Anuncio

Colapsar
1 de 2 < >

Argentinaxp.com

Escorts
2 de 2 < >

Club de Caballeros Argentina

Obtené acceso a la mejor información de Argentina y el Mundo. Asociate hoy y comenzá a disfrutar!
Ver más
Ver menos

Basilio...

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Basilio...

    Fiamma escort vip Centro

    Escort en Tribunales

    Escort en Tribunales
    El sonido le resultaba familiar. En la habitacion de al lado estaban haciendo el amor.
    Vivir en un inquilinato tenia sus placeres, gemidos, suspiros ansiosos, eran una buena compañía para la soledad que durante tanto tiempo acompañaba su vida.

    La dueña (una chilena con cara de pocos amigos) solo tenía una preocupación, que le abonen el alquiler a tiempo. Lo que ocurria en los pasillos de esa vieja casona humeda no era algo que le quitara el sueño.

    Basilio, tenia 23 años, hacia 5 que vivia en buenos aires, dejar atrás su tucuman natal fue un proyecto que siempre quiso concretar, solo le basto conseguir el dinero suficiente para pagarse el pasaje y la ciudad de las furias recibio amorosa a un nuevo hijo.
    Basilio cargaba con una cruz, algo que durante su corta vida lo caracterizaba de los demas, el tamaño de su pene.
    Soporto estoicamente tener que mostrar su miembro como si fuera un elemento circense a los curiosos que intrigados por los comentarios querian comprobar fehacientemente el rumor que se expandia por el barrio.

    Basilio era muy dotado. Su pene le traia mas sinsabores que alegrias en el momento de entablar una relacion
    amorosa.

  • #2
    Respuesta: Basilio...

    Ver nuevos rostros en la casona era comun, los inquilinos no duraban mucho tiempo, pero eso tenia sus ventajas, nuevos gemidos estaban asegurados.
    El baño era compartido… compartido por todos.
    La puerta de madera lucia huecos complices, Basilio despuntaba un viejo fetiche, espiar a las mujeres cuando se daban el aseo correspondiente. Un juego que se volvio adiccion, solo esperaba ver entrar a alguna, mirar que no hubiesen ojos indiscretos, solo los suyos, y acercarse sigilosamente a obserbar, mientras se masturbaba con cuidado.

    Comentario


    • #3
      Respuesta: Basilio...

      no entiendo nada

      Comentario


      • #4
        Respuesta: Basilio...

        Fue un lunes por la mañana cuando lo vió por primera vez.
        Una nueva familia llego a la casona, rostros curtidos del interior, los padres y sus hijos, pero fue el mayor de ellos el que le llamo la atención.
        Se cruzaron en el pasillo de entrada, un destello en los ojos del nuevo inquilino, le hizo girar la cabeza hacia atrás, mientras se alejaba hacia la puerta principal.
        Roberto acaba de cumplir 20 años, era delgado, de piel blanca, casi transparente, muy distinta a la de sus padres y hermanos, el cabello corto le otorgaba un aspecto más juvenil, su mirada parecía perdida, triste, pocas veces levantaba la cabeza al hablar, y cuando lo hacia solo un susurro parecia escapar de sus labios.

        Comentario


        • #5
          Respuesta: Basilio...

          Lo que Basilio no imaginaba era que mientras el se bañaba otros ojos indiscretos lo observaban.
          El ritual del baño era metodico, rutinario, se quitaba la ropa lentamente, controlaba que la ducha a kerosene funcionase y una vez bajo del chorro de agua tibia comenzaba a enjabonarse hasta sentir que su pene adquiria tamaño y dureza.
          Se colocaba en cunclillas, y mientras la mano derecha subia y bajaba con impetu, los dedos de la izquierda jugaban con su esfínter. Todo eso en un lapso de quince minutos, tras lo cual sentia un espazmo en el cuerpo, mientras el semen se disparaba hacia su estomago velludo y el ano se le contraia, apretando con fuerza los dos dedos que tenía en su interior.
          Se incorporo lentamente, paso la mano por el resto de semen que empezaba a chorrear y se lo paso por los labios sintiendo la tibieza de su propio ser.

          Comentario


          • #6
            Respuesta: Basilio...

            Originalmente publicado por Anoshvan Ver Mensaje
            (...) y se lo paso por los labios sintiendo la tibieza de su propio ser.
            Excelente! y exótico, un voyeur testeando su propia esencia...
            Más!

            Comentario


            • #7
              Respuesta: Basilio...

              Volvieron las historias de Sabik???

              Comentario


              • #8
                Respuesta: Basilio...

                A Roberto tambien le gustaba observar, igual que a Basilio, con la diferencia que el sentia placer al ver desnudo el cuerpo de un hombre.
                Fueron varias noches en vela, esperando oir la puerta de entrada crujir y esperar ansioso que Basilio fuera al baño a ducharse, en varias oportunidades se vio tentado de hacerse notar, con la idea de que el observado lo invitara a participar de aquel juego que tanto lo excitaba. Pero el miedo lo detenía, el saberse descubierto podría traerle consecuencias negativas.

                Comentario


                • #9
                  Respuesta: Basilio...

