Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Que nos gusta hacer

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Que nos gusta hacer

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    Como en el tema de las exps. con tachos algunos compañeros del foro contaron lo que les gusta hacer, los morbos etc. uno de los amigos sugirió que abrieramos un tema acerca de eso en este lugar por que el de los escorts es solo para eso, exps. con escorts.

    Para empezar comento que a mi me fascina el semen, me encanta que me lo tiren en la cara y tragarlo aunque ultimamente me abstengo de tragarlo por miedo a contagiarme algo.

    Bueno yo ya contaré mas.

    Empecemos a contar si nos gusta tragarnos la leche, como nos gusta que nos cojan, que morbos tenemos y compartamos todas estas cosas.

  • #2
    Respuesta: Que nos gusta hacer

    Para mí, no hay nada que supere a chupar una buena pija, pero me paso algo hace como un mes y pico con alguien que despertó algo nuevo en mi persona, jaja. Paso a relatar:
    Estaba con un tipo, pelado, bastante lindo, 35 años. Tuvimos una sesión de chupones que parecía que no terminaba mas, no sé cuánto tiempo pasamos besándonos, parados, acostados, yo arriba el abajo, etc. (creo que entendieron la idea) A la vez intercalábamos, con otras cosas. Tenía una muy buena pija así que no dude en ningún momento en chupársela. En un momento me dice si quiero hacer un 69. Obviamente le dije que sí. El se puso arriba y yo abajo. Empezamos pero el al rato se va un poco para adelante, y siento como me empieza a lamer la cola, cosa que lejos estuvo de molestarme. A la vez el me pone su orto como para que haga lo mismo, (la verdad es que el tipo me gustaba mucho) pero tengo cierta reticencia en cuanto a este tema, por lo que me dedique a darle chupones en los muslos, y acomodarlo para seguir chupándole la pija.
    Después, el se acuesta, yo me quedo de pie y vuelvo a chupársela. Se la chupaba, nos besábamos, se la volvía a chupar y nos volvíamos a besar. Estuvo con sus piernas abiertas, arriba de mis hombro, etc. El tema fue cuando las levantó en el aire. Yo estaba muy entretenido chupándosela, pero me estaba molestando un poco la espalda. (recuerdo que yo estaba de pie), entonces me erguí. Y he aquí el tema en cuestión. Los pies del tipo estaban casi a la altura de mi cara, ya que los tenia levantados. He hice algo que nunca me había llamado la atención, SE LOS EMPECE A CHUPAR. El tipo estaba recién bañado, lo que ayudo a mi toma de decisión. Y la verdad es que me gustaba chupárselos, estaba con uno un rato, y después con el otro. Pasar las lengua entre los dedos, o metérmelos todos en la boca, salivarlos y escuchar el ruido que hacia mi saliva, era una linda sensación que nunca había sentido. Además me calentaba mucho ver la cara de goce del otro chabón, que parecía que disfrutaba de ser chupado tanto como yo de chuparlo.
    De esto, como dije fue hace un mes y medio más o menos. Y lo he repetido con otras dos personas, o sea no se ha dado con todos, porque al parecer es con ciertas personas con las que tengo ganas de llevarlo a cabo, se debe dar algo que todavía no se bien que es (tendré que seguir explorando el tema....) Pero si me preguntan si me gusto, las veces que lo hice, la verdad, puedo decir que me gusto bastante. :tongue_smilie:

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Que nos gusta hacer

      Que BUEN TEMA!! Obviamente me encanta la franela y los besos, la previa es elemental, pero yendo a lo mas chancho lo que me saca mal es la leche. QUe me acaben en la boca y tragar la leche es lo mas. Sentir el chorro de leche golpear contra el paladar y seguir mamando y tragar a medida que sale es lo que mas me calienta como para acabar yo. (hay que saber bien con quien se hace esto por un tema de enfermedades)
      Tambien que me cojan primero yo cabalgando a mi pareja cosa de manejar yo la primera entrada y que no duela. Ahi mientras cabalgo me siento y lo rodeo con las piernas y nos matamos a besos. A esa altura ya estoy totalmente dilatado y me doy vuelta boca abajo en donde el me coge arriba mio acostados los 2 y el puntas de pie me coge fuerte. En algun momento lo empujo para arriba y me coge perrito. Tambien patas al hombre (esta bueno para seguir besandose)y esta bueno acabar pajeandote mientras te siguen cogiendo. Aunque prefiero que el la saque antes de acabar y me acabe en la boca mientras yo me pajeo y acabo.

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Que nos gusta hacer

        Originalmente publicado por regarchado Ver Mensaje
        Que BUEN TEMA!! Obviamente me encanta la franela y los besos, la previa es elemental, pero yendo a lo mas chancho lo que me saca mal es la leche. QUe me acaben en la boca y tragar la leche es lo mas. Sentir el chorro de leche golpear contra el paladar y seguir mamando y tragar a medida que sale es lo que mas me calienta como para acabar yo. (hay que saber bien con quien se hace esto por un tema de enfermedades)
        Tambien que me cojan primero yo cabalgando a mi pareja cosa de manejar yo la primera entrada y que no duela. Ahi mientras cabalgo me siento y lo rodeo con las piernas y nos matamos a besos. A esa altura ya estoy totalmente dilatado y me doy vuelta boca abajo en donde el me coge arriba mio acostados los 2 y el puntas de pie me coge fuerte. En algun momento lo empujo para arriba y me coge perrito. Tambien patas al hombre (esta bueno para seguir besandose)y esta bueno acabar pajeandote mientras te siguen cogiendo. Aunque prefiero que el la saque antes de acabar y me acabe en la boca mientras yo me pajeo y acabo.
        Te gusta todo !!! jaja

