto la transacción se celebró a la luz pública y con el consentimiento previo y posterior del Estado a través de la más alta expresión de su voluntad, que consta en Acta de la Junta Militar, preservando un proyecto de interés nacional, resguardando el abastecimiento para todos los diarios de su principal insumo, en defensa de la libertad de prensa, de conformidad con una centenaria tradición argentina y respetando uno de los soportes de nuestro estilo de vida".

    El conmovedor alegato sobre la libertad de prensa en dictadura publicado por Clarín tuvo, además, otro motivo: el gobierno militar no sólo les entregó la empresa Papel Prensa, sino que facilitó las gestiones para que los diarios recibieran dos créditos: uno del Banco Español del Río de la Plata y otro del Banco Holandés Unido sucursal Ginebra, por un monto de 7.200.000 dólares, a sola firma y sin aval ni garantías.

    Calculó Héctor Ruiz Núñez en Humor que "en el término de cinco años la utilidad que logró producir Papel Prensa exclusivamente a través de la protección estatal y sus precios monopólicos, superó los cien millones de dólares". Ya el Estado había favorecido a la empresa con el mencionado crédito del BANADE para la construcción y equipamiento de la planta de San Nicolás, eximición de impuestos nacionales por diez años, tarifas de energía reducidas e implantación de aranceles de hasta un 53 por ciento en la importación de papel, lo que permitió a Papel Prensa imponer sus precios en el mercado. En julio de 1982 las medidas elaboradas por el entonces presidente del Banco Central, Domingo Cavallo, estableciendo tasas de interés inferiores a la inflación le significaron a Papel Prensa una reducción en sus deudas financieras de 42 millones de dólares.

    A comienzos de la década del ochenta el diario La Razón entró en caída y terminó en quiebra, a cargo del juez Héctor Foiguel López. El magistrado le vendió a Clarín el único activo valioso de la quiebra: las acciones de La Razón en Papel Prensa. Según manifestó en un fallo la Cámara de Apelaciones, el juez Foiguel López vendió esas acciones a Clarín "a precio vil". La Cámara le solicitó a la Corte Suprema que le iniciara juicio político a Foiguel López. La Corte, luego de analizar el caso, estableció que había "graves irregularidades" y solicitó a la Cámara de Diputados el jury a Foiguel.

    Sorpresivamente, el diputado Alberto Balestrini terció en la discusión pidiendo juicio político a los miembros de la Cámara de Apelaciones, que fueron quienes detectaron la maniobra. Finalmente, todo quedó en la nada, y el juez Foiguel López se retiró de la Justicia para pasar a vivir de rentas.
    Ahora luego de todo esto les dejo para que vean lo que decía el mismo periodista hace sólo cuatro meses respecto a Clarín y Papel Prensa.



    http://www.youtube.com/watch?v=gWowd...layer_embedded




    http://www.youtube.com/watch?v=kNnreyVRibQ
    Muy bueno tu relato.
    Te felicito!!!
    La verdad siempre triunfa....
    Saludos

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Defendiendo al más debil, el dilema y la contradicción de un periodista.

      Perre por favor citá la fuente

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Defendiendo al más debil, el dilema y la contradicción de un periodista.

        Originalmente publicado por chachoj Ver Mensaje
        Perre por favor citá la fuente
        OK Chachoj. La fuente es el blog Mundo Perverso, escrito por D.F.. Los videos son imagenes que salieron al aire el primero por TN y los otros dos por Canal 26 y ademas esta transcripto textualmente un parrafo (tigres de papel) del libro Argentinos de Jorge Lanata.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Defendiendo al más debil, el dilema y la contradicción de un periodista.

          Más que contradictorio diría patético.
          Qué habrá sucedido con el referente progre del periodismo nacional?

          Antes defendía a Barbarita
          http://www.youtube.com/watch?v=bcL_Z...eature=related

          Ahora defiende a ...

          Comentario

          Trabajando...
          X