                  Las miradas encontradas, eran un indicio que ninguno de los dos se eran indiferentes. Solo basta que alguno se decidiera a romper el hielo.
                  Zulma Lobato fue la excusa perfecta para eso.
                  En una sala de paredes descascaradas se encontraba un televisor comunitario, los huespedes podian hacer uso de el, y cuando no estaban mirando algun partido de futbol, las jefas de hogar se entretenian mirando programas del corazon, disfrutando el saber que las miserias humanas no conocen de estratos sociales.
                  -Volvio Zulma?-, fue la pregunta que los empezo a acercar. La rueda empezaba a girar más rapido.

                  Comentario


                  • #10
                    Respuesta: Basilio...

                    El frio azotaba la ciudad, temperaturas bajo cero obligaban la ingesta de bebidas con alta graduación de alcohol. Un sabado a la noche, despues de unas cuantas copas de Fernet, Basilio invito a Roberto a seguir la conversación en su habitación.
                    Les costo llegar, tambaleando subieron la escalera que los conducia hasta ese viejo deposito acondicionado, que se ofrecia como “habitacion para estudiante”.
                    El espacio contaba con una cama angosta, cubierta con una manta descolorida, mal extendida, una pequeña mesa, dos cajones de manzanas que hacian de sillas y un ropero sin puertas en donde se podia observar ropas amontonadas.
                    Solo basto sentarse sobre la cama y perder el conocimiento, los dos cuerpos tirados, inconcientes.
                    Afuera comenzaba a llover.

                    Comentario


                    • #11
                      Respuesta: Basilio...

                      A las horas de haberse quedados dormidos, Roberto comienza a despertarse, a tomar conciencia donde se encuentra y con quién.
                      Con cuidado corre la pierna de Basilio que se encontraba cruzada sobre parte de su cuerpo, lo observa detenidamente, pero sus ojos se posan con más interes sobre la cremallera del pantalon, no era un secreto para el lo que se ocultaba detrás de esa tela de algodón.
                      No pudiendo evitarlo comienza a rozar suavemente dicha parte, el sentir que la bestia comienza a luchar por liberarse, lo hace descuidado y en un movimiento brusco despierta a Basilio.
                      Este en un comienzo parece no entender lo que esta sucediendo, pero tras un momento de duda, y sin decir palabra, se desbrocha el pantalon, ofreciendo aquello que tantas veces tuvo que mostrar para callar a los incredulos.
                      El pene se mostraba como un animal hambriento, un animal poderoso, un animal al que temer.

                      Comentario


                      • #12
                        Respuesta: Basilio...

                        uuuuuuu que morboooooooooo segui anoshhhhhhhhhhhhh

                        Comentario


                        • #13
                          Respuesta: Basilio...

                          Originalmente publicado por Anoshvan Ver Mensaje
                          A las horas de haberse quedados dormidos, Roberto comienza a despertarse, a tomar conciencia donde se encuentra y con quién.
                          Con cuidado corre la pierna de Basilio que se encontraba cruzada sobre parte de su cuerpo, lo observa detenidamente, pero sus ojos se posan con más interes sobre la cremallera del pantalon, no era un secreto para el lo que se ocultaba detrás de esa tela de algodón.
                          No pudiendo evitarlo comienza a rozar suavemente dicha parte, el sentir que la bestia comienza a luchar por liberarse, lo hace descuidado y en un movimiento brusco despierta a Basilio.
                          Este en un comienzo parece no entender lo que esta sucediendo, pero tras un momento de duda, y sin decir palabra, se desbrocha el pantalon, ofreciendo aquello que tantas veces tuvo que mostrar para callar a los incredulos.
                          El pene se mostraba como un animal hambriento, un animal poderoso, un animal al que temer.
                          ¿Y en qué momento se casa con otro tipo y adopta un chico?

                          Comentario


                          • #14
                            Respuesta: Basilio...

                            Roberto se incorporo lentamente, colocando su rostro cerca del pene que se ofrecía, suavemente comenzo a pasarle la lengua en circulos, mientras el glande parecia a punto de estallar.
                            Se trataba de un miembro de grandes proporciones, de color oscuro, con una vena imponente que lo cruzaba norte a sur, los testiculos se veian generosos en esperma, velludos, con mucha piel.
                            Abrio la boca e intento sucionar la cabeza, no estaba limpia, una mezcla de amoniaco junto al sabor rancio del resto de una noche de soledad, no iban a impedir que ese pene sintiera el calor de su garganta.

                            Comentario


                            • #15
                              Respuesta: Basilio...

                              El primer sentimiento de repulsion fue suprimido por el deseo, con los labios humedos estiro la lengua, retirando y saboreando cualquier resto de impureza. Aspiro profundamente, y aguantando la respiracion presiono su cabeza contra el pene rigido, le resultaba imposible introducir algo más que un cuarto de aquella mole, y cuando comenzaba a retirar su boca sintio una mano que lo empujaba hacia abajo, logrando que la cabeza pasara las amigdalas, los ojos le empezaban a lagrimear.
                              Intento liberarse de esa posicion, pero solo consiguio que el pene siguiera su recorrido adentrandose mas profundamente en la cabidad bucal.

                              Comentario

                              Trabajando...
                              X