        A mi lo que más me gusta es chupar un buen culo. Me gusta tener al flaco acostado boca abajo y ahí comenzar a besarlo por la nuca, espalda, y seguir bajando hasta chuparle la cola, más si ésta está buena y es profunda. Me gusta lubricarlo bien y entonces me acuesto encima de él y me recopa jugar con mi pija en su culo, sin llegar a penetrarlo, él acostado, yo con los brazos estirados y en puntas de pie, como haciendo flexiones, pero con la pija puerteando por ahi. Después, nuevamente me voy con la boca al culo y sigo con la lengua en su cola. Nuevamente me acuesto sobre él y así varias veces.
        También entre medio, con él acostado boca abajo , le junto las piernas y yo sentado en los muslos de él, con mis piernas a los costados hago lo mismo, juego a puertearlo mientras con mis manos le masajeo los hombros y empujo u cola pulposa.
        Eduardo

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Que nos gusta hacer

          A mi me gusta lo que dijo el amigo sobre los pies soy un chupador de pies a full, me encanta y me gusta que me los chupen a mi.

          También lo que dice el otro amigo: tragar la leche, sentirla cuando sale a chorros dentro de la boca y tragarla, y sentir el sabor me saca, me enloquece de placer, es como beberse al otro. Yo le siento distinto gusto según al macho, en algunos tiene gusto amarguito salado o salado o dulzon citrico ¿qué gusto le sienten a la leche los que les gusta esto como nos gusta a mi y a Regarchado?

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Que nos gusta hacer

            Me encanta tomar el pene por su base y llevar la piel suavemente hacia arriba para que el glande vuelva a cubrirse hasta desaparecer detrás del orifico prepucial como si fuera una criatura tímida que se recoge en su guarida. Luego asciendo lentamente sintiendo la textura cilíndrica e iregular; con la lengua apenas asomada repaso el curso de una vena subyacente, al roce de la nariz registro toda su fragancia viril, por los pómulos mimosos hago rodar su estructura. Llego por fin al extremo y lo envuelvo con mis labios hasta tenerlo alojado enteramente en mi boca. Me detengo y oprimo con delicadeza mientras se estaciona bajo el paladar y siento cómo se desliza por debajo de su capucha. Me gusta mucho hacer esto. Avanzo despacio para extraerlo de allí y dejar su mucosa húmeda en contacto con la mía. Me ayudo a veces con un movimiento de la mano hacia abajo que termina invariablemente en un masaje testicular. Me muevo hacia adelante y él gana terreno dentro de mi boca. Me retiro hacia atrás y de tanto en tanto lo dejo escapar para respirar unos segundos contemplando la pequeña incisión central por donde manan los fluidos. Voy y vengo cerrando los ojos para imaginarme en la oscuridad bucal la geometría carnosa que hasta hace un instante tenía frente a mis ojos. Voy y vengo tanteando cada surco, cada protuberancia, cada detalle del relieve, calculando el placer exacto que corresponde a cada una de mis maniobras. Sobrepaso en mi vaivén los límites de la corona del glande y regreso hasta casi soltarlo para volver a devorarlo cada vez con mayor avidez. De a ratos el extemo de mi lengua se enferenta a ese morro rojizo como en un duelo juguetón. Con golpecitos suscesivos lo incita a la batalla y torneándose como una serpiente imperfecta intenta inútilmente rodearlo con su corta anatomía. Nuevamente retomo la succión metódica llegando hasta la mitad y de ahí hacia atrás. Más y más veces. Me excita presentir la curva de placer del otro lado. Mientras sigo subyugado por una combinación de placeres sensuales que tienen su epicientro en mi boca crece en mí la expectativa de un orgasmo que como una tormenta benigna se organiza por debajo de toda la actividad visible. Me agrada esa expectativa incierta. Es la promesa sexual por excelencia. Vendrá tarde o temprano. Por fin siento la inquietud, la revolución imparable. El jadeo anuncia lo que se venía preparando. Regulo mis impulsos y acomodo labios y boca para que nada escape. Todo debe ser aprovechado. Ya puedo sentir los primeros enviones; las contraciones involuntarias son rápidas, segundo a segundo. El contenido brota tibio y frenético. Es una secreta pasión experiementar en la boca todas esas palpitaciones acompañadas de la expulsión del semen. Quiero que la exaculación sea infinita, que el líquido se corra entre mis labios y que nuevos chorros blancos reemplacen el volumen perdido. Además de lo físico, hay en todo esto un goce triunfal. El trabajo paciente ha dado el resultado esperado; el premio lácteo e incontenible inunda la boca bañando las papilas gustativas y un cuerpo masculino y tenso, durante unos segundos queda enajenado a merced unos labios satisfechos. Las convulsiones ahora se van espaciando hasta que ya no sale más semen; toda la reserva por el momento ha sido vertida al exterior. Ya todo acabó.

            Comentario

            Trabajando...
            X